15 de julio de 2015

¿Me ves?


Imagen de dominio público.
Qué hermosa es para estar muerta. 
Sobre esa caja, de pie y mirando al infinito, con el vestido de una novia que perdió el velo y la piel blanca como una página sin escribir, esperando algo que desconocemos… Siento tristeza al verla tan sola. 
Huyo del parque y me acerco. 
Lo es, una estatua, pero sus ojos clavados en el cielo están vivos. ¿Una estatua humana? 
Miro al suelo. Tiene un sombrero de copa boca abajo y está hambriento. Vierto en él una moneda que me ha sobrado de perder un poco de dignidad. 
¡Milagro! Ella revive y se agita como si fuera una máquina que ha recordado cómo funciona. Su danza es preciosa y concluye cuando me dedica una sonrisa. Me ve. Y sonrío. Me tiende algo que arranca de su corazón: una flor. Si no cojo ese regalo, entristecerá y no quiero que se apene por mí. Tomo la flor. 
Cierro los ojos. 
Abro los ojos. 
Una mujer que conocí hace mucho tiempo se aleja como una sombra. Me sonríe y me dice adiós. En sus dedos, una moneda baila. 
No puedo moverme. Estoy sobre la caja, de pie y mirando al infinito, con el vestido de una novia que perdió el velo y mi piel es blanca como una página sin escribir. Y espero algo que los demás desconocen: que alguien se fije en mí y me vea. Me consuela saber algo: qué hermosa soy para estar muerta.

Hacía mucho tiempo que no compartía un microrrelato con vosotros, pero la ficción corta también es una forma de ejercitar los músculos de la imaginación y la creación, algo que es más que necesario. ¿Y sabéis otra cosa? Me apetecía compartir algo literario al cien por cien por aquí.
Sobre el microrrelato en sí, la idea de ¿Me ves? llevaba un tiempo rondando mi cabeza, en parte gracias a la lectura de The Art of Asking de Amanda Palmer.
Creo que hay magia en el mundo, ¿sabéis? Aún hay magia.

10 comentarios:

  1. Está genial, y tiene cierto aire a Neil Gaiman.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado y gracias por la comparación, como sabes Gaiman está entre mis autores favoritos y una de mis influencias.

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  2. Es cierto, sabía que tenía alguna influencia. Sí, es eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos podemos despegar de las influencias, pero busco sentidos nuevos.

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Me ha encantado este microrrelato. Es precioso. A veces la gente debería pararse a mirar a su alrededor y poder observar todas esas cosas que pasamos por inadvertidas.

    Me gusta muchísimo el estilo con el que está escrito. Escribes muy muy bien. YA me gustaría a mi escribir tan bien como tú.

    Es genial que retomes, aunque sea momentáneamente, el cogar microrrelatos en tu blog. Me encantan los microrrelatos.

    Mucho ánimo con todas las cosas que estás escribiendo y haciendo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Elsbeth!

      Me alegro mucho de que te haya gustado este microrrelato. A veces, es genial poder caer en los viejos vicios de juventud de colgar algún microrrelato por El Antro. Es como ver una máquina del tiempo y que antes de entrar te des como cuarenta golpes con la puerta (¡PUM! ¡PUM! ¡PUM!) y acabar bailoteando por finales de 2011 o comienzos de 2012. Y después la máquina del tiempo se va y tú te quedas atrás, con dolor de cabeza y nostalgia, pero oye, ¿y lo divertido que ha sido?

      Me complace saber también que te gusta mi estilo literario, aunque debes estar ya cansada de aguantarlo continuamente por todos lares, y que hayas pillado el juego detrás del microrrelato: la capacidad para ver y quedarnos congelados con el arte. Es estupendo.

      Y nunca quieras escribir como yo ni como nadie, escribe como tú misma, que seguro que es una luz los suficientemente propia como para guiarte a ti misma y hacer que lo pases mejor que imitando a un juntaletras que responde a comentarios cinco minutos después de que se los escriban.

      Y sí, intentaré colgar de vez en cuando un microrrelato aunque reciba una amenaza de que no llene tanto el blog, que ya tiene una edad y no aguanta mi ritmo de adultescente desenfrenado.

      ¿A qué ha sido una respuesta rara?

      ¡Muchísimas gracias por tu inesperado comentario para nada coaccionado por un servidor!

      Eliminar
  4. Este también me ha gustado mucho ^^
    Amanda Palmer según tengo entendido fue mimo durante algún tiempo, ¿no?
    Me parece un tema fascinante el de las esculturas y sobre todo las esculturas humanas. Y la descripción que haces de esta novia... es sencillamente hermosa.

    El final impactante y muy misterioso. ¿Cómo llegó a ese estado? ¿Alguien verá a nuestro anónimo personaje?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial que te haya gustado! Surgió la idea y tuve la necesidad de contarla aunque fuera en un microrrelato y recordé que los escribía y lo compartía por aquí y... Vale, señoría, confieso el crimen.

      Sobre Amanda Palmer, ¡sí! Ya en su charla del TED lo comentó y en el libro de El arte de pedir se pasa muchos capítulos relatando sus aventuras y desventuras como escultura humana. Me resultó tan interesante que no solo me ha dado ideas para personajes de posibles relatos o novelas, sino también para este microrrelato. No sé por qué, pero asocio esa forma artística con la magia... Y ya sabéis lo que me gusta a mí poner algo de magia en las historias :).

      Sobre el final, ¡ah! No puedo decir nada más. Tras ser muy gore y visual en Hollow Hallows, creo que voy a tender por lo pronto a la sutilidad con las futuras cosas que escriba. Pienso que pueden pasar muchas cosas (¿escapará? ¿Alguien le verá? ¿A la anterior estatua le pasó lo mismo? ¿Quién puede ver?) y si hago que alguna de estas preguntas os las hagáis vosotros, ya me alegraré un montón.

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario y por pasarte por el Antro!

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu relato, es super original tu manera de describir una escena tan normal. Incluso ha llegado a recordarme de alguna manera al mito de Apolo y Dafne.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana. :) Me alegro de que te gustase el relato. Quizás, tiene cierto barroquismo retorcido y ahora lo contaría de otro modo, pero es siempre un placer saber que hay alguien que disfruta de estas historias.

      Recibe un enorme saludo y muchísimas gracias por tu comentario. ^^

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.