29 de abril de 2011

Críticas de cómics: The Umbrella Academy 2: Dallas de Gerard Way y Gabriel Bá

Número 5, frente a su destino en uno de los hechos decisivos de Estados Unidos. Fuente.
“Soy el cambio poseído por un revólver. Soy la revolución envuelta en un paquete bomba. Soy cada Mark David Chappman y cada Charlott Corday. Soy Luigi Lucheni bailando con Baltasar al ritmo de semiautomáticas mientras Gravilo Princip se masturba en una bañera de Napalm. Soy todos ellos y mucho más… Porque soy inmortal. Así que, ¿quién mejor para cometer el asesinato más famoso de todos los tiempos? ¿Quién mejor para matar al presidente de los Estados Unidos?”- 00.05

Un instante que se grabó en la retina de la historia: la muerte de John Fitzgerald Kennedy. Un presidente considerado como un hombre utópico por muchos moría delante de todo el mundo, de un disparo en la cabeza. Fue un 22 de noviembre de 1963. En 2013, se cumplieron cincuenta años, pero nadie lo ha olvidado.
Las incoherencias y hechos extraordinarios ocurridos durante aquellos minutos que cambiaron la historia hicieron que la muerte de Kennedy fuera el punto de partida de cientos de novelas, libros, cómics… que recrean ese momento que supuso el fin de un sueño y la Corte de Camelot del presidente estadounidense. 
Desde entonces,  las circunstancias y leyendas urbanas que envuelven el magnicidio de Dallas han hecho que esta trama se convierta en un hecho cargado de fuerza dramática. The Umbrella Academy: Dallas aprovecha todos estos elementos.

Por fin hallamos respuesta a este momento. Fuente.

Viaje al pasado

Tras los premios conseguidos por la primera serie de The Umbrella Academy, entre ellos un Eisner, el guionista Gerard Way y el dibujante Gabriel Bá se plantearon cómo continuar el primer arco Suite Apocalíptica en uno nuevo que resultase completamente diferente.
Después de plantear las aventuras de una familia de hermanos adoptados que se odian en la primera parte, aquí se debía continuar y a la vez explorar a cada uno de los personajes. Y, sin duda, estamos ante el arco protagonizado por Número Cinco. Este cínico niño viajero del tiempo se convierte en el punto de partida cuando unos agentes temporales intentan acabar con él. De ese modo, será cómo descubrimos que pasó desde que era un niño hasta que viajó a un futuro postapocalíptico y qué pasó cuando decidió regresar.
No podemos olvidarnos de Rumor, la hermana que ha perdido su poder de hacer las mentiras realidad tras que le hayan cortado las cuerdas vocales. Este personaje guarda gran odio a su hermana, Vanya, caída en desgracia, convertida en villana y ahora postrada en una cama. Sin pretenderlo, Rumor se embarca en el viaje de Número Cinco que deberá cumplir con un oscuro cometido del que había escapado: matar al presidente Kennedy.
El resto de la familia, a su vez, se ha intentado recuperar tras la destrucción de la ciudad por culpa de la Orquesta Maldita, sin embargo este proceso de curar las heridas no resulta sencillo. Mientras, ese Namor rebelde al estilo Sean Bean con mucho de Lobezno y algo de Aquaman que es Kraken sigue combatiendo el crimen con su estilo pulp, mezcla de Batman y Rorschach. Entretanto, Séance procura rehuir la celebridad, con sus misteriosos poderes psíquicos y de dominio de la muerte. El que nos falta, Spaceboy, se ha quedado viendo la televisión en el búnker bajo las ruinas de la mansión, convirtiéndose en un monstruo gordo y barbudo que no quiere hacer nada por el mundo.
El futuro y el presente no es muy halagüeño, pero ¿puede, acaso, serlo el pasado? Sin pretenderlo, toda la familia se embarca para evitar o causar la muerte de Kennedy, que parece que mantuvo contactos con el padre de los hermanos adoptivos, Sir Reginald El Monóculo, quien deseaba las bombas atómicas de Estados Unidos a cambio de algo…

Número 5 contra sus perseguidores. Fuente.

Espacio y tiempo

Gerard Way, en su dedicatoria, dice: 
“Para mi hermano, Mickey Way, y esos sábados pasados leyendo cómics, disparando pistolas láser y salvando el mundo”. 
Eso resume en parte el espíritu de The Umbrella Academy.
Dallas arranca como Suite Apocalíptica. Si en la primera parte era la Torre Eiffel la que perdía la razón y el grupo de hermanos superhéroes eran quienes la debían detener, en la secuela se arranca también con un flashback donde los personajes se enfrentan nada más y nada menos que a una estatua viviente de Lincoln. A su vez, este evento forma un eco que resuena durante el final de la obra y su leitmotiv: ¿morirá Kennedy?
Si la primera parte, lejos de batallas épicas y el fin del mundo, trataba realmente de una familia desestructurada, la segunda parte no lo hace solo sobre la muerte de Kennedy o la importancia del pasado, sino de algo más elemental: Estados Unidos.
Dallas aborda un lugar y disecciona todo su país con sus asesinatos y masacres mezclados con anuncios de cereales, azúcar como droga, monstruos de colorines y una doble moral que se extiende en la raíz de todo. No olvidemos esa genial escena donde Dios es representado nada más y nada menos como un auténtico cowboy.
Los dos nuevos personajes más llamativos son, sin duda, Hazel y Cha Cha. Dos psicópatas que parecen haber salido de una mente de Tarantino que ha quemado todos los papeles informativos de Disneylandia para luego esnifárselos con un poco de azúcar. Estos dos tipos que visten un impoluto esmoquin (al estilo Reservoir Dogs), luego lucen máscaras que nos recuerdan a mascotas de dibujos animados. La violencia y el humor negro que destilan son todo un acierto que consigue forjar a dos de los caracteres más interesantes de esta secuela. Memorables.
El guion de Gerard Way sigue estando lleno de buenas ideas, aunque después del pistoletazo de salida, podamos acostumbrarnos a todas esas pequeñas grandes cosas que aparecen en cada página, desde villanos con una cabeza formada por una pecera y un pez dentro, sin olvidar viajes a Vietnam o enfrentamientos con agentes temporales.
Seguramente, la obra se vuelve más difícil de seguir cuando la paradoja temporal empieza a volverse más rebuscada y donde la muerte de Kennedy puede suponer que el mundo no sea destruido por culpa de Hazel y Chachá y las bombas atómicas. SPOILER A su vez, otros superhéroes creen que salvando al presidente, todo podría cambiar sin saber que si lo hubieran conseguido, hubieran explotado el planeta. Complicado de seguir con una lectura rápida y superficial, pero por eso es una obra que se disfruta más con las siguientes lecturas. FIN DEL SPOILER
En la obra continúa el ADN de La dimensión desconocida (creándose una curiosa ucronía en algún momento), la Patrulla Condenada del amigo de Gerard Way: Grant Morrison… Y también el viaje temporal al estilo Doctor Who, que cita Way (irónicamente, la serie comenzó al día siguiente de la muerte de Kennedy).
Por su parte, el arte de Gabriel Bá sigue siendo un acierto y nos recuerda constantemente que esta obra no se entendería de la misma forma sin el arte de este brasileño. A destacar sus escenas de batalla o esa especie de línea simple que es mucho más compleja de lo que esperamos, siguiendo el estilo de Mike Mignola. 
No olvidar el coloreado de Dave Stewart ni las portadas que corren a cargo de Gabriel Bá en esta ocasión. Si en la primera parte se tendió por cubiertas más serias, en esta secuela se tiende por el juego icónico, desde el God save the president con Lincoln y recordándonos al God save the queen y la reina de los Sex Pistols, sin olvidar a la Marylin Monroe chimpancé o una Rumor no muy contenta que sostiene una nota diciendo que ella es la portada.

Mezcla de Reservoir dogs y mascota japonesa: los villanos de The Umbrella Academy. Fuente.

Esperando habitación para el Hotel Oblivion

En Estados Unidos, Dallas fue publicada por Dark Horse. En cuanto a la edición española, corre a cargo de Norma Editorial, mientras que la primera edición de Suite Apocalíptica consistió en tres prestigios, para Dallas se prefirió el formato de tomo de tapa blanda. En él se incluye una introducción del afamado guionista Neil Gaiman (The Sandman), además de portadas, diseño de personajes, textos de Gabriel Bá y Gerard Way… También aparecería una reedición de Suite Apocalíptica con tapa dura y numerosos extras para intentar seguir la edición de Dallas.
Pero, sin duda, el mejor extra de este segundo tomo es la historia corta y rockera Cualquiera menos este, que nos cuenta por qué Vanya y Kraken se relacionan como lo hacen, debido a que en el pasado fueron grandes amigos que se decepcionaron mutuamente. En ella se nos narra cómo ambos personajes tuvieron un grupo de rock llamado los Prime-8 y cómo todo se fue al traste (nunca mejor dicho). Gabriel Bá lo define bastante bien con un:
“El perfecto matrimonio entre nuestro amor por los cómics y la música”.
Dallas cierra algunas tramas como el pasado de Número Cinco, pero abre otras como qué pasará con la familia a partir del final o quién es el personaje del magnate Perseus que vemos cómo surge como secundario a lo largo de la obra. Por ahora seguimos a la espera del tercer acto (titulado Hotel Oblivion) y que tratará de la prisión que creó Monóculo para retener a sus enemigos y que ya nombrase Dr. Terminal de forma vaga en el primer arco, Suite Apocalíptica. Esperemos que llegue algún día a nuestras estanterías. 
Seguiremos aguardando que quede alguna habitación libre en el Hotel Oblivion.
“¡Estoy hasta las cejas de azúcar!”- HAZEL.

4 comentarios:

  1. Yo lo leí nada más acabar con el primero. me gustó muchisimo, es tan raro...
    Y lo siento, pero las canciones de Three cheers for a sweet revenge me las apropié para Old Glory. No todas, pero sí esa. Esa de la que más, después de It's not a fashion statement, it's a deathwish, que me parece que desde cierto punto, hasta explica el argumento. Y Hang'em high dio mote a dos de los personajes que salen en la novela... (*te he soltado el rollo sin venir a cuento ¿Verdad?... no me puedes dejar hablar de novelas o personajes mios...*)
    A lo que iba. Estoy deseando una tercera parte de Umbrella academy. Ignoraba que se pudiese comprar ya Dallas en España... Nunca la veo en los estantes de las tiendas a las que suelo ir

    ResponderEliminar
  2. Hola, Misery.

    Como ves a mí también me gustó y, en parte, por ser tan raro.

    Me ha gustado que hables de tu personaje y ya ya sabes que podrás hacerlo en la entrevista que te estoy preparando. Me gusta usar la música para escribir e incluso he puesto títulos de ellas en los capítulos o citas.

    Yo también espero a que aparezca la tercera parte. En España, el primer volumen está desde hace casi dos años en prestigio y el segundo apareció hace un año en tomo recopilatorio.

    Pregunta por él para echarle un vistazo.

    Un saludo y muchísimas gracias por el comentario =)

    ResponderEliminar
  3. Pues este cómic es muy excéntrico; es decir: genial
    Me enteré de que la tercera parte se llamará Hotel Oblivion y se puede ver una imagen:
    http://imakinarium.net/notis/2009/07/090731_3_sdcc_ind/independiente11.jpg
    Sin embargo ya estamos 2013 y no se ve ni un progreso del proyecto ni de la película que tenían pensado hacer de la primera entrega :(
    Esperemos que pronto salga algo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de mis cómics favoritos, por eso mismo que dices: excéntrico y genial hasta niveles que lo convierten en uno de esos cómics que releo cada cierto tiempo (hace un par de día de nuevo, por ejemplo).

      Leí hace poco una entrevista a Way de finales de diciembre de 2012 donde decían que estaban esperando a Gabriel Ba y que tenían planificados unos ocho o nueve arcos más.

      A ver cuándo lo saco, yo también lo espero. =D

      Gracias por el comentario.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.