11 de diciembre de 2010

Microrrelato 44: Delirios desde el abismo

10-12-2010
Cerró los ojos y lo saboreó: suave, dulce, lento, infinito, perfecto: un beso que nunca dio, del que era preso sin haber cometido delito. 

Así, el ser sin labios se hundió en los abismos de la Historia hasta desaparecer, prisionero del delirio nunca probado. 

Adiós, amigo.

4 comentarios:

  1. Heyy!!!

    Que guay el microrrelato! Es genial, es muy bonito la verdad!

    Y por que no tenia labios?

    Pues eso ya me diras cuando veas el comentario! Me gustó muchiisimo!

    Se feliz y recuerda que escribes genial!!! Besitos!!

    Els!=)

    ResponderEliminar
  2. jooo, es demasiado corto... XD

    P.D.: hace mucho que no comentas en mi blog :'(

    ResponderEliminar
  3. Hola, Els.

    Considero que había que dar los toques de irrealidad suficiente para que transmitiese algo.

    ¿Y por qué debemos tenerlos? ¿Metáfora o literalidad?

    Muchísimas gracias por tu comentario y tu opinión, Els.

    ResponderEliminar
  4. Saludos, dr. indy.

    Creo que daba para un microrrelato jeje =)

    Discúlpame, pero hace unos días en que no he podido estar mucho en la blogosfera y he actualizado sin mucho ánimo, pero mañana pasaré a ver qué es todo lo nuevo que has puesto en tu blog.

    Muchas gracias por tu comnetario.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.