Seguidores

Hollow Hallows, ya disponible.

lunes, 7 de marzo de 2011

Cosas en las que pienso: “¿Por qué me gusta El Señor de los Anillos?


“En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad”.


De esta manera, comienza El hobbit, el primer libro publicado del universo que creó el escritor J.R.R. Tolkien y del cual sólo puedo sentirme completamente fascinado. Esta reflexión será una especie de explicación de por qué me gusta, similar al que hice recientemente sobre Star Wars.
Bien. A mí lado tengo todos los libros que tengo de Tolkien, dos pequeñas torres (nunca mejor dicho), alguno un poco polvoriento que me está haciendo estornudar, pero lo que todos ellos están haciendo en general es recordarme muchísimas cosas, desde cómo conocí la saga a por qué me encanta tanto.
Todo el mal representado en el Anillo Único, el instrumento de poder del Señor Oscuro Sauron.
Si el Anillo regresa a su creador, la Tierra Media será sembrada de las tinieblas de Sauron.
Si el Anillo es destruido, la oscuridad de Sauron terminará.
Todo dependerá de lo que haga con él un pequeño hobbit, Frodo Bolsón.
¿Cómo conocí El Señor de los Anillos? Fue en el año 2001, cuando conocí también el mundo de George Lucas. Tendría unos diez años en el momento en que supe de las películas que el director de cine Peter Jackson había hecho. No fui a ver al cine la primera, La Comunidad del Anillo, porque en aquella época no iba al cine. Más tarde, me encapriché por un anuncio del DVD en televisión y después vi que los tres libros estaban en una oferta. Le pedí a mi hermano mayor que me llevase a por ellos, que los leería como me había leído los de Harry Potter (sí, yo era "tan adorable"). Después de resistir el asedio digno de Minas Tirith, mi hermano mayor terminó comprándome la trilogía de El Señor de los Anillos (los libros) y la primera película; años después, me iría haciendo (o me regalarían, mejor dicho) El hobbit y El Silmarillion. En una semana, había devorado el primer libro y ese fin de semana me vi la película.
El Silmarillion, "La Biblia" del mundo de Tolkien,
donde se relata el comienzo del universo tolkieniano
y toda su historia.
Para entonces, ya era aficionado a la Tierra Media y junto a Frodo y la Comunidad del Anillo había partido desde Rivendel hasta Emyn Muil, me había enfrentado a orcos y al terrible Balrog. Me gustaba aquel mundo lleno de fantasía, un mundo nuevo que, a veces, me gustaba más que este en el que vivimos.
La Torre de Orthac en Isengard, desde la que el traidor Saruman
extiende sus ejércitos para conquista la Tierra Media.
Desde entonces, que ya había empezado a llenar páginas y páginas de garabatos y de historias inconclusas, podéis imaginar que mis mayores influencias eran Harry Potter, Star Wars y El Señor de los Anillos. Esa "triada" fue la que me hizo empezar a teclear en una vieja máquina de escribir y más tarde en ordenadores de segunda mano. Deseaba un día poder crear un mundo tan intenso como los creados por J. K. Rowling, George Lucas y J.R.R. Tolkien. Años después conocería el trabajo de Alan Moore y me condenaría para siempre: me gusta escribir.
El hobbit, la primera obra publicada de la Tierra Media.
Relata como Bilbo Bolsón, tío de Frodo, en una misión que lo enfrentará a un dragón,
se encuentra con el Anillo Único.
Centrándonos en esta reflexión, os hablaré también un poco de Tolkien. El profesor John Ronald Reuel Tolkien nació en Sudáfrica, aunque se crió en una Inglaterra campestre que enmarcaría en La Comarca, donde vivían los pacíficos hobbits. Fue un reconocido filólogo inglés, admirador de obras como Beowulf, y dio clases en la Universidad de Oxford. De él se ha dicho que detestó a Hitler, rehusó que se comparase el conflicto de su mundo Este-Oeste con la Guerra Fría y algunos dicen que sirvió interpretando mensajes en código interceptados durante la Segunda Guerra Mundial. Sea como sea, Tolkien es considerado como padre de la fantasía épica y uno de los escritores más famosos de la Historia. La mayoría de su obra está ligada a la Tierra Media, un mundo de leyenda que concibió como una mitología completa para Inglaterra y que es uno de los pilares del género de la fantasía épica.
A Tolkien se le ha comparado en varias veces con la raza
de seres bonachones que creó para su obra, los hobbits.
Smaug, el terrible dragón de El Hobbit.
Tolkien es un autor sorprendente. En una época diferente a la actual, bastante en algunos aspectos, que un hombre decidiera crear un mundo con su propia geografía, política, linajes, calendarios, lenguajes y demás era algo muy extraño. En muchos años, el profesor Tolkien creó un conjunto de leyendas que más tarde se llamaría El Silmarillion, una especie de “Biblia” de su mundo, y del cual aparecería la trilogía El Señor de los Anillos y su precuela El hobbit
Y todo comenzó un día, en su despacho, mientras corregía exámenes, cuando garabateó la primera frase de la aventura de Bilbo Bolsón, un hobbit tranquilo, que se vería involucrado en un peligroso viaje, acompañado de un grupo de enanos y del mago Gandalf, hacia la Montaña Solitaria donde le esperaba el terrible dragón Smaug. Un cuento que más tarde se convirtió en un libro considerado para el público infantil que Tolkien escribió para sus hijos.

El estilo de Tolkien tiene en El Hobbit un tono de cuento antiguo encantador, de gran talento, y sabe hilar una aventura tras otra sin menospreciar a los niños a los que en parte iba dedicado el libro. Tolkien podría haber seguido con ese tono, pero marcado por experiencias como la Segunda Guerra Mundial, decidió que la obra que continuase El hobbit fuese más adulta. No es otra que El Señor de los Anillos.
Esta trilogía trata de cómo Frodo Bolsón, sobrino de Bilbo, debe destruir el Anillo Único en el Monte del Destino para evitar que el temible Sauron recupere su poder, en medio de la llamada Guerra del Anillo. Tolkien escribe para los adultos que leyeron El Hobbit y también para los niños que lo leyeron y han crecido, también puede que para un público más joven, pero ahora el estilo es más denso, salpicado de alusiones a hechos que te hacen imaginar un mundo antiguo, una historia profunda y rica, y grandes y fascinantes descripciones de personajes como Bárbol y lugares como Minas Tirith por sólo poner dos ejemplos.
Un compendio de imágenes pertenecientes a la adaptación cinematográfica
realizada por Peter Jackson.
Un chaval como yo, de once años por aquella época, sólo podía quedarse anonadado. Estaba en medio de una leyenda antigua de fuerzas más grandes que uno mismo, donde los más débiles podían ser los grandes héroes lleno de verdadero valor y coraje como los hobbits, donde hombres orgullosos como Boromir fracasaban pese a su redención, en la tierra en la que Aragorn, hijo de Arathorn, se convertía en un héroe al que seguir a la batalla…
Gandalf el Blanco junto a Pippin, en el caballo Sombragris,
yendo hacia Minas Tirith, la capital de Gondor.
Podéis imaginaros que en esa época sólo era capaz de hablar de aquel extraordinario mundo, de sus poderosos dioses del pasado, de sus cuentos de amor y pérdida, de sus estupendos personajes…

Poco después, allí estaba yo, yendo al cine a ver las adaptaciones de aquellos libros que tanto me flipaban, Las dos torres en 2002 con una hermana que tenía un gripazo de troll, pero que decidió llevar a su hermano al cine aquellas Navidades sí o sí (gracias). La misma hermana que después me llevaría a ver El retorno del rey al estreno, en diciembre de 2003 (gracias de nuevo). 
De las películas dirigidas por Peter Jackson ya sabéis mi opinión, me encantan y no sé cómo puede haber personas que digan que son aburridas, aunque para gustos colores. Yo prefiero formar parte de ese grupo que alucinamos cada vez que vemos el asalto al Abismo de Helm o la Batalla de la Puerta Negra, que nos quedamos asombrados con la grandiosa Lothlórien o nos conmovemos con el fin de tantas cosas. Además del genial trabajo para recrear la Tierra Media en Nueva Zelanda o para crear una banda sonora de las que marcan época (como la realizada por Howard Shore), entre otras tantísimas cosas.
La Comunidad del Anillo, un grupo formado por nueve miembros
de las diferentes razas de la Tierra Media
y cuya misión es acompañar a Frodo Bolsón,
portador del Anillo hasta el Monte del Destino.
Durante aquellos veranos, releía los libros, la enciclopedia sobre la Tierra Media, veía una y otra vez las películas del genial Peter Jackson… Me influyeron hasta para, por ejemplo, cuando divido una historia en tres partes, en la primera, en el formato, predomine el verde, en la segunda el azul y en la tercera el rojo, simplemente porque mi edición de los libros (edición que tengo deshojada) es así. 
La edición de la trilogía que tengo más que deshojada
(y me compraron por separado, sin esa caja tan chula, por cierto).
Hasta en un tiempo me empeñe en aprender a hablar élfico, aunque a día de hoy sólo conozco algunas palabras y frases: Aiya Eärendil Elenion Ancalima! (y sí, sé que esta frase me salvará algún día de una araña gigante, si además tengo la redoma de Galadriel, pero bueno…).
Gollum, una muestra de cómo el
poder del Anillo Único puede corromperte.
Desde entonces, casi diez años después, no he dejado de admirar el trabajo de Tolkien. Al crecer y leer más autores, he visto que algunas cosas del estilo del escritor de Bloemfontein ya no las comparto como las interrupciones por extensas descripciones, pero disiento de los que hablan, por ejemplo, de personajes planísimos. Para mí, Gollum no es un personaje plano, tampoco lo es Frodo ni Sam. Comparto lo que dice el escritor Terry Pratchett, no tanto en cuanto a se refiere a la calidad de ESDLA, sino a que si te sigue gustando algo que te gustaba hace mucho tiempo sin haber matizado nada, quiere decir que has aprendido bastante poco en ese tiempo. 

Quizás, lo que menos me guste y como ya señalé en otra reflexión (doble clic para leerla), es que la fantasía épica, con sus excepciones, parece haberse quedado en los terrenos de Tolkien, sin intentar explorar más allá de él o cambiando varios de sus aspectos. Es un problema que el autor Alan Moore también encontraba en los tebeos, que lejos de intentar seguir buscando cosas nuevas, muchos puntos de vista, muchos creadores no son tan "creadores" y se conforman con imitar lo que siempre se ha hecho.

Póster de "Las dos torres", el segundo libro y película de la trilogía.
Como anécdota, decir que cuando tuve el DVD de la primera película,
me regalaron este megaposter que estuvo bastante tiempo en mi cuarto.
Por J.R.R. Tolkien, admiro este género, la fantasía épica, que fue quizás en el que comencé a escribir gracias a George Lucas y J.K Rowling (bueno, ella en la fantasía a secas). Espero algún día dibujar un mundo como Tolkien lo hizo, no una copia, sino mi mundo, que deberá mucho a este autor, pero espero que sea algo más. Pero hasta que no la escriba, no puedo deciros nada más. Sólo que en la fantasía épica, de vez en cuando encuentro joyas que me hacen huir de una realidad demasiado aburrida y confiar en un mundo fantástico, en un mundo digno de los sueños.

También Tolkien fue mi maestro, no sólo literario, sino también a la hora de saber lo que está bien y mal. Pese a que he comprendido que el mundo no se mueve por blanco y negro, sé lo que es hacer algo bueno o algo terrible, sé lo que puede hacerte ser avaro como Gollum u orgulloso como Boromir y la Casa de Denethor, sé que hasta el ser aparentemente más insignificante, como un hobbit, puede cambiar el mundo, sé lo que es el valor debido al momento en que Sam se enfrentó a Ella-Laraña…

Por tanto, El Señor de los Anillos me gusta por cómo es capaz de crear un mundo propio, por sus aventuras, por su estilo, por cómo trata temas que todos entendemos el amor, la codicia, las ansias de poder… Estas cosas hicieron que mi vida sea en parte tal y como es ahora. 
Por todo esto, me gusta El Señor de los Anillos. 
Espero que si aún no le has dado una posibilidad se las des y si te gusta Tolkien, un saludo, amigo.



“Aquí termina esta historia, tal como ha llegado a nosotros desde el Sur; y después de la desaparición de la Estrella de la Tarde nada más se dice en este libro acerca de los días antiguos”.

Namarië!

6 comentarios:

  1. Y ya que estoy por aquí te dejo mi blog si te gusta leer literatura personal y escribir (microrrelatos, reflexiones, poemas, relatos), debatir sobre los acontecimientos de la vida y por supuesto hacer publicidad de tu blogspot en la pestaña "Aquí tu blog" para compartir con el resto de bloggeros tus inquietudes.

    http://insolitadimension.blogspot.com/

    Únete si lo deseas y si no pues otra vez será. Gracias ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, señor!

    ¿Cómo está? Pues yo muy bien, me ha encantado tu explicación de por qué te gusta el señor de los anillos.

    Me parece que tienes toda la razón. La verdad es que no sé ni cuantas veces habré visto las pelis del señor de los anillos, las fui a ver al cine.

    Recuerdo yo cuando era bastante pequeña ir a verlas, y luego tenía en mi casa las ediciones extendidas de las películas con una edición muy molona, y recuerdo como mi casa retumbaba con las batallas y mi madre gritaba por otro lado que bajásemos el volumen xD.

    También recuerdo otra vez en que pareció debajo de mi almohada el segundo libro, el de las Dos Torres, lo intenté leer varias veces, pero creo que a edad aún no estaba preparada para leer El Señor de los Anillos. Aún lo tengo por aquí con las hojas amarillentas y con manchas, no me gusta que le pase eso a los libros, pero bueno, con cosas que pasan.

    Jakajkajkaja, yo también tuve una época de querer aprender a hablar en elfico y pienso, que friki que soy a veces xD


    Como ya sabes la banda sonora de las películas me encanta y de vez en cuando la escuchó, es una gran bso.

    Algún me tendré que leer los libros de El Señor de los Anillos, me han dicho que no tiene desperdicio y que me gustaría, así que algún día lo haré.

    Pues bueno ya voy a dejar de escribir, que sepas que me ha gustado mucho tu postura sobre ESDLA.

    Cuídate mucho.

    Namarië (no sé de quien habré aprendido esa palabra xDDD =))

    Elsbeth Silsby.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Melodi.

    Muchas gracias por pasarme el link de tu blog. Lo tendré en cuenta y lo visitaré en cuanto me dejen un poco las cosas que me obligan a hacer. Muchas gracias =)

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Aiya, Els.

    Me encanta que le encante. Ojalá se pudiera convertir en un trabalenguas. Sería tan... encantador.

    Me alegro de que hayas compartido tu historia con ESDLA. Está bien que todos los que se pasen por aquí, si quieren, compartan sus opiniones sobre la saga de Tolkien.

    En cuanto a los libros, no estoy seguro de si te gustarían. Para gustos, colores.

    Hasta pronto y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. Hola

    yo conocí la historia de El Señor de los Anillos a mis tiernos 19 años( de eso ya hace 10 años atrás)y fui a ver la primera película...quede tan prendada de la trama, que no resistí y me puse a leer los libros de la misma saga...decir que me los devoré literalmente es poco... Las dos torres y el retorno del rey me los acabe de leer en 3 días cada uno....dejando espacio para el trabajo por su puesto, y el hobbit fue tan entretenido....y por ultimo, el silmarillion, el cual sin lugar a dudas es de mis favoritos, la creación de la tierra media por Erü fue tan linda y las estrellas del día y la noche...ahhh que recuerdos aquellos...y si, tengo en mi haber todos los libros, y como complemento las respectivas películas en versión extendida de cada una, así como los soundtrack de cada una, también en versión extendida....adoro la música que creo Howard Shore para la misma, te transporta directamente a la tierra media y las vivencias en ella...y también intente aprender elfico, para asi entender un poco más sobre la cultura de esos seres tan perfectos....sin lugar a dudas, me encanta la historia....

    ResponderEliminar
  6. Hola, Hitorijime

    Me ha gustado mucho tu comentario. Creo que todos tenemos esa historia paralela al descubrimiento de la obra de Tolkien que compartir.

    En cuanto a "El Silmarillion" me encanta. Me he propuesto leer el próximo año de nuevo "El Hobbit" y seguramente también relea esa obra. El trabajo de Tolkien es genial para redescubrirlo siempre.

    Sobre la banda sonora, como habrás visto en el post, me encanta.

    Si te ha gustado esta entrada, te invito cordialmente a que te hagas seguidor del blog para que puedas seguir las entradas, donde a veces hablo de "El Señor de los Anillos" u otros clásicos de la fantasía o cualquier género.

    Un saludo, muchísimas gracias por el comentario y por compartir tu historia con nosotros. Hasta pronto =)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, la sangre del Antro!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...