domingo, 8 de mayo de 2011

Relato: El ornitorrinco


"Hola. Soy el Señor Ornitorrinco y esta es mi entrada.
No podréis escapar de mi intelecto, muahaha..."
Ejem... Vayamos al grano... Fuente.
Tenía once años y mi profesora nos obligaba a escribir cuentos, como deberes. Supongo que ahí nació también, en parte, la idea de querer escribir. Me pareció tan raro que en el instituto casi nunca hubiera “hacer un cuento” de tarea… Por suerte (o por desgracia, quién sabe), no dejé de escribir.

Este relato se debe a que días antes la maestra nos mandó a hacer una descripción de un ornitorrinco, a lo que sumó hacer después un relato… Uní piezas y salió esto. Un cuento que luego toda la clase debía copiar para ir pillando ortografía. Se aceptaban sugerencias. No sé si hay muchos cambios de mis compañeros. Lo siento por ello.
Hay cosas de este relato que visto de las distancias no me gustan: el título, el nombre de los ornitorrincos es demasiado humano, no sé a qué viene el “zooloco” (Carlos de once años, disculpa a tu Carlos adulto por no entender tu mundo), el final es algo apresurado… Pero me gusta, dentro de lo que cabe, porque en los diálogos hay algo de expresividad y fui capaz de relacionar una pregunta de esa que todos nos hacemos con otra cosa (ya veréis).
Le guardo cierto cariño y sé que hay una edición del periódico de mi colegio con este cuento y unos dibujos de entonces. Si algún día los encuentro, los ocultaré bajo llave os los mostraré gustosamente. 
Sin más preámbulos, os dejo con esta superproducción, este cuento, sin ningún tipo de corrección salvo algún fallo ortográfico. Espero que os sea leve.œ

“El ornitorrinco”.


Fuente.
Érase una vez un ornitorrinco que jugaba con sus tres hermanos en el lago. Él se llamaba Claudio y sus hermanos: Pedro, Miguel y Rafael.
—Hermanos, ¿a que no sabéis qué somos?– les preguntó Claudio con aire de enteradillo.
—Animales, ¿qué si no?– le contestó Miguel.
—Sé más preciso, somos mamíferos– puntualizó Pedro.
—No, nosotros somos monotremas– concretó Rafael.
—Ninguno ha dicho el término exacto, somos ornitorrincos– les dijo Claudio.
—Ja, ja, ja… y yo me lo creo– corearon sus hermanos al unísono.
—Vamos a preguntárselo a mamá– les propuso Claudio, algo irritado.
Tras dos horas llegaron a su madriguera, excavada en los márgenes del río, y le expusieron a su madre la cuestión:
—Mamá, mamá, ¿qué somos?
— ¡Ay, ay, ay… no tengo un hijo loco! ¡Tengo tres, Dios mío!– exclamó preocupada su madre.
—Ahora mismo llamaré al ornipsiquiátrico– manifestó su padre.
Le dieron cita en el zooloco para la semana siguiente.
Después de ser examinados por el ornipsiquiatra, les fue comunicado a sus padres que sus hijos gozaban de muy buena salud mental y que su único problema era la gran ignorancia en la que estaban sumidos, debido a la falta de comunicación entre padres e hijos.
Y colorín colorado este ornitocuento ha acabado.

Sí, los ornitorrincos molan. Fuente.
PD: ¡Ah! Y este relato (microrrelato, cuento, lo que sea...) fue antes de que llegase este señor...

Nuestro mejor agente secreto. Fuente.

18 comentarios:

  1. Me gusta el cuento de ese niño que todavia llevas dentro, pero me gusta mucho más que el adulto que eres ahora siga escribiendo y ya que con once años te preocupase un tema como la comunicación entre las personas que se quieren y supieses introducirlo en el cuento es de diez.
    UN BESO.

    ResponderEliminar
  2. Hola, de nuevo.

    Recuerdo que a mi de pequeña siempre me hizo gracia la palabra ornitorrinco, suena graciosa y además estos animalitos son muy graciosos porque que son como patos pero no...

    El relato me gustó muchísimo, me pareció que está muy bien escrito, así que el Carlos de 11 años escribía genialmente bien a esa edad y ahora sigues escribiendo y eso es mejor aún.

    Cuando al final pusiste a Perry el Ornitorrinco, me vino a la cabeza su canción, que por cierto me encanta, tiene una superletra Perry el Ornitorrincoo(8)xD

    Ya dejo de decir locuras =)

    Pase un buen día y sea feliz con sus ornitorrincos =).

    Kisses.

    Els.

    ResponderEliminar
  3. Hola, alondra =)

    Creo que ya se dejaba ver por aquel entonces por donde irían los tiros años después. Me alegro que ese niño que aún llevo dentro no haya muerto del todo.

    Muchísimas gracias por tu comentario, me ha animado muchísimo. De vez en cuando, hace falta leer cosas así para animarte. Gracias.

    Hasta pronto. =)

    ResponderEliminar
  4. Hola de nuevo, Els.

    Considero que es una buena definición de ornitorrinco: "Es como un pato... Pero no" xD Son animales adorables y creo que ya por entonces me caían bien los bichos raros (sin ofender, señores y señoras ornitorrincos del mundo mundial).

    Me alegro de que te gustase como escribía aquel enano de once años. Supongo que, como ya le dije a alondra, algo de él quedará en mí.

    En fin, muchas gracias por su comentario y sea usted muy feliz, ya sea con ornitorrincos u otros bichejos raros =)

    Hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  5. :)
    Tu cuento me ha recordado a los que yo escribía con esa edad más o menos, cuando en el cole te mandaban hacer este tipo de cosillas, si algún día le parece le mando alguno de los que hice, que los tengo guardados!

    es curioso que ya a los once años empezaras a preocuparte por cosillas, la comunicación entre padres e hijos, pero si eso es una cosa que...que eso vamos.

    Siga escribiendo por muchos años más, y que haya suerte y no todo se quede en "deberes" para el "colegio"

    un saludo de Señora Anónima Mortal

    ResponderEliminar
  6. Se me ha borrado el comentario, mierda =)
    Decía que Elena (la profe) nos había dejado traumatizados =)
    Nunca había visto la foto de un ornitorrinco =)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Señora Anónima Mortal

    No dudé de que le pediré alguno de esos cuentos para leerlo. La infancia a veces nos deja buenos regalos.

    No me preguntes por qué relacione una cosa con otra. Yo tampoco lo sé jeje

    Muchísimas gracias por tu comentario y yo también espero que no se quede en deberes para el colegio. Creo que ya va siendo hora de ser algo más de lo que he sido hasta ahora. =)

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Croque Madam.

    Sí, nos traumatizaría, pero creo que ha sido una de las profesoras que más nos ha enseñado. Al menos, yo llegué "sobradísimo" al instituto jeje

    Lo siento porque se te borrase el anterior comentario, muchísimas gracias por este y sí, yo quiero un ornitorrinco por mi cumpleaños xD

    ResponderEliminar
  9. juas juas k chachi a mi tambien me gustaria ser un ornitorrinco y no acer nada aunque mi animal preferido es el lémur juis juis
    Firmado: anonimamenmte anonima

    ResponderEliminar
  10. Hola, Anonimamente Anónima

    ¿A quién no le gustaría ser un ornitorrinco? Aunque los lemures también molan y los bulldogs ingleses... Hurm.

    Bueno, muchas gracias por tu comentario y espero que te haya gustado el relato, hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  11. Hola, otra vez yo (la anónima de las sagas), me gusto mucho el relato, pero lo que mas me gusto es la forma de introducirlo, los comentarios previos que haces, he leído mucho (no tanto como quisiera), pero eres uno de los pocos que utilizan esas introducciones que captan la atención e invitan a saber mas, muchas felicitaciones por tu blog, ya te sigo en twitter y facebook :D

    ResponderEliminar
  12. Hola, Anónima de las sagas (ya te he bautizado por aquí jeje)

    Me alegro de que te haya gustado, temo que el pequeño Carlos contaba las historias de una manera algo rara.

    Sobre las introducciones, es algo que me llama la atención. He leído algunas que son auténticos tostones. Prefiero otras como las que hacen Alan Moore, Stephen King... Si cuento algo sobre cómo lo hice o por qué lo cuelgo, esa pequeña aclaración, quiero que sea algo disfrutable y, por supuesto, capte la atención del lector.

    Muchísimas gracias por lo que has dicho sobre mis introducciones, me alegra muchísimo =)

    Muchísimas gracias, también, por tu comentario y hasta la próxima visita. =)

    PD: Si tienes algún blog, puedes dejármelo por aquí para echar un vistazo :)

    ResponderEliminar
  13. Hola, al fin pude abrir mis blogs, (soy la anónima de las sagas) pero no te sugiero verlos , unos son de unos ramos de la U y al que le tenia mas fe de poder sacarlo a luz...quedo ahí por falta de inspiración. Así que espero a que la inspiración regrese a mi.
    Y sobre tu relato, no considero que el pequeño Carlos contara las historias de manera rara, sino geniales y distintas que fueron el primer paso para el actual Carlos. Y sobre las introducciones es lo primero en lo que me fijo :) . Ahora que tengo tiempo vendré mas seguido por aquí. Que estés muy bien, nos vemos.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Pame

    Sobre la inspiración, te entiendo. Tú intenta ponerte a ello y ya verás cómo van llegando las ideas. Otras personas tienen la idea de que la inspiración es algo que llega súbitamente, pero para mí es algo que suele llegar más bien con el trabajo día a día o con simplemente ponerse a ello.

    En cuanto tengas el blog preparado, no dudes en pasarte por aquí y avisarme =)

    Bueno, soy una persona que considero que lo raro es algo bueno, así que para mí raro nunca ha sido un insulto, sino casi una virtud, por raro que suene jajaja

    Muchísimas gracias por tu comentario y hasta la próxima visita, me alegro de que te haya gustado el blog y espero que siga siendo así ^^

    ResponderEliminar
  15. Si ya tengo varias ideas, pero quiero tener mas tiempo antes de ponerme a trabajar en el blog, incluso mis amigas cercanas me ha torturado por no tenerlo listo, así que pronto, pronto :).
    Y como ya he mencionado, el blog es genial y me gusta mucho leer los temas y comentarios, que estés bien :)

    ResponderEliminar
  16. Hola, Pame

    Esperaré ese aviso para pasarme por tu blog. Mucho ánimo y cualquier duda sobre blogger que tengas, avísame. =)

    Me alegro mucho de que te guste el blog =D Muchas gracias por ello y por tu comentario, hasta pronto ^^

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...