martes, 18 de abril de 2017

Doctor Who: The Pilot, la promesa de la décima temporada

Bill, el Doctor y Nardole, los protagonistas del primer episodio de la décima temporada de Doctor WhoFuente.
Vamos allá, lo confieso: la culpa es mía. Esperaba demasiado del primer capítulo de la décima temporada de Doctor Who y quizás a ello contribuyó la oleada de buenas críticas previas que aparecieron en algunos medios. 

Partamos de que mis inicios de temporada favoritos de la etapa de Moffat han sido todos, quizás un poco menos The Dalek Asylum, Deep breath (tampoco es de mis favoritos pese al gran Capaldi) y ahora, a esta lista, sobre todo, se une The Pilot. No es un mal episodio, solo que no juega con toda la garra con la que jugaban los anteriores y no está mal que no vaya sobre grandilocuencias, sino que se centre en una historia más pequeña, pero no es el espectáculo que me esperaba. Digamos que, en anteriores temporadas, tenía unas ganas increíbles de ver el siguiente episodio y ahora... bueno, ahora digamos que voy a seguir la serie porque es Doctor Who y en el Doctor nunca se pierde la esperanza, que siempre hay algún episodio que es una perla, es uno de mis personajes favoritos y su mitología me resulta fascinante.

Mientras que, por un lado, me alegro de que Steven Moffat se prepare para decir adiós a Doctor Who, por otro lado, me entristece saber que un actor como Peter Capaldi, fan del personaje, que ha salvado muchos de los guiones de su etapa gracias a su gran interpretación, no ha tenido siempre las mejores historias y se marcha. Aún así, lo considero el mejor Doctor de la nueva etapa junto a Tennant y ojalá hubiese aguantado hasta hallar un showrunner mejor. 

Pero volviendo al capítulo, The Pilot, aparte de referirse a un piloto real, se refiere también al concepto televisivo de capítulo de prueba. Como todos los nuevos comienzos, la serie intenta presentarnos toda la mitología del Doctor de nuevo y eso es divertido (ahí están el Doctor y Nardole felicitándose cuando Bill suelta el "es más grande por dentro que por fuera" cuando ve la TARDIS). Lo bueno de Doctor Who es que es una serie que se regenera cada cierto tiempo, como nuestro buen Señor del Tiempo, y que el espectador empedernido disfruta de ver cómo se plantea de nuevo aquello que ya conoce. No necesita reboots, porque es una gran serie y sigue funcionando gracias a una fórmula perfecta que no puede cansar. El cambio de actores, guionistas, tono y demás está justificado argumentalmente. Eso es genial.


La historia del primer episodio se centra en cómo una de las camareras de la universidad, Bill, acaba yendo a las clases de un excéntrico profesor que se interesa por ella y que no resulta ser otro que el Doctor, que le propone ser su tutor. Pero como todo lo extraño parece seguir al Doctor, Bill conoce a Heather, la chica con el ojo con forma de estrella, y, bajo la música de Joy Division, se enamora perdidamente de ella hasta que Heather, que siempre ha intentado huir, acaba conociendo en un charco de lo que parece agua la realidad de otro mundo. Convertida en una criatura terrible, Heather va en pos de Bill, pero Bill necesitará al Doctor y su ayudante Nardole, lo que hará que descubra la TARDIS, el viaje entre mundos, en el tiempo y mucho más (incluso a los daleks pues, porque sí, porque hay que enseñarlos y parece que Moffat no se cansa de ver humanos semitransformados en daleks, aunque sea un instante).

En cuanto a la nueva companion, me gusta. Por aspiraciones, muchos señalarían que no deja de ser una chica imperfecta como Rose (no lo voy a negar), pero, al menos, espero que no se transforme en ninguna Mary Sue, una doña perfecta que todo lo logre. En cuanto al tema de que sea homosexual, también me gusta y creo que puede aportar un par de buenas cosas a la serie, como el tema de empezar a derribar esa terrible barrera que ponen algunos con personajes LGBT (y eso que hablamos de una serie donde hemos tenido al gran Jack Harkness, tan pansexual él...).

Uno de los momentos del episodio y donde el companion debe decidir. Fuente.
La amenaza del capítulo no me parece terrorífica al cien por cien y más cuando tienes un capítulo como Las aguas de Marte, donde jugaban con gran parte de las ideas de este episodio sobre el líquido, pero aquel sí asustaba. El tema de la repetición, casi como un macabro juego infantil, tampoco funciona cuando este "villano" que le da por repetir solo evoca a Medianoche y cómo Russell T. Davies se encumbró con un capítulo de paso, pero muy terrorífico. En relación, a la pareja del héroe o personaje transformado, ya tenemos múltiples ejemplos, desde la Oswin dalek hasta el pobre Rory, sin olvidar a Danny Pink o el bueno de Mickey. En cambio, aquí tenemos un romance atípico a lo largo de las estrellas y se me hace corto, no da miedo en ningún instante y la revelación no me genera ninguna sensación realmente entrañable salvo que espero que Bill y Heather se encuentren algún día, un día mejor. 

¿Podría el capítulo haber funcionado mejor con una amenaza mayor? Puede, aunque a saber cómo se incorporaría, porque de por sí, parecen que ocurren más cosas de las que realmente pasan. Y detalles como esa especie de cámara que está protegiendo el Doctor y que puede ser uno de los hilos conductores de esta temporada, poco me dice. Me quedo mejor con los momentos humanos del Doctor, con sus dudas, con Bill y sus problemas y con la estupenda escena donde Bill encuentra fotos de su madre, por fin.
Peter Capaldi se enfrenta a su última temporada. Fuente.
En cuanto al reparto, el Doctor de Capaldi está muy bien con el guion que tiene, mientras que Matt Lucas como Nardole sigue siendo uno de esos personajes que se suponen que deben caerte bien, pero que si se queda por el camino tampoco me importaría demasiado (y ahí entra mi crueldad como espectador). En cuanto a Pearl Mackie tiene carisma, solo espero que le acompañe un buen guion y que Moffat no caiga en los clichés en los que suele caer cuando escribe a mujeres: femme fatales o las mujeres más importantes de la vida del Doctor pues porque sí y si no te gusta, pues te fastidias porque te lo van a vender mil veces, van a hacer que se despidan otras cincuenta y se supone que tú tendrás que aguantarlo, porque Steven Moffat no sabe cuándo despedir a los personajes (y habla alguien que era fan de Amy y Clara en sus primeras -recalco: sus primeras- apariciones).

Si esta temporada me la han vendido es por ese avance de los siguientes capítulos, donde volvemos a tener a Missy, pero mejor aún, la promesa de un capítulo "multimaster", es decir, en vez de tener múltiples Doctores, como en los aniversarios, parece que tendremos a Missy junto al Master o Amo de John Simms, su encarnación durante la época de Russell T. Davies. ¿Será solo para ver su regeneración, habrá juego entre ambos o directamente descubriremos que Missy era la Rani, en realidad? No olvidemos las iniciales con las que se presentó en su día y que jugaban con la idea (Random Access Natural Interface).

En fin, que espero mucho más de esta tanda de capítulos, que sigo siendo fan (quizás demasiado) y mi fe por el Doctor sigue intacta.

¿Qué nos deparará esta décima temporada que ha empezado con The PilotFuente.

11 comentarios:

  1. A mí me ha parecido un buen principio de temporada, no tengo ninguna queja, me ha gustado. Le tengo muchas ganas a esta temporada, creo que podría ser la mejor de Moffat, pero habrá que ver, esperemos que no la líe en el último momento. Sobre los avances, lo de The Master deberían haberlo mantenido en secreto, ahora hasta desde la serie nos hacen spoilers...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que se cumplan tus deseos y esta temporada funcione, sirviendo también de despedida de Moffat.

      En cuanto a la noticia sobre el Master, seguramente deberían haberla guardado un poco más, pero si no lo han hecho será porque tendrán buenos motivos... o no, jejeje.

      ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Me gusta la idea de la regeneración del personaje, que surgió como necesidad de remplazar al primer actor, por su mala saludo. ¿Que habría pasado si ese actor hubiera tenido una mejor salud? ¿O será que ese es un punto fijo del tiempo?

    De la etapa, la gran ayudante ha sido Rose, incluso hasta vió el vortice de la Tardis. Y también Donna. Y podría mencionar a Clara Oswald.
    Claro que no soy un experto.

    Me gusta que esta serie continúe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué tal esta nueva temporada.

      ¡Gracias por tu comentario, saludos!

      Eliminar
  3. Patricia (a través de RRSS)18 de abril de 2017, 22:02

    Yo estoy esperando que acabe la temporada para vermela del tirón. No hay nada con lo que disfrute más que con una serie o temporada completa 😄😄😄😄

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, creo que en este caso, el binge (el verla de una tacada, vaya), le sentaría muy bien. Eso sí, cuidado con los spoilers que vuelan. ^^

      Eliminar
    2. Patricia (a través de RRSS)22 de abril de 2017, 16:06

      Estoy sufriendo con ese tema, de momento creo que iré borrando grupos y páginas 😜

      Eliminar
    3. jejeje No es una mala técnica. Yo solo he compartido cierto rumor, que no creo que se produzca, e intento no spoilear en demasía, que he aprendido con los años y no me gusta hacerlos ni que me los hagan.

      Eliminar
    4. Patricia (a través de RRSS)22 de abril de 2017, 16:07

      Ya lo he visto 😅 a ese ya llego tarde, aunque no me disgustó 😄

      Eliminar
  4. Vi el episodio. No sé si esta nueva ayudante estará a altura de las que mencioné, pero se presenta un buen conflicto. Y no podía faltar la aparición de...No voy a revelarlo.
    Y en el anticipo vi a una conocida. ¿O debería decir un viejo conocido?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O las dos cosas. ;)

      ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...