28 de agosto de 2012

Críticas de series: Black mirror, nuestro más oscuro reflejo.


En tres episodios, Black Mirror no nos habla de ciencia ficción, sino que nos advierte sobre nuestro futuro si seguimos como ahora.
Críticas de series:
Directores: Otto Bathurst, Brian Welch, Euros Lyn.
Guionistas: Charlie Brooker, Jesse Armstrong.
Creada por: Charlie Brooker.
Actores: Rory Kinnear, Lindsay Duncan, Rom Goodman Hill, Donald Stumper, Toby Kebbell, Jodie Whittaker, Tom Cullen,
Nacionalidad: Reino Unido.
Número de episodios: 3.
Música: Stephen McKeon.
Año: 2011.
Género: Drama, ciencia ficción.

La ciencia ficción podría ser llamada también “el género de las advertencias”. Obras como Black Mirror dejan este concepto bastante claro.
Esta miniserie está compuesta de tres capítulos que son como pequeñas películas. Los tres cumplen gratamente y consiguen enganchar al espectador.
Imágenes del primer episodio.
La serie comienza con El himno nacional: la princesa Susana ha sido secuestrada y será asesinada antes de las cuatro de la tarde, a menos que el Primer Ministro aparezca en todas las televisiones mientras practica zoofilia con un cerdo. Este episodio es una reflexión sobre el morbo (se cuestiona mucho a la sociedad, que se detiene a juzgar, sin pensar como eres humanos), la crueldad y querer pactar con el diablo para seguir siendo considera un héroe (un político y la metáfora del cerdo). El capítulo arranca como si pudiese pasar hoy, pero demuestra que su “todo vale” llevará a la sociedad en la que acontecen los dos siguientes episodios.
El protagonista y su peor pesadilla del segundo episodio.
Black Mirror continúa con 15 millones de méritos: una serie de personas pasan su vida pedaleando para generar energía para su "civilización". A su vez, son recompensados por puntos que pueden canjearlos para cambiar la ropa de su avatar, comida, ver o no un canal (es obligatorio ver la tele)… Nuestro protagonista se cansa de ese falso mundo y al conocer a una nueva interna decide hacerle un regalo, porque es lo primero que prueba real en mucho tiempo. Este episodio, con un título original que juega al doble sentido, nos hace reflexionar sobre la telebasura (parece que son las consecuencias maximizadas del público del primer capítulo), el poder del dinero y el consumismo, el dolor de un mundo que ha perdido la humanidad… Y si te levantas para decir lo contrario, lo más seguro es que compren tu causa y la vendan en falsas dosis de rebeldía.
El protagonista del último episodio, centrado en los recuerdos.
La miniserie concluye Toda tu historia: en un mundo no muy lejano, la sociedad se puede implantar un pequeño aparato que permite grabar todos tus recuerdos y nunca olvidar. Un abogado en crisis empieza a preguntarse si su mujer ha sido fiel o no. El capítulo, el más íntimo, retrata la crisis de un matrimonio en un mundo donde no puedes decir que te has olvidado de algo, que tal hecho no fue así (puedes pedir que se te muestre la verdad)… Es una reflexión sobre el olvido y el dolor que supone la absoluta realidad, además de cómo nos torturamos con la nostalgia. Quizás, falla a la hora de final porque podemos esperar algo más. 
Menos humanos que los humanos
Sea como sea, tres episodios de casi una hora que consiguen mucho más que la mayoría de las teleseries y películas actuales, gracias a una cosa: nos hace pensar y mucho sobre el tipo de sociedad que estamos viviendo, donde la tecnología se encarga de borrar nuestra humanidad.
La televisión británica nos demuestra una vez su puesta a punto en producciones arriesgadas. Hoy, que parece que solo vende la ficción facilona y la telebasura, los británicos (que de lo otro también saben) no niegan la oportunidad de poder buscar historias diferentes para un público distinto. Otra vez más, los hijos de Albión nos demuestran su talento en las series de televisión, la ciencia ficción, la interpretación y muchos más. No es raro que más de uno desee haber nacido en Reino Unido...
El mundo de Black Mirror es un espejo que nos muestra un reflejo de toda la oscuridad que nos rodea. Y no, no es un espejo deformado. Es nuestra realidad, es nuestro futuro, si no hacemos caso a las advertencias.

10 comentarios:

  1. Grandiosa series y todo un descubrimiento. Tres episodios autoconclusivos que tiene como principal baza hacer reflexionar a las personas que lo ven acerca de la sociedad en la que vivimos y si esto es lo que realmente queremos, además de todos los problemas que están dando y darán las tecnología, hacen que perdamos humanidad, que seamos mas falsos y menos reales.
    Tres episodios que hacen mucho mas que las mayoría de las series actuales, como bien dices.
    Una de esas cosas que todo el mundo debería ver antes de morir.
    Solo me queda felicitarte por tu genial critica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, superñoño

      En primer lugar, gracias por recordarme que la iban a dar el lunes, que si no me la hubiese perdido.

      Me ha gustado la idea de que sea como un Twilight Zone, pero modernizado en el aire "british" con mucha mala leche y la pregunta de: ¿por qué dependemos tanto de las nuevas tecnologías? ¿Usarlas mal nos deshumaniza?

      Me alegro de que te haya gustado la reseña, creo que es bueno comentar estas series que nos ayudan a reflexionar.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Qué buena pinta que tiene esa miniserie! En cuanto pueda la voy a buscar.
    Gracias por la info y la crítica.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kramer

      Creo que te gustará, tiene cierto aire turbulento y reflexivo que engancha bastante por el tema de cómo somos y qué seremos.

      Gracias por tu comentario y ya me contarás cuando la veas.

      Un saludo y hasta pronto.

      Eliminar
  3. Según estoy leyendo, el creador de la serie es el mismo que el de Dead Set, otra miniserie británica brutal sobre zombis.
    Voy a ver si lo veo, lástima no haberme enterado a tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Azufre

      Sí, lo es. Aún no he visto Dead Set, pero supongo que caerá sólo por haber conocido la mala leche de este autor en Black Mirror.

      Ya me contarás si al final la ves.

      Un saludo, gracias por tu comentario y hasta la próxima visita.

      Eliminar
    2. Azufre (originalmente a través de Fb)29 de agosto de 2012, 11:52

      Ala, ya he visto los dos primeros. Me quedo con el segundo,que me hizo llorar de impotencia con su final. Joder...

      Eliminar
    3. ¿El de 15 millones de créditos? Es genial, me parece una estupenda advertencia de aquello a lo que nos está conduciendo la sociedad actual.

      Eliminar
  4. Estupenda serie, encaja perfectamente con mi ideología de que la tecnología nos conduce al desastre. Me encanta el segundo. Ahora a verme la siguiente temporada.

    P.D: Pobre cerdo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hitos

      "The future is broken" que dicen en la serie. Los tres de la primera temporada son muy buenos. Una pena que el segundo no pueda comercializarse en DVD / Blu Ray por un problema de derechos de autor con un tema de ABBA que usan.

      Sobre la tecnología y el desastre, más bien es nuestra actitud la que nos conduce a un mal final. O el destino. Quién sabe.

      Me alegro de que te haya gustado y hayas comentado. Un saludo =)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.