1 de agosto de 2012

Críticas de cine: Doce hombres sin piedad, una vida en juego

Doce miembros de un jurado han de dictaminar si un joven es culpable del asesinato de su padre. La pena de muerte para el muchacho está en juego. En la primera votación del jurado, once deciden que es culpable. Uno no. La vida del chico está en sus manos.

Críticas de cine:

Doce hombres sin piedad

Póster de Doce hombres sin piedad. Fuente.
Director: Sydney Lummet.
Guionista: Reginald Rose, basado en su guion.
Intérpretes principales: Henry Fonda, Martin Balsam, John Fiedler, Lee J. Cobb, E. G. Marshall, Jack Klugman, Edward Binns, Jack Warden, Joseph Sweeney, Ed Begley, George Voskovec, Robert Webber.…  Consultar el resto del reparto en IMDB
Música: Kenyon Hopkins
Nacionalidad: Estados Unidos.
Duración: 96 minutos.
Año: 1957.
Género: Drama.

“Pero ¿qué es esto? ¿El día del amor al hermano desvalido?”

Un estudio sobre el ser humano y el grupo, sobre la justicia y la inocencia, sobre nuestras decisiones y errores. De eso va Doce hombres sin piedad, el clásico del famoso director Sydney Lummet.
Doce hombres sin piedad (Twelve angry man) está basada en la obra de teatro de Reginald Rose, quien también hace las funciones guionista y productor de esta adaptación a la gran pantalla. La cinta no tardaría en ser reconocida con diversos premios y reconocida como una de las mejores películas de la historia.

Algo más que una película sobre juicios


Puede parecer que está película va sobre juicios y puede que sea así... Si nos quedamos en lo más superficial. Para empezar, nunca vemos el juicio en sí. Nos centramos en la forma en la que los personajes se reúnen para tomar una decisión sobre dar muerte o perdonar a un chico que fue maltratado por el padre, de cuyo asesinato acusan al hijo. Once votan que vaya a la silla eléctrica, uno, el ocho, interpretado por un genial Henry Fonda, dice que no es culpable simplemente porque lo duda, no lo sabe y no se cree que sea un asesino. ¿Qué pasará?
Cada personaje representa una postura diferente a la vez que también vemos lo cambiante de las decisiones humanas (esta película es perfecta para explicar la toma de decisiones y el miedo al rechazo por opinar lo contrario).
Nunca llegamos a saber si el acusado es inocente o culpable. Tampoco sabemos si merece esa segunda oportunidad para huir de la violencia con la que lo había criado su padre. Sólo tenemos de él su mirada fija, la de un chaval que no ha tenido suerte en la vida y doce hombres que decidirán sobre ella.
Decidiendo el destino de una víctima o un culpable. Fuente.

Las interpretaciones son excelentes y el guion muy bueno. Nadie debería sentir prejuicios porque sea una película clásica en blanco y negro, tiene más ritmo que la mayoría de cintas actuales, porque sobre todo consigue una cosa: que el espectador se meta dentro de la cinta y se pregunte ¿qué haría él?
Hay momentos para pensar, casi llorar, tensión y sonrisas en esta historia sobre qué es la justicia. El resumen del ser humano.
POSIBLE SPOILER. Cerca del desenlace, hay un clímax estupendo cuando descubrimos que el único hombre que sigue diciendo que el acusado es culpable lo hace por un dramático motivo: porque ese chico que está siendo juzgado le recuerda a su propio hijo con el que lleva años sin hablarse porque él no fue un buen padre. Quiere mandar a la silla eléctrica al reflejo de su propio hijo.
Además, el final es simplemente genial, bajo esa noche lluviosa tras tantos días de calor, con un anciano preguntando quién es al hombre que llevó la contraria, cómo se llama. Un momento sublime. FIN DEL POSIBLE SPOILER.
Doce hombres sin piedad es una obra maestra que hace que vuelvas a creer en lo bueno que es el cine. Imprescindible.

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Muy buena crítica. Es una de mis películas favoritas, aunque he de reconocer que me gusta mucho más la versión que se hizo en Estudio 1, quizás porque fue la primera que vi.
    Muy recomendable y, desde luego, una obra maestra ^^
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elisa

      ¡Cuánto tiempo! Se te echaba de menos por el Antro.

      No he visto la obra de teatro, así que tendré que probar. Esta película la conocía, pero la vi por recomendación de un amigo y me ha gustado bastante.

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo y hasta pronto =D

      Eliminar
  2. Una de mis clasicazos y obras maestras pendientes. Me queda muuuuuuuuucho cine por ver...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, superñoño

      No te decepcionará.

      Yo auguro que entre mi trabajo de fin de carrera que es de cine y que el próximo año tendré una asignatura cinéfila también, voy a estar comiendo la oreja a la gente con el cine clásico por aquí durante mucho tiempo jaja.

      Gracias por tu comentario, un saludo =)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.