domingo, 27 de febrero de 2011

Microrrelato 61: Esfinges egipcias, ¿quién no las adora?

Imagen de dominio público.
¿Has visto alguna vez a una esfinge egipcia? ¿Sabes esa extraña postura que tienen, echadas en el suelo, con las patas de león tendidas hacia delante? ¿No?

Bueno, pues te bastaba con verle a él.

Su pelo negruzco, de manchas marrones, estaba desgreñado y se removía al rascarse salvajemente.

Su rostro de animal era un reflejo de un aburrimiento bestial.

Era mi hermano pequeño y sí, lo quiero mucho. ¿Quién lo duda?

Noviembre de 2010.

4 comentarios:

  1. Hey!

    La verdad es que microrrelato me gustó, porque como la describías pensé, es un perro, pero no era el hermano, xD y no sé me hizo gracia, la verdad es que una buena comparación y el microrrelato genialmente escrito =)

    Espero que mañana publiques otro tan molón como este.

    Cuídate mucho y hasta pronto.

    Els.

    ResponderEliminar
  2. Hey, Els.

    Está bien que te haya gustado y creo que ese toque sorpresa le venía bien, aunque no sea algo del todo innovador. Servía para acabar una práctica para clase así que genial.

    Muchas gracias por tu comentario y hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  3. :) Antes que nada diré, Hola!!
    Como ve he vuelto por aquí después de tanto tiempo, y es curioso que ahora mismo pasando apuntes de Arqueología me encuentre con una Esfinge, esto es el destino!
    La verdad es que me pareció muy molón su relato, yo también pensaba que era un animal y al final resultó ser un niño aunque...no somos un poco animales, según la teoría del darwinismo somos una especie más que....va, no le aburro con las cosas estas que están en mis papeles ahora!

    Estaría way ver un esfinge egipcia, aunque creo que por el momento deberemos esperar y quien sabe, a lo mejor algún día podamos ver una hacernos una foto con ella y decir "ahora voy a escribir un segundo microrelato"

    En fin, voy a leer algo más por aquí :) Un saludo y hasta pronto querido, Señora Anónima Mortal

    ResponderEliminar
  4. Hola, Señora Anónima Mortal.

    Muchas gracias por su regreso. Me alegro de que al final haya tenido tiempo para escapar un poco de los estudios y sí, la verdad es que ha sido bastante curioso ese contraste entre la arqueología y la esfinge con el que se ha encontrado. Sí, he de decírselo, es tu destino.

    Bueno, piensas que es un animal y finalmente lo es. La sorpresa está en la especie de animal que es, creo yo.

    Supongo que algún día me tendrán que aguantar por Egipto, así que espero yo también ver esas esfinges y quizás pensar en eso.

    Muchísimas gracias por su comentario y por todo.

    Hasta pronto =)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...