lunes, 1 de febrero de 2016

The Magicians, una mágica sorpresa

The-Magicians-tv-series
The Magicians, una serie a tener en cuenta. Fuente.
Debo confesar que veo los pilotos de muchas series sin esperar absolutamente nada de ellas. Es preferible a ir ilusionado, gracias a los comentarios positivos, como me pasó con Las Crónicas de Shannara (le di un episodio más y no mejoró para mí), y llevarme un soberano chasco.

Esta actitud no sé si es la más conveniente, pero es la que permite que series como Legends of Tomorrow me alegren el día… Y la que me deja llevarme estupendas sorpresas, como la serie que ocupa este post: The Magicians. 


El cinismo al ver series 


Si alguien me hubiera dicho hace unas semanas que iba a estar enganchado a una serie Syfy sobre una universidad de magos, me hubiera quedado un poco mosca por el tema de que fuera de Syfy, que no es una de esas cadenas que ofrezcan series que me hayan vuelto loco… No obstante, el concepto de universidad y magos siempre me ha llamado. 

Aún con la reciente Jonathan Strange y Míster Norrell, con decepciones terribles como Shadowhunters y tras ver algunos tráilers en su día, recordé The Magicians y decidí verla con mi pareja, que es la que aguanta este tipo de experimentos conmigo y motivo por el que deben estar a punto de darle un Nobel (si mi madre me dice que me van a dar un Nobel a mí por mi barba, a mi novia también se lo pueden dar por soportarme, ¿vale? Vale).

Para ponernos en situación: en la mayoría de los casos, empezamos a criticar desde los primeros minutos que vamos viendo: ambientación cutre, actuaciones penosas, diálogos infumables… 

Pero en el caso de The Magicians, esperamos. 

Y esperamos...

Y estaba preparado para criticar, iba con el puñal en los dientes como un pirata, la escudriñaba con los ojos entrecerrados, como aquel hobbit que miraba mal a Gandalf en La Comunidad del Anillo. Estaba exactamente igual. 

Pero los minutos del episodio piloto de The Magicians iban pasando, uno tras otro, y no encontraba nada que me disgustase, sino que al final tenía que reconocer algo terrible: estaba enganchado. [Insertar música de terror... Chan, chan, CHAN... Gracias]. 

Lev Grossman, el autor del libro. Fuente.

Magia y algo más 


¿Y esto de qué va?, os estaréis preguntando... The Magicians cuenta la historia de Quentin, un chaval que no sabe qué hacer con su vida, está enamorado de Julia (su mejor amiga y novia de su mejor amigo, James... Ups) y vive obsesionado con los libros infantiles sobre Fillory and Further, una especie de aventura para niños con un mundo tipo Las Crónicas de Narnia. Aparte de eso, Q hace magia... Bueno, no magia sofisticada tipo Dumbledore o Constantine, solo trucos con monedas y cartas, pero son algo… Hasta que un día, como suele ocurrir en las aventuras, termina ante la llamada del héroe y acaba en un misterioso examen (sí, yo también odio los exámenes), donde las preguntas, muy ilógicas, cambian (mejor aún), pero no está solo, entre los alumnos también está Julia

Sorprendentemente, Q pasa el examen, además de una prueba de nivel y entra en Brakebills, una universidad para magos donde pueden hacer evolucionar todo tu potencial mágico, ya sea para el bien del mundo o para intentar conquistar el planeta... Y ¿por qué no? Amplitud de miras… Tiene más salida que la universidad tradicional. 

Sin embargo, Julia no pasa la prueba y le van a borrar la memoria para que no recuerde nada de la escuela. No obstante, ella no está dispuesta a olvidar, pese a que al inicio del capítulo le echaba la bronca a Q por no ser maduro y creer en la magia. Suele pasar, dentro de cada cínico hay un romántico con el corazón roto.

Y rápidamente, el mundo mágico empieza a moverse en torno a una serie de misterios que advierten de que un viejo monstruo está regresando: la Bestia

Q y sus trucos Fuente.

Personajes y misterios 


The Magicians está basada en los libros del escritor Lev Grossman, que, visto lo visto entre sus lectores en Goodreads, son obras que te encantan o las odias profundamente.

Así que me gustaba el reto: la magia en un mundo oscuro y realista (con sexo, asesinatos, drogas…) es un concepto que me encanta y en el que intento profundizar en la escritura de M is for Magic, así que ha sido un placer descubrir cómo los creadores de la serie han movido estas formas a lo largo del metraje. 

Magia, secretos, monstruos, rituales, clases… The Magicians contiene ese cúmulo de temas que, como sabréis, me encantan, no solo leer o escribir, sino también ver, de modo que era inevitable que me sintiese atraído. Si bien he de reconocer que, por ejemplo, ha habido películas como El aprendiz de brujo con estos temas que me han decepcionado (o me han enfadado) al ver cómo tomaban elementos muy buenos y no los sabían aprovechar. Sin embargo, no es el caso de esta serie. 

Y si bien los elementos están ahí para el que los quiera, lo importante son también los personajes, desde el retraído Quentin Coldwater y la obsesionada Julia pasando por la sabihonda Alice, la lunática Kady, el violento Penny, la superficial Margo o el oscarwildiano (me acabo de inventar una palabra, creo), Eliot. Todos ellos tienen una historia que contar y eso me complace, porque en el fondo son humanos que, aunque tengan poderes, tienen miedos: estar solos, abandonados, sin esperanzas, poseyendo oscuros secretos... Esa parte, la humanidad, es lo que me encanta de las historias y la hace empática para cada uno de nosotros.

Magicians-tv
El reparto de The Magicians. Fuente.

Y como detalle estúpido, los personajes parecen dibujados por el dibujante Jaimie McKelvie, que acompañaba a Kieron Gillen en sus Jóvenes Vengadores y en la divertida The Wicked + The Divine (de la que espero hablaros muy pronto).

Miss América Chávez y debajo su hermana secreta, KadyFuente.
Kady, la chica de la derecha. Fuente.

Confieso que puede que la serie no sea perfecta y tenga algunos temas o una puesta en escena que no convenza a muchos que pensarán que esto es el Tower Prep de Paul Dini (que tampoco estaba del todo mal), pero vaya, hay que dar una oportunidad a todo. Yo lo he hecho y no me arrepiento.

¿Conclusión? Ahora estoy buscando como loco el libro de Lev Grossman a la vez que la voz sensata de mi mente, que tiene un poco la voz del doblador español de Robert De Niro, me dice: “Carlos, chico, no compres más libros de los que puedas leer… Tienes una inmensa pila que aún tienes que devorar esperando en el estudio… ¿Entendido, muchacho?”. Luego una voz estilo Florence Welch me añade suavemente: “¿Has probado a mirar si está en la biblioteca?”. Y un servidor suspira mientras las voces de mi cabeza discuten sobre si arruinarme o no. 

En fin, ¿aún podré hacer el examen para ir a esta universidad de magos? ¿O ya habré ido y ni me acuerdo? Ay… 

Q, el protagonista de la serie. Fuente.

No es Harry Potter 


Una cosa antes de terminar: en Internet, se lee mucho que The Magicians es una especie de Harry Potter para adultos, con drogas, alcohol y todas esas cosas que supuestamente hacen a algo adulto (se ve qué amplias son las miras)...

Puede que el propio George R.R. Martin tenga la culpa al haber descrito el libro de Lev Grossman como whisky en comparación con el té inglés que sería Harry Potter...

Puede que la culpa sea de todos nosotros porque nos dicen escuela de magia y solo pensamos en Harry Potter cuando esta idea ya ha estado presente en ese caos cultural que es el ser humano... P

uede que también sea la culpa del marketing de la serie, que no para de compartir en Internet reportajes donde se compara The Magicians con Harry Potter

Pero, bueno, creedme si os digo que, si veis la serie con la mente abierta, la podéis disfrutar.

El monstruo estilo Gaiman. Fuente.
Hay muchos guiños durante la serie (sobre todo a Las Crónicas de Narnia), aunque también hay homenajes a los mutantes de X-Men, sin dejar de lado esa Bestia que nos recuerda a los villanos de The Sandman, como el Corintio, o lo mejor: la smiley. Si recordáis Watchmen, la “sonrisita” es una de esas imágenes usadas como leitmotiv de la propia obra. En The Magicians aparece varias veces y, no es por ponerme tiquismiquis, pero si luego buscas más información sobre el autor de los libros Lev Grossman (que de algo me sonaba) descubrí que había sido el periodista que incluyó Watchmen entre las mejores novelas del siglo XX con lo cual el guiño no parece tan gratuito y más de la manera escalofriante en la que aparece.

Preparar bebidas también es magia. Fuente.

El horizonte de The Magicians 


Por ahora solo he visto los primeros episodios de The Magicians (odio que esto no sea Netflix y no pueda hacerme un binge). Hay que ser cautos: la serie puede que se tuerza y desfallezca (recuerdo lo emocionado que estuve con el comienzo de Penny Dreadful y lo desalentado que me sentí al concluir la primera temporada), pero en serio, ya sea por pasarlo bien con una serie o por sorprenderse, The Magicians es una buena opción. 

Debo reconocer que me produce algo de pena que la serie esté pasando tan desapercibida, pero bueno, al menos escribiendo este post puede que alguien le dé una oportunidad y pueda descubrir este submundo que se esconde dentro del nuestro. Además, me ha recordado algo muy valioso: el darle una oportunidad a las cosas buenas, incluso cuando no esperas nada de ellas.
P.D.: Si queréis hacer el examen para entrar en la escuela mágica, os animo a pinchar este enlace de su currada web: http://www.brakebillsu.com/

6 comentarios:

  1. Aya (a través de RRSS)1 de febrero de 2016, 10:43

    ¡Convencida! Ahora mismo veo el piloto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están los dos primeros disponibles, yo me los vi del tirón (creo que esta noche sale el tercero), espero que te guste (de lo contrario, culpa mía jeje :D)

      Eliminar
  2. Un personaje que practica la magia como ilusionismo para luego entrar en un lugar donde se aprende magia de verdad, es una idea interesante. Que la chica que le gusta lo acusa de inmaduro por creer en la magia y resulte que él pasa la prueba, es otra buena idea. Tal vez sea realmente inmaduro, por eso pasa la prueba, ser inmaduro ayuda a ser creativo. Que la chica no pase la prueba, con todas las complicaciones que puede traer, que se rebele a que le borren la memoria, otra buena idea. Tres buenas ideas son para tener en cuenta.
    Y que se parezca a Harry Potter significa que algunas ideas, algunas historias, que se repiten, que están en nosotros.
    Tanto que Harry Potter fue comparado con Timothy Hunter, personaje de Neil Gaiman que seguro conocés más que yo.

    Lo que no sé si puedo ver otra serie, estando enganchado a The Flash, Arrow, Legend of tomorrow, X-Files. Y series que están de vacaciones como Games of thrones y Once upon on time.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve, echa un vistazo al primer capítulo. Como tú dices, tiene cosas buenas. Luego puedes venir y quejarte si te has enganchado por culpa de este post y no tienes tiempo para más series xD

      Sobre Hunter, si vale añadirlo, Gaiman se lo tomó bastante en broma y dijo que simplemente hay elementos dentro de un gran estofado cultural y que no es raro que los escritores encuentren algunos que les gustan que son comunes a otros ya elegidos sin saber nada de que existían. Es decir, él no dijo nada de plagio y se entiende. Hogwarts ni Harry Potter serán los primeros ni los últimos colegios y niños hechiceros del mundo.

      Cuando yo también me pongo a pensar en la cantidad de series que quiero seguir o ver, me planteo mi tiempo y muchas cosas... Peor sería que no se hicieran series tan buenas, pero vaya, mi truco es huir de los spoilers e intentar verlas cuando están acabadas las temporadas para así verme los capítulos de golpe y no ir semana a semana con un enganche que no es ni normal.

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar
  3. Ya sabes que a mí me convenciste enseguida ;)
    Mañana ya podremos ver el capítulo tres, ¡qué ganas! Esperemos que siga manteniendo el nivel.
    Ay... el Corintio, es que esos guiños me dan buenas vibraciones.

    Yo también le di una oportunidad a la serie de Shadowhunters... puff está muy mal hecha, malos actores, malos diálogos, el argumento no está bien planteado y encima los efectos especiales son un desastre. Y créeme esto último suelo pasarlo por alto si el guión y los actores responden... pero es que... la película estaba mucho mejor... y eso que no me convenció. En fin, creo que lo único que nos queda será leer los libros si de verdad queremos conocer el universo de Cassandra Clare.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve, Ana, ya ha aparecido el capítulo y ya están los subtítulos. Espero verlo esta noche, pero conociéndome, puede que acabe viéndolo antes y me quede sin nada que ver esta noche jejeje

      Por ahora, lo que tú dices, esos guiños o cosas que nos hacen recordar a otras cosas del mundillo y que nos transmiten tantas buenas vibraciones realzan el resultado de esta serie.

      En cuanto a Shadowhunters, la estoy viendo con mi pareja porque ella se leyó los libros y porque yo en el fondo soy un ñoño que, mientras que hayan monstruos y adolescentes, debo verlo y... Creo que sí, a Cassandra Clare tendremos que descubrirla por los libros, porque me temo que en este caso, tampoco está siendo una adaptación que valga la pena, más que nada porque no es divertida como debería ser, con un estilo algo más tipo Buffy Cazavampiros: sabiendo cuando debe tomarse en serio y cuando no.

      Muchísimas gracias por tu comentario, hablaremos pronto del tercer capítulo jeje :D

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...