12 de julio de 2017

Legend, Ridley Scott y los cuentos de hadas

El Señor de la Oscuridad cae como una sombra sobre su nueva reina en el clásico Legend de Ridley Scott. Fuente.
"The dreams of youth are the regrets of maturity. Dreams are my speciality. Through dreams, I influence mankind"- The Lord of Darkness.

Debería empezar a escribir esta crítica sobre Legend y hablar del argumento, los personajes, los villanos, la estética, el vestuario... Obviaré todos esos temas más o menos técnicos, incluso seguramente evitaré mencionar todos los problemas que tuvo este film al estrenarse, y lo haré para centrarme en la escena que para mí salva la película y hace que mi recuerdo de esta obra cinematográfica sea más optimista: la parte del baile con las sombras engendradas por el Señor de la Oscuridad.

La danza de la muerte

Legend es un cuento de hadas cinematográfico marcado por el cine que se hacía en ese momento. Tenemos a una princesa, Lily (Mia Sara, a la que vimos en Todo en un día), y un vagabundo del bosque, Jack (un joven Tom Cruise), que se ven implicados en una odisea y el viaje del héroe de rigor. Mientras, el Señor de la Oscuridad (enorme Tim Curry) envía a sus goblins a matar a los últimos unicornios para él lograr el poder absoluto y acabar con el amanecer. Por el transcurso de los minutos tenemos monstruos, gnomos, duendes, viles criaturas, fantasía e imaginación con un toque naíf.

La preciosa fotografía, ambientación y creación de la escena de la danza. Fuente.

No creo que sea una mala película (o no del todo), lo que sí puedo decir es que hay fragmentos que sí han conectado conmigo. Hay dos escenas con las que me quedo, por tanto. Una es el sacrificio del unicornio, la búsqueda del anillo de la princesa y el tormento de esta tras haber cometido su error, un montaje en paralelo estupendo que entrega emociones a través de la cuidada fotografía de Scott. Si habéis visto la genial The Hunger, dirigida por el hermano del director, os haréis a la idea de cómo es visualmente. Impactante, hermosa y magnífica. Una pena que no todo el film para mí alcance ese virtuosismo.

La segunda escena es la danza de la oscuridad que ya os mencioné al principio y que es el motivo por el que, si no la habéis visto, os la recomendaría. Podría escribir entradas y entradas sobre las técnicas cinematográficas, el guion, el subtexto sexual y sensual, la creación de la atmósfera... En este fragmento, la princesa queda cautiva en la fortaleza del Señor de la Oscuridad y este la intenta seducir para mancillar su brillante alma. Los ropajes blanquecinos de la joven están destrozados cuando aparece una lúgubre sombra que busca que baile con ella. La chica intenta huir, pero la negrura la atrapa y acaban danzando hasta que, delante de un espejo, la joven se transforma en su peor pesadilla y hace acto de presencia el villano, que intentará atarla a las tinieblas. Hay una gran fuerza visual, pero también hay una poesía en ese fragmento que me fascina. Si Legend hubiera sido así durante el resto de su metraje, seguramente, estaríamos ante un film maravilloso (aunque también podríamos pensar que estos dos momentos no sobresaldrían). Sea como sea, el homenaje que hizo a esta escena el film MirrorMask (a su vez, un homenaje creado por Dave McKean y Neil Gaiman a Dentro del laberinto y Cristal oscuro) me parece más que claro.

La fuerza visual de toda esta escena es única. Fuente.
Para terminar este breve comentario (que más bien es una reflexión a vuelapluma), un amigo me dijo una vez que crecemos cuando dejamos de identificarnos con los héroes de las películas y acabamos sintiéndonos más cercanos al villano, en este caso, ese demonio del maquillaje que interpreta un genial Tim Curry y entrega seguramente una de las imágenes que más asociamos con esta película de fantasía que demuestra que hay partes que pueden salvar todo un conjunto.

Tenemos final feliz, pero en las pesadillas siempre podremos volver a ver a la princesa reconvertida en Perséfone y rememorar su danza entre las sombras y la luz, entre Tánatos y Eros, entre la muerte y la vida. Siempre.
La espectacular Lily reconvertida en la oscuridad. Fuente.

11 comentarios:

  1. Una película memorable que figura en las películas para volver a ver. Un gran tema tiene esta película, una demostración que el género de las hadas no es necesariamente infantil, que puede tener su lado oscuro. Me gusta la comparación con Persefone, personaje mítico que hasta ha inspirado un personaje de Matrix.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La escena de la danza de las sombras bien merece que la película sea revisionada. Gracias por tu comentario. ¡Nos leemos! ^^

      Eliminar
  2. Felipe (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:09

    Lo siento, aunque es cierto que hace tiempo que no la veo, no tiene ningún fallo para mí ^^. Puede que la memoria me traicione.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que los fallos sean míos y no ajenos, que tampoco quiero "sentar cátedra" ni mucho menos.

      Eliminar
  3. Felipe (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:10

    Asumo que es una película imperfecta que disfruto como tantas otras imperfectas en según qué momentos (no siempre).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:12

      De hecho, estoy bastante de acuerdo con muchos de los puntos de tu crítica, camarada ;).

      Eliminar
    2. La mayoría de mis pelis favoritas sé que son consideradas imperfectas por muchos, así que te entiendo. De todas formas, yo iba con Darkness.

      Eliminar
  4. Paula (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:13

    Legend, pelis de mi infancia ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vi de nuevo este finde para el especial de cine ochentero jejeje 😁

      Eliminar
    2. Paula (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:13

      Ponte Lady Halcon, ochentero a tope

      Eliminar
    3. ¡Gracias! Creo que la próxima será Cristal Oscuro, pero me apunto Lady Halcón, que hace años que no la veo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.