lunes, 22 de julio de 2013

Una historia casi divertida, where is my mind? Under pressure!


“Comedias con altas dosis en humor negro que mezclan drama, con montaje creativo, guiones trabajados, historias que nos podrían pasar a cualquiera, la vestimenta “moderna”, aparente bajo presupuesto y bandas sonoras con temazos de los ´70, ´80…”.
Esa podría ser la definición que tiene un amigo mío sobre las comedias “indies” de los últimos años, o como él prefiere llamarlo: “historias buenrrollistas” y donde entrarían las películas que le encantan a él y a otro colega (gracias a los cuales he dado una oportunidad a este casi subgénero) con títulos como 500 días juntos, Las ventajas de ser un marginado, 50 / 50, Ruby Sparks o la que nos toca comentar ahora Una historia casi divertida.
La historia, que adapta la novela de Ned Vizzini, comienza con Craig (Keir Gilchrist), un chaval que se está planteando el suicidio y decide que, antes de hacerlo (y que sus padres le echen una bronca por tirarse de un puente sin asegurarse de que su bicicleta nueva no se estropee), debe ser internado en un psiquiátrico. Allí conocerá a una versión más ligera, pero igual de dura, de los pacientes de Alguien voló sobre el nido del cuco. Entre los pacientes que aparecen y le cambiarán la vida: el extraño Bobby (Zach Galifianakis) y la joven con tendencias suicidas Noelle (Emma Roberts).
Si bien la trama deriva en una historia algo sabida, donde la dirección de los también guionistas Anna Boden y Ryan Fleck tampoco da mucho de sí, al menos se apuesta por tocar esta temática en la gran pantalla aunque sea algo edulcorada. Uno llega a pensar que a Craig le podría haber llegado a pasar lo mismo en un campamento de verano: el monitor raro, la chica rara guapa, el amigo imbécil, el primer e inmerecido amor… Pero al menos el escenario es diferente.
La gracia está en ver a un Zach Galifianakis que demuestra que, pese a que no se cambie demasiado de ropa o siempre luzca esa barba enmarañada, es capaz de pasar del registro de la comedia al del drama con una facilidad asombrosa. Galifianakis es, sin duda, lo mejor del cóctel de esta película que ha pasado algo desapercibida. Por su parte, Emma Roberts tampoco lo hace mal en la que puede que sea su película más acertada hasta la fecha, gracias a ese papel de una frágil suicida. Mientras, el protagonista Gilchrist no está mal, aunque quizás esté algo rígido en casi todo el film incluso cuando uno le suplica que le suelte una hostia al colega cabroncete que se ha liado con la chica que le gustaba de toda la vida (interpretada por Zoë Kravitz). Cosas del espectador.
Seguramente, la mejor escena sea ese tributo despendolado al Under Pressure de Queen y David Bowie, cuando el protagonista, Galifianakis y compañía, de pronto, se convierten en estos héroes musicales y cantan esta gran y pegadiza canción en un momento imaginativo, que reivindica la música de verdad (fastídiate, Vanilla Ice). Otra buena escena es también musical, cuando suena la versión en piano de Where is my mind? de Los Pixies, el grupo favorito de Noelle.
Una historia casi divertida o como la queramos llamar (irónicamente, esa vocecilla que lee los títulos en las versiones españolas, la llama “una historia diferente” o algo similar, pero no el nombre exacto) se queda vagando entre el terreno de “damos un paso el más” y el de “nos quedaos en ciertos clichés en una trama que pide otra cosa”. Pese a que se hace larga en algún punto, no deja de ser una película entretenida con la que pasar un buen rato.
Eso sí, Una historia casi divertida nos hace reflexionar sobre esa adolescencia por la que todos pasamos y ese Under pressure que tuvimos que cantar alguna vez en nuestra cabecita para que el mundo no se tambalease, cayese y nos aplastase. Solo por eso, merece la pena.


SPOILER Puede que el gran problema de la película sea que todo termina demasiado bien. Al menos, se da esperanza sobre un tema tan duro como las enfermedades psicológicas. FIN DEL SPOILER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...