23 de julio de 2013

Ruby Sparks: si no existe, debemos inventarla.


¿Qué ocurriría si un escritor concibiera a un personaje tan auténtico que saltase de las páginas al mundo real y desafiase al propio autor? Escritores como Miguel Unamuno en Niebla o Grant Morrison en Animal Man han tocado el tema a lo largo de su carrera y ahora también lo hacen los realizadores Jonathan Dayton y Valerie Faris (Pequeña Miss Sunshine) con guion de Zoe Kazan en Ruby Sparks.

Nos encontramos ante una película que mezcla drama con ciertas dosis de comedia aunque realmente pretende contarnos una historia de amor y cómo todos los buenos romances son aquellos que resultan imposibles… Y quizás, este el que más porque el joven escritor Calvin (Paul Dano) se ha enamorado de un personaje que acaba de escribir y que termina haciéndose real: Ruby (Zoe Kazan), que, de pronto, aparece en su vida aunque él no se lo crea. Poco a poco, deberá empezar a tomar decisiones más allá de si se ha vuelto loco: si algo no le gusta de Ruby, ¿tiene el poder de reescribirla? ¿Es eso moral? ¿Debemos cambiar a la persona que amamos?
A partir de esta jugosa premisa, nos encontramos con una historia agridulce, que a veces se balancee en el terreno de la tristeza (la escena en la que el escritor empieza a manipular a Ruby sin cesar resulta dolorosa). Poco a poco, los secundarios van jugando un papel fundamental, como la familia de Calvin (Anette Benning, Antonio Banderas…), el agente (Steve Coogan haciendo de capullo, de nuevo), su antigua novia, incluso su perro Scott (por cierto escritor) que destroza una copia de El guardián entre el centeno de Salinger. Todo lo que sucede se ve influido por estos personajes y tal vez Calvin no sepa cómo dar un final a su historia.


El punto fuerte, más allá de la idea original, son las interpretaciones de Paul Dano y Zoe Kazan. Dano, visto en Looper o en Pequeña Miss Sunshine, lo borda como ese escritor frustrado que parece una mezcla de John Lennon y Woody Allen (toda la película tiene cierta influencia de Allen, véase esas charlas en el diván), con el que podemos empatizar pese a que se llegue a transformar en un imbécil (¿quién no lo es de vez en cuando?). Zoe Kazan, la nieta de Elia y guionista del film, devora la película no solo por esos grandes ojos o su aspecto adorable, sino por su interpretación que pasa del hastío a la alegría desenfrenada, la posesión o la pena. Todo un recital de una intérprete que apunta a maneras y que da sentido a toda la obra. No es rara la química de Dano y Kazan, que son pareja en la vida real. Irónicamente, son personas reales interpretando a personajes ficticios que se crean el uno al otro.

Ruby Sparks, en el fondo, es la historia de cómo todos hemos intentado cambiar o nos han intentado cambiar confundiendo el egoísmo con el amor y cómo debemos aprender a dejar libre al ser amado para que esté realmente nos quiera. Solo por este mensaje, merece ser vista.
Y por los ojos de Zoe Kazan, ¿por qué no?     

                   

5 comentarios:

  1. ¡¡Hey de nuevo!!

    ¡Ruby Sparks! Qué mona que es. Esta, como en la casa, es otra de las pelis que me ha encantado.

    Las dos tratan de escritores, me gustan los escritores y este la verdad que es bastante curioso porque ha sido capaz de hacer real uno de sus personajes.

    Me ha gustado mucho como va cambiando la historia y como se deteriora la relación, a través de los cambios que va produciendo Calvin en Ruby. Es como cuando vas a pedir un deseo que debes tener cuidado como lo dices porque si no pasan cosas inesperadas, como en la película.

    Es una historia muy bonita, pero que no llega a ser en plan ñoña que te mueres, está bien.

    Los actores me han parecido geniales, sus papeles los hacían a la perfección y te los creías.

    Así que como dices, es una peli muy recomendable.

    Muchas gracias por hablar de ella. ¡Cuídate!

    Elsbeth Silsby.

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo (aunque tras menos tiempo que de costumbre)

    Me alegro de que te haya gustado En la casa y Ruby Sparks. Sobre Kazan, pues sí, como decía cierto amigo, dan ganas de darle un abrazo.

    Los escritores son personas que solo traen el mal y, por tanto, habría que dejarles a un lado. Así, si están solos y tristes, quizás escriban algo decente. En ambas películas se demuestra lo capullo que pueden llegar a ser.

    ¿Cómo sabes que no todos somos personajes hechos realidad por algún escritor que pasa el tiempo libre tecleando desgracias?

    Yo no lo sé.

    Muchas gracias a ti por leerlo.

    Hasta dentro de un rato :)

    ResponderEliminar
  3. Una vez me recomendaron esta película hace varios años, y entre que no me llamaba la atención y la gente que me la recomendó (que me cae mal) pasé de ella. Hoy pensando en mis cosas la he recordado y creo que le echaré un ojo esta tarde, más que nada porque me recuerda a algo que estoy escribiendo (el año pasado me leí Niebla de Unamuno, y ha tenido que ver).

    Y ya que estoy, En la boca del miedo creo que podría gustarte, es una peli de terror en la que el protagonista tiene que buscar a un escritor desaparecido; tiene alguna que otra idea interesante sobre las historias. Y mejor no digo más no sea que cuente demasiado, xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al final me ha gustado bastante. Siento ser tan conciso, pero ahora mismo no sé que más decir, xD.

      Eliminar
    2. Te entiendo con eso de huir de lo que te recomienda gente que no te cae bien. Yo escapé bastante del manga y el anime por eso, aunque con los años he vuelto a darle una oportunidad, sin pensar tanto en esas recomendación.

      Me he apuntado En la boca del miedo. La verdad es que por lo que me cuentas y por lo que leo, tengo que verla pronto. Espero que me dejen algo de tiempo y también poder comentarla por aquí.

      Me alegro de que te haya gustado Ruby Sparks. Hay buenas escenas, como cuando el escritor empieza a escribirla sobre la marcha hasta casi destrozarla. Me parece una gran secuencia y tiene un final optimista que, vaya, no viene mal pese a que yo soy siempre de "acaba todo mal".

      Gracias por tu comentario, ¡un saludo!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.