26 de octubre de 2010

Relato: La prometida de la calavera


Su nombre no importa. Lo que importa es lo que está a punto de hacerte.
Era una niña buena. Era una pequeña hermosa. La más bonita que hubieras visto nunca. Nadie podía olvidar sus vivos ojos castaños, su sonrisa de diamante ni sus andares de princesita. Algo por lo que siempre hablaban de ella era su larga melena rubia, nunca le habían cortado el pelo y le llegaba hasta cerca del suelo. Tenía sólo unos siete años.
Eran otros tiempos. Una época que te obligaba a unirte a otra persona sólo por dinero incluso cuando eres una niña. Desde que el mundo es mundo, la gente tiene el terrible error de confundir el sentimiento del amor con eso que llaman dinero.
Así fue como la disfrazaron de novia con apenas ocho años, entre llantos y gritos. El hombre tenía muchas veces su edad. Y la quería… no por amor, la quería como se quiere un objeto. Tuyo, sólo tuyo.
Era de noche. La noche de la luna de miel. Huyendo del vejestorio, vagó velozmente por la vieja y fría mansión. Llevaba consigo una vela. Buscaba ayuda como el sol busca a la luna, como un ideal imposible. Vestida aún de novia, con las ropas manchadas de sangre, llevaba el pequeño candil. Corriendo como un alma en pena, llorando, en vano.
Eso fue antes de tropezar con su vestido roto y que la vela prendiese fuego su pelo, luego su rostro y finalmente su cuerpo. Ni siquiera todas las lágrimas pudieron apagar las llamas que la devoraron con la fiereza con la que su “querido” esposo la quiso para él.
El rostro de la niña se convirtió en una calavera calcinada con una mueca de horror para la eternidad… Y aún así, las lágrimas caían por ellos. Llorando hasta más allá de la muerte, con una tristeza infinita.
Era una fantasma que no lo entendía. Era una pequeña fantasmagórica. La más terroríficamente bonita que hubieras visto nunca. Nadie podía olvidar el velo que ocultaba su rostro y, quien viese bajo de él, una calavera contorsionada por el dolor, acompañados de su andar de espectro tirando de una cadena: su pasado. Algo por lo que siempre hablaban de ella en vida se había perdido: su pelo se redujo a cenizas que rodeaban su delicado cuerpecito. Tenía sólo unos siete años… para siempre.
Cuando de noche escuchas un súbito ruido, un grito o un llanto sin explicación, puede que sea ella. Dicen que, desde entonces, una pequeña novia con el traje reducido a harapos grisáceos vaga por el mundo como una canción triste que busca alguien que la continúe. No se ha cansado de buscar ayuda. Tal vez, era demasiado pequeña como para comprender que estaba muerta.
Sea como sea, lo que importa es lo que está a punto de hacerte.
Está detrás de ti.
Mirándote.
Ese escalofrío es ella tocándote.
Y pidiendo ayuda.
¿Se la darás?
Yo la he ayudado con este relato a encontrarte.
Ahora tú decides.
No la olvides.

4 comentarios:

  1. Hey!!!

    El relato esta genial, realmente genial! Me encanto!

    Da mucha pena lo que le paso a la niña la verdad! No se como en esos tiempos podian hacer matrimonios a conveniencia! Me parece realmente cruel! Y mas cruel que sea con una niña de tan solo 7 años, es terrible! Menos que mal ya no se hace eso, o por lo menos no se hace aqui...

    Pues eso que es un relato estupendo! Muchas felicidades!!

    Cuidate! Besos!!!

    Elsbeth Silsby.

    ResponderEliminar
  2. Hey, Els!

    Me alegro de que te haya gustado el relato =)

    Lo que realmente puede dar más pena aún es que en ciertos países, actualmente, siga haciéndose. Parece que hemos desterrado estos miedos y horrores al pasado, y la verdad es que siguen estando muy presentes. Sólo hay que saber donde mirar.

    Muchísimas gracias por su comentario :)

    Hasta pronto!

    Que será muy pronto, por cierto.

    ^^

    ResponderEliminar
  3. Buenos días!
    Si, a mi también me gusto esto que colgó.
    Decirle a la señorita Elsbeth Silsby que eso no solo se hacía en el pasado, sino que aun en numerosos paises estas prácticas de matrimonios se siguen haciendo.
    Es triste que esto se hiciera y aun hoy se siga. Pero los humanos somos así, vemos el dinero y nos volvemos locos y se puedes cambiar a un niño por una lavadora pues mejor que mejor, al menos una de ellas no llora y no necesita alimentarse. Si, somos unos monstruos como bien dice el autor de esto en más de una ocasión.

    Bueno, pues a lo que iba, que me gustó la historia.
    Saludos de La Señora Anónima Mortal =)

    pd. esto también es una buena forma de hacer críticas a cosas del pasado.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días!

    Me alegro que a usted también le haya gustado.

    Horriblemente, lo que usted dice, Señora Anónima Mortal, es cierto. Es una práctica horrible que no ha terminado. Deberemos cambiarlo. Ser un poco menos monstruos.

    Muchísimas gracias por pasarse por aquí y por su comentario, Señora Anónima Mortal.

    Pd: Esto es también una buena forma de criticar todo lo que se pueda xD

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.