domingo, 4 de junio de 2017

Crítica de la película: The Neon Demon, fashion victim

The Neon Demon, ¿cuál es el precio de la belleza? Fuente.
"La belleza no es una de las cosas más importantes. 
Es la única cosa importante".

"It's big and it's bland / Full of tension and fear / They do it over there but we don't do it here / Fashion! / Turn to the left / Fashion! Fashion!". Eso cantaba David Bowie en su clásico y es lo que se me viene a la cabeza cuando pienso en una película tan raramente particular como es el caso de The Neon Demon de Nicolas Winding Refn, director de cintas como Drive o Solo Dios perdona.

The Neon Demon nos transporta a un mundo donde la belleza lo es todo... o quizás solo es nuestro mundo desde una mirada más oscura, donde la vanidad se advierte en la frivolidad monstruosa de cada acto. La historia sigue a Jesse, una joven modelo de dieciséis años que está a punto de aprender lo que significa desafiar a las diosas de la belleza y cómo la envidia, el deseo y la oscuridad de cada uno de nosotros echa a perder cualquier cosa.


Por el argumento, puede pareceros una película del montón, como podría parecerlo una cinta como Cisne negro y, aunque NWR (como firma la cinta), no llega del todo al nivel de Darren Aronofsky (y las obras que inspiraron a este), sí hay mucho de locura visceral en cada uno de los fotogramas que acompañan a esta cinta.

Si habéis visto alguna de las películas anteriores del director danés, sabréis en qué división juega: entre la exultante belleza práctica y el terrible horror humano, sin dejar de lado la macabra caída a la que conducen los caminos más lúgubres de cada uno de nosotros; todo ello con una fotografía, una música y una utilización de la hipérbole que puede marear a más de un espectador que no aguardaba esto.

The Neon Demon se acerca a ese lado siniestro le moda que ya tocó Alan Moore en aquel guion de cine que nunca se llevó a la gran pantalla, Fashion Beast, pero añade varias escenas realmente incómodas y un final que no es apto para todos los públicos y que más de alguno considerara simple provocación o una llamada a la repulsión por parte del director danés (como si a él le importase lo que piense la gente...).

Bienvenida al horror, querida. Fuente.
Muy destacable el papel de Elle Fanning como la suprema Jesse, Jena Malone como la oscura Ruby, Bella Heathcote como Gigi y Abbey Lee como la vampira Sarah; aparte de los cortos papeles o cameos de actores como Keenu Reeves o Christina Hendricks. Todo ello junto al uso de la fotografía, la luz, la música y el mundo tan particular que teje el realizador de Drive.

La cinta, muy deudora de films como la ya citada Cisne negro o Eyes wide shut, es drama, suspense y terror hasta un punto en que muchos espectadores abandonarán su visionado antes de que concluya y se crearán argumentos contrarios a la apuesta como que incite a la violencia o que NWR se regocije con ciertos planos de ducha y escenas que "no vienen a cuento", argumentos que sucumben con facilidad cuando nos centramos en la enorme hipérbole y metáfora ante la que asistimos: en nuestra sociedad, todo el mundo quiere ser hermoso, cueste lo que cueste, por horrible que sea aquello que tengamos que hacer para lograrlo. Es la nueva moda y la moda es nuestra religión. The Neon Demon es una cinta exagerada, violenta e incómoda, pero no por ello tenemos que conformarnos con su antítesis, ¿no?

Ahora, sonreíd. No dejéis que las arcadas venzan. Las fotos ya vienen. Ya eres un dios... o un monstruo.

The Neon Demon, una pesadilla de moda. Fuente.

10 comentarios:

  1. Daniel (a través de RRSS)5 de junio de 2017, 8:57

    Muy certera crítica, Carlos. A mi personalmente la película me fascina hasta un punto que confieso El Cisne Negro no me llegó a enganchar. Toda esa imaginería y el simbolísmo de la misma. El puma, los animales disecados, el ritual de tres, el hambre, la ascensión, el horror tras las paredes de Los Ángeles... Too much, una de mis películas favoritas del año pasado junto a High Rise y Berberian Sound Studio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cisne negro quizás me gustó más por la época en la que la vi que por otra cosa. No la he vuelto a ver, así que imagínate. He apuntado más de memoria que otra cosa. High rise la tengo a la espera. Gracias por la recomendación de The Neon Demon y estas dos por cierto.

      Eliminar
    2. Narciso (a través de RRSS)5 de junio de 2017, 8:58

      Berberian Sound Studio la he visto dos veces y sigue rechinándome el tramo final. Y mira que me gusta todo lo onírico (Lynch es uno de mis cinco directores favoritos), pero no sé qué me pasa con esa peli. Quizá sea que el tema onírico esté mal presentado... o quizá que la película hubiese funcionado mejor sin él.
      De ese director prefiero The Duke of Burgundy.

      Y High Rise es otra película loquísima y muy especial... Me hace gracia que le ocurra lo mismo que a la novela: no se termina de saber bien por qué se arma todo ese follón que convierte el interior del edificio en un poblado medieval lleno de salvajes con traje y corbata.

      Eliminar
    3. Narciso Piñero Berberian la he conocido por ustedes, he leído de qué va. A ver si me da tiempo algún día de darle una oportunidad. Sobre High Rise llevo intentando verla desde hace tiempo, así que a ver si consigo sacar unas horillas y me pongo con ella. ¡Gracias!

      Eliminar
  2. Daniel (a través de RRSS)5 de junio de 2017, 9:00

    Que decir de ese pedazo de créditos finales que aparte de tener más cine que muchas otras producciones son completamente SPOILER, por supuesto https://www.youtube.com/watch?v=XCkHMr7YQ9w

    ResponderEliminar
  3. Daniel (a través de RRSS)5 de junio de 2017, 9:01

    Oh, a ello añadir que a mi hay una peli que me recordó incluso más, y es el Mulholland Drive de Lynch http://38.media.tumblr.com/.../tumblr_n4hsk0bMQw1so5joko1...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues muy buen apunte. Tengo que verla de nuevo junto a Twin Peaks cuando el TFM me deje en paz o acabo de fundir lo que me queda de cabeza...

      Eliminar
  4. Narciso (a través de RRSS)5 de junio de 2017, 9:01

    Dicen las malas lenguas que The Neon Demon es un plagio total de TOMIE, el manga de Junji Ito. Es una de las pocas obras de este autor que no he leído, así que no puedo opinar demasiado...

    En cualquier caso, la película me fascinó, pero es evidente que no se trata de algo para el consumo masivo ni para gente que sólo ve blockbusters y cine mascadito... ¡y demos gracias por ello! Cualquier película que se aleje de lo estándar y típico, es bienvenida.
    Aún así, de la última hornada de películas que ha hecho Refn, The Neon Demon es la más floja.

    Si metes en una batidora Mulholland Drive, la literatura de Bret Easton Ellis y, por supuesto, Suspiria, el resultado es The Neon Demon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esta obra de Junji Ito, pero acabo de leer de qué va y creo que intentaré leerme el manga este verano, porque me atrae bastante la temática y el argumento. Gracias por el apunte y por las otras referencias de la cinta. NWR creo que es uno de esos autores que absorbe mucho del panorama artístico más "distintivo" y eso se nota, por suerte, en su obra. Y a no todo el mundo le complace lo diferente, lo visceral, lo violento o lo duro.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...