domingo, 20 de mayo de 2012

Diario de rodaje de No quiero verte ni muerta: Día 1


Después de tres semanas de preproducción, el corto “No quiero verte ni muerta” entró en fase de rodaje. Es decir, pasó al momento clave.
lkd
Vuestro servidor, en un alarde de su gusto por las fotos.
Y sí, me tapo con el guion y el storyboard
(y sí, mis dibujos son bochornosos).
FUENTE: Els.
-Preproducción, ¿eso qué es?
Sí, la preproducción también es complicada. Tienes que pensar en una historia, escribir una sinopsis, hacer un storyline (un minicómic para explicar tu historia), crear un guion, dibujar algún storyboard (hace más fácil el rodaje), cazar a los actores y actrices (millonada padre o bocadillo de pollo pueden ser tus aliados), buscar el material (tiendas de "Todo a 100", sois nuestras amigas) y localizaciones...
Por mi parte, fui el encargado de escribir el guion a partir de un relato. Es decir, adaptar un mundo a otro. Espero que haya quedado bien.
La preproducción fue dura, pero a mí me pareció casi un juego gracias a que el resto del grupo con el que hago este trabajo, que se ha comportado bastante bien hasta la fecha.
Elena, la protagonista de nuestro corto.
Desconfiad de su aspecto angelical.
FUENTE: Els.
-¿El resto del grupo? 
Sí, os explico: es un trabajo para clase. El corto me lo han enviado en una asignatura. Estudio “Periodismo”, no sé muy bien qué tiene que ver con un corto, pero bueno, es un corto. Usas tecnología y cosas guais. Los cortos molan, como diría el Doctor.
Mi grupo lo conforman: 
-Daniel, que tiene bastante experiencia con los cortometrajes y las cámaras (y convertido por sorpresa en nuestro protagonista... ¡Ya os contaré!). 
-Lydia, que es nuestra actriz y maquilladora.
-Abigail, que ha servido de script, actriz y ha realizado nuestro making off.
-Catherine que se ha encargado de algo del atrezo como todos y actúa en una de las escenas con más personajes. 
-Por último, pero no menos importante, Elena, la coprotagonista que me ha confirmado que todos tuvimos una época de ser “alternativos” en nuestra adolescencia. 
No puedo olvidar a Elsbeth, que ha hecho de vestuario, fotógrafa y extra entre otras cosas (¡muchísimas gracias!).
También en el grupo estoy yo. Espero haber cumplido con mi cometido.
Gracias a todos por vuestra función y por servir de apoyo moral.
Después de esta aclaración y de todo ese tiempo de preproducción donde te partes la cabeza intentando que la historia que tienes en la cabeza se haga realidad, viene lo más complicado: hacer que tome forma.

-El primer día de rodaje (o bienvenido a la guerra):
Si algo me ha enseñado este corto es que dirigir una película no debe ser fácil. Bueno, al menos si tienes los medios y demás, creo que es más sencillo. No sé, supongo que veré con más cariño la serie B a partir de ahora.
Nunca había dirigido nada (aparte de un anuncio, también para la carrera...), así que esto era un reto. 
Puedes ir con la mente clara, pero cuando te dan la cámara tienes que decidir los tipos de plano, no olvidarte de sacar recursos e intentar que todo funcione sin que se te vaya de las manos (algo que se antoja casi imposible). Puedes ser muy detallista, pero nunca sabrás cómo está el suelo por el que quieres que anden tus protagonistas, por ejemplo.
Así, el día D llegó. Realmente, el día 1, pero Día D siempre queda más molón. En fin, comenzamos el rodaje el martes 17 a las 5 de la tarde. 
Esperaba rodar unas cuantas escenas, al final... 
Sólo conseguí una. 
Eso me enseñó algo importante: ¡si vas a rodar una escena de 5 minutos, ve seis horas antes! ¡En serio! ¡El tiempo se acelera en un rodaje!
Ese día, además de conseguir el atrezo que me faltaba saqueando mi casa y la de Els (muchísimas gracias), supe que me había quedado sin actor principal. 
El cámara, Daniel, tuvo que sustituir. 
Pero que no cunda el pánico. Creo que Daniel ha conseguido al protagonista harto de la existencia que necesitábamos.
Salas de maquillaje improvisadas. 
Lydia junto a Daniel.
FUENTE: Els.
-Maquíllate, maquíllate...
Con dos coches (que en una superproducción serían cinco helicópteros) llegamos al primer emplazamiento. No funcionaba como bosque. Acordamos ir a otro al día siguiente. La escena se había suspendido.
Fuimos hasta un parque cercano, una plazoleta cercana al Castillo Negro. Nombre evocador, sin duda.
Paremos...
No os he dicho que rodaba con mis dos actores protagonistas, Daniel y Elena, y que ambos van maquillados. Doy gracias desde aquí por tener a nuestra actriz y maquilladora que es Lydia (ya la veréis como Muerte, es... Para moríos) – y gracias también a Els por el toque marrón en las ojeras.
Esto de que van maquillados es crucial cuando Daniel conduce otro coche con un maquillaje tipo El Cuervo. En serio, ¿os imagináis toparos con alguien así en la calle? No me extraña que cuando lo vio su primo, se partiese y le dijera que si se había hecho emo.
Sea como sea, tras un “maquíllate, maquíllate, un espejo de cristal...”, Els y Abigail se dedicaron a sacar las fotos mientras Elena se había convertido en la gótica perfecta y Daniel llegaba al nivel de rockero desfasado básico. Por si fuera poco, terminamos de maquillar en un sitio tan lleno de presupuesto como es un... aparcamiento.
Yo iba de un lado para otro, desesperándome y apurando. No podríais soportarme, creedme. Yo, desfilando, bamboleante, con mi guion de un lado a otro, preguntando: “¿Habéis terminado ya? ¿Vamos ya? No queda tiempo y hay que devolver las cámaras”.
Llegó el otro altibajo: una dentadura falsa no funcionaba. No se le pegaba ni con la crema para las dentaduras de los ancianos. No sé a qué sabe esa pasta, pero sé que Daniel, por su cara, maquillada, tuvo que sentir unas arcadas insoportables. Lo siento.
Tras todo eso, más un enfrentamiento con micros y demás, conseguí sacar varios planos de la secuencia. Conseguí dejar atrás una, quedaban veintisiete. No había estado mal.

-Un accidentado regreso...
Nos fuimos corriendo a devolver las cámaras antes de que cerrasen la Facultad. En un coche, Els, Abigail y yo. En otro ("el de carga"), Daniel, Elena y Lydia. 
En medio de la autopista, recibo una llamada de Elena diciéndonos: 
-El coche no arranca. 
Ellos tienen la cámara.
Damos marcha atrás en el primer desvío. Abi y Els son admirables, mantienen un grado de serenidad que este aprendiz de Stanley Kubrick jamás tendrá. 
Jamás, jamás, jamás. 
Me acordé de todos los muertos del cine.
Y de otras artes, incluso.
Cuando volvíamos ya, recibimos otra llamada. El coche al final ha arrancado. Siento ganas de tirarme del asiento de copiloto. 
Que el espíritu de Alfred Hitchcock me lleve.
Al final, conseguimos encontrarnos en la Facultad, con menos gasolina y algo de cansancio. 
Abi, la persona que nunca perdió los nervios 
cuando al director le salió su vena a lo Stanley Kubrick.
Además de actriz, ayudó con el sonido y el making off.
FUENTE: Els.
-¿Podremos terminar esto?
Tras pedir una prórroga a los mandamases de la facultad de unos minutos, para “volcar” los videos en un ordenador, vemos las primeras imágenes. No están mal. La magia del cine, supongo.
Luego, entregamos las cámaras, nos despedimos... Son cerca de las nueve de la noche cuando llego a mi casa con la misma cara que mi protagonista, pero sin maquillaje. Supongo que el resto del equipo, incluida la ausente Catherine (no grababa ese día), estaremos igual.
Me voy a la cama intentando dormir. No lo consigo hasta tarde. Me despierto cada dos por tres. Estoy pensando en si habré respetado la norma de dejar algo de aire sobre las cabezas (para que no quede raro), si a Daniel se le ha visto demasiado los ojos tras las gafas moradas estilo Lennon o si Elena estaba despeinada.
El día 2 estaba al lado. Menos mal que fue a mejor, si no, dudo de que tuviese ánimo para escribir esta especie de diario de rodaje.

8 comentarios:

  1. Grabar un corto nunca fue fácil, ni aunque sea un corto supercutre(como 1 que hice con unos amigos y que subí en mi blog hace poco), espero que os salga bien la cosa. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hitos

      No, no lo es, lo he comprobado en mis carnes durante estas semanas y las que lo han seguido con el rollo del montaje y demás.

      Yo también espero que la cosa salga bien, por mi propia honorabilidad xD

      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar
  2. Te compadezco, la verdad. Nosotras decidimos hacer las cosas lo más sencillo posible y tirar para adelante. ¡Fue agotador! No me quiero imaginar cómo de cansado tiene que ser grabar varios días...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Azufre

      Confiábamos en la historia y la historia requería muchas cosas. Espero que haya quedado bien.

      Y sí, es cansino, pero todo sea por el arte xD

      Gracias por tu comentario, hasta la próxima.

      Eliminar
  3. Muy interesante. Espero que después de presentar el corto como trabajo de clase, lo cuelgues por aquí, para que podamos verlo. Tengo ganas de apreciar que tal queda.

    Y dile a Elena, la protagonista, que ya tiene un 'fan'. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hombre de Trapo

      Lo colgaré por aquí, espero que quede lo suficientemente bien teniendo en cuenta que yo nunca había rodado nada. Aighs.

      Se lo comentaré a Elena jeje

      Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita.

      Eliminar
  4. Muy interesante y ajetreado lo del corto. Lo estás haciendo a conciencia, te mereces una buena calficación por este corto... ¡mucho ánimo y haz que Kubrick se sienta orgullos (o que Uwe Boll te insulte por hacer mejores cosas que él.)
    P.D: que sean dos fan para Elena XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, superñoño

      Muchas gracias por tus palabras y espero que la profesora tenga todo esto en cuenta jeje Ojalá que esté más cerca del bueno de Kubrick, aunque sea de sus talones, que de una brazo de Uwe Boll o Ed Wood. A ver.

      Se lo diré a Elena jaja

      Muchas gracias por tu comentario y espero que os guste el resultado final.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...