lunes, 25 de enero de 2016

Star Wars por ¿William Shakespeare?

"Ser o no ser un Jedi, esa es la cuestión". Fuente.
Sé que debería salir más a la calle, pero entre que me convierto en un animal de costumbres con rapidez y no me gusta en demasía transitar por la nada esperando algo, puedo decir que divago por el mundo mucho menos de lo que lo hago por mi mente... Pero, a veces, veo cosas que revientan mi masa gris y tengo que escribir sobre ellas aunque sea para calentar los dedos antes de escribir de otras cosas. 

Tengo la aborrecible costumbre de, si entro en un centro comercial, acabar deambulando por la zona de las películas, libros, discos… No, parece que no he escarmentado tras estar los dos últimos meses trabajando en una tienda que se dedicaba a estas cosas o tras todas las noches tener mi dosis en vena de serie/película y libro. Da igual, es mi costumbre, nadie me la quita y me da para rellenar este post. Os sigo contando...

El Mercader de Hutt, why not? Fuente.
La semana pasada estaba en una de esas vueltas, criticando las películas que veía a la venta (¿cómo pueden tener eso? ¿Cómo pueden haber hecho tres partes más de esta película tan mala?...) y despotricando sobre los libros más vendidos, que se han convertido en terribles consoladores emocionales para una generación devastada, incapaz de leer más de trescientas páginas si no se incluye una banal escena sexual escrita por un mojigato al que ponerle una portada negra con algún detalle sadomasoquista.

Fue entonces cuando me topé con los libros en inglés. 

Una de las cosas que me gusta de deambular es toparme con las ediciones originales de los libros. Por un lado, porque siempre me gusta ver esas otras ediciones (a veces un poco penosillas), en otra ocasiones, bastante buenas, y también porque veo los precios y me hace pensar en cuánto se incrementa por estos lares una obra extranjera por el hecho del traductor, la editorial, los derechos o porque sí. 
¿Por qué no apagasteis el horno, malditos? Fuente.
Excavando en ese maremágnum, mi pareja y yo nos encontramos con unas llamativas portadas con dibujos de estilo clásico, casi grabados, pero que mostraban a los personajes de Star Wars. Y así descubrí, la versión de Star Wars según William Shakespeare

Aaaaah… 

No creo que mediante ouija o algún sistema similar hayamos contado con una versión del propio Shakespeare basándose en las películas de Star Wars (aunque estaría divertido resucitar a Shakespeare y ponerle a ver Star Wars, ¿por qué no? Cosas más estúpidas suelen hacerse, mirad los realities shows, por ejemplo). Y eso suponiendo que Shakespeare fuera el que escribía sus obras de teatro (que muchas teorías hay), pero vaya, este producto entre lo kitsch y la rareza absoluta merecía este post. 

Ya fuese por compartir sus fantásticas portadas… 

Magistrales. Fuente.
O por contar que el auténtico escritor es un señor llamado Ian Doescher que se merece mi respeto por la tarea de coger unos emblemas culturales como Star Wars y convertirlos directamente en unas obras teatrales del estilo Shakespeare y el inglés más clásico. 

Los cazadores de recompensas y los robots
tenían una tecnología interesante para la época. Fuente.

O por decir, qué "valor" tiene la editorial al publicar estas cosas y qué simpática es Lucasfilm y compañía permitiendo este tipo de material, que permite engrosar sus cuentas bancarias.

O por reconocer que Star Wars está tan viva que sigue fascinando a autores como yo, que nos hemos criado bajo el visionado de estas películas. 

No sé qué pensaría Shakespeare de Star Wars (aunque bien sabemos que él tomó muchas obras clásicas e hizo sus famosos remakes), pero sí podemos ver que muchos de los temas de los autores clásicos siguen presentes en este tipo de obras. Y antes de hacer analogías, no hay que mirar muy lejos y fijarse en Juego de Tronos y cómo usa la tragedia. No importa.

Al final, todos vivimos en esa galaxia muy, muy lejana, donde Shakespeare, sus temas y sus dramas nos siguen tocando, aunque sea bajo la forma de la extravagancia que justifica, de vez en cuando, salir de casa, ¿por qué no?

4 comentarios:

  1. Hola. Yo también soy de esos que deambula por los centros comerciales como un zombi sinn su horda. Estos libros no he tenido la oportunidad de tenerlos en las manos, pero he de decir que hace un tiempo que les eché el ojo en booky...Y bueno de momento me estoy resistiendo, pero siendo fan como soy de la saga acabaré cayendo. Muy bueno tu reportaje ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Star Wars es lo que tiene para los que somos muy fans: acabamos pecando incluso con las cosas menos sustanciales. El gran ejemplo sería aquella caja de figuras que salió vacía en su día, cuando se estrenó creo la primera película, y servía de seguro para recibir las figuras cuando estuvieran fabricadas.

      Sea como sea, yo tuve la suerte de encontrarme con estas ediciones en un centro comercial de aquí, en Tenerife, así que seguro que ha llegado a muchos sitios más. Y sí, este párrafo se puede leer como una forma de inducirte a que te hagas con ellos y los leas jejeje

      Muchas gracias por tu comentario y me sumo a tu blog. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. ¡Qué pasada! ¡Menudas portadas!
    No he leído ni una sola línea de los libros, pero solo con ver esas maravillosas portadas y lo que cuentas me interesa mucho. Qué afortunada combinación, Shakespeare fue el primer autor de teatro que leí y me enamoró con Hamlet. Yo también he leído varias teorías acerca de la posible autoría de su obra, son muchos los que postulan que quizá lo que hizo fue plasmar con buena fortuna la tradición de entorno o... puede que incluso el trabajo de otros. Prefiero que esto último no sea cierto, porque sus mundos me hacen soñar.

    Un abrazo desde el centro del sueño :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que estas obras no han sido traducidas al español (aunque tampoco estoy demasiado seguro, así que no me hagas demasiado caso). En cualquier caso, puede que perdiese algo de gracia al perder el inglés antiguo que utiliza incluso en las portadas. Sea como sea, una saga bastante especial.

      Y sí, Shakespeare siempre será un enigma, aunque haya otros que lo sean incluso más, como Homero o cualquier autor anónimo de algunas célebres obras. Puedes quedarte siempre con la teoría con la que me suelo quedar yo y es con la de Sandman sobre Shakespeare: un señor que recibe un trato del Sueño para escribir ficción. ¿No es lo que hacemos todos los escritores al final? :)

      Muchas gracias por tu comentario, un placer leerte.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...