18 de noviembre de 2012

Sobre lo que estoy escribiendo: El diablo y los detalles


El diablo está en los detalles se suele decir (o lo dijo George R.R. Martin y yo creo que se suele decir).
Creo que a lo largo de la reescritura de La Historia he sumado algunos detalles que pueden ser interesantes (al menos para mí. ¡Dejadme, soy nuevo! Oh, maldita sea, esa es la excusa que pongo en GenComics). Sea como sea, os voy a contar dos de esos detalles que he sumado esta semana.
Un profesor (al que desde aquí doy las gracias) me ha dejado un pack con las películas de monstruos de la Universal. Son extremadamente divertidas, algunas aterradoras, casi todas fascinantes… Y no dejo de descubrir cosas. Una de mis favoritas es El Hombre Lobo de George Waggner, aunque realmente es conocida por el genial maquillaje con el que convirtieron a Lon Chaney Jr en un licántropo.
En esta película se habla del símbolo del hombre lobo, una especie de pentáculo y se hace referencia a la empuñadura de un bastón con forma de lobo, como otro de los símbolos más importantes de la mitología del licántropo. En La Historia, tenía que hacer un homenaje a eso y, aunque el martes estaba tecleando ya tarde, añadí ese detalle a uno de los hombres lobo de La Historia.

El otro detalle, aunque más personal, fue el encontronazo que tuve el domingo pasado con una criatura de las tinieblas (seguid leyendo, no he terminado de perder la cabeza aún). Elsbeth y yo paseábamos por una de esas plazas de Santa Cruz, cerca de la costa, cuando encontramos a un pequeño gato perdido. Era un felino de pelaje negro, de porte elegante y enormes ojos verdes… Y estaba horriblemente asustado por estar solo.
Esa zona la conozco no solo por el mal olor que han conseguido dar a un supuesto sitio turístico (no obstante, hubo un vertedero municipal antes allí… Tenerife, ya se sabe), sino porque en la parte de las rocas junto al mar (donde tienen dibujos de cantantes famosos y… ¿Políticos?), vive una gran pandilla de gatos, la mayoría completamente negros.
Ese gato con el que nos topamos era el gato que habría vuelto loco a Edgar Allan Poe (sí, sé de su predilección por los cuervos, pero bueno…), Vincent Price o Tim Burton… Y a Elsbeth y a mí.
Era muy tarde y estuvimos buscando a la pandilla de aquel enano que maullaba y, cada vez que le dejábamos en el suelo, nos seguía. El crío solo quería algo de compañía y nosotros, que somos de acero (nótese la ironía), no queríamos encariñarnos con él, aunque estuvimos dándole nombres tan bonitos como Salem o El Capitán Espinacas (al primero le encontraréis sentido, al segundo no).

Al final, un grupo de chavales que encontramos se encariñó con el bichejo. Una de las chicas tenía un gato de siete meses y pensaba que ese gato negro perdido podía hacerle compañía. Lo llamó “panterita”. Elsbeth y yo nos alegramos de ello, nos fuimos.
No hubo lágrimas. Menos aún por parte del gato. Los gatos tienen un porte solemne que les impide hacer caso a los miserables humanos. Ahora tenía una banda de humanos a su disposición y nosotros ya no le llamábamos la atención.
Seguramente, algún día si se acuerda de nosotros dirá “vaya, me acuerdo que tuve una vez a dos adoradores humanos bastante extraños que me llamaron Capitán Espinacas”.
Lo importante de todo este desbarre es que mientras nos íbamos (o a lo mejor fue antes) dejé caer una cosa:
—Creo que tendré que meter a ese gato negro en La Historia.
            ¿De quién será el gato?– me dijo Elsbeth. Ella conoce La Historia–. ¿De todos?
Y Elsbeth terminó dándome una idea: un gato negro que vaga por un lugar lúgubre, donde todos piensan que lo poseen y solo él sabe que es él quien posee a todos.
En fin, antes de que terminéis de aburriros con mis cosas, considero que la reescritura es un mar de nuevos detalles esperando ser limados o incluidos… ¡Y eso es algo que me encanta!

P.D.: La historia consta de tres actos. Un total de 3225 páginas. Llevo reescritas 433 de 578, es decir, un 75 % del Primer Acto. Si cuento los tres, llevo solo un 13%.  Algo es algo.


6 comentarios:

  1. Tomaré tu última frase... «la reescritura es un mar de nuevos detalles esperando ser limados o incluidos» ¡Es tan cierto!

    Yo suelo incluir y modificar siempre que me siento a escribir, por eso me cuesta tanto terminar a veces los escritos. Pero eso es lo que me gusta (aunque a veces me frustre)saber que quizas ayer tenía un párrafo y hoy tenga la mitad o una línea. No me importa, porque eso lo hace intersante.

    ¡Gracias por este mini relato! ¡A mi me encanto! Y el nombre capitán espinacas es bastante adorable :P

    Besotes, Carlos :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marifer

      Me alegro de que te haya gustado esa frase. Se me ocurrió en un momento en el que no sabía como cerrar este post (al menos creo en eso que he tecleado). A ver si se me ocurre cómo acabar el próximo jaja

      Creo que era Capote el que decía que el escritor cuando nace le dan dos cosas: un don y un látigo. Es normal fustigarse y destrozar muchas cosas de las que escribimos o cambiarlas. Creo que no hay que temer destruir o cambiar nuestras cosas, mientras valga la pena.

      Y sobre el Capitán Espinacas, espero que sea feliz y te juro que no es un minirrelato de completa ficción. Es bastante real. =D

      Muchísimas gracias por tu comentario, Marifer, perdón por tardar en responder =)

      Eliminar
  2. Ya sabes lo que dijo Terry Pratchett: "Hubo un tiempo en el que los gatos fueron adorados como dioses. Ellos no lo han olvidado"
    Suerte con la reescritura. NO me explico cómo puedes ir tan ráipdo. Nunca me lo hago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isabel

      Me encanta esa frase. Qué grande es Pratchett. Tengo que retomar su lectura pronto. Me estoy volviendo demasiado serio.

      Muchísimas gracias con la suerte, yo también espero que me llegue. Realmente, voy bastante lento, creo. Problemas de clase y demás, pero hay que seguir guerreando.

      Un saludo, muchas gracias y quedas invitada a seguir el blog =)

      Eliminar
  3. El diablo está en los detalles. Adoro ess frase... Aunque no tenga nada que ver, tambien me encanta la de el mayor truco del diablo fue convencer al mundo de que no existe. Que buena es sospechosos habituales.
    Curiosa historia la del gato... Me ha encantado como la has escrito. Has hecho épico un hecho de los mas cotidiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      Tu frase también me gusta. Sobre la del diablo, George R.R. Martin la pone al principio de Canción de Fuego y Hielo. Quizás sea una frase popular. Soy un ilustre ignorante como veras.

      Me alegro de que te haya gustado, creo que al Capitán Espinacas le gustará saberlo.

      Gracias por tu comentario, un saludo =D

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.