26 de abril de 2016

Guardianes de la Galaxia, la space opera de Marvel

Hace unos años, Pedro de Mercader y un servidor, Carlos J. Eguren, pudimos hacer nuestra crítica sobre Guardianes de la Galaxia. Fue una crítica difícil, a mí me encantó Guardianes de la Galaxia (es una de mis películas favoritas) y a Pedro no tanto. Fue complicado ajustarlo... Pero también fue arduo porque coincidió con mi cumpleaños y a saber cómo juntaba yo letras ese día. Sea como sea, me vi Guardianes de la Galaxia tres veces en el cine y es un placer para mí, por fin, colgar su crítica por aquí.

Guardianes de la Galaxia, la gran película de Marvel Studios. Fuente.
San Diego Comic Con 2012. Marvel anuncia sus planes de la fase 2 de la adaptación de su universo cómiquero a la gran pantalla. La única nueva franquicia del proyecto sería Guardianes de la Galaxia; se trata de un movimiento arriesgado, pero necesario para continuar la expansión. Arriesgado porque no son unos personajes especialmente populares fuera del fandom (pero el fandom que les gustó mucho el trabajo de Abnett y Lanning estuvo encantado con el anuncio), a la par que necesario, ya que de algún modo debían presentar la vertiente cósmica marvelita tras los acontecimientos de Los Vengadores e incluso Thor. En esa SDCC 2012 se mostró un concept art que dejaba ver quienes formarían el equipo: Star Lord, Gamora, Drax, Groot y Mapache Cohete. A pesar de ese anuncio, que cogió a muchos por sorpresa, Nicole Perlman llevaba trabajando en el guion desde 2009.


Los Guardianes regresan a los cómics de los que salieron. Fuente.
En septiembre de ese mismo año, se anuncia que las riendas del proyecto las llevaría el director James Gunn, que hasta ese momento había tenido experiencia como director en proyectos pequeños cercanos a Troma o alejados de la productora de serie Z (Super, Slither), y series como PG Porn, cortos, su dudosa participación en Movie 43... Más larga era su carrera como guionista de proyectos tan dispares como el remake del Amanecer de los Muertos o las adaptaciones de Scooby Doo. Este anuncio sorprendió a propios y extraños, debido a la carrera en el cine independiente de Gunn, lo cual hizo que levantase cierta incertidumbre.

Tras eso, llegó el tira y afloja de nombres de actores para los papeles principales. El primero en anunciarse fue Chris Pratt como Star Lord, papel sobre el que planeaban otros como Joseph Gordon-Levitt. Sin lugar a dudas, otro anuncio sorprendente, ya que Pratt era prácticamente un desconocido como para protagonizar una superproducción. Otra apuesta arriesgada por parte de Marvel, como también lo fueron escoger los grandes nombres para dejarlos en doblaje (Vin Diesel/Groot, Bradley Cooper/Mapache Cohete) y optar por alguien como el luchador Dave Bautista (El Hombre de los Puños de Hierro) para dar vida a Drax o Zoe Saldaña (Avatar, Piratas del Caribe) para hacer lo propio con Gamora.

Durante la San Diego Comic Con 2013 se confirmó el resto del reparto: Karen Gillan (Nebula), Djimon Hounsoun (Korath) y Lee Pace (Ronan). Con tan solo doce días de rodaje, mostraron un primer y breve teaser para ir abriendo boca. Resultado: hype.

Los Guardianes se reúnen para la batalla. Fuente.
Sin embargo, y a pesar de la filtración, el primer tráiler no se mostró oficialmente hasta febrero de 2014, con el mismo resultado a una escala universal. No en vano, logró colocar el Hooked on a Feeling en el top nº1 en Billboard, entre otras proezas. Desde eso momento hasta el estreno, el goteo de metraje no dejó de producirse y el hype del público fue creciendo exponencialmente hasta el estreno. Los personajes habían pasado a ser unos grandes desconocidos extravagantes a ganarse el interés del público.

Póster de Guardianes de la Galaxia. Fuente.
En España, hemos tenido que esperar medio mes con respecto a USA, y se han tomado decisiones un tanto cuestionables como el tema del doblaje de Groot (más teniendo en cuenta de que el propio Diesel lo dobló en varios idiomas, entre ellos el español) que hicieron que la espera por ver la película se hiciera más ardua.

Sin embargo, y tras todo eso, la película finalmente ha aterrizado en las carteleras españolas. ¿Ha valido la pena tanta espera? ¿Ha logrado estar a la altura de las expectativas?

Esta película es, ante todo, de orígenes y destinada a ampliar en Universo Marvel fílmico, cumple ambos objetivos. Marvel logra introducir nuevas piezas a su juego manteniendo la coherencia y la consistencia que siempre la ha caracterizado de un modo diferente a lo que hasta este momento conocíamos. Aparte de estar ambientada en el cosmos, muy lejos de la Tierra, nos pone en el punto de vista de unos delincuentes con buen corazón, lo cual nos da un producto totalmente fresco si lo comparamos con lo que nos ha proporcionado la segunda frase del Universo Marvel Cinematográfico: Iron Man 3, Thor: El Mundo Oscuro y Capitán América: El Soldado de Invierno.

Guardianes de la Galaxia ha conseguido el éxito, pero ¿quiénes son estos personajes? En 2008, tras el éxito de Iron Man, pocos esperaban la aparición de Los Vengadores en 2012, pero esto se cumplió. Muchos menos esperaban una cinta sobre los Guardianes de la Galaxia, resucitados en las viñetas por Dan Abnett y Andy Lanning, ¿cumplen las expectativas?

Todos los héroes tienen un pasado


Como indicábamos, la elección de James Gunn supuso todo un giro inesperado para los seguidores de Marvel Studios. Quienes conocían el trabajo de Gunn por películas como Super, podían esperar la marcada personalidad de este director que comenzó en Troma, la madre de la serie Z más despendolada del Vengador Tóxico y compañía. ¿Convertiría Disney y Marvel a Gunn en un simple artesano? ¿Sepultarían al director de apuestas realmente extravagantes? Sin duda, bastaba con ver los avances, leer los estados de Facebook del realizador o las declaraciones del director y guionista  a los medios para pensar que parecía que Gunn había mantenido su integridad en todo momento. Y sin duda, así ha sido, porque no se han cargado el aire macarra de este creador que se balancea por los terrenos de Star Wars, Indiana Jones, las películas de superhéroes, las space opera y el cine de los ´80.

En cuanto al guion, uno de los puntos fuertes de la trama es saber reunir a un grupo de antihéroes y perdedores (porque han perdido muchas cosas) capaces de hacernos pensar que si Los Vengadores eran personajes complicados de reunir sin que se enfrentasen entre ellos, los Guardianes lo tienen más difícil incluso, porque antes que llevarse bien entre ellos intentarán matarse. No podemos negar la importancia de este arco de transformación en cada uno de los personajes.

Es indudable, pese a esto, que película sigue teniendo la marca Marvel y eso se nota en todos y cada uno de los instantes de la película. Según Pedro de Mercader (firmante de esta crítica junto a Carlos J.), para bien (gracias a eso, su imparable universo sigue cohesionado) o para mal (podrían haber sido más valientes a la hora de diferenciar este producto); Marvel sabe muy bien como actúa en cada película y sabe lo que busca en todas y cada una de ellas: ampliar constantemente su universo manteniendo siempre unos patrones reconocibles, cueste lo que cueste. Cuando veas una película de Marvel, debes reconocer que es de Marvel, lo cual hace que la diferenciación de nuevas franquicias quede acotada a unos cánones. Tal vez sea ese uno de los problemas de Guardianes de la Galaxia, que finalmente no ha terminado siendo todo lo único que podría haber sido (según Pedro de Mercader). A pesar de ello, Gunn pone de su parte para darnos una buena película que funciona gracias a varios factores como el carisma de sus personajes, el ritmo, los golpes de humor, los espectaculares efectos especiales, las interpretaciones, los constantes e innumerables guiños a la cultura popular y a diferentes cómics, muchas sorpresas... lo cual logra que el público se encariñe con este espacio exterior de Marvel.

Los Guardianes de la Galaxia en los cómics. Fuente.

Para Carlos J. Eguren, la película sí encuentra sentido como una entretenida experiencia propia, donde afortunadamente tiene mucha fuerza la parte más sentimental. Si la película se limitase a acción sin ton ni son, poco aportaría al espectador más allá de un par de escenas típicas de la acción descerebrada. Por fortuna, Guardianes de la Galaxia tiene bastante corazón: la despedida de la madre de Peter, la relación de Groot con sus compañeros, el pasado de Drax, lo ocurrido con Mapache, los problemas de Gamora, el regalo no desenvuelto de un Peter que no acepta que su madre haya muerto, el origen del mote Star Lord… Eso es lo que da realmente vida y entidad a la película más allá del estándar que podría dar Marvel.

No olvidar que Guardianes de la Galaxia es una space opera emocionante y entretenida, que permite al espectador soñar con otros mundos y donde no hay lugar para el aburrimiento desde su duro inicio pasando por las aventuras que le suceden a cada uno de los personajes. La historia tiene bastante optimismo y nos entrega una aventura colorida que promete continuar en adelante.

Otro factor importante en el cóctel es el humor de la película, que sin duda no es plato para todos los paladares. Para Carlos J. Eguren, la película tiene esa dosis de humor de los cómics de Marvel que está cerca a la ciencia ficción más loca de Doctor Who, donde un héroe puede ponerse a bailar delante de un villano o las discusiones sin sentido transcurren cada dos por tres, divirtiendo sin duda al espectador más abierto.

Sea como sea, el director da lo que promete a lo largo de una cinta ágil y entretenida, llena de buenas intenciones y esperanzadora en contra de la space opera más pesimista. Y se nota que es un realizador versátil, porque consigue también crear buenos gags además de las batallas de turno. Por tanto, la confirmación de que volverá como guionista y director de la secuela no se ha hecho esperar. Por ahora, parece que su entusiasmo por el mundo del cómic se ha visto correspondido con su habilidad como director.

Los Guardianes y sus aliados


El Universo Marvel Cinematográfico ha tenido la suerte de contar con diversos actores llenos de un carisma desbordante, sobre todo el Tony Stark de Robert Downey Jr. Ahora nos llega el "antihéroe del día" Peter Quill. encarnado por Chris Pratt, un actor que se hizo popular en series como Parks and recreation y al que le han surgido interesantes papeles en films premiados como La Hora Más Oscura, Her o la futura Jurassic Park 4. ¿Qué tal con Guardianes de la Galaxia? Simplemente, Chris Pratt ya es una estrella más gracias a este papel.

Desde la niñez del personaje (donde a muchos nos gana) hasta su vida adulta como mercenario (y con los consabidos cambios del cómic al celuloide), Star Lord demuestra ser un tipo carismático capaz de encandilar al público, por ejemplo, por su amor hacia su walkman (y lo que representa: la Tierra y el recuerdo de su madre). Capaz de traicionar por el Orbe, lentamente y para sorpresa de él mismo (aunque no quiera fardar), se da cuenta de que debe ser el mismo héroe que de niño intentaba evitar que otros chavales matasen a alguna pequeña rana.

Remarcar que Pratt es capaz de pasar del registro de caradura al de héroe sin perder, en ningún punto, su toque sardónico y mordaz, convirtiéndose en uno de esos futuros héroes que el Universo Marvel sabe aprovechar. Sin duda, todo un acierto la elección del actor.

Peter Quill, nuestro Star Lord. Fuente.

Si echábamos en falta a una chica más guerrera aún en Marvel aparte de la Viuda Negra y Sif, ahora tenemos a una asesina en serie bajo las órdenes del malvado Thanos (aparentemente), que pronto desvela guardar más. A su estupendo maquillaje y recreación del personaje de los cómics, sumamos una Zoe Saldaña capaz de dar corazón a una Gamora que podría haberse convertido en una mera caricatura y no lo hace. Sus escenas de acción, culminantes con su enfrentamiento con su hermana Nébula (promete segundo asalto), funcionan, aunque incluso lo hacen más las escenas "humanas", como su relación con Peter Quill (y su brujería pélvica… ya entenderán).

Gamora, la hija adoptiva de Thanos. Fuente.

Sabíamos que ocurriría y es que Mapache Cohete roba varias escenas sin ninguna compasión. La recreación de un mapache a partir del CGI y la voz de Bradley Cooper es asombrosa, al igual que la capacidad de dotarle de vida al convertirlo en un cazador de recompensas que nos recuerda a Han Solo (aunque más bajito, peludo y con ciertos ataques de ira devastadores). Aún así, pese a sus respuestas cortantes y sus dudas, le tenemos en varias escenas como un estupendo colega al que acudir en los momentos más difíciles y que revela algo más de sí en la escena del bar (que tanto bebe de cierta cantina de Mos Eisley...). Y es que la película, sin duda, crea a personajes carismáticos en los Guardianes, pero además da un primer paso en una profundización que continuará adelante. Por tanto, Mapache se convertirá en uno de los personajes favoritos del público gracias a sus arrebatos cómicos (esa pierna ortopédica, ese falso ojo...) o heroicos con su defensa de la ciudad durante el ataque de Ronan (un punto fuerte es que la urbe se evacua, se muestra el caos, la defensa de los ciudadanos... cosas que restaron fuerza al heroísmo en El Hombre de Acero de Zack Snyder, por ejemplo).

Nuestro Mapache Cohete, siempre con su cañón de plasma. Fuente.

Otro personaje revelación, sin duda, es Groot. Nuestro “tronco” se convierte no solo en un personaje tierno con varios momentazos en la película (como convertir en pinchos morunos a un par de enemigos en una escena digna del Hulk de Los Vengadores), sino también unos cuantos actos heroicos más que hacen que se transforme en uno de los personajes favoritos de la película, donde junto a Mapache roba el espectáculo en varios momentos al puro estilo de Chewbacca en Star Wars. No solo tenemos el realismo de los efectos especiales que lo convierten en un ser similar al de los cómics, sino también en el vozarrón de Vin Diesel y su “Yo soy Groot”, que protagoniza uno de los momentos más épicos y dramáticos de la película (aunque en España haya sido doblado por obra y gracia de un concurso).

Groot y compañía. Fuente.
Drax el Destructor es una de las grandes sorpresas de la película. Dave Batista es un famoso luchador de la WWE (¿recuerdan la Bomba Batista?), ¿quién esperaba un buen papel, pese a sus otras incursiones en el cine? Poca gente, pero el valor de la duda siempre debe estar ahí y el luchador consigue dar cierta entidad a su personaje más allá de un musculitos (y un magistral uso del maquillaje). Para Pedro de Mercader, se diferencia en muchos puntos del que conocemos en los cómics y necesitaría como otros personajes de un flashback para contar su pasado.

Para Carlos J. Eguren, no, no es una pantomima; Drax tiene motivos, pasado y, sobre todo, unas ganas de vengarse y defender a sus amigos más allá de que lo llamen “diccionario”. Le hemos visto luchar contra Ronan, ahora toca dejar al títere y enfrentarse al marionetista. ¿Alguien ha dicho Thanos? En los cómics sí, sin duda, y la película también apunta a ese camino. Añadir un flashback hubiese sido contar demasiado y más cuando el personaje habla de mapaches y ciertos puntos que nos hacen pensar si no será un humano reconvertido por Mentor y compañía como en los tebeos...

La aparición de Drax en la rueda de reconocimiento al estilo Sospechosos habituales parece haberse reservado para el trailer o las escenas eliminadas, ya que no aparece como tal en el film.

Drax el Destructor, al que nunca se le escapa nada. Fuente.
Lejos de los personajes principales, aunque de marcada importancia, el Cuerpo de los Nova se queda como una policía galáctica que mantiene la paz de la galaxia siempre que se le permite, aunque echemos de menos quizás a personajes como Richard Rider (pero eh, es una primera parte, si contamos todo, ¿qué nos queda para las secuelas y para no apabullar en la primera al espectador?). Destacar a Gleen Close como Nova Prime, la jefa del cuerpo que da otro puesto de importancia a la mujer en el Universo Marvel, y el personaje de John C. Reilly como Dey. Ambos guardan ciertas reminiscencias a los futuros Nick Furia de la parte galáctica del Universo Marvel. Por supuesto, una buena presentación de los Nova (con heroicos sacrificios en sus naves “estelares”, aunque puede que pasen por una futura reestructuración en siguientes películas que nos haga explorar más este mundo, lejos de odiosas comparaciones con los Lanterns de DC).

Los Guardianes de la Galaxia. Fuente.
Sin ser héroes, pero sí piezas fundamentales de la defensa contra el ataque sobre Xandar, tenemos a los mercenarios de Yondu que siguen a Peter Quill con tal de conseguir el Orbe. Lo bueno es cómo se muestra que estamos en una galaxia donde no todos son buenos y malvados, sino también tenemos a estos cazadores de recompensas vagando por la mejor suma de dinero. El padre adoptivo de Peter Quill, Yondu (Michael Rooker), está lleno de carisma y tiene algunas grandes escenas, incluyendo el uso de cierto “dardo” contra todo un cuerpo de soldados necro o su reacción final que nos hace pensar en si no sabría qué encontraría al abrir el orbe y solo lo exigía para que sus hombres le mantuviesen el respeto. Además de la aparición de Sean Gunn, hermano de Gunn (que también hizo la captura de movimiento de Thanos y Mapache Cohete) como Kraglin, destaca la variopinta flota de estos piratas galácticos que parecen enraizar con Han Solo o Lando Calrissian, y que volverán en una secuela para desvelar seguramente más de aquella misión que no consistía solamente en comerse a un terrano llamado Peter Quill (se aceptan apuestas en cuanto al padre de Peter).

Para Pedro de Mercader, a pesar de ser personajes bien caracterizados, Gunn en diversas ocasiones fuerza la relación entre ellos, convirtiendo algunas ideas en clichés, como la redención forzada de todos los personajes, sin ninguna relación en concreto que les lleve a tomar determinadas decisiones o las constantes “un muertes” que es una constante en las películas del UM que ha perdido parte del efecto.

Para Carlos J. Eguren, en cambio, todos los personajes tienen su motivo de ser, desde la reunión con el Orbe, pasando por la prisión, el odio de las hijas de Thanos hacia su padre... sin olvidar su complicada relación como equipo. Parte del gusto de esta película está en cómo cada uno de estos antihéroes terminan sabiendo cómo combatir unidos por salvar la galaxia, a la que podrían dar por perdida y no lo hacen por habitar y luchar por ella. Spoiler. Incluir la muerte de alguno de estos personajes como el caso de Groot, Gamora o Quill, que no son del todo humanos como demuestran a lo largo del film, hubiera sido en realidad forzado. ¿Resisten perder brazos o estar a la deriva espacial y no repartir el poder de una Gema del Infinito? Ilógico. Fin del spoiler.

Yondu y sus mercenarios. Fuente.

Una corte de villanos


La película de James Gunn nos presenta a un grandísimo número de malvados (quizás más que otras películas de Marvel) y que juegan dentro de lo que pueden con su papel como villanos de la presente obra (o las siguientes).

Como hemos dicho varias veces, Guardianes de la Galaxia sirve para ampliar el escenario galáctico y también continuar con la presentación de Thanos, el Titán Loco enamorado de La Muerte, que conociésemos en la genial escena tras los créditos de Los Vengadores de Joss Whedon y que mantiene aquí su carácter despótico (y risueño) a la vez que el estupendo diseño, muy fiel al visto en los tebeos. Si bien solo tenemos una aparición física del malvado, encarnado por Josh Brolin, y otra como un holograma al estilo de los villanos como El Emperador de Star Wars, Marvel ha tenido la inteligencia de ir acercándolo como un malvado en la sombra capaz de someter la galaxia bajo su yugo como genocida. Sin duda, Los Guardianes y Los Vengadores tendrán que hacer frente a una gran amenaza si el Titán Loco decide finalmente portar el Guantelete del Infinito (seguro que sí).

El pérfido Thanos, el Titán Loco. Fuente.

Si Thanos es el archienemigo en las tinieblas, el ejecutor de la función es Ronan el Acusador, en el que se recalca su nacimiento como un monstruo inmisericorde (véase con Drax el Destructor y su "no recuerdo su muerte, como tampoco recordaré la tuya") y que al principio es un títere de Thanos, que lo tiene a su servicio, para evolucionar a algo más. Lee Pace, el Tharanduil de El Hobbit, encarna a un pérfido fanático religioso que confirma la existencia de los Kree en el Universo Marvel Cinematográfico y nos llega a recordar al Malekith de El Mundo Oscuro. Este personaje ve la paz entre Xandar y los Kree como una maldición que debe quebrar con su martillo y el hallazgo de una Gema del Infinito lo convierte en un monstruo mayor capaz incluso de desafiar a Thanos.

Si bien no se profundiza en su pasado, dibuja a unos Kree terribles que podrían caer sobre la Tierra algún día (recordemos la famosa Guerra Kree-Skrull de los tebeos). El actor, además de con el maquillaje y los ropajes que lo acercan a su origen en los tebeos, cumple con su función, aunque quizás echemos de menos la posibilidad de su regreso; no obstante, a veces se comporta como un Darth Vader capaz de partir un cuello sin tocar a sus enemigos (SPOILER adiós al portavoz de Thanos en Los Vengadores FIN DEL SPOILER).

La Nébula de Karen Gillan (nuestra Amy de Doctor Who) cumple como hijastra de Thanos y mercenaria (comparada por el director con una tía dura a la altura del vaquero Clint Eastwood), que cambia de lado para convertirse en una futurible villana que regrese a poner en aprietos a todos los héroes de la aventura (ya sabemos que la venganza es un plato que se sirve frío incluso allende de las estrellas). Agregar el loable trabajo de maquillaje que convirtió a la actriz en una mezcla de ciborg y alien azul bastante realista. Tiene pocas palabras, pero cumple con cada uno de sus golpes como villana en la sombra (se echa en falta las malas malísimas en Marvel).

Ronan y Nébula, dos villanos de la cinta. Fuente.

Otro de los personajes claves en cuanto al Orbe que desencadena la aventura es: el Coleccionista de Benicio Del Toro, que reaparece tras su escena en Thor: El Mundo Oscuro. ¿Qué secretos guarda? Creemos que posee alguna Gema del Infinito más como la aparecida en las aventuras del dios asgardiano. Curiosa interpretación del actor en cuanto a este excéntrico villano que podría caer en lo risible y por fortuna no lo hace, y que, tal vez, regrese en alguna película más; no obstante, el parece conocer bastante del secreto de las Gemas, que por fin son mostradas al espectador y ansiadas por el malo malísimo Thanos. El Coleccionista vuela la película por los aires (o su asistente), tiene un hogar plagado de curiosidades como el personaje de Cosmo, un comportamiento que recuerda a Jabba el Hutt con su “esclava” y un flashback donde Marvel reconoce la existencia de los Celestiales y su poder. Esperemos que regrese.

En un plano más secundario tenemos a otro psicópata ciborg llamado Korath. Djimon Housoun hace lo que puede en su poco metraje como villano que pone en complicaciones a nuestros héroes en varias escenas y cuyo papel es sobre todo físico. No será la primera ni última vez que veamos a un secuaz del villano que no se desarrolle (hacerlo, muchas veces, dispersa la película; acaso ¿necesitamos saber el pasado de todos los nazis a los que patea Indiana Jones en sus películas?).

Peter dedicando un saludo a sus enemigos. Fuente.

Una galaxia muy, muy Marvel


Guardianes de la Galaxia presenta la ambientación y los mundos más asombrosos de Marvel desde Thor, que ya nos dejó ver la alucinante Asgard y sus Nueve Reinos. Guardianes de la Galaxia da un paso más allá, desde la influencia de Santiago Calatrava en Xandar (reconocida en los créditos) hasta el siniestro Morag, sin olvidar el reino de Thanos, la prisión o la Estación Sapiencial. No solo disfrutamos de paisajes alucinantes más allá de nuestra imaginación, sino también de razas alienígenas variadas y se agradece que en muchos casos se haya tirado por la vieja escuela a la hora de incluir mucho maquillaje y trucos visuales con algunos alienígenas como Yondu, que nos remiten a Star Wars y esa retroescuela de efectos especiales que ha seguido Doctor Who en su reboot, El quinto elemento o Hellboy, aspecto loable en esta época tan llena de efectos especiales que hacen, a veces, menos realistas las escenas y eso que aquí también hay muchos efectos especiales digitales.

Sin el mundo del CGI no podríamos haber visto con tanto realismo las naves como la Dark Aster (la tripulada por el perverso Ronan) y sin el trabajo de los diseñadores no podríamos haber visto las estupendas naves del cuerpo Nova (con su sempiterna estrella). Además de razas alienígenas, juegos de apuestas, momentos de acción, el vestuario… Genial y todo al servicio de una historia que crea una galaxia rica que emplea como ejemplo no solo los cómics sino además, insistimos, la maravillosa escena de la cantina de Star Wars. Episodio IV. Una nueva esperanza.

Por otra parte, en cuanto a la música, cobra vital importancia en la película. No solo un Tyler Bates que se mueve por los terrenos de John Williams o Danny Elfman, sino también por el Awesome mix que conecta con toda una generación de música pop y rock que va desde el Hooked on a feeling de Blue Swede en la prisión pasando por el Moonage daydream de Bowie mientras llegamos a la calavera del Celestial o el Ain´t no mountain high que acompaña a la escena final (Tammi Terrell y Marvin Gaye, cuyo Trouble Man de este último acompañó al final de El Soldado de Invierno), sin dejar de lado el O-O-Oh Child de The Five Stairsteps del estupendo golpe final de Star-Lord, el Cherry Bomb de The Runaways acompañando al contraataque de nuestros héroes o el I want you back de Jackson Five de la enternecedora primera escena tras los créditos. No es extraño los puestos que ha alcanzado en la lista de ventas musicales. Una banda sonora que conecta a Star Lord con el público. Estupendo. Solo por esto queremos una secuela para un Awesome Mix 2.

Los antihéroes de Marvel. Fuente.

Homenajes y guiños


Todas las películas de Marvel tienen sus consabidos easter egg que hacen la delicia de los fans para Carlos J. Eguren, mientras que para Pedro de Mercader hacen que la película no logre identidad propia y se quede en un desfile de guiños para los fans. Sin ir muy lejos, desde el principio, parece que vemos el esqueleto de un camarada de Bill Rayos Beta en Morag y tenemos el cameo de Stan Lee (aquí tirando los tejos) durante la presentación de Xandar mientras seguimos a Groot y Mapache Cohete. A esto se suma el leitmotiv que parecen seguir estas películas con las Gemas del Infinito, por fin explicadas hasta cierto punto (hay que mantener el misterio).

En la estancia del Coleccionista incluso parece que vemos el capullo de donde pudo emerger o emergerá Warlock (y que atisbamos en El Mundo Oscuro), un elfo oscuro, un chitauri, Cosmo el perro astronauta y uno de los gusanos de Slither (una película anterior de Gunn). Si seguimos otras películas de Gunn, también tenemos la voz de Nathan Fillion para el alienígena azul que ataca a Quill en prisión. No obviemos algunos guiños a los ´80, desde las pegatinas de Alf a la aparición del muñeco troll, la leyenda de Footlose (genial el guiño a Kevin Bacon, que trabajó con James Gunn en Super) o el nombre de la nave que proviene del apellido de la actriz Alissa Milano (Quill era un fan ochentero de esta mujer, grande James Gunn).

Peter Quill, el legendario Star Lord. Fuente.
En los créditos también aparecen diversos creadores de Marvel a los que se da las gracias, entre ellos el padre cósmico de Marvel (con el permiso de Jack Kirby) Jim Starlin o el creador de Mapache Cohete: Bill Mantlo que, tras años en coma, ha despertado tras el atropello que sufrió hace más de dos décadas y al que Marvel le dio una copia de la película para que pudiese verla.

SPOILER. La escena tras los créditos es una secuencia divertida en consonancia a la vista en Iron Man 3 aparentemente, más allá de lo trascendente del bonus track de El Soldado de Invierno. Aparentemente, para Carlos J. Eguren. Cualquier seguidor del cine de superhéroes se dará cuenta de a qué ha jugado Marvel a la hora de insertar a El Pato Howard en el film. Si la primera adaptación marvelita de presupuesto fue la olvidada y denostada: El Pato Howard, que demostró que George Lucas no era infalible, ahora que Marvel disfruta de un trono en el mundo de las adaptaciones retoma al personaje de Howard el Pato (voz de Seth Green) no solo como una gracieta sino como una reivindicación: no nos avergonzamos de nuestro pasado, no se vuelve intocable. Mientras que Green Lantern parece olvidado tras su fracaso en DC y Nolan nunca haría un guiño a los fracasos de Joel Schumacher, Marvel en cambio recuerda su pasado y lo devuelve a un presente infinitamente prometedor. FIN DEL SPOILER.

Los héroes regresarán en Guardianes de la Galaxia Volumen 2. Fuente.

Para Pedro de Mercader, concluyendo, Guardianes de la Galaxia es un ejemplo de película de presentación, con una buena realización por parte de Gunn, pero que no termina de explotar todo el potencial ni ha terminado siendo todo lo macarra que podría haber sido, ya que debe ser una película que cumpla en taquilla tras una gran inversión. Sin embargo, y tras el éxito de esta primera parte, los Guardianes de la Galaxia volverán. Esperemos que lo hagan para quedarse y que Gunn pueda contar algo que sea realmente memorable.

Para Carlos J. Eguren, Guardianes de la Galaxia es todo lo que promete y más. Para empezar, es aire fresco para el Universo Marvel y un entretenido origen que consigue extender el UMC. Tenemos a nuevos y carismáticos personajes que prometen seguir desarrollándose en una secuela que podría colocar sobre la mesa el escenario para el enfrentamiento entre Los Vengadores y Thanos en la tercera parte de los Héroes Más Poderosos de la Tierra, donde Peter Quill y compañía podrían tener mucho que decir. Lejos de esto, lo más importante es que James Gunn ha conseguido conectar con un público deseoso de soñar con otros mundos y lo ha logrado gracias a un estupendo reparto, una buena historia, una excelente banda sonora y unos estupendos efectos especiales. ¿Somos Groot? Sí, pero también cada uno de nosotros somos también los Guardianes de la Galaxia.

Los Guardianes de la Galaxia concluye con un “Los Guardianes de la Galaxia regresarán”. Los espectadores solo podemos esperar que así sea.

Los nuevos héroes, los Guardianes de la Galaxia. Fuente.

8 comentarios:

  1. Una buena idea la de volver a postear reseñas.
    No le di importancia en su momento a esta película, por no ser exactamente del género de superheroes. Los personajes no tiene doble identidad, ni novias periodistas, aunque sí pasados trágicos. Y no eran más que unos personajes que aparecieron en un capítulo de Vengadores Los heroes más poderosos de la Tierra. Donde fueron definidos como los Vengadores del espacio.
    Y fue toda una sorpresa, las razones por la que había dejado de lado esta película, eran las que la hacían original e interesante. Como el que los personajes pensaran en sus beneficios y en sus venganzas personales era un desafío argumental para plantearlos como heroes, arriesgandose para salvar a la galaxia, ayudando al mismo cuerpo que los había detenido.
    Interesante el planteo que hace Peter Quill, definiendolos como perdedores, en el sentido de lo que han perdido. Destacado el tamden de Rocket y Groot. Como la rivalidad de Gamora y Nebula, quienes comparten el odio por Thanos. Villano enamorado de la muerte, que es traicionado por Ronan el Acusador. Que demuestra ser el villano que la historia necesitaba.

    Estuve viendo algún comic, donde se muestra la base, en la cabeza de un Celestial. Donde se destaca el heroismo de Gamora, cuya piel queda quemada por salvar a los demás. Un drama para una mujer verde, que luce su belleza en ropa reducida. Y la importancia de perro Cosmo, con su inteligencia y sus poderes mentales, como jefe de seguridad.

    Interesante reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy creo que ya termino este tema de recuperar las reseñas con motivo de Civil War al colgar la de Ant-Man. Ahora solo faltaría ir al cine el viernes y postear el sábado la crítica de Civil War :D A ver si hay suerte y puedo hacerlo.

      Creo que si algo ha demostrado Marvel es que es capaz de hacer que personajes poco conocidos sean geniales en la gran pantalla y se conviertan en superestrellas. Espero que los Guardianes sigan con su buena racha en el regreso a la gran pantalla que está previsto para el próximo año.

      En este punto, creo que todos los espectadores tenemos que confiar en Marvel y tener la mente abierta para los films que nos están presentando.

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Hola Carlos un gusto seguirte, saludos desde Argentina, te sigo por aca y por youtube, saludos buena semana !

    http://buscandotelibro.blogspot.com.ar/

    Kosmisch

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kosmisch, ¡igualmente! ¡Genial poder leerte a ti también! Muchísimas gracias por seguirme y que todo te vaya genial esta semana.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Luis (a través de RRSS)27 de abril de 2016, 8:29

    Había incertidumbre con respecto a esta peli y lo cierto es que para mi y creo que para muchos fue una gran sorpresa y acabó asimismo siendo una alegría. Supe que me iba a gustar mucho la peli desde el momento que vi a Quill bailar al ritmo de "Come and get your love". No sé yo si me atrevo a decir que es la mejor de Marvel pero es la peli de superhéroes -Marvel o no-Marvel- más divertida que he visto hasta la fecha y es una que puedo volver a verla varias veces sin cansarme sobre todo cuando quiero pasar un rato divertido viendo una peli. Hay un poco de todo en ella, muchos elementos positivos. En resumen, entretenimiento a tope.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como a ti, a muchos nos cogió de sorpresa, aunque desde los primeros tráilers yo sentí que podía ser algo diferente... Y la película me encantó. La vi tres veces en el cine y la he visto no sé cuántas veces en mi casa. Es mi favorita, la que encaja más conmigo, aunque todas me gusten. Espero que James Gunn sepa cómo continuarla, porque para mí, lo que hizo con estos personajes ha merecido y mucho la pena. :D Gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Bustin (a través de RRSS)27 de abril de 2016, 20:56

    Que chulada de peli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el volumen 2 sea igual de buena o, incluso, la supere. A ver, a ver... :D

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.