7 de mayo de 2016

El Reto del Juntaletras: ¿Para qué sirve un secundario? Un par de motivos

Una buena lista de secundarios, ¿no creéis? Fuente.
Los personajes secundarios.

Esos malditos que se dedican a estar por ahí, como extras, esperando para que la vida del protagonista cobre un poco de sentido. Sí, esos que necesitamos muchas veces aunque sería fácil que nuestro protagonista estuviese más solo que Neville de Soy leyenda.

Sí, esos que necesitan ser trabajados para no convertirse en seres indistinguibles con nombres diferentes (véase los adolescentes de Crepúsculo, que eran todos iguales... Perdón, que me llama la policía del buen gusto por atreverme a nombrar esto después de tantos años).

Sí, esos.

¿Para qué sirve un secundario? Para muchas cosas (como triturarlos y dárselos de comer a los perros o para que tu novela no apeste). Sigue leyendo...

Los secundarios de Cómo entrenar a tu dragón están entre mis favoritos. Fuente.

Lista de cosas para las que sirve un secundario


Fuente.
Para que la trama tenga más complejidad y ver más aspectos de ese mundo: si Frodo fuese el protagonista absoluto de El Señor de los Anillos, no habríamos vivido con los Tres Cazadores la Batalla del Abismo de Helm o no hubiésemos conocido a los Ent en Isengard. ¿Es Aragorn un secundario de lujo? ¿Lo es Pippin? Hasta cierto punto, son protagonistas de su historia, como los buenos secundarios deben ser, pero son también personajes en un segundo plano dentro de la gran trama, aunque la línea se hace difusa cuando hablamos de obras muy grandes, pero creo que se capta la idea (o eso espero).

Los secundarios pueden explorar otras vertientes de tu mundo y plantear dilemas que quizás no tenga tu protagonista. Es decir, añaden sal a la trama, visión y, créeme, a veces es genial poder variar con ellos. Imagina que te cansas de tu protagonista, porque te acostumbras a escribirle. ¿Y si cambias de perspectiva y juegas con otro personaje? A mí es algo que me encanta.

Siguiendo este tema, también sirven para desarrollar la trama y hacerla creíble. A veces, el protagonista necesita piezas o algo que le lleve a dar un paso. Voy a hacer un spoiler terrible de El Viejo Logan: si el mejor amigo de Logan y su familia no muriesen al estilo Sin Perdón, Logan no volvería a sacar las garras y no tendríamos el final. Fin del spoiler.

Además, son esos personajes los que pueden tomar las decisiones contrarias, equivocarse o replantear las situaciones, como hace Saul Goodman en Breaking Bad. Eso aporta complejidad y la vida es compleja, por lo tanto, adquiere, muchas veces, credibilidad.

Además, un buen secundario permite un mayor abanico de carácter, subtramas… Podemos tener al típico personaje que es un graciosillo como Xander de Buffy, podemos tener al típico antihéroe como el capitán Jack Harkness, podemos tener al reflejo de cada uno de nosotros como Rose Tyler… Los secundarios nos permiten confrontar caracteres y añadir una variedad que nuestra historia acaba agradeciendo y nosotros también al no tener que escribir siempre lo mismo.

Better call Saul! Fuente.
Para completar y realzar al protagonista: tu protagonista pongamos que es más tonto que las zanahorias y le falta la clave para abrir una caja fuerte, pero resulta que conoce a un mapache inteligente que se la da. Ahí, el personaje es complementado (y tiene una suerte del copón).

Pero esto sirve en todos los aspectos y, aunque este punto es similar al primero, ¿recordáis el problema de Arthur Conan Doyle? Se dice que el creador de Sherlock siempre tuvo al personaje en mente a partir de personas que conoció en la realidad, pero sabía que la gente de a pie no entendería a alguien tan inteligente y le parecía aburrido estar todo el rato explicando con el narrador qué pasaba. Así que creo a Watson para hacer esas preguntas a Sherlock con las que saber cosas como por qué el maldito conductor del carruaje era el culpable del asesinato de… Ups, casi os hago spoilers.

Fuente.
Esta es la que denomino la técnica Marvel porque si por algo molan los cómics de Marvel es porque los protagonistas son héroes que salvan gente y están rodeados de personajes realistas. Por ejemplo, Spider-Man tiene sus problemas, pero Eddie Brock le odia, Harry Osborn se droga, Mary Jane pasa de él… El protagonista tiene problemas, pero los secundarios tienen motivos para hacer lo que hacen, aparte de dejarse capturar. Muchos adoramos a Spider-Man, pero también a J. J. Jameson, su editor, por el carácter que tiene. Y así, docenas de personajes que nos encantan porque representan al tipo normal que ve el mundo al lado del protagonista y aporta diferentes capas. Por otra parte, permite que el personaje conecte con los demás. Si Superman no hubiese sido criado por unos granjeros, sería un dios monstruoso. Si Tyrion no se hiciera colega de Podrick, nos perderíamos otra vertiente de su carácter. Necesitamos a secundarios para que nuestro protagonista muestre facetas de sí mismo.

Exacto, para esas miradas también sirve un secundario. Fuente.
Y uno de mis motivos favoritos: para ayudar o poner en dificultades al protagonista. Vaya, omo los amigos de verdad. Puedes tener a una Hermione que solucione los problemas de tu personaje porque le encanta leer como toda bookworm o puedes tener un personaje como Sancho Panza que acaba metiéndose en líos. Los secundarios pueden dar toda esa vidilla que le falta a tu trama o incluso solucionarla. No pases de ellos. Ellos no lo harían. O sí. Los muy desgraciados.

Se dice "leviósa", no "leviosaaaaaa". ¡Gracias, Hermione! Fuente.

Estos son algunos motivos por los que considero que los secundarios no son meras comparsas y hacen que las tramas adquieran un buen calibre. Como siempre, os recomiendo que exploréis vuestras obras favoritas y analicéis por qué funcionan los secundarios. ¿Siempre prestan ayuda o dan un alivio cómico como los personajes de Skulduggery Pleasant? ¿O puedes contar algo a través de ellos como si fueran breves protagonista, al estilo de lo que suele hacer Stephen King? ¿Cobran una importancia enorme con el paso de las páginas como en la obra de Neil Gaiman? ¿Añades credibilidad a lo que sucede, como hace Alan Moore, que los trata como auténticos personajes principales en muchas de sus obras?

Personalmente, los secundarios de Hollow Hallows (¿aún no la has leído? ¿Cómo es eso posible?), me ayudaron a expandir un mundo que realmente es pequeño (siempre quise que resultase agobiante). En Las Chicas Steampunk, encontré una amplia gama de personajes excéntricos que ayudaban, entorpecían, hacían llorar, hacían reír... ¡Me encantaría que pudierais leer ya esa historia! ¿Y qué deciros de La Historia? Es una enorme novela coral donde cada personaje tiene una historia y puedo explorar muchas cosas a través de los secundarios. No creo que deba decirlo, pero como veréis, adoro a un buen secundario.

El mundo está lleno de personas con historias y, a veces, nos cruzamos con ellas y cambian nuestras vidas. Piensa y aplica eso a tus personajes. Nunca sabrás al lugar al que te llevarán y, en ocasiones, te sorprenderás cuando un secundario cobra importancia y descubres que escribirías una historia solo sobre ellos (esta es la base de spin off y de capítulos de algunas series como El asombroso mundo de Gumball). Los personajes son rebeldes y, ya sean protagonistas o secundarios, los considero importantísimos. 

¿Y tú? ¿Qué opinas de los personajes secundarios? ¿Sirven para algo más? ¡Espero vuestros comentarios!

4 comentarios:

  1. Mencionaste Crepusculo cuya saga en películas me parece sumamente aburrida y sin sentido, como el vampiro reprimido que tarda tres películas en besar a la mujer especial. Curiosamente, hay una historia más interesantes de la mujer violada por su novio adinerado y sus amigos, que comete una venganza sangrienta luego de volverse vampira. Y es un personaje secundario.

    El Señor de los Anillos es un caso especial, con al menos dos protagonistas. Aragorn lo es tanto como Frodo. Y hay excelentes personajes secundarios, como los hobits que producen desastres, para luego tener un papel destacado. Como el que luchó junto con Éowyn, venciendo a quien no podía ser vencido por un hombre.

    Buffy es un caso en que los secundarios son esenciales, son llamados Scooby Gang. Y son la razón por la que Spike no logra matar a La Cazadora, habiendo matado a dos anteriores. Y son importantes los antagonistas, como el papel de heroes y villanos no es fijo. Ya que Spike llega a enamorarse de su enemiga, siendo correspondido, convirtiendose (SPOILER) en un heroe capaz del sacrificio más grande, por la mujer que fue su enemiga. Y llega ser rival con Angel, el otro vampiro que conquistó a Buffy, en su propia serie, para ser el heroe capaz de sacrificarse.

    No lo mencionás, pero Batman es el caso en que los secundarios son fundamentales.
    Se dice que Alfred es el verdadero herpe, siendo el ayudante que necesita, teniendo la mansión y la baticueva en orden, hasta el padre que llegó a tener. Lucius Fox aportó grandes inventos. Y la Batman Family es un ingrediente que hace a este personaje uno de los más grandes. Harley Quinn, la secundaria del Joker, el gran villano, ha llegado a tener un gran papel.

    Sería arduo, complicado narrativamente, mostrar los procesos mentales de Sherlock Holmes. Para eso esta Watson, para hacer las preguntas que haría el lector. Y para que Sherlock desarrolle toda su explicación. Watson es notable a su manera.

    Algo notable es que los secundarios pueden ser protagonistas en sus propias historias. Hal Jordan, el mejor Green Lantern, tiene como secundarios a Green Arrow y la bellisima Black Canary, quienes son buenos protagonistas de sus propias historias.

    Y yo podría mencionar a los secundarios de mi Duality, pero sería extenderme demasiado en el comentario.

    Bien planteada la entrada,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crepúsculo lo nombré porque para mí siempre ha sido el ejemplo de malos secundarios. Todos dan igual. Todos giran alrededor del romance y, si están, es para ser utilizados por los protagonistas como si fueran meras comparsas.

      El Señor de los Anillos me parece un ejemplo de cómo construir una gran historia y creo que muchos de sus secundarios son tan importantes como los principales y permiten descubrir un mundo tan amplio.

      En cuanto a Buffy, sí, los secundarios son importantes y Joss Whedon es un maestro creándolos.


      En cuanto a Batman, no lo menciono directamente para no ser pesado, que siempre hablo de él, pero ahí está imagen del post.

      Y sobre Sherlock y Watson, es lo que digo.

      Y sí, en el mundo de los cómics, cualquier secundario es carne de cañón de acabar teniendo su propia serie.

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. ¿La policía del buen gusto? Peor, ¡perecerás en las llamas!

    Vale, ya me voy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿También vino la policía del buen gusto a por ti y por eso te fuiste? Los muy malditos xD

      Gracias por el comentario, ¡un saludo!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.