5 de septiembre de 2011

Críticas de libros: Retrum. Cuando estuvimos muertos de Francesc Miralles

Por su culpa, su hermano murió en un accidente de moto y su madre abandonó a su padre y a él. Christian se atormenta por ser la causa de la mayor pérdida de su vida, mientras ve los días pasar, cayendo constantemente en la melancolía y en su propio mundo sombrío. Nada vale la pena hasta que conoce a Retrum, dos chicas y un chico aficionados a vestirse de negro, maquillar su rostro de blanco y pintar sus labios de violeta cuando van a dormir a los cementerios. Christian no se imagina que su sufrimiento no ha hecho más que empezar. Esto es…
Críticas de libros:


Portada del libro Retrum. Cuando estuvimos muertos. Fuente.
-Año: 2010.
-Editorial: La Galera.
-Páginas: 366 aproximadamente.
-Género: Juvenil, misterio.
-Precio: 17,95 €

“Me había convertido en una especie de Bella Swan, pero ni siquiera tenía un vampiro que me amara”
CHRISTIAN

“Retrum. Cuando estuvimos muertos” de Francesc Miralles se ha convertido en un fenómeno en la blogosfera literaria. Pocas bitácoras no han comentado esta novela, muchas de ellas elogiándolo. Llevado por este efecto “llamada” (o, más bien, simple curiosidad), he leído el libro y, sinceramente, no me ha gustado.
¿El argumento no daba para más? Veamos… "Retrum" cuenta la historia de Christian, un chico torturado por la muerte de su hermano, y que, un día, conoce a un grupo de aires góticos a los que decide unirse sin ninguna “pega”. De ahí, surgirá un misterio relacionado con un asesinato.
Si bien la historia no pinta tan mal, a la hora de leerlo encontramos una serie de inconsistencias que la van lastrando. Desde citas como “Estoy más sereno que un bebé” (no sé si “sereno” como sinónimo de “sobrio”) a “Mientras tanto, había vuelto más atormentado que nunca al sepulcro de mi habitación” (que, particularmente, me chirría demasiado).
A esto, sumamos fallos en la narración (por ejemplo, Christian relata lo que ocurre antes de desmayarse para decir en el capítulo en que recupera la conciencia que no recuerda nada) y momentos poco desarrollados (la supuesta “anorexia” de Chistian, que apenas se toca, o cómo pasa de amar a una chica a otra y comportarse como un cerdo). Dos de los principales ingredientes para un libro “desabrido”, sin alicientes.
Cuando hablé por primera vez de “Retrum. Cuando estuvimos muertos”, uno de los seguidores del blog (un saludo desde aquí) comentó que el argumento le parecía “una bizarrada gótica”. Pues bien, lo es.
No tengo nada en contra del movimiento gótico, pero una obra no debería quedarse solo en eso. Tendría que querer trascender, gustar a gente incluso que rechace ese tipo de tribus urbanas. Si el lector no siente agrado hacia ciertas tendencias como el romanticismo (el movimiento literario), cementerios, cierta música… “Retrum” no conecta con el que lo lee, lo deja frío y, como mucho, puede producir algo de tedio (lo que ocurre después de la muerte de un personaje principal) u odio hacia la mayoría de los personajes (ninguno te atrae, te gusta, deseas ser como él… Oscilan entre ser cachivaches de la trama- véase el pintor- o locos –las tres chicas: Alexia, Alba y Lorena- a imbéciles – el protagonista, sin ir más lejos-, y antipáticos- la plantilla de secundarios, directamente, no crea ningún efecto).
Alguno de sus fans (y respeto que les haya gustado, es su opinión), me dirá que el argumento no es inconsistente, pero disiento. Veamos… El asesinato. Niebla “artificial”, una desaparición inexplicable (y no me vale que de pronto se desvanezcan), un asesino que a saber cómo sabía que ellos iban a estar en esa necrópolis o una hermana que va a morir por otra sin que sepamos muy bien por qué (y más cuando se llevaban mal). No me vale que sean preguntas que se deben responder en el segundo libro, quiero disfrutar del primero y esto no me ha gustado.
Para el recuerdo me queda la rocambolesca trama de la gemela buena/gemela mala (sentía que estaba viendo un culebrón), elementos artificiales (la niebla aparece cuando se la necesita y sin ninguna explicación), un protagonista que jamás se nos explica su nivel cultural (aunque luego se comporta como un mequetrefe), una orden secreta “Retrum” que parece misteriosa (y de la que no acabamos sabiendo casi nada y lo que sabemos no es tan “misterioso”. Curiosamente, ni siquiera Christian pregunta para saber más de ella) o algunos momentos que acaban en el terreno de la vergüenza ajena.
Aún así, la loza más pesada que cae sobre la tumba de “Retrum” es que le hunde demasiado el “es una primera parte, es un origen”. Se nos dan un par de piezas, presentan personajes, pero, ahogado por esto, nos quedamos en una novela que parece más bien un aperitivo. Es decir, arrancamos el coche para quedarnos en la entrada de la autopista a pasar el rato. Una pena, porque si no convence el primer volumen, ¿cómo leerán la segunda? ¿Con la “sorpresa” final? Entrecomillo “sorpresa” porque, como veréis, para mí no lo ha sido (no hay más sospechosos que confundan al lector, se ve quién puede ser, se le marca con un dedo casi al homicida).
El libro eso sí tiene algún "mérito": ser un libro para una nueva generación de góticos adolescentes, es fácil de leer (capítulos cortos, aunque no ocurre nada en los primeros episodios. Estilo “Crepúsculo”. Me alegro de que se “saltase” parte del viaje a Europa), una genial edición (páginas negras y demás, aunque tengan un olor un poco fuerte), el estilo de Miralles no está del todo mal (idóneo para muchos jóvenes que no busquen nada del otro mundo) y toca un tema alejado de la típica novela juvenil (incluyendo el sexo- puritano, eso sí).
 En definitiva, he podido conocer el mundo de “Retrum. Cuando estuvimos muertos” y me alegro de seguir estando vivo como para no acercarme de nuevo a él.

“A ver si lo he entendido bien. Quieres saber si estoy dispuesta a compartirte con una chica que ha muerto pero sigue viva en tu corazón, y a quien además debes vengar. ¿Es eso?”
ALBA

4 comentarios:

  1. Sinceramente con ese argumento no esperaba que fuese bueno, aunque no suelo juzgar los libros por su portada el argumento me tiene que gustar para leerlo... Y con esta critica me lo acabas de confirmar.
    P.D: te agradezco el saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, superñoño

    Suelo acabar leyéndome todo lo que caiga en mis manos, pese a que no parezca un buen libro... Este me llamaba su edición, pero luego no ha valido la pena leerlo salvo para captar algunos errores y demás. Una pena.

    Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita

    PD: No sabes cuántas veces me vino a la cabeza el término "bizarrada gótica" mientras lo leía xDDD

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de no haber entrado aquí nunca antes, podría haberme perdido este libro por alguien que no fue capaz de esperar el final de una historia para criticarla. En fin, lo fácil es criticar algo que ni podriamos llevar a cabo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta crítica la escribí hace demasiado tiempo y quizás fue demasiado dura, pero no deja de ser lo que pensé en ese momento. Siempre he pensado que un libro, por mucho que sea una bilogía, debe valer la pena desde el primer tomo (por mucho que tenga una continuación) y para mí no la valió... Para mí, repito; que esto en el fondo son opiniones y cada uno tiene una y es lo bueno de la libertad.

      Me alegro mucho de que a ti te haya gustado, lo importante es leer y disfrutar. ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.