jueves, 7 de abril de 2016

María Martínez (escritora): "La escritura, desde la primera palabra, presenta sus retos"

Los escritores solemos tener una fortuna variopinta cuando nos encontramos con otros compañeros del universo de las letras. En mi caso, he puesto varias veces el ejemplo de la escritora María Martínez como una muestra de que el esfuerzo y el empeño hacen que las escritoras comprometidas con su arte alcancen sus metas. Es irónico, pero muchas veces he comentado también que, mientras que los escritores consagrados de géneros similares a los que yo escribo (fantasía, terror...) suelen estar endiosados y obviar a los escritores que empezamos, son las escritoras más distintas a mis géneros las que más me han ayudado y más afectuosas han sido. 

María Martínez me ha ofrecido más de una vez consejo y siempre es un placer compartir sus avances en las redes sociales y en el panorama literario, donde muy pronto (16 de mayo) publicará su nueva novela Rompiendo las reglas, que se añaden a sus otras obras Cruzando los límites, Una canción para Novalie, El encanto del cuervo y la trilogía Almas Oscuras. 

Su optimismo, su valor y sus ansias por seguir contando son siempre tres fundamentos a tener en cuenta y, por ello, recupero esta entrevista que le realicé hace unos años y donde considero que queda clara la importancia de su voz en la literatura. Disfrutadla.

La escritora María Martínez, autora de obras como El encanto del cuervo. Fuente.

El mundo de la literatura es el hábitat de los sueños y podemos decir que, con cada una de sus historias, María Martínez está haciendo de estas promesas oníricas una realidad. El Encanto del Cuervo (publicado por B de Blok) y la trilogía Almas Oscuras (cuyo cierre ve la luz hoy, en Amazon) son confirmaciones de que el universo de la escritura, la fantasía y la magia se aúnan dentro de la obra de esta autora que revoluciona las redes sociales con cada nueva noticia de sus proyectos. Es un placer poder hablar sobre el proceso creativo, la carrera y mucho más con María Martínez.
Ha escrito varias novelas ya, lo que es siempre un desafío. ¿Cómo es su proceso de creación? 

Mi proceso de creación varía de una novela a otra. No soy meticulosa, ni muy organizada. Suelo tomar notas: apunto cualquier idea que me surge, una frase que me suena bien, los pasos de una escena nacida de la nada... Unas veces las uso y otras no, porque, partiendo de la idea inicial que suelo tener, acabo improvisando la mayor parte del tiempo. Conozco a novelistas que no empiezan a escribir hasta que no tienen planificada la última escena. Yo aún no he alcanzado ese grado de programación y premeditación. 

He visto playlist para sus novelas, ¿qué es la literatura y la música para usted? ¿Qué relación simbiótica tiene la música en su escritura? 

En mi caso, la música y la literatura van de la mano. En mi vida coexistente en igual medida e importancia.  Mi cuerpo precisa proteínas, hidratos, azúcares... para subsistir. Mi  mente y mi alma requieren música y lecturas para alimentarse. Hay escritores que necesitan rodearse de un silencio absoluto para poder escribir. Yo necesito música, me predispone para imaginar y meterme de lleno en la historia y el mundo que trato de crear.  Provoca sentimientos, reacciones y momentos únicos. Mis novelas están llenas de escenas nacidas de una melodía o una letra en especial. Son fuente inagotable de inspiración. Sin música mientras escribo, creo que perdería una parte importante e irreemplazable de mi creación.

   

¿Cuál es el mayor desafío al que ha hecho frente durante la escritura de tus novelas? 

Cada proceso durante la escritura, desde que colocas la primera palabra hasta que la novela acaba publicada, presenta sus retos. El que más me cuesta superar es el bloqueo, los callejones sin salida en los que puedo atascarme durante semanas sin encontrar esa clave que me ayude a desarrollar y a continuar el argumento. No es algo habitual, pero cuando ha sucedido me invade un espíritu obsesivo que raya lo insano. No consigo desconectar para lograr distancia con el problema, y me obceco dándole vueltas y vueltas hasta encontrar la luz. Al margen del proceso creativo, otro reto que me cuesta enfrentar es dejar a un lado mi carácter tímido e interactuar personalmente con lectores, editores y personas fuera de la seguridad de mi entorno familiar y conocido. Las firmas de libros, encuentros literarios, entrevistas en directo... para mí son auténticos traumas. 

Varias de sus novelas se engloban dentro del NA para algunos. ¿Qué es para usted New Adult? ¿Considera que sus novelas entran en este apartado? 

Cuando respondo a este tipo de preguntas me siento como un niño que repite como un loro lo que ha oído a otros, sin tener muy claro si de verdad entiende el concepto, o si es algo más que ha salido de cualquier manga y que nos empeñamos en consolidar. El género New Adult  se está extendiendo como un tipo de novelas muy similares a las Young Adult, pero más explícitas en todo (tramas, sexo, violencia...), con unas características muy específicas: personajes con edades comprendidas entre los diecinueve y los veintitantos; con vivencias propias de esas edades, como la universidad, emancipación, trabajo, primeras responsabilidades..., la iniciación a la vida adulta. Mis novelas no entran en esa categoría, al menos las que están publicadas. Pero sí podría encajar mi último manuscrito. No me gusta encasillarme y sí trabajar otros géneros. Probar cosas nuevas y explorar forma parte de mi carácter, rasgos que se reflejan en lo que escribo. De momento, he tanteado el género juvenil con temáticas paranormales y realistas, New Adult; y he comenzado a experimentar con la narrativa para un público adulto (que no erótica), y fantástica con tintes épicos.

¿Los jóvenes leen más de lo que se piensa? 

María Martínez ha surcado
distintos géneros YA en su carrera.
Fuente.
Desde mi punto de vista sí, y me atrevería a decir que leen más que muchos adultos. Quizá, el hecho de pensar que no lo hacen se deba a que son pocos los que leen poemas, los que se pasean con los clásicos bajo el brazo o con una copia en papel de cualquier otro libro. Las nuevas tecnologías han abierto todo un mundo a los jóvenes lectores. Los jóvenes leen, y leen mucho; y no lo hacen para cambiar el mundo o convertirlo en un lugar mejor. Leen porque les apasiona, porque es más divertido vivir realidades alternativas y descubrir mundos nuevos, aunque solo sea a través de las páginas de un libro. Además, son los lectores más fieles que existen para un escritor.  Y me molesta muchísimo que se tache a dichos jóvenes de simples, de peor gusto y sin criterio por leer sagas fantásticas, comics, distopías o historias de amor en lugar de a Fitzgerald, Cortázar o Tolstói. 


Prepara una novela para un público adulto. ¿Por qué este salto? ¿Puede adelantarnos algo del argumento o su género? 

Porque me gusta escribir y dentro de la escritura necesito probar cosas diferentes, encontrar nuevas voces y sensaciones. Escribo porque disfruto con ello; y aprender cuanto puedo, mientras lo hago, es una de mis premisas y también una obligación. No es mucho lo que puedo adelantar de esta novela. Suelo hablar de mis proyectos mientras trabajo en ellos, pero sobre este me cuesta más y no tengo una razón concreta. De momento, no la he catalogado en ningún género ni creo que lo haga. Conforme avanzo en la trama más problemas tengo para encasillarla. Para mí es una historia de encuentros y desencuentros, de sentimientos; muestra cómo podemos pasar por nuestra propia vida siendo meros espectadores y sin reunir el valor suficiente para tomar el mando y convertirnos en protagonistas sin que nos importe, por una vez, lo que piensen los demás. 

¿Qué es lo más agradable que le ha dicho un lector? 

Me han dicho muchas cosas, desde que me he convertido en su escritora favorita, pasando por adolescentes que aseguran que descubrieron la afición a la lectura a través de mis libros, a una chica que me confesó que lo estaba pasando muy mal por razones personales y que releer mis novelas la ayudaba a evadirse. Todas esas opiniones son agradables, aunque la mayor parte del tiempo pienso que no las merezco y me cuesta asumir que haya gente que las crea de verdad. Una de las cosas que más valoro es cuando me dicen que les gusto yo como escritora, mi forma de narrar y de crear diálogos, al margen de la historia que les cuento. Significa mucho para mí que un lector se zampe las cuatrocientas cincuenta páginas de una de mis novelas, sin que la historia ni siquiera sea de un género que le gusta, solo por cómo escribo. Te provoca un hormigueo en el estómago.  

Almas Oscuras, la trilogía que comenzó la andadura de María Martínez. Fuente.

¿Qué consejos les da a los nuevos escritores? 
Soy la menos indicada para dar consejos. Sigo siendo nueva en este mundo y aprendiz de todo, pero a mí me funciona leer mucho y fijarme en los grandes escritores. Creo firmemente en el esfuerzo, en el trabajo y en las ganas de conseguir sueños y metas. Nunca hay que rendirse, por muy negro que se presente el futuro; y hay que tener muy claro por qué escribes. Si lo haces con el único propósito de convertirte en alguien importante, que gane mucha pasta y que logre un best seller anual, vas a quemarte con el primer revés de los muchos que vendrán.
  
Ha afirmado que no le importa que se descarguen sus libros si las personas que los leen no tienen medios. ¿De dónde surge esta postura? 

Esa afirmación no es del todo correcta. La piratería, a pesar de lo que muchos piensan, perjudica al autor hasta un punto que pocos imaginan. Me considero afectada por la piratería, con cuatro novelas en formato digital y miles de descargas ilegales de cada una, es evidente que las cosas me podrían ir mucho mejor si todas esas personas hubieran invertido en su compra los apenas dos euros que cuesta cada una. Pero comprendo que, en este momento, luchar contra ello es como enfrentarse a un titán con las manos desnudas. El autor no puede hacer nada contra este fenómeno, no tiene los medios y, partiendo de esa base, es mejor aceptarlo. Ese comentario lo hice por unos casos concretos: adolescentes que me pidieron directamente el epub de mis novelas, alegando que sus padres no usaban tarjetas para compras en la red por miedo a que las hackearan, padres a los que la compra de libros les parecía una memez cuando había otras necesidades,  y un sinfín de motivos similares a estos. Otros admitían haberlos descargado y, aun así, creían correcto escribirme para decírmelo. Con esta realidad no es que no me importe que se los descarguen, es que no me queda más remedio que aceptarlo y hasta entenderlo en casos puntuales. 

¿Y es necesario abrirse paso mediante un agente en la literatura española? 

Un agente no es obligatorio ni indispensable. Hay muchos escritores publicando sin la necesidad de uno. Pero, desde mi propia experiencia, los considero recomendables. Un buen agente puede ayudarte mucho en el mundo editorial. No solo intenta encontrar la publicación ideal para tu novela, tanto a nivel nacional como internacional, sino que se encarga de gestionar contratos, pagos y otros temas burocráticos por ti. Y siempre que dé un paso, lo hará en tu beneficio; si tú ganas, tu agente gana. Es así de simple. En mi caso, mi agente no es solo imprescindible por los temas legales. Ella tiene a sus espaldas un catálogo de escritores y lecturas que avalan su profesionalidad. Ha conseguido que los editores más importantes del gremio la consideren la mejor lectora nacional y ese título se gana trabajando mucho y sabiendo lo que haces. Me apoya y guía durante la creación de las novelas y siempre tiene un buen consejo para ayudarme a mejorar. 

¿Qué opina del boom de escritoras como Cassandra Clare, Stephenie Meyer, Suzanne Collins…? 

He leído a las tres escritoras que menciona y a otros muchos autores similares, y  es evidente que unos me gustan más que otros. Desde mi propia razón, y como simple lectora sin un criterio profesional basado en una formación al respecto, admito que sagas como Cazadores de sombras, Hush Hush o Los juegos del hambre  me han gustado mucho. Lejos de los prejuicios y todos los «por sentado» y «por supuesto» que hay contra la generación de literatura juvenil que han creado estos autores, considero que existen obras con una calidad narrativa muy buena y unas historias originales que han enganchado y siguen enganchando a los lectores. Aparecieron en un momento en el que se demandaba algo nuevo y diferente, que se alejara de esas lecturas infantiles a las que estábamos acostumbrados. Parece que había un ansia de ficción juvenil fantástica, tanto por parte de editores como de lectores. El boom era de esperar y ni lo critico ni me disgusta, no tengo motivos para ello. Mis únicos «pero»  están más dirigidos a la presión editorial que alargan esas sagas con libros en los que se acaba perdiendo la esencia y el buen sabor de una buena historia, y todo por exprimir al máximo el momento. Y de algunas adaptaciones cinematográficas creo que es mejor que no opine.

Hablando de adaptaciones, ¿le gustaría ver alguna de tus sagas convertida en películas? 

Nunca sé qué contestar a esta pregunta. Sí, claro que me gustaría, sobre todo El encanto del cuervo; por otro lado, no. No tengo una respuesta con motivaciones sólidas a esa negativa, es más un vuelco en el estómago y cierta grima ante la idea. Quizá se deba a ese sinsabor que me dejan mis novelas una vez que están publicadas. Me vuelvo maniática y no dejo de pensar en todas las cosas que habría hecho de otra manera y de las que no puedo evitar sentir cierto «temor» cuando soy consciente de que muchas personas  las están leyendo. Lo dicho, soy maniática hasta extremos exasperantes y que ni yo misma entiendo. 

María Martínez es una escritora con cientos y cientos de seguidores en las redes sociales. Fuente.

¿Tendrá secuela El encanto del cuento finalmente? ¿De qué tratará? 

La pregunta del millón. Si mi decisión dependiera de las peticiones que recibo por parte de los lectores, la respuesta sería un sí rotundo, y el argumento continuaría desde el punto en el que se cierra El encanto del cuervo. De hecho, la idea original cuando comencé esta historia era una bilogía; aún conservo un par de cuadernos con las notas para la continuación. ¿Por qué no persistí con el proyecto?, por muchas cosas: B de Block compró el primer y único libro terminado, ya que el segundo solo era una idea. Con esta premisa empecé a tener dudas sobre el futuro de la continuación si la llevaba a término y me desanimé un poco. No sé qué pasará con el tiempo. La idea continúa ahí y El encanto del cuervo está gustando muchísimo a los lectores, que piden saber más sobre los personajes y su futuro. Puede que me anime y termine el proyecto original. 

¿Qué opina de publicar en Amazon? ¿Y de publicar en las editoriales “físicas” de siempre?

Estos temas arrastran consigo la polémica, cualquier opinión vertida al respecto es mirada con lupa, por eso no me gusta hablar sobre ello. He tenido experiencias en ambos mercados: autopublicación y edición tradicional. Unas buenas y otras malas, también en los dos ámbitos. Solo puedo decir que no tendría ningún reparo en volver a autopublicar, le debo mucho a mis meses de periplo como «autora indie». Me di a conocer y logré muchos lectores que desde entonces me han seguido y apoyado. Tiene sus inconvenientes, el escritor debe cubrir todas las partes que componen la publicación de una novela: escribir, corregir, editar, diseñar, promocionar... En cuanto a la edición tradicional, la sensación de ver tu libro en papel en una librería es indescriptible. Pero, a veces, hay sinsabores que la ensombrecen un poco, como que haya lectores buscando el libro durante meses, pidiéndolo por activa y por pasiva, incluso a mí directamente cuando agotan las vías que corresponden; y que eso ocurra, cuando eres consciente de que hay cajas de libros en stock y sin abrir... Te preguntas qué falla y dónde se encuentra el problema. Supongo que es una cuestión de equilibrio y filosofía,  yin y yang. 

Has publicado El encanto del Cuervo en México, ¿cómo ha sido esa experiencia? ¿cuáles son tus próximos proyectos? 

Ha sido increíble. Saber que tu novela ha cruzado un océano para entrar en un nuevo mercado es una pasada. Ha tenido una buena acogida y las opiniones que me van llegando son muy positivas. El balance es realmente bueno. En cuanto a mis nuevos proyectos. Estoy trabajando en dos novelas: una historia contemporánea mucho más profunda, madura y adulta que lo anteriormente escrito, en la que intento desarrollarme como escritora arriesgando un poco más; y una idea fantástica con tintes épicos, tengo muchas ganas de escribir algo así.

2 comentarios:

  1. La Saga de Almas oscuras me llama la atención desde hace tiempo.
    En la entrevista se nota que María es una persona humilde y trabajadora, eso me gusta mucho en los artistas.

    También creo cada autor encuentra su camino para publicar, pero últimamente se está dando una especie de híbrido entre Amazon y lo tradicional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por suerte, María es una de esas personas con las que se puede hablar y siempre dice cosas interesantes sobre el proceso creativo, sus novelas y cómo funciona el mercado editorial.

      En cuanto al tema del mercado editorial, ya que me lo nombras... Creo que si la idea de Amazon de crear bibliotecas físicas triunfa y se extiende, el modelo actual editorial cambiará para siempre. Y creo que a mejor. No es justo que muchas editoriales solo publiquen la moda del momento.

      Un saludo enorme y gracias por tu comentario :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...