lunes, 27 de diciembre de 2010

La humildad de Borges


"Olvídense de Borges, hay tantos otros muy superiores”.
BORGES

domingo, 26 de diciembre de 2010

La vida real y los valientes, según Paul McCartney


"En la vida real, el que no se rinde es todo un valiente".
PAUL McCARTNEY

Microrrelato 55: Rebelde ¿con causa?

Microrrelato 55: Rebelde ¿con causa?
26-12-2010
Carlos Javier Eguren Hernández

Y como todos eran iguales, él decidió ser un rebelde. 
Cuando todos le acusaron de ser lo que era, él lo negó. 
Así seguía siendo un rebelde, aunque los demás sólo se sintiesen desconcertados.

sábado, 25 de diciembre de 2010

El amor y la violencia, según Lennon


"Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día".
JOHN LENNON


Microrrelato 54: Un buen trato.

Microrrelato 54: Un buen trato
01-12-2010
Carlos Javier Eguren Hernández

Aprendió que si era feliz, los demás serían infelices sabiendo que había alguien diferente a ellos. En un acto de total generosidad, decidió ser infeliz para que los demás fuesen felices. Ellos fueron, durante un instante, diferentes y, después, totalmente iguales, como siempre… Excepto la infeliz. Daba igual. Fue un buen trato para los demás y eso es lo único importante.

Bitter sweet symphony de The Verve

Se supone que como estamos en Navidad y todo es alegría, color y gilipollez masiva, debería poner una canción navideña en El tema del día, pero, básicamente, como dije ayer, sólo hay un villancico que no me dé mal rollo y ya lo puse. Así que, como cada mañana amanezco viendo MTV, y, a veces, encuentro canciones muy buenas cuyo nombre se me escapaban, he decidido que hoy, El tema del día, sea Bitter Sweet Symphony de The Verve, que apareció como sencillo y en el disco Urban Hymns.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Pesadilla antes de Navidad de Tim Burton, dirigida por Henry Sellick (1993)

Jack Skellington es el Rey del Halloween y, cada año, deslumbra con su fiesta a los ciudadanos de Halloween Town. Sin embargo, Jack sabe que ha caído en un aburrido ciclo en el que no encuentra nada nuevo. Eso será hasta que, por casualidad (sinónimo de su perro Zero), termine viajando al Mundo de la Navidad. Será entonces cuando el carismático Jack Skellington se prepare para organizar su propia Navidad.
¿Qué es, qué es esto?
¿Esto es Halloween?
No, ésta es la prometida…
Crítica de cine:
“Pesadilla antes de Navidad”
“¡Ho, ho, ho! ¡Feliz Halloween!”-
Jack Skellington
No habría mejor banda sonora para este post que ésta...
Recuerdo estar en mi cama. Imagino que debía ser Navidad. Mis ojos se fijaron en la televisión. De pronto, veo un crío con su regalo de Navidad, esperando enseñárselo a sus padres. No son de verdad, son de dibujos, pero son dibujos raros, son como plastilina… De repente, el niño enseña lo que lleva dentro del paquete de regalo y saca una cabeza reducida que agarra por el pelo, sus padres se horrorizan… Yo me quedo pegado a la pantalla. Tendría unos cinco años y este es el primer recuerdo que tengo de Pesadilla antes de Navidad, dirigida por Henry Sellick y creada (el poema, los dibujos, la producción) por Tim Burton (pese a que muchos piensen que también la dirigió).

All I want for Christmas is you de My Chemical Romance


En 2004, el grupo My Chemical Romance hizo su versión del villancico de Mariah Carey: All I want for Christmas is you. Es una especie de “me da igual toda la mierda materialista que rodea la Navidad, sólo te quiero a ti”. Bueno, ésa es mi interpretación de la canción. Creo que es el único villancico que puedo escuchar sin que me dé urticaria…

Microrrelato 53: Regalos de Navidad.

Microrrelato 53: Regalos de Navidad
24-12-2010
Carlos Javier Eguren Hernández.

Primero, fue el nuevo robot de juguete. Después, fue un montón de coches de juguete. Más tarde, varios videojuegos. Así hasta cerca de cien regalos de Navidad.
El niño estaba asombrado.
Sus padres se sentían felices habiendo dejado a su crío anonadado con tanto regalo. Como siempre, no tardaron en ponerse a discutir sobre quién había dejado más sorprendido a su crío.
El niño se sentía confuso, ¿dónde demonios estaba la felicidad envuelta con un bonito lazo rojo? Odiaba a Papa Noel, nunca le traía lo que realmente quería.

Lo triste de la Navidad, según Erma Bombeck.

“No hay nada más triste en el mundo que despertarse la mañana de Navidad y no ser un niño”.
ERMA BOMBECK.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Microrrelato 52: Para ti.

22-12-2010
Carlos Javier Eguren Hernández

Toma mis pesadillas y llévalas lejos, porque yo soy incapaz. Embriágate en mis sueños de horror y teme mis miedos. No te preocupes por si me quedo sin terrores, porque no me hacen falta y no los echaré de menos. No los quiero, no los deseo. No, no y no. Quédate mis miedos, quédatelos por siempre. Nunca me los devuelvas. Hazlo. Toma mis pesadillas y llévalas lejos, porque a mí me sobran. Son… Para ti.

The Sandman: Volumen 4: Destrucción de Neil Gaiman

Hace trescientos años, Destrucción abandonó a su familia, los Eternos. Una de sus hermanas, Delirio, ha decidido ir a buscarle, porque era el único que la trató bien, el que le habló del cambio. La Eterna deberá pedir ayuda a alguien que aceptará, aunque no exactamente para encontrar a Destrucción. Ése no es otro que Sandman.
Críticas de cómics rápidas y sin pensar demasiado:
THE SANDMAN.
VOLUMEN 4: DESTRUCCIÓN.

“Cuando sueñas, a veces recuerdas. Cuando despiertas, siempre olvidas”-
Morfeo.
Después de un excelente primer volumen, un sobresaliente segundo compendio, un tercer conjunto que perdía fuelle, el cuarto volumen de The Sandman de Neil Gaiman recupera lo mejor de las anteriores historias de Morfeo, señor del Reino de los Sueños.

Relato: Enfermedad asquerosa.


Enfermedad asquerosa


Agonía. Sudor extremo. Dolores de cabeza. Náuseas… Sea como sea, cada uno la sufre a su manera y estos síntomas se manifiestan, por tanto, de una manera diferente, según quien la padezca.
Te duele el pecho. Sientes que no puedes respirar. Tu mente está bloqueada. Las imágenes reales y ficticias recorren tu mente. Te sientes bloqueado. Estás ante un gran abismo en el que si caes, caerás sin parar. No sabes qué hacer. El “no” o el “sí” es demasiado. ¿Te arriesgas a caer? Ser feliz durante un tiempo no asegura ser feliz para siempre, igual que ser infeliz tampoco lo contrario: es la justicia de esta plaga. Puedes sonreír y llorar muy, muy fuerte ante su gozo y su dolor. Si caes presa de sus efluvios, puedes transmitir la enfermedad de transmisión sexual llamada vida. Una especie de nervios que consumen tu presencia a la vez que te preguntas ¿qué demonios te pasa?
A esa enfermedad se la llama amor.
Es una enfermedad asquerosa que todo el mundo ha padecido, padece o padecerá. Un virus que no conoce de cura posible. Lo mejor y lo peor.
Huye de él mientras puedas o quizás ya será demasiado tarde.

No creer en nada, según Anne Rice


"No creo en nada y eso me hace más fuerte de lo que piensas".
            ANNE RICE
(El ladrón de cuerpos).



miércoles, 22 de diciembre de 2010

Ser uno mismo, según Julio Cortázar


"Cómo cansa ser todo el tiempo uno mismo"
JULIO CORTÁZAR

lunes, 20 de diciembre de 2010

Entrevista al escritor Javier Ruescas: "No dejes de luchar por un sueño. No sabes cuándo puede llegar a cumplirse".

Recientemente, para una clase, tuve que realizar una entrevista. La verdad es que me ha gustado la experiencia y, cada cierto tiempo, me gustaría colgar alguna de las entrevistas que realice en el blog.

Para empezar, he tenido la oportunidad de entrevistar al escritor Javier Ruescas, una joven promesa en el panorama de la literatura española. Desde aquí, muchas gracias a Javier Ruescas por concederme la entrevista. Espero que os ayude a conocerle un poco más y os guste.

Vender tu alma, según Anne Rice.


"Si alguna vez estás dispuesto a vender tu alma, no te molestes en vendérsela a otro ser humano. Es un mal negocio, no vale la pena ni tenerlo en cuenta".
ANNE RICE (La Hora de las Brujas)

domingo, 19 de diciembre de 2010

Críticas de cine: Las Crónicas de Narnia: La Travesía del Viajero del Alba de Michael Apted (2010)

Los hermanos Lucy y Edmund Pevensie regresan al mágico mundo de Narnia, acompañados de su insoportable primo (Eustance), para ayudar al Rey Caspian en la búsqueda de los Siete Señores de Narnia, expulsados por el usurpador Miraz. Por el camino: piratas, humo maléfico, serpientes marinas, un dragón y todo lo que en un mundo de fantasía épica podrías encontrarte, mientras navegas hacia tu destino. Ésa es la historia de…
Críticas rápidas y sin pensar demasiado:
“Las Crónicas de Narnia.
La Travesía del Viajero del Alba”

“Si no tenemos fe, no tenemos nada”.
REEPICHEEP (Rípichip)
Hay tres motivos por los que suelo tardar en colgar una crítica de una película que haya visto. Primero, la vi antes de que existiese la sección de reseñas, necesito verla de nuevo y hago la crítica. Segundo, no tengo tiempo de hacer la crítica por muy rápida y sin pensar demasiado que sea. Tercero, ¿por qué tiene que haber un tercero?... Ah sí, algunas películas me da un poco de pereza a la hora de reseñarlas, quizás ese es el caso de la tercera parte de Las Crónicas de Narnia y no porque sea mal, simplemente no es tan buena como las anteriores y, en este tipo de películas, lo entiendo como el sentimiento de fascinación por lo mágico.

Relato: El protagonista de la fiesta.


Hay gente a la que beber alcohol no le sienta bien. Luego, estaba ella a la que no le sentaba mal, sino, francamente, peor.
Era la fiesta de Navidad. La alta sociedad se reunía en un gran salón con un fastuoso decorado, con grandes adornos y un enorme árbol que en realidad era una cosa bastante pobre, pero que costaba muy caro, lo llaman: decoración navideña de diseño, piensan algunos. La idea de reunir a todos aquellos ricachones era poner un precio carísimo por todo aquello para dárselo a los pobres. Si descontabas todos los gastos, en total se les iba a enviar las migajas mientras los ricos limpiaban sus conciencias “haciendo algo bueno”.
Ahora, había incluso un espectáculo, pero éste era gratis.
Todos los asistentes sólo podían verla a ella, armando un follón que no se olvidaría en muchísimo tiempo y que sería siempre un tema recurrente a la hora de sacarle el cuero a otra persona a la que criticar.
Ella se quitó los tacones, subió a la mesa y dio patadas a todo lo que había en ella: un pavo asado, las copas de champagne, las servilletas con forma de piruleta navideña, le siguió subirse la falda del vestido e intentar bailar el can-can. No le hizo falta ponerse a gritar para llamar la atención, porque ella era una mujer con clase y no se pondría a chillar como una barriobajera. Prefería bailar el can-can.
A eso le siguió las miradas consternadas de todos los que estaban allí. Varias veces ella estuvo a punto de caer, pero consiguió mantener el equilibrio de forma digna de recordarse. Entonces, fue cuando empezó su mensaje especial de Navidad:
— ¡Hola, asquerositos! Lo siento por esto, pero… Todo es culpa de él, ¿saben? ¡La culpa es toda de mi marido! ¿Saben? Siempre quiere ser el maldito centro de atención. ¡Es un asqueroso engreído! Él me ha convertido en esto… ¿Saben? Ya ni siquiera me quiere…, soy un estorbo para él, me trata como una inútil, como una enferma… ¡Y yo no soy una maldita enferma! ¿Saben? Oh, me estoy…
Eso fue lo que dijo antes de caer al suelo, tras marease. Afortunadamente para ella, los camareros con sus gorros de Papá Noel ya estaban preparados para agarrarla y la llevaron a su habitación para que descansase.

El marido llegó en ese momento y fingió consternación.
Lo que realmente sentía era rabia por no haber sido él el centro de atención.
Pero ahora con su mujer inconsciente por la bebida, fuera del escenario y él presente, lo era.
Hizo todo lo que pudo para no sonreír.

La soledad y el espejo, según Borges

"Estoy solo y no hay nadie en el espejo”.
JORGE LUIS BORGES


Microrrelato 51: Nada será real cuando despiertes.

19-12-2010
Soñó que se despertaba; luego despertó y supo que aún soñaba que despertaba.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Strawberry fields forever de Los Beatles.


Strawberry Fields Forever es una canción del grupo Los Beatles, aparecida a finales de los años ´60.
La letra de la canción se inspira en un orfanato llamado Strawberry Field cercano a la casa de John Lennon donde jugaba de pequeño. También es para muchos es un hito de la música psicodélica y comparan ciertas partes con las alucinaciones causadas por el consumo de las drogas.

Relato: "Pesadillas psicodélicas"


Pesadillas psicodélicas

Nada es real…
Sombras que arden. Montañas que se distorsionan. Paisajes que se hielan. El agua de mil colores. Me asfixio en turbulencias de peces de colores. El aire tiñéndose de mil colores. Mi cuerpo volando. Mis labios cosidos. Mi cuerpo cayendo. Mi cuerpo destruyéndose. Tú y ella. Abismos. Mar de mariposas de colores. Campos de fresas para siempre… Cuerpos estallan. Vienen a por mí. No puedo respirar.
Me siento perdido entre emociones: estoy cansado, tengo miedo y dolorido.
Se destruye todo POR CAMBIO… TODO se destruye por CAMBIO… Corazón a prueba de balas.
Nada es real…
Te veo a ti y huyo por los mares de arcoíris. Nadie puede perseguirme. Mala reputación… Tú sí. Ojalá fueras nadie. Que estalles en un mar de cuervos albinos y déjame en paz, por favor, para siempre por siempre jamás, que nunca nos conozcamos, por favor.

No quiero tener ninguna clase de sueño ni de pesadilla.
No sé si es una pesadilla

Escucha la música de destrucción…  ¿Por qué las chicas muertas quieren bailar conmigo?
Otro muerde el polvo… Es horrible. Sueño eternamente…  ¿No existe palabra “pesadillo”?  Miércoles Pide mi nombre. ¿No tendrá uno? ¿Qué pasa? Máquinas de agua monstruosas.
Ojos turbios que se deshacen en mis manos. Pobre amiga que se le cae el mundo, luego mi mente vagó por la idea de por qué me cuenta esto… Afortunadamente, terminé la frase y comprendí su significado antes de que llegase a buscar otros significados. Es gris. Odio las frases hechas, pero todas las frases están hechas.
Me siento tú…Tengo miedo Ardo. ¿A dónde voy? ¿Qué es esto?
Su nombre era nombre. Pesadillas a un centímetro del beso.
Todo está bien mal. Abandonando a los héroes de un día y durmiendo con los héroes de una noche, para siempre. Campos de sueños minados… Na… Ahí viene la muerta… tan rimbombante… Me das miedo… Peste, dolor, lamentos, gritos y sangre al final de la escalera infinita del camino de la nada, junto ¡a tu cabeza! ¡Déjame en paz!
La mayoría de la gente dice que no recuerda sus sueños o sus pesadillas.
Pies de cristal que se hacen trizas. Te toco y te haces pedazos de ceniza que flotan hermosamente hasta deshacerse en risas.
TERRÍCOLA, ¡VAMOS!
Somos embriagadores. NIUNCA TE CONTÉ… PESO EN TUS BRAZOS. Campos de fresas para siempre. LO QUE NECESITABA LA GENTE COMO YO PARA VIVIR… CaMisas PARtidas…
Eran fetichistas de la psicodelia. Deseo no ser nada. Porque nada es real. Soy más oscuramente brillante de lo que creen. CABEZAS LLENAS DE IDEAS… SOY TAN DELICIOSO PARA ELLAS… QUE TEMO POR MÍ… Y POR ELLAS… TEMO… IDEAS… HORRIBLES IDEAS QUE NO ME HACEN PENSAR EN RESPIRAR… Somos el éxtasis de los soñadores. Mi destino es mi destino. No te subas a mi destino. No voy a permitírtelo ni permitírmelo. Yo no recuerdo los sueños, las pesadillas sí.  ¡¡¡AAAAH!!! ¡GENIAL DECADENCIA! Si al final lo haces, avísame por favor.
Abismos donde cae la baba rojiza y caliente de las fauces de una montaña de oro que se deshace en pedacitos de corazón.
Deliro en un bullicio de ladridos, maullidos y cantos de gusanos. No te lo aconsejo. CANTA. Palabras QUE copulan con el mundo del miedo. Las pesadillas muy bien las recuerdo. Tampoco se necesita.
Náuseas en la psicodelia.
Vomitaré arcoíris. Soy hermosamente horrible como cables perdidos en tus ojos. BIENVENIDO. Me siento extraño como sangre untada en demasiadas manos. Huyendo de la tierra de los sueños…
Adiós, tú.
Fue genial mientras no pensamos.
La gente sueña con monstruos. 
De
ses
pe
ro. 
Yo sueño con monstruos reales.
La gente despierta y no teme a los monstruos, porque son fantasías.
Yo despierto y temo a los monstruos reales, porque son reales.
No hay por qué preocuparse, nada es real ni siquiera la realidad… Siempre.

31 canciones de Nick Hornby (2003)

A veces, Nostalgia se nos presenta sin que la esperemos. ¿A veces? Creo que casi siempre. Resulta una mujer un poco molesta, ¿sabéis? Está todo el día hablándote del pasado y tú no ves la hora de librarte de ella. Te callas y la dejas estar, porque es una señora muy mayor y silenciarla sería de mala educación.

Microrrelato 50: "¿Única?"

15-12-2010
Carlos Javier Eguren Hernández

“Eres la única persona a la que amo”, dijo. Sin embargo, no era la única persona a la que había amado ni sería la última. Lo curioso es que no había ni única persona que le hubiese amado al que decía aquello.

¿Cómo será la muerte de la libertad?, según Star Wars.

“Así es como muere la libertad, con un estruendoso aplauso”
PADMÉ AMIDALA (Natalie Portman,
“Star Wars. Episodio III:
La Venganza de los Sith”)

jueves, 16 de diciembre de 2010

Microrrelato 49: Preso por su culpa

15-12-2010
Carlos Javier Eguren Hernández

Y como ama es un condenado, si no amase sería libre, pero si el condenado ama es feliz y desdichado, mientras que el que no ama sólo es desdichado. Sea como sea, un preso por su culpa: por su presencia o su ausencia.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Relato: La última canción de Rock

La última canción de Rock

La sombra se contoneó en el escenario como un espectro pagano.
Bajo él, una multitud de niños cegados vomitaba amor por aquella figura de odio y oscuridad, pero también de artes. Ellos se contorsionaban, se movían enfermos de él, viviendo por él, incondicionalmente. 
Él sólo él, él lo era todo.
Su voz...
Para ellos, Ava Milwakee, el cantante de rock duro, era su dios.
Para el mundo, Ava Milwakee era sólo un bicho raro.
Suele pasar.
Las leyendas urbanas y Ava eran uno. 
Existía la leyenda de que le había suplicado a una de sus súcubos que se abriese un agujero en la garganta por sus perversiones. 
Otra era que él mismo se había hecho una operación para ser hermafrodita y hacer ciertas cosas consigo mismo. 
Si cogías sus discos, entre insulto y blasfemia, poniéndolos al revés, podías oír salmos… o eso decían en Internet. 
También hablaban de un ejército de niños raros que se suicidarían llegada la canción en que se lo pidiese… No pasaron de ser dos o tres chicos que no entendieron bien una canción, se creyeron una leyenda y se unieron a un grupo de Facebook que no tardó en desaparecer. 
Algunos lo situaban como un cantante infantil estúpido desaparecido mucho tiempo atrás. Un juguete roto reconstruido.
Otros tantos pensaban que su escalofriante palidez y sus ojos rojizos se debían a que era un chupasangre… Bajo el peso de tantos mitos, Ava no podía defraudarles.
¿La realidad? Se llamaba Robert Johnson, hijo del reverendo Hans Johnson, fugado de casa con dieciocho años, poeta incomprendido que se ganó un par de amigos extraños que le dijeron: “Convierte esa basura en música, palurdo". Eso hizo y ahora era millonario, había rozado lo más alto y ahora sentía asco, repulsión, tedio por todo aquello. ¿Qué le quedaba por hacer?
Pero aquel era otro concierto y querían dar un buen espectáculo.
Todo estaba supuestamente preparado.
El concierto había transcurrido con la tranquilidad típica de las actuaciones de Ava Milwakee and the Dark Bitches, él y sus chicas lo habían dado todo: escupido al público, sudado sobre él y le habían enseñado partes de su anatomía que sólo enseñaban a la bañera. 
Sus fanáticos habían enloquecido, el grupo tenía sus corazones en sus garras e iban a morderlos y escupirlos con sus fauces llenas de sangre.
¿Y quiénes eran esos demonios encarnados en figuras de damas de hierro?
Elsie Croto era la guitarrita de la banda, le encantaba escupirles como le escupían los chicos del colegio que la catalogaban rara por no tener una madre que prefirió jugar con sus venas y un cuchillo. 
Virginia Bang era la batería del grupo, diez años en un maldito conservatorio le sirvieron para saber que la verdadera música nace del corazón. 
Mina Murnau, la bajista, niña casi perfecta, empezó a juntarse con chicos raros que le gustaban drogarse, intentar hacer el amor y quedarse llorando. 
No tenían motivos aparentemente fuertes para gritar en algunas canciones: “Somos las zorras de Satán”, “Eternamente, servidora de las eternas tinieblas, ¿has oído, gilipollas?” y “Nos gusta la baba que te cae por esas fauces”. Tampoco tenían las suficientes razones como para no hacerlo.
Daba igual. 
Lo importante es que eran grandes, colosales, majestuosos…
No había palabra para ellos.
Después de cantar las canciones más conocidas (entre ellas, las que traduciríamos como: “A un segundo del orgasmo, querida”, “Vende tu virginidad y quédate pobre” o “En Valentín, quítate la ropa”), una persona se subió al escenario. 
Solía ocurrir.

Era una chica joven. Se llama Valentina Cromwell. Vestía completamente negro, llevaba tantos piercings encima como los que Ava y sus chicas llevaban. Era una buena chica, pero demasiado tímida, hasta que encontró un refugio en una música de la que se obsesionó demasiado, ya que era su única amiga. La muchacha, de menos de veinte años, se quitó la camisa y empezó a dar saltos. 
Ava iba a disfrutar de ser un demonio y todos serían felices con su depravación. La conocía de un concierto anterior, era la líder del Club de Fans de Michigan y sabía que tenía diecinueve años, no pasaría la noche en la cárcel por pervertirla un poco. Las chicas siguieron con la batería, el bajo y la guitarra eléctrica, mientras él hablaba de un infierno de placeres infinitos.
Entonces, mientras él le comía la boca a mordiscos con los labios tan pintados como ella, hubo un fuerte ruido, que no venía a cuento. No era parte de la canción, no de aquella al menos. ¿Algo nuevo?
La sombra pagana se contoneó alejándose de la chica, con la boca ensangrentada. Él escupió un par de los piercing del labio que le había arrebatado a la chica, con los ojos rayados. Después, sin que nadie lo entendiese, Ava cayó al proscenio.
Las chicas corrieron hacia él dejando atrás a la chica. Empezaron a chillar asustadas, como las niñas que fueron una vez.
Pensaban que aquello era Rock, aunque realmente ¿sabían lo que era la música o lo que era simplemente el miedo a estar solos? ¿Era a caso la música la culpable? ¿Podía el rock acabar con vidas, cuando normalmente sólo las salva? Cualquier motivo trastornado podía llevar a la muerte.
Valentina se sintió feliz: liberó a su dios oscuro de su cárcel, un cuerpo de carne y hueso. Ava era, por fin, libre.
Ava tenía una herida de bala en el pecho.
Hubo un estruendo como única música en la confusión.
La espontánea que subió al escenario cayó con los sesos fundidos.
Su cuerpo se unió en el proscenio con él.
Se sonrieron.
Ava sonrió.
Él mismo había envenenado la mente de su asesina.
Había muerto joven y en lo más alto.
Ahora, por fin y por primera vez, era realmente una leyenda.
Quizás estuviese vivo como Elvis, Hendrix, Joplin o Morrison.
Tal vez fundase una banda con ellos...
¿Quién sabe?
Mientras…
El espectáculo debe continuar y éste no ha estado nada mal.
La sombra se contoneó en el escenario como un espectro pagano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...