viernes, 2 de agosto de 2013

Crítica de 50/50, 100% optimista dentro del drama


Optimismo pese a la dureza de una enfermedad como el cáncer. De eso va 50 /50, de un chico normal que tiene la mitad de las posibilidades de morir o superar la enfermedad.
El director Jonathan Levine demuestra habilidad al tocar un tema tan complicado, sin caer en la comedia de mal gusto o en el sentimentalismo más puro y barato. Cuando descubrimos la historia de Adam (un excelente Joseph Gordon-Levitt, que entró en el rodaje dos días antes del comienzo, ya que James McAvoy tuvo que dejarlo), el guion de Will Reiser ha hilado lo suficientemente fino como para que nos creamos esta película como si fuese real. Y lo consigue porque la historia está basada en lo que le ocurrió a Reiser cuando se le diagnosticó cáncer; fue el actor Seth Rogen quien le convenció para convertirlo en un guion.
Adam y sus problemas.
50 / 50 es una película entretenida que aborda el cáncer desde la perspectiva del drama y la comedia más negra. Al personaje de Adam le pasa de todo: su mejor amigo (un simpático Seth Rogen) es un poco (bastante) imbécil, su novia (una Bryce Dallas Howard en modo arpía) decide que necesita otra cosa, su terapeuta es una chica en prácticas (una creíble Anna Kendrick), su madre es posesiva a más no poder (Anjelica Huston)… Pero, por suerte, su amigo se demuestra que no es tan capullo y cuenta con dos amigos inesperados, dos enfermos de cáncer encarnados por Matt Frewer y Phillip Baker Hall (geniales en todas sus escenas).
Recalcar lo evidente: el mundo de Adam se desmorona cuando sabe que tiene cáncer y deberá pasar por varias fases como la aceptación el rechazo e incluso personas que no se lo creen o que le culpan como si tuviera algo que ver por tener esa enfermedad. Por suerte, se aleja de convencionalismos y rehúye el ser una típica historia de amor (lo que quiso Summit, la productora, aunque Kendrick y Gordon-Levitt se negaron a un beso para la escena final).
Mejorando obras de arte.
Cada mala noticia que recibe Adam es un golpe también al espectador. Lo mejor es que la película trata la enfermedad de una forma sincera y sirve para explicar este hecho a los espectadores, sin contemplaciones. Es algo que nos podría pasar a todos, pero hay un mensaje en el film de aprovechar el tiempo que vivas que es más que necesario.

Si bien no es una obra maestra, 50 / 50 es una de esas pequeñas y estupendas películas que te recuerdan que tienes que aprovechar el tiempo que tengas mientras estés vivo. ¿Hay una moraleja mejor que esta? 

La amistad ante la enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...