16 de enero de 2011

Críticas de cine: El amanecer de los muertos de Zack Snyder (2004)

Un día como otro cualquiera despiertas en tu monótona vida. Seguramente, te gustaría cambiarla. Lo que no sabes es que tal vez sea el último día de tu monótona vida, porque ahora todo consistirá en intentar sobrevivir. Los muertos han regresado.
Crítica de cine:
“El amanecer de los muertos” (2004) 
de Zack Snyder
“Cuando ya no hay más sitio en el infierno, los muertos caminarán por la Tierra”.

Me gustan las películas de miedo. Es fascinante cómo puedes sentir tanto terror por unos personajes que ni existen. Quizás, somos un poco masoquistas al ver estas cintas para sufrir un poco. En mi caso, es malo cuando una película de miedo me hace reír o me aburre, pero disfruto mucho horrorizándome con las películas que saben dar miedo o asustarte, por fácil que sea el truco. Todo esto viene a cuento de que ayer volví a ver El amanecer de los muertos y si queréis pasar un “buen mal” momento, no está mal para empezar.

Hoy en día, parece haber regresado la moda de los zombies tras años de silencio. No sólo películas como 28 días después de Danny Boyle, sino también cómics como Los muertos vivientes (ahora, teleserie) de Robert Kirkman o libros como Naturaleza muerta de Víctor Conde (o su vertiente más extravagante con Orgullo y prejuicio y zombies de Seth Grahame-Smith). Seguramente, porque es en las peores épocas cuando los no tan muertos sirven para satirizar sobre tantas cosas y para demostrarnos qué es la vida auténticamente, porque muchas veces, los vivos son peores que los muertos.
Todo esto se lo debemos, no obstante, a George A. Romero, "padre" de este género que ha dado mucho subproducto y también alguna joyita. En este caso, tenemos el remake de su película El amanecer de los muertos.
En 2004, el director Zack Snyder tomaba los mandos de una película de la que los fans sólo esperaban que no fuese un sacrilegio. En gran parte, se salvó, convirtiéndose en uno de los nuevos iconos de aquellos que disfrutan con los no tan muertos. Snyder, que más tarde dirigió 300, Watchmen y Ga´Hoole. La leyenda de los guardianes, dejaba ver parte de su talento con este debut. 

Sin duda, Snyder es un realizador que sabe manejar los tiempos, crear tensión o contar una historia, pero después de ver la película uno se ve casi en la obligación de decirle a él que la vea de nuevo y recuerde que podía usar la cámara lenta sólo para contar lo justo y no abusando de ella sin venir a cuento. Justamente, uno de los méritos de la puesta en escena es esa escasez de cámara lenta, sello Snyder a posteriori, y sí saber cuándo meter las vísceras y la sangre. A ver qué tal le va con Sucker Punch y la nueva película de Superman

Sea como sea, sin duda, desde mi punto de vista, Snyder se marca uno de los mejores debuts de los director recientes. Hasta George A. Romero le parece mejor de lo que esperaba, aunque al final le pareciese que la cinta se parecía más a un videojuego.

En la mayoría de las ocasiones, Snyder cuenta con la ayuda de Tyler Bates para dar fuerza a las escenas. Un género como el terror funciona mucho por la música y el compositor (que ha repetido varias veces con Snyder) hay que reconocer que sabe imprimirle emoción y desasosiego a más de alguna escena.

El mérito también está en el guión de James Gunn, basado en la obra de Romero. Sin duda, Gunn introduce la acción cuando menos te lo esperas además de algunas ideas retorcidas como la embarazada contagiada. Por eso, y la seriedad de la propuesta en la mayoría de sus aspectos, la historia se nos antoja tan real, incluso cuando “juegan a disparar” desde la azotea a los zombies con cierto parecido a algún famoso. Es decir, se nos descubre a una panda de gente que no se conoce de casi nada viviendo en medio de la muerte, con grandes momentos como cuando el padre (Matt Frewer, quien repetiría con el director en Watchmen, donde hacía de Moloch) decide morir antes de convertirse.

Lo importante es recalcar una idea de Romero: los villanos en sus películas son los vivos, no los muertos. Una gran verdad.

El guión por supuesto toca varios temas que se centran en la pregunta: ¿qué harías para sobrevivir en un mundo lleno de muertos vivientes? De ahí, hasta buscar explicaciones (¿es un castigo divino?) o criticar el consumismo desmedido (¿por qué ir a un centro comercial?). No obstante, la película original contiene una crítica más fuerte a nuestra sociedad consumista que la nueva versión, porque Romero siempre se ha movido criticando, satirizando, a través de lo fantástico nuestra realidad.

Una de las escalofriantes imágenes de El Amanecer de los Muertos. Fuente.

Entre el reparto, no está mal. La mayoría no chirría, aunque algunos no escapen demasiado del cliché de: la rubia imbécil, el policía duro, el delincuente reformado… La actriz Sarah Polley, la protagonista, no está mal en su papel de enfermera que acaba quedándose “grillada” (aunque sin llegar a los niveles de Cillian Murphy en 28 días después), tampoco están nada mal las interpretaciones de Ving Rhames (en el papel de Kenneth, el policía), Michael Kelly como CJ (el segurita "crecidito") y Jake Weber (como Michael, el "bueno"). Curioso también ver al pijo, ese arrogante niño rico del tres al cuarto, interpretado por Ty Burrel, quien también viésemos en El Increíble Hulk como Doc Samson, es ahora más conocido por ser el padre de la recomendable serie Modern Family.


No obstante, no es una ópera prima perfecta, aunque sea de las mejores películas del realizador estadounidense. Algunos de los personajes no terminan de desarrollarse más allá de un cliché o no sabemos muy bien por qué están ahí (el señor que coge la motosierra al final, ¿a quién se le ocurre coger la motosierra y hacerse el héroe cuando el vehículo no hace más que moverse?). Sin embargo, es una película bastante entretenida.

Si queréis pasar una noche gritándole a la televisión: “¡No vayáis por ahí!”, “¡Aghs!” y “¡Zombie a la vista!”, ya sabéis que película podéis ver.

Ah y cuidado. Quizás mientras leíais esta crítica no os hayáis dado cuenta de que los muertos hayan regresado a la vida y estén yendo hacia ti. Tendréis, sin duda, una vida menos monótona.

Nota final antes de que aparezcan por aquí los zombies: Un 8. Gran película, tanto si te gustan los muertos vivientes como si no. 

“¿Esto qué es? ¿El Juicio Final?”

2 comentarios:

  1. La viste anoche, verdad bandido? XD
    Es una de mis preferidas. No me gustan los zombies corretones, pero aún así es un muy buen remake

    ResponderEliminar
  2. Hola, Azufre.

    Sí, como digo (creo) en la crítica la volví a ver anoche y como hacía tiempo que no la veía es como si la volviese a ver de nuevo. Soy un bandido xDD

    Me gusta mucho y no encuentro mal lo de los zombies que corren ya que no son tan zombies, son "infectados" xDDDD De todas maneras, me gusta.

    Un zombie que corre es acojonante, uno lento te queda la confianza de huir, pero contra esto no se puede hacer nada xD

    Un saludo y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.