lunes, 30 de mayo de 2016

Juego de Tronos: Blood of my blood, la piedad en Poniente


Desembarco del Rey, uno de los grandes escenarios del episodio. Fuente.

Rápido, demasiado rápido, se ha pasado el último capítulo de la sexta temporada de Juego de Tronos, titulado Blood of my blood y que ha demostrado que la serie ha pegado un acelerón importante en esta tanda de episodios.




Lo que hay más allá de la puerta


Después del dramático desenlace del quinto capítulo The Door, retomamos la angustiosa trama de Meera intentando escapar con Bran, mientras son perseguidos por las hordas de muertos, bajo el mandato de los Caminantes Blancos. Durante esos angustiosos minutos, asistimos a una serie de visiones que golpean a Bran sin parar, flashes donde llegamos a ver incluso al que parece ser Aerys Targaryen el Rey Loco.

Y cuando todo parece perdido, la piedad se muestra en Poniente en una escena donde queda claro que hay que proteger a Bran porque está siendo la herramienta para solucionar varios enigmas que nos ha dejado la serie a lo largo de este tiempo. Y de ese modo, descubrimos a un jinete que se enfrenta a los muertos y ayuda a los dos niños a seguir su viaje. Muchos nos percatamos de su identidad desde ese primer momento y lo hicimos gratamente.

Parece que el luchador que salva a Bran y Meera toma muchos elementos de Manos Frías, uno de los personajes más misteriosos de la saga. Fuente.
A continuación (y para evitar que nos dé un infarto con todo el tema de más allá del Muro), descubrimos el destino de Sam, Eli y el pequeño Samwell en la casa de los Tarly. Queda por saber adónde dirige esa trama (¿por qué ha sido tan importante como para no dejarla de lado, como se dejó a Bran en la quinta?), pero es interesante ver cómo el personaje de Sam, sin dejar de ser un bonachón, ha evolucionado desde aquel chaval que llegó hasta el Muro y el que salió de él para convertirse en maestre. 

Elí y Sam en la casa de los TarlyFuente.
Si en el capítulo anterior se prescindió de la subtrama de Desembarco del Rey y El Gorrión Supremo, ahora volvemos para ver cómo el hombre de fe ha sabido mover los hilos y colocar a Tommen a su merced gracias al amor que el rey siente por Margaery. Queda por saber si Margaery ha tomado una nueva fe o sigue jugando las cartas, como ya se dejó ver en el encuentro con su hermano, Loras. Esta trama, que podría resultar cargante para algunos, resulta ser muy interesante gracias al actor Jonathan Pryce y la extrapolación que se puede hacer de cómo la fe sirve para jugar con otros intereses más oscuros.

Tommen se lleva el premio al tipo más manipulable de Desembarco del ReyFuente.
De regreso a la Colina Cuerno, asistimos a una de las cenas más tensas de la historia de Poniente (sí, descartamos el convite de la Boda Roja, por ahora). Y es que Sam tiene que hacer frente a su severo padre y su hermano, mientras su madre y su hermana parecen sus únicas aliadas. Y Eli no soporta que el padre de Sam lo avergüence y rompe toda la coartada en una escena sostenida por la interpretación de los actores, aunque el espectador pueda preguntarse para qué sirve esta trama, cosa que iremos viendo en los siguientes capítulos.

Es interesante que la serie nos haya enseñado a temer todo. Vemos a una madre y una hermana simpáticas y nuestro lado oscuro, tantas veces tejido por el propio Poniente, tan salvaje y austero, nos hace pensar si no traman algo contra el pequeño Sam y sus padres o si no asistiremos a otra muerte sorpresa. Quizás, nos hemos vuelto incluso más cínicos que el propio Poniente.

A destacar la genial escena en la que Sam decide que ya no es un crío y toma las riendas de su vida y algo más que, seguramente, no le guste a su padre. ¿Qué ocurrirá?

Nuestro pobre SamFuente.
Por su parte, Arya debe cumplir con su trabajo relacionada con lady Crane, la actriz que interpreta a Cersei en un teatrillo bufonesco. Y toma una decisión que hace que esta trama se vuelva realmente interesante y tengamos ganas de saber qué pasa. Pese a que Arya ha querido ser Nadie, ahora parece que ha recordado quién era aquella cría que escapó de Invernalia y, tras recuperar la espada que le dio Jon, parece que tendremos que ver qué pasará a continuación, porque los servidores del dios de los muchos rostros parece que se disponen a darle caza.

Arya comienza a protagonizar otra de las tramas más llamativas de la temporada. Fuente.
Y llega el plan urdido por los Lannister y los Tyrell para recuperar a Loras, Margaery y denostar el poder del Gorrión Supremo y sus creyentes, pero antes, como preludio tenemos al padre de Margaery, ese estorbo, clamando un discurso que en otra película quedaría como el típico personaje épico, pero aquí, en un mundo tan real, queda completamente desmitificado.

Nikolaj Coster-Waldau es un gran actor y se sostiene toda la escena gracias a su interpretación y las de los otros miembros del reparto. Es en esta secuencia donde el Gorrión Supremo deja clara una de sus capacidades: ser un hábil manipulador hasta límites insospechados, convirtiendo todo el reino a su religión con solo mover un poco los hilos. Y todo queda reflejado por la abuela explicando qué ha sucedido del modo más claro posible. Han sido vencidos por la fe… O el poder.

La nueva fe del rey Tommen gira las tornas. El destino de Jaime, despojándose de su armadura, queda sellado cuando su sobrino (e hijo) le ordena que abandone Desembarco del Rey y parta a asistir en el asedio de Aguasdulces Walder Frey, que se enfrenta al Pez Negro. Algo por lo que Jaime no parece dispuesto a pasar, antes quiere derramar la sangre del Gorrión Supremo y todos sus creyentes.

Algunos personajes siguen el camino de la religión del GorriónFuente.

La guerra es una realidad en Poniente desde hace tiempo. Meñique ha movido los hilos y el Pez Negro ha retomado la ciudad que le arrebató Walder Frey. David Bradley es un actor formidable, ya lo ha demostrado en Juego de Tronos. El anciano, uno de los conspiradores de la Boda Roja, ordena a sus hijos que recuperen ese enclave y para ellos nos muestra una sorpresa: alguien más sobrevivió a la Boda Roja sin que lo supiésemos o nos lo imaginásemos.

Regresando a Desembarco del ReyJaime se encuentra con Cersei y jura vengarse del Gorrión e incluso propone usar a Bronn y varios asesinos para aniquilarlos a todos. Sin embargo, Cersei, que quizás se ha quedado demasiado en segundo plano, decide que su hermano y amante debe estar encabezando un ejército y es que Cersei ya está tramando algo para hacer sangrar al Gorrión e impedir que vuelva a levantarse, mientras que la sombra de un juicio por combate con la Montaña se cierne de nuevo en el horizonte.


Bradley añade credibilidad al personaje de Walder Frey. Fuente.

Y al contrario del horizonte, sumergiéndonos en lo que dejamos atrás, se resuelve quién es el jinete que acompaña a Bran y revela quién es ahora el Cuervo de los Tres Ojos, un ser necesario para enfrentarse al rey de los Caminantes Blancos en una guerra inexorable.

Y asistimos al final: otra escena donde Daenerys demuestra su poder. Muchos podrían quejarse de que se repita, pero vale la pena. Y aunque puede quedar forzada la conversación sobre los barcos (que ya vimos por dónde iba con el capítulo anterior y la trama Greyjoy), el personaje vuelve a gozar del poder que ha demostrado ya en incontables escenas (quizás, para algunos, demasiadas). Por fin, al menos, Daenerys ha tomado una decisión y marca el devenir, seguro, de las siguientes temporadas y evocamos el “sangre de mi sangre” de los dothraki.

Daenerys hace gala de su poder. Fuente.
Como decía al principio de esta entrada, este episodio ha pasado volando. Se ha dejado de lado la trama de Jon, Sansa, Baelish, Tyrion, los Greyjoy, el Muro… Sin duda, se recuperarán para los próximos episodios, pero siempre se echa de menos saber más de estos personajes y escenarios.

Se podría debatir si la serie va tan rápido ahora por decisión de los creadores de ir cerrando tramas o por la libertad de no tener que adaptar un libro en estos momentos. No obstante, muchos seguidores se estarán preguntando si la serie dará para dos temporadas más si siguen con este nivel que, sin embargo, yo agradezco por cómo cierra batallas largamente abiertas.

Eso sí, dar las gracias también a que la HBO no desvele sorpresas antes de tiempo, como el regreso de algunos personajes. Es un placer ver una serie y seguir sorprendiéndonos.

En definitiva, la sangre está a punto de derramarse, más aún, y queda por decidir qué ocurrirá con unos personajes que, tal vez, solo han encontrado la piedad para saborear aún más el veneno de la derrota.

6 comentarios:

  1. Me encantó la arquitectura de corte neoclásico de la casa Tarly. Por su parte, Daenerys es tan poderosa que cuando llegue a Poniente va a ser demasiado fácil... necesita un nerfeo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La arquitectura del palacio de los Tarly también me ha parecido genial. Luego, cuando veamos el vídeo que hacen todos los años sobre los efectos especiales, se nos va a caer un mito cuando veamos que no existe nada de él.

      En cuanto a Daenerys, yo creo que alguna dificultad le deberán poner. Creo que la han puesto demostrando su poder en bastantes escenas y, como bien dices, da la sensación de que los aplastará a todos de golpe. A ver, a ver.

      Muchísimas gracias por el comentario. Un placer leerte como siempre, Alejandra. ^^

      Eliminar
  2. Acabo de ver el capítulo, espere a eso para leer esta entrada. Daenery es para amarla. Tiene mucho sentido que el cierre haya sido con ella, demostrando su poder.

    Un hallazgo la ficción dentro de la ficción, la actriz que interpreta a Cercei, que ha logrado emocionar a Arya Stark. A pesar de ser enemiga de la verdadera Cercei. Y por fin se rebela, recuperando la espada. Su rival la tendrá dificil.

    Cercei se ha mostrado tan odiosa. Sin embargo es deseable que logre su venganza contra el Gorrión Supremo. Y es curioso habiendo sido ella, quien lo encumbró.

    Sam ha demostrado lo valiente que puede ser. Me recuerda a otro Sam, al que acompaña a Frodo.

    Gran cierre de temporada.

    ResponderEliminar
  3. Sobre el tema de Daenerys, el gran problema es que ya la hemos visto en varias ocasiones haciendo lo mismo, hablando mucho y haciendo poco. A ver.

    La evolución de Arya vale la pena y la de Cersei ni te cuento...

    Como dice un meme de Internet, no se puede emprender un buen viaje de la fantasía épica a menos que tengas un amigo llamado Sam, ya seas Frodo o Jon.

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no fue un capítulo tan emocionante con los demás, pero la interpretación de los actores hace que valga la pena.

    En la escena donde el Gorrión Supremo demuestra su capacidad de manipulación, tomando ahora al pequeño rey para sí, solo podía pensar en lo listo que es. En realidad estoy disfrutando bastante de ese hilo y estoy deseando ver qué hará Margaery, otra maestra de la manipulación.

    Sobre Dany...sí. Es cierto, quizá estén en lo correcto en que están abusando de esas escenas de poder, sin embargo, yo las veo al canto de: ''¡qué grande es!¡Qué grande es!''. Ojalá tuviéramos cien más como ella.

    Siento que este fue un capítulo de descanso y que el siguiente nos parará el corazón, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento lo mismo que tú sobre el capítulo y espero que el próximo sea de esos que nos deja boquiabiertos. Sé que son capaces de esto. Y me está gustando esta temporada, pese a las críticas. Soy fácil de convencer en este punto.

      Jonathan Pryce está increíble, es un secundario que ha demostrado que, con su actuación, bien puede ser uno de los protagonistas en cuanto a cómo mueve los hilos.

      Y sobre Dany, espero ver cómo encuentra a Euron y demás y toma rumbo a Poniente, lo que puede ser una de las grandes tramas y algo que debía hacer desde mucho antes. A ver, a ver...

      Muchísimas gracias por tu comentario, un placer leerlo. ¡Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...