jueves, 31 de diciembre de 2015

Adiós 2015, hola 2016

Fuente.
Tras el impresionante éxito de mi playlist de 2015, es hora de volver a ponerse a hacer repaso del año o, lo que es más útil, saber hasta dónde hemos llegado para poder seguir adelante. Es como escribir una novela. Si nunca terminas nada de lo que escribes, corres el grave riesgo de que, al empezar otra historia, sigas con los mismos temas, los mismos personajes y los mismos elementos de la novela inacabada, haciendo un profundo ciclo, un pozo, del que es difícil salir; al menos, eso me ha pasado a mí. En cambio, cuando terminamos una novela, sabemos qué tipo de personajes hemos usado, de qué temas hemos hablado, qué enfoques hemos utilizado... Y, de la misma manera, podemos aplicárselo a los años: ocurren cosas, realizamos tareas, damos hechos por terminados, evolucionamos y debemos repasarlo un poco para saber cómo seguir. O esto es todo una mera excusa para hacer una presentación sobre las obras que he escrito, lo que he leído, visto y un poco de todo lo que he hecho.

Obras que he escrito


Si bien este año he escrito algún relato (he vuelto a escribir a Maverick en el que puede ser uno de los relatos más complicados de escribir que he tenido hasta la fecha) y he vuelto a tocar algunos microrrelatos que he compartido en el blog como antaño, la verdad es que si algo he hecho este 2015 ha sido terminar dos novelas.


Hollow Hallows comenzó a escribirse en 2014 y, en un mundo ideal donde pudiera ser el escritor matapáginas que sueño. hubiera terminado esa novela ese mismo año. Sin embargo, no fue así. Y por diversos motivos, me vi escribiendo esta historia hasta este verano, cuando dije: "un capítulo al día. Sin excusas. Cueste lo que cueste". Y así estuve bastante tiempo y, pese a una pausa por motivos de escritura de otra historia, conseguí concluir Hollow Hallows, corregirla y prepararlo todo para su venta en Amazon

De ahí, poder presentarla en mi antiguo instituto, que fue un auténtico placer porque volver para contar una historia es siempre una forma de quedar en paz con los demás y con uno mismo.


No obstante, debería darle las gracias a Elsbeth, sin cuya inestimable ayuda en esto (y en todo), Hollow Hallows no hubiese visto la luz en ningún momento. 

También me veo obligado a daros las gracias a todos vosotros por haber confiado en mí y haber querido descubrir la música de la noche que encoge Hollow Hallows. Gracias.



(Os recuerdo, a ver si cuela, que podéis adquirir Hollow Hallows tanto en formato físico como digital a través de Amazon).

Y os mencioné que hice una pausa escribiendo Hollow Hallows para escribir otra novela y se trata de ese proyecto que título en clave como Las Chicas Steampunk. Una editorial pidió novelas de fantasía urbana y Elsbeth me animó a que retomase alguna de las que empecé en su día. Me animó tanto como para animarme a mí mismo a finalizar la escritura de esa novela que dejé pendiente, corregirla y reescribir varias partes en un auténtico maratón de escritura para cumplir con las fechas. 

Recuerdo que, a veces, resultó arduo, pero siempre me ha gustado contar historias y, armado de Florence + The Machine y otras fantásticas composiciones (mucha banda sonora, entre ellas la de Doctor Who), conseguí terminar esa historia a la que le tengo mucho cariño. 


Fue toda una experiencia tener que escribir, corregir y hacer con el tiempo contado. No había tiempo para detenerse (ni para distraerse), solo para escribir y crear una novela que superó mis propias expectativas: esperaba una aventurilla de fantasía urbana cortita y al final ha resultado ser parte del valioso esqueleto del Multiverso donde forjo todas mis historias, que considero que transcurren en un mismo mundo (culpa de Terry Pratchett, el Universo Marvel, Stephen King y demás). 


Aprendí muchísimo de todo este desafío y comprendí una cosa: lo importante que es terminar las novelas, de ahí que en estos momentos quiera terminar todo lo que empiece para no quedarme por el camino de los que dicen que escriben y nunca escriben. Ahora espero con toda mi alma (o en trocitos divididos en horrocruxes), que Las Chicas Steampunk (bajo su auténtico título) pueda ver la luz a lo largo de este año. Ojalá.
Fuente.
¿Y qué más estoy escribiendo? Pues llevo casi treinta páginas (o tal vez más, si no recuerdo) de la escaleta (resumen de lo que va a pasar) de M is for Magic, una novela de la que os he hablado brevemente y que me temo que va camino de convertirse en una obra en dos partes, una trilogía o una saga. O algo así. En serio, quería escribir algo pequeñito, pero siempre se me va de las manos y he ido añadiendo elementos y elementos... Y al final creo que voy a tener un monstruo que ordenar y convertir en algo que se pueda leer. 

Ha habido otros desafíos en cuanto a M is for Magic, pero quizás deba hablaros de eso en otro post para no ponerme cansino y hacer más largo este post. Bueno, puede que sea eso lo que finalmente haga pronto, ¿qué os parece? Quizás sirva para ordenar mis ideas (cada uno vive de sus sueños, ¿no?).

Fuente.

Mi canal de Youtube


Me llegáis a decir hace un año que en este 2015 iba a inaugurar un canal de Youtube y hubiese llamado a Arkham para que os encerrasen. ¿Yo, una bestia asocial, un canal de Youtube? Quizás, precisamente por eso. Aquí está mi canal.

Considero que Youtube es la mayor televisión de todos los tiempos y que ha roto muchos paradigmas. Muchos artistas como Neil Gaiman piensan que, hoy, los artistas debemos romper cualquier regla, forjar las nuestras y hacer todo lo que sea posible con estas nuevas herramientas para hacernos escuchar y hacer algo con nuestro arte. Ese siempre ha sido mi objetivo.

Y si bien he estado un poco apartado de esta plataforma en los últimos meses, pienso volver a lo largo de 2016 para poder hablar de todas las cosas que me gustan. Al menos, eso es lo que pretendo. ¡Espero contar con vosotros, monstruos!


Libros y cómics que he leído en 2015.


Hora de hablar de las cosas de las que he disfrutado este año en cuanto a libros y tebeos. En cuanto a lecturas, he superado mi meta en Goodreads de leerme cincuenta libros o cómics (la verdad es que este año bajé el listón disponiéndome a disfrutar más de lo que leía y no me arrepiento). He llegado a los setenta y nueve, que no es una mala cifra desde mi punto de vista de lector y escritor a paso de tortuga.

Mis libros y cómics favoritos de este año son los siguientes:

Para empezar, El arte de Neil Gaiman un repaso muy completo por la obra del creador de The Sandman que, como sabéis, me ha enloquecido y mucho este año. En la web cultural donde colaboramos, Pedro de Mercader (mi compañero de batalla) y yo hicimos una reseña hablando de un libro imprescindible para todos los gaimaniacos, que cada vez somos más.
Fuente.
Siguiendo con la obra de Gaiman, este 2015 disfruté de la fantástica obra La joven durmiente y el huso, un cuento de Gaiman que cuenta con las fantásticas ilustraciones de Chris Riddell. Gaiman hace un crossover entre dos cuentos clásicos y nos narra algo nuevo como solo él sabe. Os hablé más de ella por aquí.
Fuente.

Y como no hay dos sin tres, también me leí el compendio de relatos de Objetos frágiles, también firmado por Gaiman, donde hay algunos cuentos que, aparte de inspiradores, son puramente fantásticos en todos los sentidos. Una obra un poco desconocida que merece la pena ser descubierta.



Y como con tres no era suficiente para que se me considerase un acosador en potencia, también descubrí El cementerio sin lápidas y otras historias negras, que incluye algunos relatos fabulosos en más de un sentido y que en inglés se titula M is for Magic, inspirado por una obra de Ray Bradbury. Eso dio pie a que mi nueva historia tenga como nombre en clave ese M is for Magic. Mis cosas, ya sabéis.
Y ya que hablo de Gaiman, que me adoptó este año, también debo hablar de su esposa, la artista Amanda Palmer, que nos entregó el valioso libro El arte de pedir, del cual llevo editando desde hace unos días su reseña y que espero que muy pronto vea la luz, porque es uno de esos libros que te enseñan muchas cosas valiosas si eres artista. En serio.
Este año, aparte de para acosar a Gaiman y Palmer, también sirvió para reencontrarme con mi añorado Stephen King en el segundo volumen de Las Cuatro Estaciones, que contiene dos de mis obras favoritas del rey del terror. Os hablé largo y tendido de El cuerpo, un relato largo (o novela corta) que merece la pena ser descubierto. Creedme.
La adaptación cinematográfica de El cuerpo. Fuente.
Y en este 2015 también pude leer tres clásicos, aunque uno de ellos fue redescubrirlo. En su día, en las clases de tercero de educación secundaria, leía mucho a Bécquer y volver a leer sus leyendas ahora ha sido tan genial que incluso le dediqué un post por Halloween. Aparte, y siguiendo la temática fantástica, me leí El extraño caso del doctor Jekyll y Míster Hyde, que llevaba mucho tiempo esperándome. Y acabé también leyendo El hombre que fue jueves, que incluye uno de los finales más sobresalientes y extraños que he leído, además de una de la sinopsis más atractivas que han llegado a mis manos.

Fuente.
Pero oh, 2015 no podría darlo por zanjado en cuanto a libros si no os nombrase la saga que me ha gustado tanto como para devorar de golpe sus cinco primeros libros y me refiero a, nada más y nada menos, que Skulduggery Pleasant. Aunque ya he dedicado varios post para dejaros algunas de sus citas o para hablaros de Derek Landy, creo que no estaría en lo correcto añadirlo aquí y decir todo lo que ha significado para mí. Comencé a leer esta obra por curiosidad durante un momento bastante triste de mi vida, pero en esas páginas llenas de monstruos y magia siempre encontré consuelo para seguir escribiendo y eso es algo que siempre le agradeceré a Valquiria Caín, Skulduggery Pleasant y compañía. Si aún no habéis probado esta saga, que sepáis que os estáis perdiendo una fantástica aventura que espera siempre para ser descubierta. EN SERIO.
Fuente.
En cuanto a cómics, he leído menos que el año pasado y destacaría dos obras que me han devuelto la fe en este medio. Por un lado está el Sandman: Obertura (denuncia por acoso a Neil Gaiman, aquí te espero), que tiene algunas de las ilustraciones más mágicas con las que me he topado en un cómic y rebosa de alocadas ideas que hacen volar tu mente, y, por otro lado, está el Universo Spider-Man, que me dio un pretexto para volver a escribir sobre universos alternativos y flipar con Dan Slott y compañía mientras hablaba de cada Spider-Man alternativo y la cacería que comenzaba en torno a ellos. Me encanta.

La locura del primer paso de Morfeo. Fuente.


Películas que he visto


He visto muchas menos películas que en otros años, pero al menos he podido disfrutar de algunos buenos títulos y también de algunas series como Juego de Tronos, Daredevil o Jessica Jones. Sobre la series, Juego de Tronos me ha enganchado y me ha entregado tantos buenos momentos que por fin he empezado con los libros y he profundizado en la obra de Martin como os habréis dado cuenta por los recientes post que le he dedicado. 

Y Netflix me ha hecho pensar que ahora el límite de los autores debe estar ahí. Tenemos que escribir para superar a lo mejor de Netflix y eso es un listón bastante alto, uno que no podemos obviar si queremos llegar a la altura de mi serie favorita de este año junto a Juego de Tronos: Daredevil (de la que hice una reseña junto a Pedro, aquí la podéis leer), y eso que tampoco hago ascos a Jessica Jones, que cuenta con un David Tennant fantástico como villano y que nos hace celebrar la unión de Netflix con Marvel.
Fuente.
Regresando a las películas, destacaría Mad Max, Furia en la carretera, que ha supuesto un regreso entre lo clásico y lo moderno al cine de acción de calidad, además de volver a entregarnos el futuro sucio de Max, acompañado de una fantástica dirección y música en torno al viaje del antihéroe mientras pisamos rueda.
Fuente.
Otra película que ha hecho explotar mi mente ha sido Kingsman: The Secret Service, a la que le dediqué una entrada hablando de su mala leche y de esa gracia tan particular que hace que nos lo pasemos bien con este "James Bond Ultimate".

Fuente.
Una cinta que en su día me dejó algo frío y luego me encantó cuando la vi de nuevo fue Los Vengadores: La Era de Ultrón, que tiene algunas de mis escenas favoritas del Universo Marvel cinematográfico y sí, me refiero a la escena del amigo Visión empuñando a... ¿No la habéis visto? ¡Vedla, no diré más!
Fuente.
Dentro de otro nivel estaría ese aplastamitos que es Birdman, un chiste en plano secuencia sobre ser un superhéroe o sobre ser un tío que cree que es un superhéroe que cree que es un tío. Fantástica. Y dentro de ese halo de locura estaría la poética y extraña El hombre que cayó a la Tierra, protagonizada por un David Bowie alienígena en todos los sentidos y que, pasado el tiempo, la recuerdo como una película fantástica de la que no he hablado demasiado. Y si hablo de un cantante como Bowie, puedo hablar de otro como Kurt Cobain, del que disfruté un fantástico documental: Cobain: Montage of a heck, que indaga en la figura mítica de este monstruoso artista, mezclándose con animación y música a plena potencia.

Fuente.
Y también me gustaría hablar de Inside Out, que ha sido una pequeña, nostálgica y hermosa sorpresa venida de Pixar.



Hola, 2016


Y así termina otra año marcado por los cambios y por muchas experiencias. Ahora queda mirar para delante y eso supone estar atento al año que empieza mañana.
¿Mis propósitos para 2016? Aparte de leer más, ver más y escribir más, tengo el objetivo de sobrevivir. No sé cómo será el futuro resumen de 2016. No sé ni siquiera qué deberé resumir, pero quiero seguir adelante y que las cosas mejoren. Espero que el próximo resumen de 2016 sea digno de incluir tantas cosas o más como este y que haya muchas grandes noticias que daros. La magia nos necesita.

4 comentarios:

  1. Tuviste un año muy activo como escritor, lector y espectador.
    La música te ha servido como inspiración. Y tiene mucho sentido, con Amanda y Florence como musas. Tal vez podrías incluirlas en alguna ficción, en que sean musas.

    Es notable la creatividad de Doctor Who, empezando por la idea de las regeneraciones. Curiosamente, fue un recurso inventado a partir de la mala salud del primer actor. Como sus problemas para recordar los nombres de los personajes, influyó en definir al personaje como burlón, lo que parece ser algo que retiene en las diversas regeneraciones. Y eso hace que se perdone a la serie, que nos hagan querer a algunos personajes, antes de hacerlos morir. Como hicieron en Voyage of dammed. De paso, "Yo" se me fue haciendo odiosa.

    Kigsman demostró ser la gran parodia de James Bond, criticando de paso a la demasiada seriedad las películas de Daniel Craig.

    Y vi Los Vengadores, con La Visión empuñando a....Tampoco lo voy a decir. Sí que se notó algo con La Bruja Escarlata.

    Que tengas un 2016 de lo mejor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Demiurgo, te deseo que este 2016 esté lleno de creatividad y buenas noticias para ti también.

      Estaría curioso juntar en una historia o en la realidad a Amanda Palmer y a Florence, a saber qué saldría de ese duelo de divas.

      En cuanto a Doctor Who, me ha marcado lo suficiente a lo largo de estos años para ser un terrible colgado de esta serie y eso es algo que ya no lo puedo evitar.

      Con respecto a Kingsman, como dije en su día, no me la esperaba tan buena y me gustó bastante.

      Sobre Los Vengadores, sí, creo que gana con los nuevos visionados y la Bruja y la Visión son de mis favoritos.

      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  2. Terminar una historia puede ser duro, sobre todo cuando estás empezando. Yo al principio nunca terminaba lo que escribía, hasta que un día me dije "no voy a escribir nada más hasta que termine esta historia", y lo conseguí, y era una mierda de historia, pero aprendí cosas haciéndolo.

    Yo también intento situarlo todo en un mismo mundo, pero en mi caso no sé si me ha influenciado alguna historia que me guste. Me sucede lo contrario que a ti, pienso en escribir tal historia, y aunque se me ocurran muchas ideas, luego se termina reduciendo de una forma considerable. Soy conciso, xD

    Para mí 2015 ha sido el peor año de mi vida, pero en fin, voy cuesta abajo y sin frenos desde hace tiempo y no parece que eso vaya a cambiar. Aunque he escrito más que el año pasado y eso es bueno (aunque sea muy muy poca cosa...), y parece que estoy leyendo más (pero luego resultan ser sólo rachas que tengo a veces). Queda nochevieja, y creo que va a ser una noche muy larga..., intentaré escribir para no aburrirme, pero a saber que pasa.

    Sobre youtube, tú y Gaiman estáis locos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú mismo lo has dicho, lo importante es aprender, hagamos lo que hagamos o escribamos lo que escribamos. El propio Bradbury, si mal no recuerdo, señalaba la importancia de escribir muchos relatos para una vez terminado el año, hacer balance y darse cuenta de que muchos eran salvables tras haber sufrido incontables no tan buenos.

      Supongo que estamos en la época de los universos compartidos. Por ahora, no ha habido ningún gran "crossover" en mis historias, pero sí se mencionan ciertos elementos relacionados con Maverick, Hollow Hallows y similares.

      Sobre las ideas, yo empiezo con algunas básicas y luego meto tantos personajes con tantas historias que al final se entrecruzan y acaban formando escaletas monstruosas. Soy lo contrario a conciso jejeje.

      Ante la inminente idea de seguir esperando a que me den respuesta a la novela enviada a varias editoriales, seguiré escribiendo y es algo que ya hice desde esta madrugada, que me la pasé corrigiendo la introducción de M is for Magic y creo que, aunque no sirva de precedente, voy a resumirla un poco más para que no quede tan dispersa. Así que estamos igual.

      Sobre 2015, prefiero pensar que 2016 puede tener mejores cosas.

      Y por último, la locura, compañero, siempre es necesaria en estas tareas jajaja

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...