viernes, 9 de septiembre de 2016

Salid, salid, oscuros, de donde sea que estéis

Creedme, he intentado poner un pie de foto original a esta imagen, pero es mejor que directamente leáis la entrada y quizás luego la entendáis en su concepto. O no. No me pagan por esto. Imagen de dominio público.

¿Dónde están los oscuros? Suena a pregunta estúpida, tanto que no descarto que algún personaje la utilice en la próxima historia solo para reírme a su costa, pero como persona que vivió los ’90 y los 2000, recuerdo que, cuando era un chaval (más aún), veía a docenas y docenas de emos, punks, rockeros, góticos y demás por la calle.

No es que me relacionase con ellos (aún recuerdo aquel test donde salí como inadaptado social, ¡gracias clases de Psicología de bachiller!), pero me gustaba su estilo y en una isla donde la mayoría de la gente va con gorritas y pose de delincuente de poca monta («vestidos como niñitos», decía un amigo), encontrar a alguien capaz de ir de negro sin que le importen lo que digan los de las gorritas, pues casi que era algo loable. No, no quiero decir que tu ropa te haga una cosa u otra, pero la actitud puede.

Y sí, escucho mucha de su música, heredada de mi época de adolescente perdido y siempre deambulo por aquellos pasajes de mi memoria. Y cuando miro a mi alrededor, sin esperar distraerme con los oropeles del pasado, me percato de que ellos no están, ya se han ido, han volado, se han convertido, como cera maleable que se funde, como la nada.




Todo esto viene de lejos. Era un enano de cinco años cuando le decía a otros niños que el rotulador negro era el rey de los colores porque era capaz de destruir los demás (inadaptado social, ya sabéis). Me encantaba el color negro. Y fruto del visionado de películas (El Cuervo, Pesadilla antes de Navidad), de escuchar sin parar cierto tipo de música (My Chemical Romance, Nirvana, Disturbed, The Cure…) y gustarme algunos libros y cómics (la obra de Poe), siempre la temática más oscura me ha llamado más que otras, en diferentes disciplinas artísticas y movimientos (no solo gótico, pon también grunge, puro rock y demás). Confieso que de vez en cuando (muy de vez en cuando, para ser sinceros) necesito algo más optimista, pero dadme a mí tragedias, historias de terror y dramas insondables. Seré, irónicamente, feliz. Y esos tres temas (tragedia, terror, drama) suelen aparecer en demasía en culturas «oscuras» como góticos y similares. Relacionaba ambos. Quizás es mi cerebro, que hace cortocircuito (¡zas!) y no puede más salvo ponerse a escribir.

Eso sí, que quede claro, ya que esto siempre deriva a lo que escribo, no pienso que los oscuros sean mis lectores (¡me encantaría!) ni creo que escriba para ellos (¡no sé para quién escribo!), pero me sentía a gusto a su alrededor. Y aún me sale una sonrisa si veo alguno desperdigado, incluso aunque sea por Internet o en una charla en un instituto.

Que conste que no estáis hablando con el Lord Tenebroso Oscuro Príncipe de los Reyes de la Noche Eterna (ja, ja). No voy siempre de negro ni me considero perteneciente a ninguna de estas tribus urbanas… pero había una escena ahí fuera. ¡Una escena, un momento, una clave! Y docenas de grupos con temáticas y formas oscuras, letras dramáticas y conciertos donde la muerte aparecía una y otra vez. No tenías por qué ver a los mismos chavales siempre, con sus caras aburridas y sus problemas habituales; podías encontrar lo mismo, pero sepultados por una capa de maquillaje, sombras (ropas negras) y una actitud. Y esos temas me fascinan desde que era un renacuajo y es sobre lo que escribía. Utilizaba a muchos de esos grupos, películas y demás como combustible para mis primeras historias. Escribía tragedias, sin saberlo, porque era lo que me complacía.
Y, de repente, todo se desvaneció.


En aquellas calles donde podías tener un sol amargo de justicia, podías ver antaño grupos de personas vestidas de negro… luego desaparecieron. Aquella tienda de ropa heavy cerró en un abrir y cerrar de ojos. Nadie lleva ya camisas de grupos como Los Ramones y sabes que los han escuchado. Alguien lleva una camiseta de Disturbed y piensas si realmente les gusta algo más que el Down with the sickness. Nadie parece leer ya a Edgar Allan Poe. Nadie parece saber la verdad tras hacerse los ojos a lo Siouxsie and the Banshees. Nadie escucha ya The Black Parade. Y todo lo que me gustaba se convierte en meros recuerdos, pero ¿no es eso crecer? Al fin y al cabo, tampoco que te guste lo que me gusta a mí te hará mejor o peor persona.

¿Y si desaparecieron de verdad? Quizás fueron tantos oscuros que su «rebeldía» se convirtió en estadística y, buscando luchar contra eso, se volvieron aún más inconformistas y mudaron a otras tribus o se transformaron en (música de terror, por favor)… ¡Gente normal! ¡Bu!
O vinieron los alienígenas y se los llevaron a todos, ¿por qué no?

¿Hay menos oscuros o me he vuelto más escéptico? No soy optimista, nunca lo he sido (ahí, ahí, la venita oscura salpicando a todos tras ser cortada con una buena navaja), y ya en su auge, cuando conocía a alguno de aquellos chavales, acababa pensando que muchos eran una pose y poco más. Sí, sí, lleva tu camiseta de moda y péinate de cierta manera, pero no eres lo que finges ser. ¿Y qué somos, al fin y al cabo (si me pongo filosófico)? Al final, la mayoría de los que veía eran adolescentes buscando una personalidad como podían… con lo que eso conlleva. ¿Una camiseta de un grupo que no conoces? ¿Decir que les gusta una película que no han visto? ¿Una actitud precocinada? ¿Por qué no? Puede que, al término de todas las cosas, me haya vuelto tan escéptico que soy incapaz de ver a alguno de verdad. Solo veo niebla y no sombras.


¿O son movimientos que, sin morir, resucitan cada diez años? La historia es cíclica en muchos sentidos. Quizás, cuando llegue 2017 o 2018, me vuelvo a encontrar con todos esos chavales. O bueno, las nuevas generaciones de esos chavales. Todo puede que esté por renacer y volvamos a ese pesimismo, a esa oscuridad, aunque sea solo una mentira que nos decimos tanto que se transforma en una verdad.

No sé dónde veré a los oscuros (¿necesitas luz para ello?), porque las ciudades (como bestias de metal que viven) cambian. Hace poco, fruto del aburrimiento, me dio por deambular esos lugares que habitaban antaño (castillos abandonados, cementerios y… no, es broma)… Y no vi ninguno. No seré catastrofista (no más de lo habitual); los lugares de quedada también cambian y yo ya no soy un adolescente (¡ayer me echaron treinta años! ¡Treinta! ¡Tengo cinco menos!). Eso sí, siempre he considerado que tiene un gran valor ser gótico en una ciudad donde suelen haber treinta grados centígrados de temperatura.

¿Y si el que ha cambiado he sido yo? ¿Y si el problema está conmigo? ¿Y si me engañaba lo suficiente como para creer que veía una cosa que nunca existió? ¿Y si solo me concentré en banales imágenes que no eran una auténtica estadística? ¿Y si estoy condenado desde siempre a terminar haciendo este post con preguntas estilo Philip K. Dick sobre mí mismo? No, no descarto que sea un robot o me implantase recuerdos de otra persona, como en la obra de este escritor, aunque sé que hay un pensamiento bastante débil y frágil en mi mente y sé que, en realidad, es más una intuición que una confirmación.


Salid, salid, oscuros, de donde sea que estéis.

8 comentarios:

  1. Iba a dejar un comentario, pero como se me iban ocurriendo cosas y se alargado más de lo que quería he decicido reciclaro para hacer una entrada, xD.

    Supongo que para mañana la habré subido; y esto en realidad es un truco rastrero y malévolo para conseguir visitas (?). O mejor no hagas caso, xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído tu entrada sobre cierto juego... Y sí, así surgen las modas. ¿Sabes? Creo que Wilde era el que decía que teníamos que crear y cambiar las modas cada cierto tiempo porque no las aguantamos de lo contrario. Todo esto, por supuesto, mejor dicho, que para algo era quien era Wilde.

      No, hombre, no es un truco rastrero. No te preocupes. Te has ganado mi visita y lectura, que estoy a mil cosas. Al menos, me hace pensar que alguien me lee y eso ya es un milagro, jaja.

      ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar
    2. Creo que deberíamos evitar que surjan modas en lugar de crea y cambiarlas por otras. A este paso no creo que vayamos a mejorar como especie...

      Eliminar
    3. No, no vamos a mejorar, pero eso la sabe el ser humano desde que el primero le hundió la cabeza a otro a golpes. Somos así. Ea. ¿Qué le vamos a hacer? Sonreír con algo de vergüenza, dejar que la fiesta se acabe, recoger las sillas y apagar las luces antes de irnos. ¡Gracias por el comentario! ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Como decía el poeta "volverán las oscuras golondrinas"... Aunque supongo que él lo decía con otro sentido (o no... la interpretación sigue siendo libre, no?).

    Una pregunta off-topic, amigo. Si te ofrecieran escribir una novela, pero te pidieran que eligieras entre una de las dos "temáticas" que te voy a escribir a continuación, tú cual escogerías y por qué? Mmmm... A lo mejor te da para un post y todo (bueno, tampoco hay que pasarse, que la pregunta no es para tanto...)

    -Novela de super-héroes
    -Novela de espada y brujería

    Un saludo y perdón por el "offtopiqueo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La interpretación siempre es libre. Al autor solo le corresponde una verdad que creo que no esté dispuesta a revelar :)

      En cuanto al off topic, no te preocupes, porque esa misma pregunta me la he hecho yo varias veces a lo largo del tiempo que llevo escribiendo. Como lector, me leería la que más me llamase, fuese del género que fuese. Lo importante es la historia. Si es un superhéroes al estilo que me gusta, me lo leería sin duda. Si es al estilo Rob y compañía, me lo pensaría. Si es una historia de espada y brujería con lo bueno de Howard y el toque de Tolkien, pecaría. Si es una historia de espada y brujería tipo saga que no lleva a ningún lado, me lo pensaría.

      Como autor, varias veces he pensando en escribir historias de ambos "géneros". Sobre la de superhéroes, su extensión me sigue asustando y creo que necesito serenarme, absorber todo lo aprendido y ponerme con ello de una forma que resulte interesante. Sobre la espada y brujería, tengo una historia pensada desde mi niñez, pero siempre que he intentado escribirla de nuevo, he sentido que no soy el autor que se merece y que debo mejorar aún más.

      Por tanto, y a riesgo de ser malévolo, ¿por qué elegir? Neil Gaiman hablaba de los beneficios de escribir dos historias a la vez, una cuando estuviese triste y otra feliz, de ahí surgió El océano al final del camino y su cuento sobre el padre que tiene que ir a buscar leche para sus hijos.

      Ya me contarás qué andas tramando.

      Gracias por el comentario, un saludo.

      Eliminar
  3. Que buena pregunta. Y es tan buena, que es digna de una ficción. Y creo que voy a usarla, si la inspiración me es propicia.
    Lo oscuros ya han estado en el movimiento romántico, en distintas artes como en la música. En la literatura, teniendo a Poe como un representante, con Ligeía, esa mujer tan idealizada, que parece encarnarse en la segunda esposa del protagonista. Salvo que se trate de una alucinación.
    Tengo respeto por los góticos por haber encontrado una identidad, por sus preferencias. Yo también he visto El cuervo, película que incluye su propia tragedia, con la muerte de su actor, Brandon Lee. Y que recuerdo se basa en una historieta. Gran banda de sonido.
    Gran tema y gran video. Me llamó la atención de esas enfermeras, atractivas a lo oscuro, que reconfortan al paciente tan cerca de la muerte. Y a la vez me recuerdan a las parcas.
    Evanescence hizo su aparición con la película de Daredevil. Que tal vez tenga sus fallas, tal vez no sea la gran adaptación. Pero tiene algo que la relacione con lo oscuro, con las tragedias del personaje. Y la música es acorde. Amy Lee es algo especial. Y recuerdo que en los videos siguientes la ponían en peligro. Como el video en que se arroja al público, que parecen convertirse en zombies.

    Recordé la película La reina de los condenados, con el vampiro que se revela publicamente como tal, convirtiendose en el líder de un grupo de éxito, con ese videoclip. Y lo pensé antes de ver el video. Me fascina el personaje de la mujer vampiro, que se encarga de proteger a sus descendientes humanos. La amé.

    Creo que algunos siguen,

    http://zonaexentrica.blogspot.com.ar/

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que este post te pueda haber servido de inspiración y espero que escribas algo o dibujes algo relacionado con ello. ¿Por qué no? Necesitamos más arte.

      Edgar Allan Poe es un grande y siempre pensaré eso y lo defenderé. Su obra ha hecho que muchos sigamos concibiendo mundos oscuros sin sentir ninguna reserva.

      El Cuervo es una de las primeras pelis que guardo en mi memoria y creo que conjugó su historia dramática con el drama real y se convirtió en un símbolo. Espero poder hablar más de la cinta y el cómic por aquí.

      Si te gustan los vídeos de My Chemical Romance, todos son geniales, al menos para mí. The Ghost of You y Helena están entre mis favoritos.

      Sobre Daredevil... A ver, puede que no sea buena, pero de las malas, es la mejor, como suelo decir. Y quizás sea porque la vi hace mucho tiempo y me gustaban los momentos de Amy Lee y su grupo.

      En cuanto a La Reina de los Condenados, prueba con los libros. Tal vez te gusten, compañero.

      Me alegro de que algunos sigan y es genial visitar el blog de Judith, me encanta porque sí, es uno de los indicios de que los "oscuros" siguen ahí y es una gran blogger. ^^

      ¡Gracias por el comentario! ¡Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...