25 de noviembre de 2012

Sobre lo que estoy escribiendo: Miedos y más


Mansiones encantadas.
Esta semana, para mí, ha estado marcada por un examen (que a saber cómo ha salido), tener que terminar trabajos (sigo en ello), algún nuevo proyecto (guiones, relatos, artículo científico…), por conversaciones sobre miedo y El Circo de los Horrores.
Sigo encontrando alguna noche para escribir. Eso es bueno. Espero que pronto terminen las clases y que, antes, a mí me haya dado tiempo de terminar las cosas. Finales de noviembre y principios de diciembre suele ser esa época en la que sufres nervios constantes, te da miedo no terminar las cosas… Pero hay que pasar por ello, organizarse y seguir para delante. Eso es lo único que podemos hacer.
Esta semana, he comenzado a reescribir la parte de La Historia que transcurre en Halloween. He recordado bastantes cosas que viví mientras lo escribía. Sobre todo ese fin de semana, hacen un par de años (2008), que dije: “hoy termino esto”. No sabía que iba a ser tres partes hasta ese momento. Fue en ese instante cuando dije: “si transcurre en un internado, pondremos tres actos que recojan cada trimestre”. Ahí nació la estructura de La Estructura.
En esa época, tecleé como un loco y creo que un domingo por la mañana conseguí terminarlo. Unas ciento y pico de páginas para el desenlace. No sé cómo podía escribir tanto. Seguramente, poca vida social.
Un oscuro bosque.
Ahora reescribo con más calma y menos tiempo. A mi alrededor, muchas cosas se hunden, pero tienes que aprender a salir a flote. Escribir esta historia me permite recordar cosas y saber por dónde he andando todo este tiempo. Intento ser mejor persona de lo que he sido, espero que me pasen cosas buenas. Es el acto de fe de un escritor y una persona pérdida. Sigo buscando y sigo escribiendo.
A parte de eso, tuve una charla con una compañera escritora. Ella tiene miedo a publicar, piensa que no es lo suficientemente buena, que nadie le publicará y que aquello que escribe no le gusta a nadie. Soy seguidor de su obra de no ficción (aunque su vida parece un delirio ficcional), he intentado buscar tiempo para su obra de ficción (he leído algo de ella y me gusta) y cada entrada en la que habla del proceso de escritura me parece un deleite. Mientras que yo hago cosas como estas, aburridas y melodramáticas, ella encuentra unas gotas de optimismo. Esta sección de hablar sobre lo que escribo nació gracias a su blog y su peculiar manera de ver las cosas.
Los escritores nos acostamos con el miedo de no saber si somos lo suficientemente buenos. Creo que nunca lo sabremos. Te pueden dar premios, publicarte todas tus obras y tener mil fans, pero eso no dice nada. Eso no te salva de esa sensación de nervios y creer saber que no eres bueno. Esa sensación creo que es algo implícito a todos los seres humanos, pero… No creo que sea un miedo bueno.
Si vivimos con miedo, nunca hemos vivido. Debemos arriesgarnos y saborear la victoria y la derrota, debemos enfrentarnos a lo que somos y podemos ser. Si nos quedamos y nos conformamos con lo que tenemos (nada), nunca haremos algo bueno en nuestras vidas. Nunca habremos vivido en realidad. Seremos presa de esa pregunta de: “¿y si hubiera hecho aquello?”. Eso no es bueno.
Todos somos monstruos.
Supongo que esta amiga y otros piensan que yo debo ser el exhibicionista máximo, publicando en varios sitios y hablando constantemente del proceso de creación de mis historias. Bueno, puede ser, aunque no tengo gabardina para enseñar lo auténticamente interesante… Coff, coff… Disculpen.
Creo que todos los escritores (y todos los seres humanos) tenemos una vena que ansía mostrarnos como somos (o queremos ser). Los autores lo hacemos por escrito. Los artistas, en general, en cada uno de sus campos desean mostrar ese trabajo en el que han invertido cada hora. Temen que se les eche abajo, pero lo necesitan.
Yo tengo miedo. Sería un idiota si no lo tuviese. A mi alrededor, las cosas no van tan bien como querría, aunque cuento con personas que me apoyan y me quieren y eso se necesita, tanto como, a veces, pasar por un mal trago o una crítica. Considero que si no lloras, nunca te limpiarás la cara y estarás con tu basura constante sin hacer ningún cambio. Eso no es bueno. Todo es una tristeza casi infinita que tiene bastante sentido en el fondo y si te das cuenta, incluso ríes. Ilógico, lo sé.
Violín y rosa.
Dejándonos de esto y haciendo memoria, recuerdo que abrí este blog en 2008. No esperaba llegar a mucha gente, eso seguro.
Os explico por enésima vez seguramente (son mis batallitas, ¡dejadme!): tenía unos amigos que leían La Historia, por aquella época, en un foro que abrimos siguiendo las ideas de una de las amigas. 
Cuando quise compartir La Historia con más gente (un profesor de Literatura en prácticas, con aspecto de chaval y que se parecía a Bécquer – no os volváis loc@s, muchachada-), mis amigos me dijeron que no querían. Ellos tenían sus entradas poniendo a parir al mundo. Yo también. Sería mejor hacerlo de otra manera. Respete su opinión, aunque mi vena melodramática me hizo abandonar ese foro en plan estrellita de rock. Soy muy... Bueno, ya sabéis cómo soy.
Me abrí un blog. Había conocido el tema de las bitácoras porque otro docente, mi tutora de bachiller de primer año, tenía uno y lo seguía. Así acabó naciendo El Antro de los Vampiros y Otros Monstruos.
Por A por B nació esto y siempre pensé que tendría un público pequeño. Ahora roza los 500 y es más cosas de lo que fue en un principio. Esto, la lucha de cada día, encontrarte con críticas, a veces no muy buenas, es lo que te enseña una importante lección: los miedos no significan nada y tú puedes llegar lejos. Hay que superarlos (come chocolate como decía Lupin en El prisionero de Azkaban).
El escritor es un ser con miedo, pero no puede dejarse anular por él. Nadie, escriba o no, puede hacer eso. Debemos luchar y nosotros luchamos tecleando y mostrando nuestro trabajo. Solo así podemos superar nuestro terror. De los cobardes no se ha escrito nada (¿salvo esta frase?). Es el momento de enfrentarnos a todo, siempre lo es mientras estemos vivos.

El Nosferatu de El Circo de los Horrores.
A parte de eso, fui a ver El Circo de los Horrores, con un montón de monstruos y cosas guais. Me he inspirado un montón para mis historias y me he cuestionado mi moral cuando alguno de sus monstruos se me acercó para asustarme y le respondí: "Hola, ¿qué tal?".
Cosas mías.

P.D.: He reescrito 446 páginas de las 578 que forman el Primer Acto, un 77% (¡BIEN!). Las tres partes son 3225, por lo que habría reescrito un 14 % (¡UPS!). En formato novela, solo llevo 432. Algo es algo. El camino se hace al andar, ¿no?


10 comentarios:

  1. ¡Hey! Pones demasiado bien mi blog, cuando es solo, como me dijeron en una de las primeras entradas, un "Diario de chica" xD
    A no ser que hables de mí. Pero como ya comentamos, todos los escritores somos rutilantes divas y tenemos esa necesidad de estar en el candelero.
    Ains... el escritor no es el único ser con miedo, me temo...Toda la raza humana padece esa lacra, o no estaríamos donde estamos.
    Pero bueno, siempre me has parecido un pozo de optimismo, más bien. No dejas que te lastren, sino que te pones el mundo por montera y avanzas. Es admirable. Una virtud que realmente me gustaría poseer, pero el día que me tocaba recibir las virtudes gasté todos mis cupones disponibles en mi irresistible sex-appeal.
    No, es mentira.
    Los gasté en M&M's...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Misery

      ¿Cómo sabes que estaba hablando de ti? xD

      ¿Un pozo de optimismo? Se nota que me conoces poco fuera del cibermundo, pero creo que prefiero eso a estar siendo presa de miedos, que lo suelo ser, pero prefiero disimularlo.

      Señora, pues ya sabe, a falta de sex-appeal le quedan, a parte de M&M´s, luchar contra los miedos y seguir para delante. Nadie más que usted puede hacer eso y usted vale la pena. Así que, ¡a por ellos!

      Gracias por tu comentario, un saludo y mucho ánimo.

      Eliminar
  2. "woow" es la expresión que di cuando acabé de leer tu entrada. La verdad es que me has dejado sin palabras, y eso es mucho para mi que soy muy habladora...

    Cada palabra leída me hizo sentir como si fuera yo la que estaba entre las líneas. Eso de no saber si tus escritos gustarán, si alguna editorial te aceptará...
    Hay tantas novelas de tantos géneros que, a veces, solo piensas en: "esto ya está muy usado, quedaré como una no-original". Para ser sincera así me pasé mucho tiempo con muchas historias... pensando que no eran originales o que podían ser muy repetitivas.
    Después, de ánimos de muchas personas de mi alrededor me di cuenta que todo lo que uno escribe con su propia imaginación y corazón es original y no hay que temerle a nada; ni siquiera al fracaso. Porque mientras uno le ponga todo de si, ya es suficiente. Obviamente nunca hay que dejar de esforzarme. Siempre sale algo mejor.

    Porque el miedo, que todo ser viviente tiene, nunca nos deja es parte de nosotros solo hay que saber caminar junto a él para no caer en sus brazos.

    Gracias por esta fantabulosa :P entrada, Carlos!

    Besotes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marifer

      Me alegro de que te haya gustado esta entrada y te hayas sentido involucrada en ella. Creo que si es ese el caso, he logrado lo que quería.

      Muchas cosas están inventadas, pero jugar con esos factores y añadir nuestro punto de vista, porque nadie vive exactamente igual que otra persona, puede añadir importantes cosas a la experiencia.

      Muy de acuerdo en la parte del esfuerzo, sin eso no llegamos a nada.

      Hay que caminar junto al miedo, pero sin que nos rodee, estoy de acuerdo, pero añadiría que deberíamos ir un paso por delante y tirarle pieles de plátano a ver si tropieza y cae.

      Gracias a ti por leer esta entrada y por tu genial comentario, un saludo y hasta la próxima visita. =)

      Eliminar
  3. En resumen,te ha dejado tu pareja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, anónimo, que ella se está ganando el halo de santa aguantándome a día de hoy.

      Eliminar
  4. Adoro esta sección. Me parece sencillamente maravillosa, como el resto de tu blog, pero esta me parece especialmente buena.
    Me parece una gran idea esa de que te desahogues con esto y permitirnos poder hablar libremente.
    ¿Hay algo mas humano y mas primario que el miedo? Tal vez el amor, pero yo creo que el miedo es de los sentimiento mas profundo que tenemos, pero no debemos permitir que gobierne nuestra vida (por mucho que le pese a un profe mio que dijo un buen dia que los cristianos son lo únicos que pueden vivir sin miedo porque irán al cielo...)
    Yo soy el primero que tiene mucho miedo provocado por la incertidumbre, el no saber como enfocar su vida, como la tiene que vivir, si moriré solo, si soy una persona mediocre, que no vale la pena y que no aspira a nada mas que al fracaso que es lo que he tenido hasta ahora.
    En fin como leí en algún cómic: la vida es como un examen final, con la diferencia de que para este no te preparas, te lo sueltan sin más (o algo así, no recuerdo la cita exacta, pero se me quedó grabada.)
    Usted por el contrario, tiene talento y capacidades para llegar y conseguir todo lo que se plantee, con humildad y teniendo los pies en el suelo, creo que se pueden conseguir grandes hallazgos. Este blog es prueba de ello, cuando lo abriste no te esperabas ni la mitad de lo que has conseguido. Me siento como un padre y un admirador, tengo mucha fe en que llegarás lejos y soy bastante fan tuyo y de tu trabajo.
    Solo puedo desearte sinceramente mucho ánimos y ya verás como los miedos se van superando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      Me alegro de que te guste la sección. Siempre la he visto como una forma de contar lo que se me pasa por la cabeza, mientras escribo y nunca había pensado que consiguiera gente que leyese estas pequeñas idas de bola. Me alegro al menos de que sea así, ¿cómo no? =)

      Tus profesores cada vez me parecen más especiales... xD Me recuerdan a una profesora que sale en La Historia. Ya me dirás cuando la leas si se parecen jaja

      Sobre el miedo, es sencillo, el ser humano teme a la muerte, busca la supervivencia, cualquier cosa que atente contra ello o su existencia es algo digno de ser temido.

      Todo el mundo tiene cierto temor hacia su futuro, pero, mientras que no se sienta anulado por eso, debe seguir adelante sin detenerse.

      Sobre la frase del cómic, me gusta. Si la encuentras, me dices cuál. Me suena.

      En cuanto a eso del talento, lo dudo un poco. Creo que tú tienes una amplia capacidad por aprender y eso es lo mejor que se puede tener. No temas convertir tu hobby en tu profesión. Ánimo con lo que te propongas.

      Muchas gracias por tus palabras y por tu ánimo, me emocionan bastante y significan mucho. Espero no decepcionar e intentaré hacer que seas más optimista, que tienes muchas cosas que hacer que valen la pena.

      Muchísimas gracias por los ánimos, siempre ayudan contra los miedos. =)

      Eliminar
  5. Odio tener ese tipo de miedos, no me gusta tener miedo, y es una putada, pero los tengo. Pero bueno, es mejor que nada saber que hay gente a la que le gusta lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hitos

      Pues la única forma de quitárselos es enfrentarse a ellos. O usando el especto patronus.

      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.