domingo, 5 de mayo de 2013

Sobre lo que estoy escribiendo: Leah


Me cae bien Leah. 
Sé que no existe, pero me cae bien. 
Sé que es una persona de dudoso comportamiento (a veces), pero me cae bien. 
¿Ya os he dicho que “me cae bien” las suficientes veces?
Ah, y Leah no existe.
Es uno de mis personajes.
Hoy, como cada domingo, me apetecía hablaros de lo que estoy escribiendo y me gustaría centrarme en esta ocasión en uno de mis personajes. Supongo que es lo más cerca que estaré de hacerlo antes de que se publique La Historia, si es que algún día se publica.
Leah, Leah, Leah...
No es una de las protagonistas… aunque, muchas veces, dudo de que haya protagonistas y secundarios. Creo, más bien, que es un reparto bastante coral… aunque si hubiera protagonistas, ella no sería uno de ellos.
Lo siento, Leah.

Ella es como una canción triste. Como Asleep. Tiene diecisiete años recién cumplidos (cumple a finales de septiembre). Es una chica inteligente, tiene fama de ello; aprueba cuando todos suspenden. Es ese tipo de chica.
No le gusta mucho la música ni el arte. Es un poco... apagada, como una luz que lo ha dado todo y ahora parpadea antes de fundirse. Tiene algunas ideas... duras y es bastante tozuda con ellas. Siempre ha sido bastante recta, nunca ha hecho nada extraño… y la única noche en que lo hace, tiene que pagar con ello.
Y quiere morirse.
Pero vive y es un personaje raro en medio de un mundo raro. A veces, me la imagino como la fotografía de este post (un fabuloso dibujo que vi por Facebook, doy gracias desde aquí a su creador). En otras, también la visualizo, como un dibujo del estilo de Gabriel Bá en The Umbrella Academy.
No escribo a Leah, ella se escribe sola. Los personajes hablan y responden entre ellos. Yo solo recojo lo que dicen. Si no escribes, no sé si lo entenderás.
Leah dice cosas raras, a veces macabras, pero no reacciona ni con una sonrisa ni una lágrima. Está en otro mundo, como si fuera Luna Lovegood a veces.
Las emociones parecen ser parte de otro mundo para ella, ¿sabéis? Si te sientas a su lado, puede ignorarte durante minutos y luego decirte: “Me caes bien”. 
Cree que todos estamos muertos, pero seguimos respirando, que este mundo debe ser el infierno de otro (que diría cierto escritor).
Y luego, en su alma, los demonios la atormentan. Y no, no son demonios reales. Son peores, son los que albergamos cada uno en nosotros mismos, ese que nos hace ser malvados con la gente buena o estúpidos con las personas malvadas.
Sé que hace cosas... no muy bonitas. 
Sé que no es la chica en la que te fijarías. 
Sé que puede caerte mal.
Pero, en el fondo, la entiendo y siento lástima por ella. 
Pero soy un escritor malvado y me encantan las tragedias (como novela).
Perdóname, Leah, y gracias, si no existieses, tendría que crearte de nuevo.

6 comentarios:

  1. Hey!

    Leah, ooh, es tan ese dibujo!

    Cada vez ese personaje me gusta más, es tan ella...

    Es rara, pero hay algo que te atrae y que llama la atención. Me gusta Leah!

    La verdad es que como dices, sería curioso que su personaje existiera, me gustaría hablar con ella, debe de ser bastante curioso.

    Ya sabes que me muero por leer la historia y cosas como estas me dan más ganas aún!

    Muchísimo ánimo escribiendo y estoy a la espera de la próxima entrada, a ver si nos vas hablando más de tus otros personajes.

    Aish, suerte y aquí espero, como una loca xDD

    Els^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elsbeth

      No estés presumiendo de que eras la única persona a parte de un servidor que ha leído esto, ¿eh? ¡No fardes! ;)

      Leah es... Leah. Creo que es uno de los personajes a los que mejor le ha tratado la reescritura. Antes era odiosa, ahora es algo más. Algo que se puede entender.

      Se aceptan a puestas para ver cuál será el próximo personaje que yo destripe por estos lares. =D

      Muchísimas gracias por tus palabras, espero que las diferentes cosas que tengo que hacer me dejen hueco para seguir escribiendo. A ver qué tal marcha esta tarde y esta noche.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Joder, que bien te expresas dan ganas de conocerla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mari

      Muchísimas gracias, me alegro de que te haya gustado. El próximo domingo intentaré hacer una entrada similar con otro de los personajes de La Historia. Espero que un día puedas conocerlos a todos.

      Muchas gracias.

      Un saludo =)

      Eliminar
  3. Eh, puedo volver a comentar desde blogger :D. Por la forma en la que hablas de Leah, me recuerdas a mí y un personaje que cree, que me cae bien, pero tampoco existe, pero al menos conozco gente que me recuerda al personaje, o el personaje me recuerda a esa persona, o las dos cosas. "Si te sientas a su lado, puede ignorarte durante minutos y luego decirte: “Me caes bien”." Ya me cae bien sólo por eso XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hitos

      Sí, ya he arreglado el tema de los comentario. Pensé que sería chulo incluir el tema de la red social, pero como era lioso y el Google+ no lo tiene casi nada, he vuelto para detrás :)

      Creo que todos los escritores hemos sentido cosas así por nuestros personajes... ¡O deberíamos sentirlo! Es como están realmente vivos, porque ¿quién nos dice que no existen en un mundo paralelo? O en este mismo, cada vez que les escribimos.

      Me alegro de que te haya gustado esa frase. Describe un pequeño fragmento que escribí recientemente sobre ella.

      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo =D y a seguir escribiendo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...