1 de noviembre de 2015

Tarde de Halloween (o los vampiros de hoy no saben correr)

Recupero esta columna debido a las fechas que son. Hace mucho que la escribí, pero la recuerdo con cierto cariño, así que... Allá va.

¡Y sí! Esta columna va sobre... Vampiros
(entre otras cosas).
Fuente.
Comencemos.  2007. ¡Qué año! ¿Recordáis algo de él? Puede que absolutamente nada, porque no os pasó algo importante o porque sufrís amnesia. Yo recuerdo muchísimas cosas, la mayoría seguramente insignificantes, pero si aún las tengo en mente es por algo (y vale, acepto que mi mente está rebosada de tonterías). Sin divagar… Todos tenemos años en nuestra adolescencia que recordamos con cierto cariño, aunque cuando los vivamos no (el ser humano es maravilloso…). Por eso hay que intentar que cada día sea valioso, porque aunque no lo sepamos, el tiempo suele dotarlos de cierta preciosidad que los convierte en maravillas. Y aquel 2007 está lleno de perlas (y esto último no ha sido una frase para un libro de autoayuda). 

Estaba en un horrible 4º de la E.S.O. de Ciencias. Sí, yo, que siempre he pensado que tras la química se esconde la más pura brujería al igual que el dos más dos son cuatro (¡brujería! ¡Satanismo!). Por entonces, había comenzado a salir con amigos. Tuve un buen verano donde conocí a gente maravillosa que me cambió para siempre, así que ya sabéis a quiénes culpar de toda esta porquería… Luego, mi cabecita terminó en bachiller de letras puras, como tiene que ser. 

Y sí, la vi en el cine. Fuente.
Empecé a escuchar otra música, a escribir otras cosas y, bueno, muchas cosas que algún día os contaré si tenéis paciencia para leerlas o para conocerme y aguantarme en persona. Recuerdo haber salido a media tarde con un amigo y una amiga que eran novio y novia el uno del otro, lo que me convertía a mí en un candelabro, que precisamente no tenía la simpatía de aquel de La bella y la bestia

Ahora viene mi brote de amnesia nostálgica (si es que dicho concepto existe). ¿Fuimos a ver El Orfanato? ¿Fue ese día en que empecé a decirles que acababa de ver un fantasma? ¿Fue ese día en que hice que aquel chaval, que era mi amigo entonces, se bajase de la guagua dos paradas antes de la que le correspondía para tener que ir caminando solo, de noche, tras ver una peli de miedo (y juro que no fue aposta)? No lo sé, pero me acuerdo de que yendo por la estación de guaguas vimos a mucha gente disfrazada. Yo estaba pasando mi fase de oscurillo, pero odiaba a la gente que banalizaba la muerte y Halloween cuando a mí me parecían algo mágico y tenebroso que solo me pertenecía a mí. 

[NOTA: Sí, amiguitos y amiguitas, merecía una buena hostia, pero no os preocupéis que los años me las han ido dando, incluso por pares… ¿Y lo mejor? Me las seguirán dando]. 

Aquel verano me lo había pasado escribiendo sobre vampiros porque conocí a una chica mayor que yo que le gustaban y, bueno…, empezaron a gustarme a mí también. Todos sabemos cómo funcionan estas cosas así que lo obviaré con esta frase y simplemente decir que hace años que no la veo. 

Todos queremos ser Lugosi,
pero como cantaban los Bahuhaus:
Lugosi´s dead.
Fuente.
Al principio, me interné en el mundo de los vampiros porque a ella le gustaban. Después, porque me gustaban a mí. Y así, en un verano, concebí a los primeros vampiros que escribí. Todos sabéis de mi pasión por estas criaturas, creo que no tengo que nombrar El Antro de los Vampiros y Otros Monstruos, mi blog. Ni que tengo que comentar aquella primera trilogía inconclusa y la otra trilogía que vino después, acabada, a espera de ser reescrita totalmente y corregida, que sobrepasa las 3000 páginas. No creo que tenga que decirlo, pero vaya, lo acabo de decir. ¡Ups! 

Da igual, volvemos a la estación de guaguas. Mientras íbamos por la estación, los novios y yo, el candelabro, vimos a un chico disfrazado de Drácula que corría para no perder el autobús. Sea como sea, yendo por aquel paso de cebra, su pie se enganchó en su capa y se llevó un tortazo tremendo contra el suelo que sigo recordando cada vez que paso por ese sitio. Que nadie me hable de por qué los superhéroes no deben llevar capas en este instante. Ya lo pensé. Es curioso. 

Ahora pensaréis que fui una buena persona y ayudé a aquel chaval o simplemente le ignoré. Vaya, no conocéis lo mala persona que era entonces y no sé si os creeréis cuando os escriba lo que dije al verlo: 

—¡Vaya con los vampiros de hoy en día! Los vampiros de hoy no saben correr. 

Dejemos aparte lo cabrón que era. Fue una visión desmitificadora del tema vampírico. Recuerdo muchos años después leer que a Alan Moore y Dave Gibbons se les ocurrió Watchmen (en parte) cuando vieron algo que cambió su perspectiva: gente disfrazada de superhéroes en una convención. Aquello transformó toda su forma de ver a los superhéroes. 

Cosplay de Rorschach, desmitificador ¿eh? Fuente.

Bien, ver caer a aquel pobre chaval vestido de Drácula hizo que mi forma de ver las cosas también se modificase de mala manera. De pronto, creo que dejé de fingir a veces que yo también era un vampiro o si lo fingía me sentía mejor sabiendo que al ser bochornosamente idiota también podía ser un vampiro. Convertirte en un chupasangre por voluntad propia no te da un set de elegancia completamente gratis. Olvidad esto que acabo de soltar sobre que me comportaba como un vampiro a esa edad. Es tan patético que es real. 

Sí, también quise ser
Darth Vader.
Fuente.
Cuando rompen tu forma de ser puedes hacer muchas cosas, desde barajar por lanzarte de un puente (pensamiento recurrente de mi adolescencia) hasta convertirte en Darth Vader (pensamiento aún más recurrente de mi adolescencia). Lo que suelo hacer al final es ponerme a escribir. 

Fue así como surgió uno de mis vampiros predilectos al que llamaremos D. Ese tipo es horrible, pero surgió de mi dolor. Recuerdo que lo olvidé y cuando me hicieron sufrir de nuevo apareció. Y cuando sentía que todo iba bien, ese vampiro volvió a mí y no necesitaba correr porque podía aparecerse como niebla. D tuvo un nombre antes, varios en realidad, pero hasta en la reescritura de mi historia de vampiros seguía sintiendo que venía cargado de toda esa fuerza del pasado y de esa visión de ver un vampiro cayendo al suelo en Halloween durante una tarde que ya he olvidado y quizás hasta reescrito en mis recuerdos. 

Los personajes son así, surgen de los pequeños dramas sin venir a cuento y algunos consiguen arrebatarte el alma. Si escribes sobre vampiros, les das tu tiempo y cada latido de tu corazón y cada gota de tu sangre. Son las bestias literarias perfectas, pero nunca les he tenido demasiado miedo. Al fin y al cabo, sé que si corren se caen. Como todos. 

Sigamos escribiendo, sigamos viviendo. 

P.D.: Inserte susto enlatado aquí para que sea la perfecta columna de Halloween. 
P.D.2: Odio las golosinas de Halloween que saben mucho a goma. 
P.D.3: Lo siento por tantas postdatas. 
P.D.4: En serio, lo siento.

4 comentarios:

  1. Me encanta como escribes y adoro estas columnas del juntaletras donde podemos conocerte un poco más.
    Leo todo lo que publicas pero no te comento porque a veces me da la sensación que parece que sólo venga aquí a adorarte o hacerte la pelota.
    Me gustaría no estar de acuerdo contigo alguna vez y así poder sumergirnos en un interesante debate, pero de momento no ha podido ser.

    Quería escribir algo diferente para mi semana temática de Halloween, pero he acabado cayendo en lo típico y al leerte he pensado "¡Esto es lo que yo quería hacer!", pero claro, a mí aún me falta un poco (un poco bastante) para escribir así.
    El ser autodidacta y compaginarlo con un trabajo que no tiene nada que ver es lo que tiene.

    También soy fanática de los vampiros y cuando te confiese a partir de que película me enganché completamente a ellos, me vetarás de este blog: La Reina de los Condenados. Sí, ya sé, es la peor adaptación literaria de la historia, pero compréndeme, aún no había leído a Anne Rice, tenía 15-16 añitos y toda aquella historia de rock, vida eterna y la chica buena que se queda con el vampiro (¿Bella? ) me fascinó. Qué le vamos a hacer, la adolescencia tiene épocas que todos queremos olvidar.

    D me ha causado mucha curiosidad, y aquí una que ha escrito también sobre vampiros (con más o menos acierto) entiende muy bien de qué hablas. He sentido ganas de apladir al leer el final del artículo.

    Si no te importa, quiero compartir una frase de esta entrada (poniéndote como autor, por supuestísimo)

    "Cuando rompen tu forma de ser puedes hacer muchas cosas, desde barajar por lanzarte de un puente (pensamiento recurrente de mi adolescencia) hasta convertirte en Darth Vader (pensamiento aún más recurrente de mi adolescencia). Lo que suelo hacer al final es ponerme a escribir".

    Otra vez mi comentarios parece destinados a hacerte la pelota, ¿verdad? Jajaja.
    Eres uno de los bloggers que más me llaman la atención por la calidad de sus entradas y su forma de escribir y me gusta apoyar al talento, a ver si así se me pega un poco.

    Como siempre, es un placer leerte.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chari

      ¡Muchas gracias! ¿Cómo decirlo? A veces, escribir un blog consiste en soltar todo lo que piensas, intentar que llegue a alguien y esperar que haya una respuesta. En los últimos años, mucha gente ha preferido marcharse a las redes sociales, pero yo sigo prefiriendo un blog donde compartir mis historias y sentir que realmente tengo algo similar a un pequeño hogar, cajón desastre o Callejón Diagon a pequeña escala. No sabéis lo que me emociona recibir comentarios así, es genial y nunca puedo expresar el ánimo que me dan.

      Sobre un debate, bueno, algún día. La verdad es que es un placer leerte y siento algo de culpa por no poder estar comentando en todos los blogs que sigo, como el tuyo. Espero que pronto, cuando se arregle la situación que tengo, poder pasar más tiempo y poder apoyar otras bitácoras.

      Y sobre lo que me cuentas, ¿quieres que te diga una cosa? Aunque recuerdo haber visto películas como el Drácula de Bram Stoker antes, la primera película que vi prestando atención al mito fue La Reina de los Condenados (una semana después vi Entrevista con el vampiro) y en esa época, con dieciséis años (era 2007), me gustó. Luego la he ido revisando y... Es que sé que no me gusta, pero es de estas películas a las que les guardó cariño sin saber muy bien por qué... Pero creo que es en parte por esta adolescencia que retrato por aquí y que tú comentas, creo que en eso hemos pasado por el mismo camino. Que conste que hoy, cuando intento encontrar algún oscurillo por la calle y no los veo (¿dónde se meten?), suelo mascullar el "salid, salid, de donde quiera que estéis" jajaja.

      Y D está durmiendo el sueño de los justos. Espero algún día poder compartir esa inmensa historia con vosotros. Sé que os gustaría, al menos a mí me gustó crearla y pienso que es de esos personajes que piden escapar de la letra impresa. Aguardo que algún día podáis conocerlo como yo le conozco.

      Sobre la frase, compártela sin problemas. Me alegra saber que te ha gustado. La verdad es que hay mucho de mí en esa frase, de lo que he sido, fui y seré. Y me alegro de que a más gente le guste, que la comprenda. A veces, es difícil entender esas cosas, pero son las únicas que nos pertenecen.

      Y sobre tu comentario, nada de hacer la pelota, sé que lo comentas porque te ha gustado. No tengo nada por lo que merezca que alguien me haga la pelota (de ahí mi actual deseo de construir una batcueva. En ese punto, sí, todos podréis hacerme la pelota para que os enseñe el batmóvil, pero hasta entonces...).

      Muchísimas gracias por tus palabras, es genial poder leer comentarios tan positivos. Dan ganas de seguir escribiendo durante horas.

      ¡Espero que hayas pasado un buen domingo! ¡Feliz semana!

      Eliminar
  2. Tenías tu maldad entonces, que tal vez haya despertado tu lado creativo. Y se necesita una porción de maldad para escribir, para matar personajes que le agradan al público, a los lectores. Y para hacer que agraden los personajes que van a morir, no necesariamente de una manera apacible. Incluso para ser lector. Y para ver películas en que una mujer termina siendo devorada por dinosaurios.

    Diría que esa chica fue tu musa, que hizo que te interesara cierta temática de ficción. Y llegaste a escribir una novela, cuyo final me pareció perturbador. En el que creo que aplicaste esa porción de maldad.

    Es curiosa como puede aparecer la inspiración, como la que originó a Watchmen.

    Interesante anecdota la del sufrido vampiro. Otra reflexión es que los vampiros que usan capa, son los más clásicos, los que no tienen que pasar por inconvenientes, como correr colectivos.
    Y esa frase podría ser un buen título.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mi "maldad juvenil" ha servido para acabar con algunos de mis personajes, me detengo a pensar en que el bueno de George R.R. Martin tuvo que ser un auténtico villano en su juventud, para hacer lo que hace con los personajes.

      En cuanto a las musas, no lo sé... Al final, lo importante es captar ideas y escribirlas. Por suerte, existe gente que nos abre caminos y que nos hace seguir escribiendo, descubriendo nuevos mundos y personajes. A eso siempre daré gracias.

      Sobre las capas, como dicen en Los Increíbles, mejor que no... No vaya a ser que acabemos mal. Seamos vampiros o no.

      Muchísimas gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.