3 de mayo de 2011

Relato: ¿Una muerte hará un mundo mejor?

Imagen libre de derechos.

Si hace diez años, casi diez años, me hubieran dicho que él había muerto, me hubiese alegrado. Mucho.
Tenía once años y, cuando con esa edad sabes que no vas a volver a ver ni a tu padre ni a tu madre porque alguien los ha asesinado, la muerte de la persona que lo hizo para ti puede significar todo. Absolutamente todo. Sin embargo, ya no soy ese niño, pero ese hombre ha muerto.
Hubo una persona que hizo que su pueblo odiase, que vidas se sacrificasen para matar a miles de otras. Un atentado que hizo que todos temblásemos y sufriésemos. Mis padres murieron en las Torres. Yo lloré y odié mucho desde entonces, a ese líder y a los suyos, todos, su pueblo que había celebrado la muerte del mío y los que no. Todos. Mis padres y centenares de personas habían muerto por su culpa.
Luego, empezamos una guerra y otra y supe que más que por justicia, era por otros intereses. No es un tema de religión o de ideología, sólo de dinero. Nos engañamos a nosotros mismos soñando con que el mundo sería mejor por una guerra. Las guerras, pienso, no hacen justicia ni un mundo mejor.
Después, llegaron los atentados de Londres, de Madrid… Nada cambiaba, el odio seguía imperando. El odio y el dolor. ¿Qué culpa pueden tener esas personas que iban a su trabajo o a su universidad y que acabaron muertos de una manera así? Cruel e injusta para gente que no se merecía eso. ¿Por qué siempre son las personas más inocentes las que pagan por errores que no han cometido ellos? ¿Y por qué siempre hay que arreglar esos errores con la muerte? ¿Nunca nos cansaremos de matarnos los unos a los otros?
Años después, he aprendido que no todas las personas por tener una religión o vivir en un lugar piensan igual. Hay de todo. Muchos de los que siguen a esos fanáticos terroristas son personas engañadas, que sufrieron seguramente por culpa de nosotros, la gente de Occidente. Les hemos quitado mucho. Nos odiamos. “Ojo por ojo, diente por diente”. Todos vamos a terminar ciegos y sin dentadura.
Gente estúpida, de un lado y de otro, han intentado lavarnos la cabeza. Han intentado que tú y que yo pensemos que somos diferentes, que somos el monstruo a batir. Mientras nos hiramos, ellos hincharán sus bolsillos y nosotros nos desangraremos. No somos diferentes, somos humanos, vivimos en el mismo mundo y nos odiamos sin conocernos. ¿Por qué no cambiamos eso? A caso ¿no sufrimos igual unos y otros? ¿Por qué no arreglamos esto? ¿Por qué no decidimos que merecemos algo más que matarnos mutuamente? ¿Por qué no recordamos lo que significa la paz? ¿Por qué no hacemos algo de lo que nuestros hijos puedan sentirse orgullosos, algo que no implique la violencia y la muerte? ¿Por qué no acabamos con esta tragedia?
Ahora, estudio Ciencias Políticas y ayer me levanté con la noticia: él ha muerto en una operación para arrestarlo.
Recuerdo todo lo que me ha pasado. Todo.
No siento odio, sino pena ¿por esa persona? No, no soy tan bueno.
Siento pena porque ese asesino no haya sido juzgado por sus crímenes… Hay tantas personas, tanto de ellos como de los nuestros que ser juzgados por sus terribles actos…
Pero hay que tener fe en la justicia, fe en que las cosas pueden ir a mejor.
—¿Crees que el mundo es mejor desde que lo han matado?– me pregunta una compañera cuando llego a la universidad.
Yo respondo:
—No…
—No lo sé yo tampoco…
—No es un “no lo sé”, es simplemente no. El mundo no es mejor.
—Pero por algo se empieza…
—No lo sé.
Espero dentro de otros diez años, entonces, tener respuesta a todo este sufrimiento e incertidumbre.
Espero que haya un entonces, porque sólo nosotros haremos del mundo un lugar mejor, donde valga la pena vivir y toda malicia desaparezca para siempre. Sólo nosotros.

11 comentarios:

  1. Valoro mucho tu opinión, y siento profundamente tu pérdida.

    Por supuesto que una muerte no cambia nada, no entiendo por qué los medios se empeñan en que es un alivio para esas victimas presas del dolor que ocasionó el individuo de marras.

    Fue algo brutal, y una muerte así para alguien como lo era él... no se lo merece. Pero también sabemos que si no hubiese muerto ese día, moriría más adelante después de duras interrogaciones y maltratos para terminar con el mismo resultado, no diría nada y acabaría asesinado.

    No creo que hubieran llegado a mucho optando por hacer justicia a sus atroces crímenes. Odio no ser tan optimista como me gustaría, pero lo peor está por llegar. Aunque también sé que de una forma u otra el mundo no se libraría de la venganza y el terror islámico que en algún momento veremos hacer mella de nuevo.

    Una muerte no soluciona nada, pero también hay que ser conscientes de que ese va a ser el único camino que habrá para los terroristas.

    Ojalá el mundo fuera diferente, ojalá que las guerras no existieran y que la sed de sangre desapareciera. Pero esto es lo que nos toca, somos humanos, nunca sabemos razonar lo suficiente y siempre acudimos a la fuerza. En mi opinión personal es la raza más estúpida que haya podido existir.

    De nuevo, siento mucho tu pérdida y sé que al igual que tú, la mayoría de personas profundamente afectadas por los atentados piensan y se sienten igual.

    Un cordial saludo.
    Me gusta mucho tu blog :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Amazona.

    En primer lugar, aclarar que esto es un relato. Es ficción. Ningún familiar mío falleció en las Torres Gemelas. Siento muchísimo la confusión, pero como todos, sufrimos con este terrible acto igual que con la guerra de Irak y otros actos de violencia incomprensibles. Lo siento si no ha quedado lo suficientemente claro que era ficción este relato.

    Sea como sea, opino que podría existir la paz, pero estamos tan retorcidos por la Historia y dolidos con lo que nos rodea, que nos parece una utopía.

    El mundo no es mejor con ninguna muerte, la justicia existe, pero sea como sea, deberíamos luchar cada día por hacer que desapareciese todo este odio que embarga a los seres humanos.

    Sobre el terror islámico, creo que mezclar la religión y la violencia no es correcto. No creo que ninguna persona que crea en el islam, crea también en la violencia. Sin embargo, hay muchas religiones que, pese a tener un mensaje de paz, son retorcidas para usarse con fines violentos. Ya sea el islam como el cristianismo. Si el mensaje de paz de todas las creencias se hiciera real, no habría guerra.

    La paz sigue siendo posible o eso prefiero pensar aunque todo me diga lo contrario.

    Muchísimas gracias por tu comentario, Amazona, y lo siento mucho por la confusión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, señor!

    ¿Cómo estás? Espero que bien =).

    Me ha gustado mucho el relato y opino que tienes toda la razón. Porque muera una persona no va a cambiar el mundo, porque como dices, siguen creyendo que con la guerra se va a conseguir la paz, es algo de los más ridículo, pero al parecer para ellos no...

    La canción que usas me gusta mucho, My Chemical Romance es un grupo genial, lo he dicho un millón de veces, pero bueno no me dejarán de gustar jeje.

    Espero que lo pases bien y hasta pronto.

    Besos.

    Els =).

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo relato reflexivo.
    En mi opinión, no creo que la muerte de Bin Laden signifique nada. La muerte de una persona no soluciona el mundo. Siguen habiendo extremistas que , matando a su líder, no han hecho otra cosa que alimentar su odio hacía occidente y sus ganas de sangre. Ene esta situación de incertidumbre y secretismo absoluto no se cual es realmente la situación.
    La paz creo que es utópica, o por lo menos en este mundo gobernado por quienes nos gobiernan. La historia nos dice que el hombre lleva matándose desde que existe, por desgracia. La paz sería posible si el modo de pensar del hombre cambiase total y absolutamente, cosa muy difícil pero no imposible.
    La clase política solo se mueve por poder y dinero, los ideales, la busqueda de paz, el bienestar mundial etc. solo son excusas en la se basan para llegar al poder, además de las mentira habituales que pretenden que nos creamos.
    El planteamiento de llegar a la paz mediante la guerra y la opresión me parece demencial.
    Yo creo en la justicia, en el equilibrio de la balanza, pero si no esta dirigida por hombres, porque entonces siempre se corrompe y subjetiviza. Espero que si no es en esta vida, sea en una otra posible. No creo que aquel que se haya dedicado toda su vida a matar vaya a para al mismo sitio a otra persona que es totalmente bondadoso.
    Mundo crudo es en el que vivimos, pero es así.

    ResponderEliminar
  5. Debo decir que como Amazona pensaba que se trataba de algo autobiográfico, de cualquier modo, un excelente relato que ilustra lo que me parece una correctísima opinión.
    Aunque este señor era un... cretino, es lo más fino que se me ocurre, no me parece que su muerte vaya a servir para algo más que para agrandar el ego yanqui.

    Gran blog ;)

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho este relato, Carlos.
    Aciertas en cada palabra, oración y párrafo.

    Pero el ser humano es codicioso, ambicioso de una u otra forma. Y mientras haya uno asi en el mundo el resto no podrá evitar seguirlo. Somo, por el momento, un caso perdido...

    El poder es una maldita tentación a la que el hombre no esta dispuesto a rechazar.

    Gracias, Carlos por compartir esto ;) Me ha encantado!!!

    PD: te he dejado un premio en mi blog :P

    Besotes ;)

    ResponderEliminar
  7. A parte de si crees que lo han matado o no (vaya usted a saber), nunca nadie tiene derecho sobre la vida de otras. Ya sé que puede parecer indulgente en muchos casos, pero creo que lo peor que se puede hacer es dejarles vivir con esa culpa y con las consecuencias de sus actos. En vida.
    No creo que la gente o el mundo mejore. Nos movemos en círculos. Aún en la edad media, cuando el miedo al infierno era algo real y palpable que nadie cuestionaba, el pecado se esparcía por la tierra con mayor facilidad, sabiendo que el castigo era eterno. El hombre está hecho para el mal y el pecado y las guerras y las muertes no van a desaparecer, como el odio, de nuestra esencia. Y aún así, a veces... sólo a veces, somos capaces de las bondades más inimaginables que podamos concebir. Es nuestra condición, y por lo que nos decantemos, estoy segura de que muy poco está en nuestra mano, pero ese quizás 5% de decisión propio de nuestro destino... será mejor que la dediquemos para contribuir a esa utopía irrealizable del mundo mejor, sí.
    Siempre será mejor aprovecharlos para eso que para decidir leer la saga completa de Crepúsculo -.-
    (Si te lo preguntas...tuve que decirlo, sí...si no me meto con él, no soy persona xD)

    ResponderEliminar
  8. Hola, Elsbeth.

    Me alegro que este relato le haya gustado a tanta gente, también a ti.

    Considero que la muerte no cambia el mundo, pero sí cada uno de nosotros con nuestras decisiones. Somos los que tenemos nuestros destinos en nuestras manos. O eso debemos creer para seguir luchando para que las cosas vayan a mejor (tomar ese "luchar" como algo metafórico).

    La canción tiene su historia. La escribió Gerard Way y uno de los antiguos baterías de lo que sería My Chemical Romance tras que Way fuese testigo de los atentados. Me gusta esa canción.

    Un saludo y muchísimas gracias por tu comentario y tu visita.

    ResponderEliminar
  9. Hola, superñoño.

    Tienes mucha razón en tu comentario. Me parece muy sensato.

    Eso sí, quizás porque me ha pillado en una etapa optimista, creo que las cosas pueden cambiar e ir a mejor. Quizás no consigamos la paz mundial, pero podemos intentar que todo lo malo que nos rodee disminuya o desaparezca, puede parecer utópico, pero es algo por lo que merece la pena seguir vivo: cambiar las cosas.

    Esperemos que algún día consigamos dejar a nuestros hijos un mundo mejor que aquel en el que hemos vivido nosotros.

    Muchísimas gracias por tu comentario y por la vista, hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  10. Hola, Liz.

    Creo que con este relato podía hablar como una de esas personas heridas por esta tragedia, ya fuese alguien afectado por el 11-S o por la Guerra de Irak, Pakistán... Creo que hay voces que deberían ser escuchadas y este relato era mi pequeña manera de decir cosas que pienso y desearles todo lo mejor a esas personas que han sufrido tanto y desear que las cosas vayan a mejor.

    Sólo puedo desear eso que las cosas mejoren e intentar pedir a todos que lo hagamos nosotros, que hagamos de lo que nos rodea, un lugar mejor. Vale la pena.

    Muchísimas gracias por tu comentario y por compartir tu opinión. Te invito a que te hagas seguidora del blog. Un saludo y gracias =)

    ResponderEliminar
  11. Hola, Misery.

    Tu comentario también me ha parecido muy sensato. Me quedaría especialmente con lo que nos has dicho de que nosotros tenemos aunque sea un 5% de poder para hacer algo mejor de lo que nos rodea.

    Ojalá lo usaramos, ojalá decidiéramos hacer las cosas de la mejor manera posible, olvidar tanto odio y rabia. Parece imposible, pero muchas cosas que luego han sido, parecían imposibles antes de ser hechas.

    Muchas gracias por tu comentario, un saludo y hasta pronto =)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.