miércoles, 31 de agosto de 2011

Relato: "Un largo suicidio".



Dos suicidas en potencia y un amigo que ya no lo soporta…
— ¿Crees que ahorcarse es doloroso?– dijo Agatha.
—Lo que sé es que no tiene “glamour”– contestó Joseph–: se te relajan los esfínteres.  
— ¡Vaya mierda, tío!
—Exacto.
Segundos de silencio…
— ¿Y un disparo en la cabeza, tío?
—¿Tienes una pistola?
—No, tío.
—Yo tampoco, tía.
Segundos de llamar a la muerte…
— Tía, ¡ya sé! ¿Medicamentos? ¿Sabes? Tomarte muchas pastillitas y eso, ¿no…?
—Te asustas. Primero te relajas, pero después te horrorizas cuando te das cuenta de que se te ralentiza el pulso. Bueno, ni siquiera te horrorizas… Ya es tarde.
— ¿Lo has vivido?
—No, idiota. Si lo hubiera vivido, estaría muerta.
—¿Entonces…?
—Lo leí en Internet.
—¿Y quién lo escribió? ¿No debería estar muerto?
Segundos de pensar…
—Cierto, tío…
—De todas formas, no creo que tuviese valor para eso, tía. Me puse a rezar cuando casi me reviento tras comerme tres bolsitas de ositos de goma…
—Bueno, sí… Hay que tener valor para morir.
—Al menos, más que para vivir.
Segundos de regodearse en lo que piensan que es una gran frase…
Después vuelven a la carga…
—¿Y qué me dices de cortar las venas? ¿Duele?
—La incisión duele, aunque si te metes en una bañera con agua caliente, no sientes nada. Es  agradable.
—¿Es agradable? ¡Guay, tía!
El otro chico se detuvo. Él, que fue el amigo de aquellos dos que deseaban visitar el cementerio para su funeral lo antes posible, ir de compras al Otro Barrio y charlar con el fantasma de Kurt Cobain y Elvis (aunque todos sabemos que Elvis sigue vivo).
El chico… Sin aguantarlo más, Frank, que era su nombre, dijo:
—En serio, no sé cómo podéis hablar de todo esto con tanta tranquilidad, joder. ¿Quién coño sois? ¿Niños pijos tristes?
>>Vais por ahí, lloriqueando por las esquinas, como si hubierais tenido una vida cruel porque no os regalaron una Playstation o no sé qué mierdas…– Respiró hondo ante la cara de atónitos de sus compañeros–. ¡Sé que si quisierais suicidaros, ya estaríais muertos y no iríais por ahí soltando gilipolleces!– ¿No fue aquello lo que hizo su padre muerto?–. ¡Querer morir no es una moda! ¡Querer morir no es algo que mole! Querer morir es una gilipollez. ¡Joder! A ver si maduráis…
Diez años después, habían madurado… Agatha y Joseph seguían vivos y felices; Frank había muerto atropellado cinco años antes… Pero nunca quiso bailar con la muerte antes que la muerte desease sacarlo a la pista.

***
¿POR QUÉ DE ESTE RELATO? Escribí este relato hace algo más de tres meses. No sé por qué no lo he colgado hasta hoy. No hay una gran respuesta, pereza o que necesitaba una buena revisión que me convenciera de colgar esta crítica hacia ciertas actitudes que considero estúpidas o los azares del destino.

6 comentarios:

  1. Amén a este relato. Siempre que todavía quede algo por hacer en este mundo vale la pena seguir viviendo . Creo que hay un plan para todos y cada uno tiene un cometido que cumplir. Interrumpirlo porque no hayan regalado la play o te haya dejado la novia, me parece una soberana chorrada. Por eso me entristece que la primera causa de muerte no natural en España sea el suicidio, aunque nadie hable de ello (una vez más para evitar pensar.).

    ResponderEliminar
  2. Hola, superñoño

    Considero que la tristeza sirve de bastante poco y el suicidio más de lo mismo. Para mí, la vida merece la pena, tenga o no algo que ver los azares del destino.

    Curiosamente, no se habla del suicidio tanto en la prensa para evitar un efecto contagio, que la gente al leer cierta noticia decida seguirla. Suena extraño o ilógico, pero los seres humanos somos ambas cosas. En los dos años de carrera que llevo, ya hemos hablado varias veces del tema.

    Muchísimas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Está genial! El humor negro me encanta.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy extraño esto que me comentas. En las noticias salen bastantes noticias de asesinatos y accidentes automivilisticos pero no creo que por ver noticias de asesinatos o de accidentes a la gente enloquezca y comience a asesinar y a pegarsela con los coches. ¿por que se habla tanto de asesinatos y de accidentes de coche cuando lo mas importante es el suicidio en España?

    ResponderEliminar
  5. Hola, Kramer

    Me alegro de que te haya gustado. Creo que algunas dosis de humor negro sí que tiene. Al destino le encanta ese tipo de humor.

    Gracias por tu comentario y hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  6. Hola, superñoño

    El asesinato o el accidente de tráfico implica hacer daño a otra persona. El suicidio sólo incluye, desde una perspectiva egoísta, hacerse daño a sí mismo y es más sencillo que las otras dos cuestiones.

    Una persona deprimida, ante la noticia de un suicidio, puede querer acabar igual.

    También hay gente que no le importaría morir para ser noticia y las personas le recordasen.

    Además, el suicidio no es noticia. No suele tener ningún aliciente espectacular, pro triste que suene, como para que acapare un titular.

    De todas formas esto es lo que piensan los profesores que me han hablado del tema y si con esto se puede evitar realmente la muerte de alguien, no me parece mal. Hay noticias más importantes.

    Es triste o lo parece, pero así son las cosas.

    Gracias por tu comentario, un saludo y hasta la próxima visita =)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...