sábado, 20 de octubre de 2012

Sobre lo que estoy escribiendo: Feeling good



Un lugar similar a aquel donde transcurre La Historia.
Si no estás bien con tus personajes, ¿con quién lo vas a estar?



Considero que la escritura debe ser no solo una vocación, sino algo que te guste. Si no disfrutas tecleando, no tendrás ese deseo de volver a escribir lo antes posible (no será tu droga) y no creo que alguien que no haya experimentado ese disfrute, tenga que torturarse intentando escribir si realmente no le gusta.
Por tanto, esta semana ha tratado sobre eso. Tras algunos días en los que no he podido escribir (llevaba dos semanas sin actualizar esto, por lo menos), pude volver a hacerlo y tuve que confesarle a Elsbeth (que es la primera que sabe de estas cosillas) que lo había pasado bien de nuevo escribiendo.
Y no eran dos grandes momentos de la historia, pero sí considero que eran dos instantes en los que disfrute por su ritmo, su tono, sus personajes… Y me sorprendí a mí mismo por pasarlo tan bien. ¿Por qué diantres lo había creído olvidado?
Cualquier lugar sirve para entrar a la ficción.
Después de tanto tiempo, tantas cosas malas, dentro y fuera (sobre todo fuera, en mi vida personal) de la escritura, supe que puedes seguir disfrutando con un simple documento de World y algo de imaginación en el papel de la reescritura, buscando el mejor diálogo o la descripción y la actuación más positiva de los personajes.
Es esa sensación agradable la que hace que me guste escribir desde que era un renacuajo y me haya dedicado profesionalmente a juntar letras como escritor, bloggero y periodista (oh, vaya... Y sigo sin tener donde caerme muerto).
Juro que, la próxima vez, contaré algo más sobre la reescritura que una mera sensación, pero es tan buena que no podía dejar de compartirla. Espero que el lector lo note cuando me lea (si tengo tal suerte).


Esta gabardina casi de detective es el uniforme de una de las chicas de mi historia, siento que tenía que compartirlo con vosotros. Creo que podría ser uno de vuestros personajes favoritos. Ya la conoceréis.
P.D.: He reescrito 325 páginas del primer acto, que consta de 578 páginas. Es decir, un 56%. ¡Menos mal, algo más de la mitad! En formato novela, irónicamente, no llevó más de 330. Y eso que pensaba que se estaba alargando.El total de las tres partes, de un total de 3225 páginas. Es decir, llevo un 10% del total. Bien, algo es algo.
Y sí, si todo va bien hablaré de Halloween
en mi historia la próxima semana.

4 comentarios:

  1. Yo pienso lo mismo. A quien no le guste, escribir tiene que ser un martirio. A mí de momento me está jodiendo la columna, pero me compensa. Sin embargo, al que no...
    Ahg, hay un concurso de relatos de Halloween en la biblioteca de mi pueblo supercutre y el premio es una cena y un masaje y estoy por participar SÓLO para ver si me arreglan la espalda xD
    Es triste.

    PD: más de 3000 páginas... cada vez que lo leo. Sigh.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Misery

      Malditas columnas, no están hechas para el ejercicio de la creación... Literaria. Odio cuando mis frases suenan jodidamente mal.

      Me parece correcta tal masaje, aunque tan cuidado si le dicen algo sobre finales felices y no tiene que ver con el final de su relato.

      A mí me pasa igual con las 3000 cada vez que las veo. xD

      Gracias por tu comentario, un saludo y ánimo con la espalda, espero que se te arregle, si no llama a Bender.

      Eliminar
  2. Interesante reflexión. Nunca lo había pensado. Creo que cada uno tiene que estar a gusto con lo que hace, si no, no tiene nada de sentido.
    P.D: Temazo el de Nina Simone.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      Esa es la clave creo yo, encontrar algo en tu vida que te guste hacer. De lo contrario, nada sirve para nada.

      Temazo mil veces versionado y con una fuerza increíble. Me encanta su voz y la energía que transmite.

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...