viernes, 18 de abril de 2014

Reto Yo escribo (5): Elementos recurrentes en tu texto (o el punto y final supone la muerte o la locura)

Quinta pregunta: 03 de febrero de 2014
¿Cuáles son los elementos recurrentes en tus textos? Hablo de escenas, personajes, detalles que siempre, sin excepción, aparezcan en tus creaciones. ¿Qué significado tienen para ti? 

No sé si soy el más adecuado para hablar de elementos recurrentes en mis textos. Sí, sé que si no soy yo, no sé quién podrá hacer esto, pero la verdad es que me siento perdido en muchos casos y noto que quizás los lectores sabrán encontrar esas características mejor que yo mismo. No obstante, tengo que cumplir con estas preguntas y ni siquiera sé si tengo lectores.

Fuente
Una de las cosas de las que me he dado cuenta… Hace poco estuve releyendo mi colección de microrrelatos, escritos sobre todo en 2011 y me di cuenta de que tengo un índice de lunáticos, suicidios y muertes que parecen la semilla prometedora de alguien que guarda tanto cariño a sus personajes como H.P. Lovecraft. Sí, pensamos que George R.R. Martin se carga a todos sus personajes, pero Lovecraft era el rey en eso. No vuelvo locos o mato a mis personajes para seguir al escritor de Providence, más que nada porque entonces no lo conocía, pero sí que a veces reinterpreto el punto y final como la hora de aniquilar o enloquecer a alguien.
Añadid la curiosidad que os contaba el otro día sobre el hecho de que todos mis protagonistas tienen un nombre que comienza con la D. Me funcionó con los dos primeros, así que he seguido esta tónica. Por desgracia, hay pocos nombres que me gusten con la D.
Fuente
Eso me conduce al camino contradictorio de muchas de mis historias, que se mueven entre lo trágico o lo grotesco del humor. No suelo tomarme nada en serio, aunque hable del fin del mundo. No sé si la lectura de autores como Terry Pratchett me ha afectado en esto, pero casi siempre guardo algo mordaz. 
Aún así, mis obras suelen tener finales agridulces o trágicos, supongo que porque a veces considero que el drama es el género más arduo, complejo de conseguir satisfactoriamente y porque permite a los lectores recapacitar sobre lo que significa sus vidas. 
No, esto suena demasiado pedante. 
Creo que es porque me gusta. 
En cuanto a escenas que suela haber en mis textos, me temo que la cantidad de lluvia y niebla que hay en ellos ayudarían a que un país con eterna sequía se convirtiese en un maravilloso mar. Cuando en el instituto me hablaron de los escritores románticos como Lord Byron y el caracterizar el tiempo y los escenarios con los sentimientos de los personajes, me eché a perder. Sumad mi afición por ese entonces a las películas de Tim Burton y añadid mi cariño hacia el expresionismo alemán que vino después. Tormentas, sombras, tristeza… Algún día haré una historia feliz en la playa y luego me volaré los sesos para agregarle algo de tristeza, ¡yupi!
Fuente
Aparte de todo esto, como recientemente he decidido que todas mis historias transcurren en un mismo universo o multiverso, o lo que sea, no es raro que haya cameos de algún tipo o apariciones de objetos, personajes, hechos… de otras historias. Me parece algo bastante divertido y, al fin y al cabo, es algo que se repite a lo largo de mis historias.

Sí, cameos así. Fuente
Otra cosa: las historias se me suelen ir de las manos en muchas ocasiones y una obra corta se convierte en una saga o incluso un relato se transforma en un libro. Para el próximo número de Ánima Barda, he entregado dos relatos de doce y trece páginas respectivamente, que supuestamente debían ser más cortos (al menos uno de ellos). Lo mismo me ocurre con Blade para Action Tales.
Y me he olvidado de mencionar en los anteriores post algo fundamental para mí: hacer una playlist, usar música para mis historias. Me he acordado leyendo el último número de Jóvenes Vengadores de Keron Gillen y sé que otros compañeros de Ánima Barda o demás escritores como Stephen King usan este método de escribir con música. Para mí, hacer una playlist es un proceso importante del período de “preproducción” de la novela; mientras te documentas y buscas el esqueleto de la historia, puedes buscarle también el tono con la música. Suelo escuchar estas playlist de forma continua, buscando inspiración, fuerza… para mis historias, hasta que llega otra, hago otra playlist ¡y comenzamos de nuevo! Por mi parte, mezclo score y canciones de mis grupos favoritos. Os he hablado de mis playlist en varias ocasiones y las he compartido en el blog o en Spotify. ¿Alguien en la sala también hace esto? Os dejo una, aunque algunas canciones no os saldrán porque son "archivos locales" y los dioses antiguos siempre me fastidian con eso.




P.D.: Aprovecho para recordar que ya está a la venta el primer número en papel de Ánima Barda y que ya podéis votarlo en Goodreads, una red social que cada vez me parece más interesante. 

2 comentarios:

  1. Estas entradas son muy interesantes, cuando he leído varios libros de un autor me gusta darle vueltas y ver qué rasgos comparten, ¿dónde está la marca del autor?

    En mi caso sí que me he dado cuenta de algunas cosas (una persona ajena a mí podría hablar mejor de esto, supongo que nos pasa a todos xD). En todas mis novelas (en los relatos algo menos), se respira cierta melancolía, a veces nostalgia. Siempre hay algún personaje relacionado con el arte de forma directa o indirecta (me cuesta resistirme, eso sí, no lo meto con calzador). Ideas como el respeto a la naturaleza, juro que no lo hago de manera consciente, pero al releer me doy cuenta de que en la mayoría de las ocasiones está ahí.

    Y habrá algo más por ahí... seguro. A ver si saco un ratillo y me animo con la iniciativa de Eleazar ; )

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Creo que es uno de los puntos fundamentales a la hora de apreciar a un autor y convertirse uno mismo en un escritor. Ese deseo de saber qué le funciona a otro y qué nos podría funcionar a nosotros mismos a la hora de escribir. Por eso, es tan importante que un autor lea y busque más allá.

    Están muy bien esos dos rasgos que señalas. Stephen King siempre suele contar con artistas en sus obras, sobre todo escritores, y considero que todos los aficionados a Tolkien sentimos también ese respeto y amor hacia la naturaleza. Son dos buenos rasgos para hacer grandes relatos y novelas, sigue con ellos.

    Espero leer tus respuestas al reto si al final te animas. Está muy bien la idea de Eleazar =)

    ¡Muchas gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...