lunes, 13 de junio de 2016

Juego de Tronos: Nadie, elijo la violencia

¿Quién puede ser Nadie? Fuente.
“Eres un idiota en esto de morir, ¿sabes?”
CLEGANE.

Lunes. Hora de hablar de Juego de Tronos. En este caso, del capítulo No one, que prepara el camino para los dos últimos episodios de la temporada. ¿Estamos listos? ¿Sí? ¿No? ¿Qué más da? Este post es oscuro y alberga spoilers.



No somos nadie


El capítulo empieza con el lamento de lady Crane, interpretando a Cersei durante la muerte de Joffrey en el teatrillo y resuelve (de modo previsible y lógico) la duda de qué habrá pasado con Arya Stark del modo más lógico. Con un estilo que nos recuerda a Ned, la pequeña cae bajo el sueño de la leche de amapola, que parece que recuerda a Arya al desgraciado Jon Arryn y a su propio padre, tras el duelo con Jaime Lannister en Desembarco del Rey, cuando quedó malherido. Y de ahí, nos introducimos en esa pesadilla que vive Poniente, donde cualquier esperanza se desvanece.

Y una enemiga imparable espera a AryaFuente.
Tras el inesperado regreso del capítulo anterior, Sandor Clegane vuelve a ser un hombre de acción y ejecuta a algunos de los hombres que mataron al grupo del septón Ray. La escena mezcla una violencia exagerada con los comentarios lapidarios de Sandor, que sigue buscando al resto de los asesinos, dejando claro que el Perro ha vuelto (y de qué manera).

Volvemos también a Meereen, para saber que la ciudad parece regresar a la vida tras ser entregada al culto del Señor de la Luz, mérito de Tyrion que Varys no comparte. La Araña decide que es el momento de viajar para ganar nuevas amistades, con barcos, que consigan que Daenerys pueda llegar a Poniente. Y Tyrion y Varys, dos personajes que deberían odiarse, se despiden como amigos incapaces de decirlo, mientras que Varys recuerda que una navaja puede afeitar igual que puede rebanar un cuello y lo mismo ocurre con el fanatismo y las ideas de Tyrion sobre la ciudad. Una vez más, la Araña tiene razón.

Varys y Tyrion recorren una ciudad que ¿ha recobrado la paz? Fuente.
Uno de los momentos más esperados de esta temporada llega al fin. En los tráilers, habíamos visto a Cersei desplegar sus armas y clamar ese: “elijo la violencia” que muchos seguidores de la serie estábamos esperando desde hace algunos capítulos. Y lo demuestra como solo ella sabe. No solo Cersei consigue demostrar el poder de la Montaña frente a los aliados del Gorrión Supremo (con su primo Lancel, qué pena que no fuera él el primero que esgrimió la maza), sino que nos deja un comentario interesante con Qyburn que, aprovechando a los pajaritos de Varys, parece haber confirmado un rumor interesante. ¿Podría ser la clave para hundir al Gorrión Supremo y su culto o será la clave de la huida de Cersei si es lo que se propone? Misterios, misterios...

La Montaña, servicio de guardaespaldas más efectivo que se conoce. Fuente.
Siguiendo a los Lannister, Brienne de Tarth y Podrick cumplen con su misión de llegar hasta a Aguasdulces, la fortaleza protegida por el Pez Negro, tío de Catelyn y una de las claves para que Sansa pueda enfrentarse a Ramsay. La vieja amistad de Brienne con Jaime permite que la caballero avance, mientras que Podrick se reencuenta con un viejo amigo en el asedio: Bronn, que sigue recordándole que no es igual morir combatiendo como un caballero que vivir defendiéndose como un mercenario. Es genial vivir momentos así también en la serie, donde se muestra más cierta humanidad. 

Y de ahí, pasamos al interior de la caseta donde Jaime no está dispuesto a ceder en sus demandas hacia el Pez Negro, mientras que Brienne tiende una estrategia para que el Pez Negro rinda el castillo y marche a ayudar a Sansa y compañía. En esta escena, vivimos un diálogo donde los personajes se dice más cosas de las que realmente exteriorizan con sus palabras. Es interesante la evolución del cautivo y su carcelera y como todo ha cambiado. Quizás, esos planos tan cerrados sobraban para algo que sabemos que no debería ser un romance, sino otro tipo de afecto.

Y, finalmente, Brienne no logra que el Pez Negro entre en razón. Él quiere luchar por la plaza que hizo grande a sus ancestros, suponga lo que suponga finalmente. Y contra eso, Brienne, que es una “amiga de los Lannister”, poco puede hacer.

Jaime y el regreso a su origen como personaje. Fuente.
Después de contemplar la posibilidad del comienzo del asedio, viajamos de nuevo las tierras del rey de los Siete Reinos. El Gorrión Supremo tiene unas dotes maquiavélicas a la altura casi de jugadores como Meñique o Varys y de ahí que utilice a Tommen, su títere, para someter a su madre a un castigo. Ser Loras y Cersei serán llevados a un juicio ante siete fieles de los dioses y se prohíbe el juicio por combate, que daba la posibilidad a Cersei para la batalla y que obliga a que la reina madre quede condenada de antemano, además de despreciada y vilipendiada. ¿Habrá fortuna con los Tyrell y moverán ficha o danzarán a merced del Gorrión Supremo?

Tommen, el rey marioneta. Fuente.
Para el Lannister de más allá del mar, Tyrion, tampoco le va bien pese a sus intentos de ganarse a Gusano Gris y Missandei, ya que esta escena hasta cierto punto “cómica” desemboca en el descubrimiento de que los esclavistas han venido con sus barcos, traicionando los pactos, a reclamar los esclavos que son suyos. Y, sin reina que les ayude, poco parece que pueda hacer el Señor de la Luz.

Acto seguido, puede que tengamos una de las mejores escenas del episodio cuando Jaime tiene una conversación con Edmure, el prisionero de guerra, hermano de Catelyn y sobrino del Pez Negro. En ella, se replantea al personaje de Jaime. Muchos pensábamos que el Matarreyes había descubierto cierta humanidad, pero no, sigue teniendo esa parte vil, conducida por el amor a su hermana, que hace que sea capaz de destruir todo a su paso. Y no debe preguntarse si es decente o no, ni siquiera cuando decide el destino de un hombre débil como Edmure. "Las cosas que hacemos por amor". Eso lo resume todo.

La historia continúa cuando Edmure es liberado y demanda entrar en la fortaleza. El Pez Negro se niega (sabiendo que Edmure podría estar a merced de los Lannister y los Frey), pero los soldados tienen que rendir cuentas a su señor Edmure y hay una discusión bastante interesante sobre la lealtad o la realidad. Y el Pez Negro no se ha ganado ese sobrenombre porque sí, sino por su sabiduría y su testarudez (recordemos que su sobrenombre venía de un chiste que hizo cuando su hermano lo acusó de ser la oveja negra de la familia y él dijo que, en cualquier caso, y tomando el emblema de la familia, era el pez negro). Y sus hombres contemplan como su señor les traiciona y decide rendir la plaza a los Lannister y los Frey en una de las escenas con más tensión de la temporada.

Es una lástima perder al Pez Negro, aunque debería decir que “aparentemente”. Un servidor jamás pierde la esperanza cuando no vemos la muerte de un personaje, pero ¿qué nos dice que sus hombres no han decidido cambiar de bando tras ver la traición de Edmure y ayudar al Pez Negro a que escape a socorrer Invernalia y…? No, esto es demasiado bonito para ser Juego de Tronos.

Al menos, queda cierta reminiscencia de la honradez de Jaime Lannister cuando se despide de Brianne y Podrick, que escapan para marchar a ayudar a Sansa.

Edmure, uno de los personajes más fácilmente odiables, por mucho que tenga motivaciones. Fuente.
En una breve escena, tenemos más que una despedida, un nuevo saludo. Y es cuando Meereen está siendo atacada por el asedio naval de los esclavistas. Allí, los Inmaculados se arman para la batalla y tienen que inclinarse ante la recién llegada y esperada reina: Daenerys ha vuelto en una escena que es potente, aunque algunos pensarán que es digna de un culebrón (como si la serie no lo fuese).

La reina ha regresado. Fuente.
Después de la sorpresa, pasamos de nuevo a Clegane, que se encuentra con la Hermandad Sin Estandartes, con Dondarrion Thoros de Myr. Puede que no sean los mejores amigos, pero en una escena donde todos demuestran que están algo más viejos y cansados, someten a su justicia a los tres asesinos de la aldea del septón Ray que habían escapado. Y el Perro parece que elige un nuevo amo, si es que una bestia rabiosa como él puede tener de eso. Me queda la duda de hacia dónde nos lleva esta trama, pero ya veremos.

Clegane prefiere el pollo, pero... Fuente.

Y vamos al final, todo lo que podría ser Arya se rompe en añicos cuando una antigua enemiga decide acabar el trabajo que dejó a medias: matar a la pequeña de los Stark. Con una persecución por toda la ciudad, entre salto y salto que nos recuerda al Assassin’s Creed, nos pensamos si Arya puede resistir sin que se abran las heridas, pero aguardamos que nuestra suspensión de la credibilidad sea mejor.

Considero que es inteligente que el hecho de que no veamos el duelo y que Arya opte de esta manera por una batalla en la oscuridad, algo contra lo que ella ya ha luchado, como vimos durante el comienzo de temporada por la ceguera provocada por sus faltas. Arya ha aprendido y lucha.

Finalmente, el personaje de Jacquen H'ghar encuentra un camino de sangre que seguir hasta su nueva máscara. Y es allí donde cree encontrarse con Nadie, pero no, con quien se encuentra, es con nada más y nada menos que Arya Stark y vuelve a casa. Su entrenamiento ha acabado, lo ha logrado. La tenue sonrisa de Jacquen parece que se alegra del destino que le depara a Arya Stark en el horizonte.

Arya deja las cosas claras. Fuente.

Nos faltan dos tramas importantes. La trama de Bran parece que se reserva directamente para los últimos capítulos (¿o quizás el último?) y la trama de Jon va directamente para el siguiente, el que, con solo saber su título Battle of the Bastards, ya nos augura una gran batalla entre los que suponemos sus protagonistas: Jon Snow y compañía contra las fuerzas de Ramsay Snow por tomar el Norte.


Como conclusión, aunque esta temporada me ha gustado por su rápido avance, la depresión que auguro cuando la serie se termine va a ser grande. Por suerte, nos quedarán los libros, incluso los inéditos, con otra historia, seguramente, que descubrir sobre Poniente. 

No somos nadie. O sí. ¿Quién sabe?

2 comentarios:

  1. Esperé a ver el capítulo para comentar- Y estoy satisfecho de la resolución de episodios, con la infaltable aparición de Daenerys. Y la resolución de Arya con Nadie, que ya me caía mal desde varios episodios, más con lo de la actriz.
    Y el Gorrión Supremo también se la está buscando.
    Interesante reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quedan solo dos capítulos para que acabemos de estallar por las expectativas que vamos ganando a medida que pasan los episodios jejeje. ¡A ver qué pasa! Yo ya tengo ganas de ver el siguiente, jeje.

      ¡Gracias por tu comentario, compañero!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...