jueves, 1 de diciembre de 2016

Microrrelato: Lluvia

Lluvia. Imagen de dominio público.
La chica salió corriendo de la facultad. En sus manos tenía su vida: su móvil. Hablaba con sus amigos, colgaba fotos, esperaba que a alguien le gustase lo que hacía, buscaba qué había sido de la gente que la rodeaba, ponía alguna canción que representase su estado de ánimo… Ella sentía que conectaba, que era como respirar. Era feliz.
Justo cuando saltó hacia el aparcamiento, mientras respondía un mensaje, se empapó en un enorme charco de lluvia. El agua helada caló hasta sus huesos y la hizo temblar. Rezó porque su móvil no hubiera muerto. ¿Cómo viviría sin él? 
El agua se deslizó por sus piernas. Aquella sensación fue como despertarse tras mucho tiempo dormida. ¿Confusión?
No se percató en ningún instante de que ese fue el momento en que más viva estuvo en años. 
Nunca se percató.


***


Escribí este microrrelato porque vi a una chica que le pasó esto cuando salía de la facultad donde trabajo por las mañanas y pensé que algún día debería escribirlo, aunque fuera como un pensamiento y, bueno, un microrrelato no deja de ser un disparo de imaginación y razón, a quemarropa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...