martes, 30 de noviembre de 2010

Relato: Prometo no matarte

“Prometo no matarte”
Prometo no matarte.
Sólo escúchame.
Quiero contarte algo.
He prometido que no volveré a matar.
He arrojado mi revólver y mis balas a un río del que jamás saldrán. He tragado aire y sabía que nunca más volvería a arrebatar un alma con su último suspiro moribundo.
He entregado todo el dinero que gane matando a las familias de la gente que maté. Ellas lo necesitan mucho más que yo, aunque ese dinero no les devuelva a su familia.
He ido a una Iglesia y he confesado todos mis pecados. He estado horas y horas y he sentido como el cura estaba a punto de arrojar las tripas ante mis horribles actos. Aún así, tras rezar, Dios me perdonará.
He sido un horrible asesino a sueldo y he cometido terribles asesinatos, matanzas que no te dejarían volver a dormir nunca. He matado a padres, madres, hijos, hermanos, abuelos… He matado a muchos seres y se los he arrebatado a mucha gente de esa manera. He sido una mala persona. He sido un monstruo. Pero he decidido cambiarlo, redimirme, aprovechar mi segunda oportunidad.
He decidido empezar a ser un hombre honrado, bueno y que jamás matará a nadie. Hasta me he vuelto vegetariano. Hay una tienda cercana que hace unas deliciosas ensaladas.
Lentamente, siento como la sangre empieza a abandonar mis manos.
Es un vicio y otras veces he intentado quitarme esta adicción, pero, claramente, he caído.
Esta vez no.
Voy a ser un hombre bueno.
Te he prometido que no voy a matarte.
¿Y si te digo que todo es mentira?
Deberías saberlo.
Esto es ficción.
Y esto que te apunta en la nunca un revólver magnum del 44.
Adiós.

10 comentarios:

  1. Que desveles lo del horrible asesino no hacía falta, ya iba implícito en el relato y le ha quitado toda la intriga/magia que pudiera tener. Además, ¿iglesia, en lo referente a edificios y no a la institución, no va en minúscula?

    También creo que los curas están demasiado acostumbrados a escuchar las intimidades y burradas de la gente, así que no veo creíble que este personaje se choque tanto con los "horribles actos" del asesino. Sobre el final...bueno, para gustos colores.

    Bienvenido otra vez al juego :)

    ResponderEliminar
  2. Buah!

    Me ha gustado su relato, es curioso como la gente se arrepiente de sus "pecados" y tras confesarlos y sentirse mejor no es capaz de cambiarlos. Los humanos somos los únicos capaces de caer en la misma piedra varias veces.
    Supongo que nos gusta la sensación de caer varias veces en el mismo charco, mancharnos y luego decir, bueno, cambiaré, aunque sepamos que eso no pasará, y para ello no tienes que irte al terreno de un asesino, todos tenemos una serie de manias que no cambiamos y sabemos que nos pueden perjudicar.

    En fin, voy marchando de estos lares, buenas noches y tenga cuidado con quien duerma a su lado, nunca sabrá sus intenciones

    Señora Anónima Mortal

    ResponderEliminar
  3. A mi no me parece lo del cura. No creo que estén tan acostumbrados a confesar a asesinos ¿Cuántos se arrepienten ante la iglesia, al fin y al cabo? Y al parecer, este en concreto no.
    Cualquiera, por duro que sea y acostumbrado que esté a este tipo de cosas, no puede quedarse impasible ante un desfile de cadáveres relatados durante horas. Sería inhumano.
    De todos modos, no puedo evitar que me remita a uno de mis personajes, asesino a sueldo también. Pero el pobre lo hacía para pagarse su adicción al opio.
    Aún así, la sorpresa final, el engaño al que nos somete un narrador, al que siempre suponemos sincero por naturaleza, y más cuando en teoría nos está haciendo una confesión, sorprende.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Saludos, Anónimo.
    Revelar qué era es confesárselo al lector (igual que con el cura, aunque brevemente).
    Sobre el término “iglesia”, estás en lo correcto. Pero si te fijas, por todo el texto se repiten palabras como “matar”, “familia”, “sangre”… Carece de sinónimos y tiene varias incorrecciones. Así habla (o escribe) este personaje, ésta es su voz.
    Como ha dicho Misery, nadie se puede acostumbrar a la atrocidad. Hay actos que siguen revolviéndote las tripas, te lo aseguro.
    En cuanto a eso del juego, nene/nena, nunca he salido de él.
    Un saludo y gracias =)

    ResponderEliminar
  6. Señora Anónima Mortal, hola.

    Sobre caer es lo que mejor se le da al ser humano. A todos. Abordar al personaje del asesino es porque me apetecía jugar con esta figura que, desde siempre, me ha gustado a la hora de escribir algo y que tenía un poco abandonada. Existe una fuerza extraña en este tipo de seres, lo sé desde que leí "From Hell". Por eso, me apetecía volver a jugar con una figura tan siniestra que decide... ¿Pedir perdón? ¿Es lo que está haciendo exactamente? ¿O jugando contigo? ¿Qué hace?

    Me ha gustado su reflexión, aunque ya sabe que eso último de con quien duermo sobra un poco, más que nada, porque sabe que en un ataúd cabemos yo y el polvo.

    Muchísimas gracias por su comentario y sea muy, muy, pero que muy feliz =)

    ResponderEliminar
  7. Saludos, Misery.

    Comparto tu opinión en cuanto a lo del cura. Además de que hay profesiones como médico o policía donde, de vez en cuando, se te siguen revolviendo las tripas. Eso es ser humano, queramos o no: la capacidad de horrorizarnos del mal ajeno que podría caernos encima. Al menos, eso pienso yo.

    En cuanto a la adicción del personaje, básicamente era esa: matar. Me parecía algo interesante de tratar. Una "adicción" tan terrible y que es como describen los asesinos en serie, en algunos casos, sus crímenes. En cuanto a tu personaje, Misery (y puedes tutearme, ahora que lo recuerdo, aunque suelo trata porque sí a la gente de "usted"), he de confesar que tengo ganas de leer algún relato tuyo.

    Me alegra que a ti sí te haya gustado el final. Considero que más que una sorpresa, es una extraña forma de dar esperanza para después arrebatarla de un disparo. ¿No suele pasarnos a veces?

    Muchísimas gracias por tu comentario y tu opinión, Misery. Me ha alegrado el día =)

    ResponderEliminar
  8. Webmaster, lo siento, pero no puedo incluir links de páginas de sitios de descargas o este tipo debido a las leyes actuales que tenemos y a ciertas cosas que pienso. No obstante, te doy las gracias por tu sincero agradecimiento y te deseo mucha suerte.

    ResponderEliminar
  9. Heyy!!

    Como ya te habia dicho me gusto el relato!

    Hay cosas que no pasan en la realidad y que nos gustaria que pasaran, y tambien cosas en las que nos gustarian que no pasaran!

    Como seria lo que pasa en este relato! Me gustaria pensar que es verdad lo que dice en el principio del relato...

    La verdad es que peor que te digan que no te va a matar para decir todo esto es ficcion y pienso matarte, debe de ser horrible pasar por eso!

    Y por como lo cuentas y eso, me parece genial! Como a mas gente, seguro que si!!!

    Un relato genial!!

    Elsbeth Silsby.

    ResponderEliminar
  10. Hey, Els.

    Gracias por su comentario y su opinión. Sobre lo que hay cosas que pasan es algo que lógicamente pasa... ¿Qué más puedo decirte?

    Ah, sí... No te preocupes tanto por la muerte del lector. Más bien, es como dice el asesino: todo es ficción, todo es un gran truco de magia, todo es una mentira.

    ¿A qué ahora puedes llegar a sentirte completamente perdido?

    En definitiva, me alegro infinitamente de que le gustase, como ya le he dicho.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...