10 de septiembre de 2013

Críticas de cómics: Iron Man. Las Cinco Pesadillas, el diablo en la tecnología


Stane también piensa que Stark es odiable.
¿A quién no le caía mal Tony Stark tras la Civil War? Recordemos que este millonario, playboy y filántropo se había convertido en partidario del Acta de Registro que obligaba a los superhéroes a desvelar su identidad, hecho que le enfrentó al Capitán América. Al final, Stark conseguiría vencer y convertirse en director de S.H.I.E.L.D. (un pluriempleo pese a todas las jugarretas que le habían hecho los amigos- entonces enemigos- de Nick Furia). Es decir, Tony te caía mal pese a que su posición fuese lógica. ¿Por qué? Porque se había llegado a comportar como un hipócrita, había traicionado ese espíritu de “paso de S.H.I.E.L.D.” y lo peor condujo al Universo Marvel a una de las situaciones más raras vividas en los últimos años: el supervillano es el de menos, lo mejor es pelearse entre nosotros[1]. Y además, es rico y famoso. Odiable vaya.
El guionista Matt Fraction y el dibujante Salvador Larroca tenían una difícil tarea por delante en 2008. Sin embargo, gracias a que se les dio cierta carta blanca, inauguraron toda una etapa que duró años. En parte, el éxito de la película Iron Man consiguió que muchos fans volviésemos a ver a Tony Stark como alguien más majo de lo que había sido, pero ¿cómo lograr eso en el cómic?
Fraction y Larroca debían seguir el camino de Warren Ellis inaugurado con Extremis, es decir, relanzar y hacer renacer a un personaje que pocas veces había gozado del amor de los fans. De ahí que Las Cinco Pesadillas tenga bastante de introductorio y una buena idea: conocer a Iron Man a través de sus mayores miedos.
Batallas y más batallas durante
todo el cómic.
Toda la historia gira en torno a Ezekiel Stane, hijo de Obadiah (enemigo de Stark), que busca vengarse de Iron Man y, para ello, usa la tecnología de Stark haciendo atentados por todo el mundo. Un genio criminal que busca acabar con Iron Man de la forma más certera posible y destruir así también el legado de Tony Stark, que deberá enfrentarse a temores como perder a sus amigos y compañeros a la vez que S.H.I.E.L.D. hace lo que mejor se le da: estar fastidiando todo el rato con María Hill a la cabeza.
Seguramente el ritmo no termina de acompañar a esta aventura, aunque Fraction intente dejar claro todos los puntos y cumplir con una historia sencilla que sabe más al nuevo lector que seguramente al más veterano, que ha visto conceptos tocados ya en otros momentos y etapas de Iron Man (y sí, esto se hace mucho, pero ya que estamos se le podría ofrecer algo más).
Por otro lado, el dibujo de Larroca se muestra espectacular en muchos puntos como la destrucción de cierta ciudad con la que el dibujante tiene mucha relación. Aunque quizás el uso de fotos para ciertos fondos (como los cielos) o algún personaje que aparece algo estático, no termine de enganchar aunque cumpla (y cumplió durante muchos y muchos cómics más, de forma mensual).
Seguramente, lo mejor es ese desenlace donde Iron Man reconoce lo que debe ser para triunfar sobre sus amenazas y puede que no sea algo tan positivo como cabría esperar. No obstante, no será la primera vez (ni la última) que el Cabeza de Lata cruce la línea.
La Cinco Pesadillas al menos cumplió en algo básico: la serie continuó. Si hubiera sido una obra terrible, no hubiera seguido vendiendo y eso se puede ver contando todos los cómics que vinieron después.
Acción, aventuras, exploración y nueva presentación del personaje, aunque no roce niveles de otras grandes obras. De eso va Las Cinco Pesadillas y en parte consiguió el objetivo: Iron Man ya no caía tan mal.

Valencia y los fuegos artificiales de Stane.


[1] Y ahora que lo pienso, una de las cosas buenas de la etapa de JMS en Thor fue cuando el dios nórdico le dio una paliza a Iron Man por todo el tema del clon. Otro motivo más para que te cayese mal: Iron Man con su amiguito Reed creando monstruos cual Victor Von Doom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.