26 de mayo de 2011

A little sixteen candles, a little more of Touch Me de Fall Out Boy


Oh, los vampiros… En 2008, escribí “Una Historia de Vampiros” que es… Básicamente, una historia de vampiros (estaría curioso que hubiera sido una historia de payasos narcolépticos, pero no…). Como era una especie de guión cinematográfico que acabó teniendo tantas páginas como para dar para una película muy, muy larga, pasó a estar en mi trastienda de esas cosas que reescribiré como novela para intentar dar el salto editorial, cuando la moda vampírica se aparte un poco (no quiero que me comparen con Stephenie Meyer o que piensen que soy otro aprovechado más que intenta seguir ahora con el “fenómeno Crepúsculo”).
Todo esto viene por un motivo sencillo: me imaginaba a los personajes y al hacerlo, no sólo era con el rostro de actores, sino también de componentes de bandas de música que me gustaban. Así, el protagonista era muy parecido a Gerard Way, vocalista de “My Chemical Romance” y escritor de “The Umbrella Academy” (¿parecido? ¡Era él!). Otro de los personajes, un secundario que la primera vez que lo vemos es un “No Muerto” que pasa a decir adiós al “No”, tenía el rostro de Pete Wentz, guitarrista y coros de “Fall Out Boy”.
Ya os hablé de “Thnks fr de Mmrs” de “Fall Out Boy” así que nos ahorramos más presentaciones. Entre sus canciones, había una que no sonaba mal “A little sixteen candles, a little more of “Touch Me” (bonito juego de palabras: "Un poco menos de dieciséis velas, un poco más de tacto", se podría traducir). Cuando vi el videoclip, aparecía Pete Wentz haciendo de vampiro. No es una gran casualidad, pero me sirvió para decir “así sería…”. Y pese a que mis vampiros no eran tipo el de este vídeo (al menos no en su mayoría) sí que deja un par de escenas curiosas.

Utilizo esta canción ahora para la parte del comienzo de la historia que escribo ahora (y no, no hay vampiros a la vista en ella, aunque sí hay… Bueno, mejor me callo por ahora). En esta novela, una de las protagonistas es una chica realmente tímida. Ha vivido sus dieciocho años al lado de sus sobreprotectores padres y llegar a la facultad de literatura será el comienzo de una nueva vida. Más que nada, porque debe hacer caso a eso “cambia o muere” en cuanto se tope con un par de personas muy diferentes a ella: entre ellas, un chico que parece que en el Apocalipsis se morirá, pero de risa, y otro chaval que ha encontrado en esa chica algo diferente al resto. Lo importante es: ¿cuándo puedes decidir dejar de ser una niña? ¿Cuándo decides crecer? ¿Cuándo abandonas tu inocencia? ¿Nunca te arrepentirás? A menudo, cuando damos ese paso hacia hacernos viejos y poco inocentes, no hay tiempo para formularnos todas esas preguntas. Simplemente lo hacemos.
Para que no quede esto como demasiado autobombo, os hablaré un poco del vídeo, en qué disco salió, qué tal está la música y qué me parece la letra. Más o menos, lo que hago siempre en “El tema del día”. Sobre el videoclip, sólo decir: vampiros (de los de verdad) guitarristas que pueden tocar en las paredes y beben una cosa similar a zumo de tomate para controlarse, ¿a qué mola? En cuanto al disco, "From Under the Cork Tree", el CD que más he escuchado de ellos. La melodía es pegadiza y la letra... No está nada mal. 
En fin, dedicado a todos aquellos que os gustan los vampiros y que os toquen (oh, adoro cuando algo suena taaaaaaaaaaaaaan mal), digo, que tengan tacto con vosotros.
Echadle un buen vistazo a la canción:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.