9 de noviembre de 2014

¿Son los superhéroes eternos?

¿Seguiremos queriendo a los superhéroes? Fuente
Los superhéroes son las ilusiones de cada uno de nosotros por salvar y ser salvado. Y es algo ligado al ser humano desde que existe, tal vez no con extraordinarios y coloridos trajes o poderes originados por la radiación, pero sí como concepto. Hace siglos y siglos, teníamos a los semidioses como los primeros grandes superhéroes. No es difícil ver cierta relación en el talón de Aquiles y la kryptonita de Superman, ver la ansia de venganza de Hércules como aquella que mueve a Lobezno enfrentándose a pruebas mayores que la vida misma para exorcizar sus pérdidas o ver directamente a Thor y otros dioses mitológicos reencarnados en superhéroes homónimos en los cómics. Por medio, tenemos todas las modas, desde novelas de caballería (¿no formó El Rey Arturo uno de los primeros grupos de superhéroes, los Caballeros de la Mesa Redonda?) hasta llegar al pulp (personajes como La Sombra, ¿no tienen grandes poderes y orígenes míticos?); todos esos cuentos fantásticos han sido mezclados por nuestro oscuro día a día para hacerlo brillar una vez más gracias a la luz del superhéroe. Pero comienza el debate, más allá de la mercadotecnia y el homenaje, ¿ya hemos agotado al superhéroe, como señalan algunos grandes autores, por ejemplo, Alan Moore?

Para saber la respuesta no dudé en preguntaros en las redes sociales sobre este tema (al igual que os pido vuestra opinión en los comentarios de esta entrada si lo deseáis). En Twitter obtuve varias grandes respuestas, pero os animo a conocerlas todas por medio de esa red social.
En Facebook también obtuve varias respuestas interesantes:
¿El gran enemigo de los
superhéroes es el público?
Fuente

Narciso: El tema superheróico lleva presente desde la antigüedad, con personajes como Hércules, Aquiles, etc, que fueron los precursores de los actuales superhéroes.
En definitiva: no, no creo que desaparezcan. Evolucionar sí, pero no desaparecer.

Beka: Mientras el mundo sea un maldito caos, ¡necesitaremos superhéroes!

Felipe: Como concepto, dudo que desaparezcan. Además, han probado ser versátiles, especialmente en cuanto a adaptación a las circunstancias de cada momento, y eso dice mucho y bueno de lo que son y pueden llegar a ser los superhéroes. Otra cuestión es si los superhéroes clásicos (Marvel y DC) seguirán vivos, y en concreto, en el ámbito de las viñetas, que parecen triunfar en el celuloide, pero en su medio original la sensación es muy distinta.

Lem: No confundamos: el héroe es un arquetipo que se repite desde el inicio de la civilización, un ideal a admirar y un ejemplo en el que verse representado. Como tal, el héroe es eterno y la forma que tome siempre será circunstancial. El superhéroe de cómic podrá desaparecer y desaparecerá algún día, pero el héroe nunca.
¿Están los superhéroes evolucionando? Fuente.
Los cómics de superhéroes han pasado por muchas etapas (o Edades, de Oro, Plata, Bronce, Oscura...) y hoy es difícil que Marvel o DC no sean los símbolos de esos seres superpoderosos que desafían la razón y en los que ponemos nuestra fe. Cuando vemos que algo va mal, ¿por qué no confiar en que alguien como Batman o Spider-Man te salve la vida?

Al fin y al cabo, el arte (y los cómics lo son, no lo olvidemos) va de eso: de salvarnos la vida. ¿Cuántos se habrían volado la tapa de los sesos sin arte, sin una película de la que hablar, sin una preferencia musical de la que enamorarse de otra persona, sin una viñeta de cómic que te ayude a memorizar algo...?

Pero todo esto ha pasado durante el último siglo, ¿qué nos depara el futuro? ¿Sigue habiendo mañana para los cómics de superhéroes?

La industria del cómic no cesa en la búsqueda de nuevas historias mes a mes, a veces dañadas por el mercado, la temporalidad, los artistas... e, irónicamente, en algunas ocasiones, salvado por todo esto. Nos queda una imagen para describir esto: una serpiente que se devora a sí misma para generar un torrente de historias que forman parte, muchas veces, de un mismo universo que parece regido por su propio tiempo (Peter Parker jamás envejecerá, Batman nunca morirá...), pero ¿imperecedero?

Los problemas habituales como faltas de ideas, continuidades complicadas, editores que se burlan de sus lectores... dinamitan a los seguidores del mundo del cómic de superhéroes y es un peligro morder la mano del que te da de comer. ¿Cuántos hemos dejado de seguir los cómics actuales de superhéroes ya sea por un nuevo crossover que no lleva a nada, un guionista que no se ha leído ni una historia del personaje que le toca escribir, un número que se lee y se olvida en un segundo...? Creo que unos cuántos.

¿Esta el futuro de los superhéroes en otros formatos, como la serie de Teen Titans? Fuente.
No me toméis como el enterrador de un género. Hay esperanza. Continúan habiendo buenos autores, personajes e historias. Y no dejamos de soñar con estos cómics. Pero insisto ¿son eternos?

El detective pulp evolucionó desde la figura de Sherlock Holmes hasta convertirse en un cruzado enmascarado como Batman, para ahora solo volver de vez en cuando como homenaje a los viejos seriales (véase el ejemplo de True Detective, que tanto recuerda al pulp, con influencias del propio H.P. Lovecraft). Por tanto, cabe esperar que los superhéroes evolucionen en algo diferente o regresen cuando los hayamos olvidado (no obstante, ¿salvarnos y maravillarnos no es lo que mejor se les da?).

¿Resistirá la industria del cómic de superhéroes a base de lectores? No lo sabemos, pero ahí están las cifras. No parece muy desatinado pensar que muchas editoriales cómiqueras no detienen la publicación de superhéroes para intentar generar nuevos personajes que explotar en otras vías como figuras, videojuegos... o, sobre todo, películas. Por no mencionar que la reedición de estos personajes o cómics, impiden que los derechos vuelvan a sus autores.

Pero, como me apuntaron los compañeros en Twitter, ¿hay futuro para el superhéroe en otros medios?
Por poner un ejemplo, ¿lo hay en la gran pantalla? En los últimos años, ha explotado el género gracias a las películas de Marvel Studios, que consiguen cosechar buenas críticas y una inmensa taquilla en cada nueva entrega. DC tiene ahí su Batman de Christopher Nolan, símbolo de cómo los críticos podrían respetar el género (aunque los premios parezcan seguir considerando a los superhéroes como algo menor o pueril). Pero ¿y? ¿No nos cansaremos de ver filmes de superhéroes? Sí, puede que eso ocurra. Como siempre señala un gran amigo mío, experto y profesor de cine, el género de superhéroes es una moda que irá desapareciendo o reinventándose hasta el punto en que casi no la reconozcamos, como le ocurrió al western (y este hombre del que os habló es el mayor aficionado y experto en películas del oeste que conozco).

Y sí, seguirán habiendo reinvenciones lejos de los grandes estudios que nos vuelvan locos, como el spaghetti western en su día o como Drive, que es una película criminal que en el fondo tiene la vieja historia de una película como Shane (Raíces profundas). Acaso, ¿Guardianes de la Galaxia no está más cercana a la space opera que al género de superhéroes? ¿Y El Soldado de Invierno no tiene más dosis de espías que de superhéroes? Tal vez, porque los superhéroes, más que cualquier otra criatura, son un género híbrido, capaz de adaptarse a las épocas y actitudes, pero la historia es cíclica. En el futuro, puede (y recalco el puede) que tengamos menos historias de superhéroes, pero tal vez las que tengamos sean igual de buenas o incluso mejores.

Siempre mantengo la esperanza y considero que los superhéroes tienen mucho que decir en los cómics y en el cine. Eso sí, considero que necesitamos más obras rompedoras como Watchmen, El regreso del Caballero Oscuro, Escuadrón Supremo... en los tebeos de superhéroes (aunque creo que estas obras lo trascienden) al igual que necesitamos al equivalente de estas obras en el cine de superhéroes (aunque ahí tenemos películas extraordinarias como la propia Watchmen, El Caballero Oscuro, Los Vengadores...). Falta más, pero estamos en el buen camino... aunque quizás todo se agote mientras discutimos entre nosotros sobre si lo queremos o no.

Sea como sea, el público siempre tiene la última palabra. Sé de muchos que critican que los superhéroes son infantiles y culpables de una "decadencia cultural" insospechada. Sé de muchos que hablan de cierta inundación de adaptaciones de superhéroes que mata la oportunidad de ver otro cine. Sé de muchos que creen que los cómics de superhéroes ya no cuentan nada bueno. Por tanto, sé de muchos que tienen una decisión dura de tomar, muchos deben indagar en sus gustos y buscar aquello que les haga felices (siendo siempre tolerantes con el resto) y para eso hay que exigir lo que deseemos y si es un cambio, pedirlo con todas nuestras fuerzas. Solo entonces podremos salvarnos a nosotros mismos, pero ¿habrá algún superhéroe que escuche la llamada? No tengo respuesta, tenemos que decidirla. No es un mal comienzo.

Fuente.

10 comentarios:

  1. Mi respuesta es que decididamente no. En cierta forma, hay hay superhéroes desde los mitos griegos. Incluso los Argonautas podrían ser un antecedente de La Liga de la Justicia. Aquiles podría ser un antecedente de Superman y Ulises de Batman. Es el Ulises de ese entonces quien llega vivo para la derrotar a Troya.
    Y los mitos aparecen en el Capitan Marvel de DC, como parte de la palabra Shazam. La sabiduría de Salomón, la fuerza de Hercules, la resistencia de Atlas, el rayo de Zeus, la valentía de Aquiles y la velocidad de Mercurio.
    Mitos que están presentes en Wonder Woman, hija de Zeus capaz de derrotar a Artemis. Hercules está presente en Marvel y DC, donde se portó muy mal con las amazonas.
    La diferencia es que el Western estaba muy acotado. Pero funciona bien fusionado con otros generos, como en Comboys y aliens, una gran película.
    Que el comic de superheroes se vincule con otros generos es una de sus ventajas. No es raro que Capitán América El soldado de invierno sea como de espionaje, estando presente SHIELD como una sombra incomoda sobre los heroes, es uno de los grandes hallazgos de la película. Guardianes de la Galaxia tiene mucho de Space Opera, pero no lo aparta del género, además Marvel tiene personajes como Thor, con algunos rasgos míticos remplazados por Space Opera.
    Blade Runner no es sólo ciencia ficción, también es un policial negro.
    A veces se hacen productos lamentables como Marvel zombies, pero hay gente digna como Alan Moore.
    Otro signo a favor de la vigencia son series como Arrow, The Flash, que adaptan comics, con algunas licencias, que le dan un aire de verosimil.
    Hay científicos a los que les gustán los comics.
    Espero no haber hecho un comentario demasiado extenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Demiurgo

      Sin duda, los ejemplos que pones sobre los Argonautas y Shazam son más que acertados porque recogen como el género de los superhéroes a adaptado de forma indirecta y directa todos esos mitos que nos han acompañado a lo largo de la historia de la humanidad y que no dejan de nacer como parte del ser humano. También son acertados los ejemplos de Wonder Woman y Hércules.

      En cuanto al western, me refiero a que tuvo su auge, con docenas y docenas de películas, y luego comenzó a desaparecer salvo contadas revisiones, excepciones o remakes bajo el ancla de otro género. Esto podría pasarle al género de los superhéroes (si es que es un género) en un par de décadas... aunque a saber.

      En cuanto a El Soldado de Invierno y Guardianes de la Galaxia tienen la clave por la que me gusta tanto Marvel Studios: saben variar sus esquemas y presentan otro tipo de film bajo la facha de adaptación de cómic de superhéroes. Espero que sigan jugando con los géneros de la manera en que lo han hecho hasta ahora, con esos híbridos como lo fueron en su día películas como Blade Runner o El salario del miedo.

      Gracias por tu comentario, extenso o no, siempre es un placer leer buenos comentarios. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Y agrego que es un género que contiene gran variedad de géneros: policial negro y de enigma, terror gótico y del violento, ciencia ficción, mitos, un poco de noticias actuales y conflictos reales, ciencia. Es la variedad de temas lo que le da tanta vitalidad. No es casual que Destino, una villana de X-Men, se llame Irene Adler, como la mujer que resultó más lista que Sherlock Holmes. Y es amiga de Mystique, también conocida como Rave...Darkholme.

    El desafío es ser creativo sin ser repetitivo en eso de los poderes. Lo cual parece improbable. Tarde o temprano se caen en el velocista, las mujeres felinas, el justiciero sin poderes e implacable, los poderes congelantes.
    Tal vez ayude a prestarle atención a nuevos planteos científicos, aunque la mecanica cuantica es ardua. Y a la vez es necesario para no caer en dibujar los atomos como se representaban en la física clásica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo de nuevo en todo lo que dices.

      El cómic de superhéroes ha sabido alimentarse de la literatura, el cine y muchos medios más para subsistir el paso del tiempo y seguir sabiendo cómo conectar con el público. No es raro, por tanto, que personajes como Bruce Banner / Hulk nos recuerden al doctor Jekyll y Mr. Hyde sin ir muy lejos. Han sabido regenerar la antigua mitología y recrearla en cada nuevo tebeo. De ahí también que la propia Irene Adler pudiera ser una "protoCatwoman" para Holmes, ya que lo mencionas.

      El tema de los poderes siempre es complicado, pero al fin y al cabo depende de cómo se usen y cómo funcionen dentro de la trama, siempre a disposición de los personajes. Esto me recuerda a cómo la serie Misfits supo utilizar todo eso en su momento, con poderes tan bizarros como la "lactoquinesis".

      Muchas gracias por tus comentarios y por todos tus interesantes apuntes.

      Eliminar
  3. Narciso (vía redes sociales)10 de noviembre de 2014, 12:51

    ¡Gracias a ti! Un placer colaborar en todo lo que tenga que ver con estos temas

    ResponderEliminar
  4. Beka (vía redes sociales)10 de noviembre de 2014, 12:52

    ¡Gracias a ti! ¡Un artículo genial!

    ResponderEliminar
  5. Felipe (vía redes sociales)10 de noviembre de 2014, 12:53

    ¡Gracias a ti, compadre! Aportar un granito de arena da sus pequeñas grandes alegrías. Y este tema daba para explayarse.

    ResponderEliminar
  6. Narciso, Beka, Felipe, nada de gracias a mí, gracias a vosotros que habéis dado respuestas muy buenas y habéis conseguido enriquecer con vuestros comentarios esta entrada y debate. Es un inmenso placer contar con gente como vosotros. ¡Muchas gracias siempre!

    ResponderEliminar
  7. Antes de nada, me gustaría felicitarte por tan extenso, pensado y trabajado post.

    Ahí va mi opinión:

    La mitología es una de las grandes y más repetidos argumentos en la historia del hombre. Los hombres necesitamos creer en algo, necesitamos tener una fuente de inspiración y de bondad a la que debemos imitar. Eso es algo, como bien señalas, que proviene de la mitología griega... Aunque, personalmente, yo iría más allá... Considero que todas las figuras mesiánicas o cualquier dios, existente o creado por el hombre, en toda la historia, es un superhéroe. Entendiéndolo, como he dicho antes, como un ser que trasciende a todo lo humano, y que el hombre aspira a imitar.
    El hombre siempre ha creído, y siempre creerá en algo...

    Tenemos la idea de perfección, y es algo que no viene de nosotros mismos, ya que somos imperfectos. De esos dioses, verdaderos o falsos, a los que queremos imitar o acercarnos.

    Ahora, en esta era posmoderna nuestra, nos nutrimos de estos seres extraordinarios con pijama como la mitología profana de nuestra era. Los dioses ya no son esos seres místicos con una moral impoluta, si no que son más humanos.

    Eso tiene ventajas y consecuencias. La principal, como bien sabía Stan Lee, es que conseguimos identificarnos de una manera más cercana con ellos. No hace falta misticismo, con mirar los cielos de Nueva York, ya veremos a algún héroe/Dios volando. Son héroes/dioses frágiles que cometen errores como los propios humanos.

    Pero creo que es un arma de doble filo, porque... ¿Que mejor que el hombre se vea identificado con otro hombre en lugar de un ser extraordinario? Tal vez por eso funcionen mejor los superhéroes más "humanos" como Spiderman.

    ¿La industria del cómic (refiriéndome a la mercadotecnia Marvel/Disney DC/Warner) es sostenible por si sola, si no tuviese el pulmón del cine? No lo creo. ¿Que si el cine de superhéroes terminará agotándose o la gente terminará cansándose? Esto seguro que sucederá de un momento u otro.

    Es entonces cuando la cosa se pondrá interesante, ya que creo que deberá reinventarse, adaptarse a unas nuevas circunstancias si el género quiere sobrevivir. Y, probablemente, sin esas dos empresas, haya más libertad creativa y tengamos una era "spaghetti western" superheroico, sea en cómic o en cine. siempre y cuando la decadencia cultural que vivimos permita que surja alguien tan absolutamente genial como Sergio Leone. Creo que sería conveniente y necesario para su supervivencia.

    Resumiendo, creo que los superhéroes tal y como los conocemos, terminarán desapareciendo, o mutarán a otra cosa que será más o menos distante. Pero nunca dejarán de existir los mitos.

    Es un tema complicado, pero, sin ánimo de ser agorero, cada vez tengo menos fe en estos personajes y, sobretodo, en los que los manejan. Esos magnates que solo les preocupa el dinero por encima de todas las cosas... Especialmente el arte que hay detrás.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, superñoño!

    Me complace saber que te ha gustado este post. Es un tema del que hemos hablado bastante. He pensado muchísimo en este asunto y, visto lo visto últimamente (con los anuncios de las películas de Marvel y DC), deseaba hablar de este tema con todos vosotros.

    Como mencionaba y tú también señalas, todo esto es algo que está ligado al ser humano desde el principio de los tiempos, desde que intenta resolver preguntas que son demasiado grandes (aunque con el tiempo hallamos encontrado contestaciones a algunas).

    La referencia a los semidioses como Hércules la hice por el tema de que eran "dioses humanos", un poco de cada, con muchos defectos, como los superhéroes del estilo Spider-Man, aunque cabe señalar que los dioses griegos eran realmente imperfectos y amorales.

    En cuanto al tema de las películas, aunque muchas de ellas me gusta, imagino que la "moda" o el fenómeno se pasará y se buscarán reinvenciones, homenajes y similares. Por ahora, sigo disfrutando con muchas de ellas y pienso que algún día fardaré de haber vivido esta época de superhéroes en la gran pantalla.

    Con respecto a la decadencia cultural y deseando ser lo más optimista posible, quiero pensar, como he dicho otras veces, que el ser humano necesitará siempre historias, contarlas o escucharlas. Espero que sean las mejores posibles.

    Sobre el tema de los que controlan a estos personajes (Warner, Disney), podría ser interesante ver el terreno que quede cuando estos personajes queden libres de derechos, dentro de muchísimos años, aunque a saber si seguiremos ahí para ver qué harían con estos personajes otro tipo de autores sin ataduras (esperemos que sí podamos verlos). No obstante, algunas de las mejores historias de Superman están contadas con personajes con otros nombres como Supreme.

    Muchísimas gracias por tu comentario, un auténtico placer volver a leerte por estos lares.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.