10 de abril de 2017

Buffy, cazavampiros: La Chica de la Profecía

Buffy y la muerte son dos temas recurrentes, como todos los seguidores de la serie sabemos. Fuente.
Puede que el final de la primera temporada de Buffy, cazavampiros no sea recordado por muchos fans, pero tras verlo de nuevo, lo he disfrutado bastante. Más allá de la batalla contra el Maestro o que la amenaza del Ungido se quedase bastante corta, mi momento favorito fue la reacción de Buffy ante la profecía descubierta por Giles y Angel.

"El Maestro se alzará y la Cazadora morirá". Eso es más o menos lo que dice la profecía. Cualquiera de vosotros que hayáis leído algo mío, como Devon Crawford (ahí tenéis a Blake Lowe), sabréis mi opinión sobre las condenadas profecías (incluidas las galletitas de la suerte). Cuando Angel y Giles la descubren, no saben qué hacer. Sin embargo, llega un instante en que Buffy se entera y no acepta que deba fallecer para salvar a los otros.


Y Buffy, por mucho que sea la cazadora, la elegida, es solo una cría de dieciséis años. ¡una niña! Y, por supuesto, no quiere morir. Ríe como una loca antes de romperse y llorar. ¿Quién querría morir por mucho que sea un supuesto elegido? ¿Qué tiene de digno caer en la batalla entre el bien y el mal cuando ni has podido vivir tus días? ¡Ella tiene toda la vida por delante! ¡Debe huir! ¡Escapar! ¡Vivir! ¡Maldita sea! ¡VIVIR! ¿Quién es el destino para juzgarnos? ¿Quiénes somos nosotros para no poder decidir qué será de nosotros?

Lejos de profecías o augurios, lo que permanece es la cruenta realidad: nadie decide, la muerte siempre gana, el enemigo es el mayor enemigo de todos y nunca pierde. Solo podemos pensar en una cosa: "mueres como un héroe o vives lo suficiente para convertirte en un villano", que decía (más o menos) Harvey Dent en ese fantástico ensayo del bien y el mal que es El Caballero Oscuro de Christopher Nolan.

Volviendo a la obra de Whedon, me resulta muy humana la reacción de Buffy. Es una heroína (se ha enfrentado a millones de enemigos), pero es humana y no quiere morir, solo marcharse, seguir respirando... Qué típico de cualquiera de nosotros, ¿no? ¿Cómo enfrentarte a amenazas mayores que el mundo mismo cuando tú solo quieres ser alguien más? Un sentimiento muy de superhéroe, muy de Peter Parker, por ejemplo. No olvido las palabras del escritor Rafael Marín cuando decía que Buffy fue una buena "reencarnación" o adaptación de nuestro Parker e incluso los X-Men.

Esa frustración, ese dolor, me lleva a pensar en los últimos momentos del noble Doctor de David Tennant en The End of Time, cuando tiene que aceptar que su tiempo llega a su fin y aún así piensa que podría hacer muchas cosas más en vez de sacrificarse. La interpretación de Tennant en esa escena es tan teatral, tan magnética, tan vivaz pese a que trata sobre la muerte... ¡Podría hacer mucho más! La canción y las profecías se cumplen, el Doctor lo sabe, podría haber dejado morir a un amigo, pero...


Pero los héroes lo son porque dan un paso más aunque sea para caer en las garras de la oscura dama llamada muerte. El Doctor salvó a Wilfred Mott, al abuelo de Donna, aunque perdiera su vida; Buffy decide ir a luchar contra el Maestro, pese a que supondrá su muerte y solo dependerá de que sus amigos la salven o la dejen marchar para siempre (y el comienzo de la segunda temporada aborda algo muy humano: ¿cómo sigues viviendo tras morir?). Al fin y al cabo, eso es el heroísmo y, como me dijo alguien recientemente, "ser valiente es saber que tu mierda es tu mierda y que nadie más debe sufrirla, aceptarlo, saber que eres débil y no dejarte caer".

Qué moraleja más importante, ¿no?

4 comentarios:

  1. Erichz (a través de RRSS)10 de abril de 2017, 13:49

    Me siento spoileado xD!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Spoileado" entre comillas, ya lo entenderás cuando lo veas, :P

      Eliminar
  2. Saber que hay más temporadas podría ser ya un spoiler.

    Es de destaca la actuación de Sara Michelle Gellar, interpretando al personaje en una manera magistral.

    Además Buffy no eligió ser una Cazadora, algo con el riesgo de morir antes de llegar a los 18.
    Y tan menor es Buffy que la madre no la dejaba salir, le ponía reparos a su relación con Angel. Por la diferencia de edad, que si la había.
    Y es interesante lo del lenguaje de las profecías, que tendrá un factor clave en la serie. Buffy es atípica incluso para ser la elegida. Y mejor que termine acá el comentario. Porque el entusiasmo me llevaría a contar demasiado.

    Magistral serie. ¿Leiste la historieta?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ¿podrían haber sido temporadas a modo de precuela?

      A mí la actriz que da vida a Buffy, Sarah Michelle Gellar, me encanta. Me parece una buena elección para un papel que no es tan simple como parece.

      En cuanto a Angel, bueno, no fue solo la edad, fue que el tipo se convirtió en un psicópata en cuanto recuperó su alma demoníaca. Y bueno, Spike en ese punto siempre ha sido más directo, quizás por eso la madre de Buffy lo aguantaba más.

      Hay muchos cómics de Buffy, ¿a cuáles te refieres?

      Saludos.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.