sábado, 20 de marzo de 2010

Relato: Sé cuándo voy a morir





 Sé cuándo voy a morir.
(Otro homenaje a Neil Gaiman)


"Long afloat on shipless oceans

I did all my best to smile
‘Til your singing eyes and fingers
Drew me loving to your isle
And you sang:
“Sail to me,
sail to me,
let me unfold you”
Here I am
Here I am
Waiting to hold you
Did I dream you dreamed about me?
Were you hare when I was fox?
Now my foolish boat is leaning
Broken lovelorn on your rocks
For you sing:
“Touch me not,
touch me not,
come back tomorrow”
Oh my heart
Oh my heart shies from the sorrow
I am puzzled as the newborn child
I’m as troubled as the tide
Should I stand amid the breakers?
Or should I lie with death my bride?
Hear me sing:
“Swim to me,
Swim to me,
let me enfold you”
Here I am
Here I am
Waiting to hold you".
Song to the Siren - "Cocteau Twins"
Nunca me ha gustado pensar demasiado en la muerte. Siempre he preferido pensar en otras cosas.

Soy un chaval normal y corriente. Estudio arquitectura, porque me encanta. Desde pequeño me fascinaba la idea de concebir un legado que sobrepasase mi vida. Siempre pensé que me convertiría en un anciano de bastón y pelo blanco al que sus nietos no paran de pedirle pasta, la cual terminan consiguiendo si escuchan la batallita de turno. Cuando muriera tras ser ese tipo de abuelo, la obra que dejaría a mis espaldas me sobreviviría, fascinando a generaciones futuras que me idolotrarían sin haberme conocido. Morir y ser recordado, qué maravilloso.

Esa fascinación me rodeo durante años, fui asimilándola, obligándola a esconderse tras otras ideas. Por ella, me empeñaba en estudiar lo máximo posible. Era la llave para abrir la puerta que me llevase a mis sueños. Suena manido, pero era la verdad.

Las cosas marchaba bien, la fortuna estaba de mi lado. Era el primero de mi clase y eso me había hecho ganar grandes amistades con el profesorado, que me recomendaba a gente del mundillo para que me metiera rápidamente en sus gabinetes, donde estaría a un paso de conseguir hacer realidad mis deseos. Faltaba poco para ello.

Pocas veces, salía de mi habitación, donde me pasaba las horas muertas investigando grandes obras de la arquitectura de todos los tiempos: el sobrecogedor Partenón de Atenas, el celestial Panteón de Agripa, la muñeca rusa llamada Coliseo de Roma, la hermosa y oscura Notre Dame… A menudo, dibujaba y construía maquetas de mis propias obras inspirándome en genios eruditos que mezclaron su sangre con la piedra que forjó su legado, construido en el mismísimo tiempo.

Era una noche de comienzos de primavera cuando decidí construir una pequeña crepidoma para mi proyecto de un teatro como no se había visto, mezclando el neogótico con características propias que realzaría su esplendor. La perfección del cielo nocturno, estrellado.

Entonces, el horror. Me quedé sin pegamento para mi maqueta, no podría terminarla esa noche y la dejaría condenada a la imperfección. ¡Maldita sea! Si no terminaba, esa noche no podría dormir y no podía permitirme aparecer como un zombie por clase al día siguiente. Era muy tarde, pero… ¡Había un “24 horas”! Esperé que vendieran pegamento. Vivo en un mal barrio, hay mucho drogadicto, supongo que sí habrá pegamento. Me puse mi chaqueta y salí a la calle, esperando tener suerte en la medianoche. Entonces, un chasquido y, después, la lluvia cae. Lo que me faltaba…

Corro por las feas y sucias calles amparadas por edificios en ruinas sin estilo, esperando no tropezar, observando mi reflejo en los baches de la carretera donde los coches circulan cortando los charcos. Me da asco este sitio. Espero tener un día suficiente dinero como para marcharme de aquí.



¡Dinero! Es cierto… ¿Tendré para el maldito pegamento? Suele costar tres euros. Me detengo y tengo cuidado de que nadie me vea mientras saco de mi chaqueta la cartera. Miro. Tres euros exactos. Guardo la cartera sonriente. ¡Perfecto!

Sigo mi camino, rápido, esperando llegar a la tienda. Nadie se interpone en mi camino. Cruzaré por el paso de cebra y llegaré, saludaré, preguntaré por el pegamento, mi dirán que lo tienen, preguntaré el precio por educación, pagaré, les daré las gracias y las buenas noches, me marcharé, volveré a casa, terminaré seguiré mi maqueta, me alegraré y dormiré soñando con ella.

Todo marcha bien… pero… ¿qué es eso?



Ha salido de un lado. Se ocultaba junto a cartones, bajo una escalera de incendios de un edificio horripilante, de la época industrial. Se cubre con unos harapos negros y me zarandea con zarpas de acero. Debe ser un vagabundo. Retrocedo, alejándome. La figura se alza lentamente, veo su arrugado rostro sin ojos, sólo cuencas, y tiemblo ante el ciego. De pronto, una de sus garras, cubierta con unos mitones raídos, coge mi mano, impidiendo soltarme… Me mira mi mano lentamente, me sacudo, de pronto consigo librarme de su garra. Es más fuerte de lo que pensaba. Creo que no he conseguido soltarme sino que me ha dejado escapar.

—Mortal, tu obsesión te matará– dijo con una voz y un acento extraños que se iba volviendo cada vez más firme, alzando su dedo índice, esquelético para señalarme aunque no podía verme–. El seis de abril de 2019. Dentro de nueve años.

— ¿Qué?– pregunté extrañado, mirando al terrorífico vejestorio.

—Te he dicho cuándo morirás– habló el ciego, con tono autoritario. Después, acto seguido, señaló a un cártel de cartón que dice: “Te diré cuándo morirás a cambio de la voluntad”, cubierto bajo la escalera de emergencia. Se alumbra bajo la luz de unas velas rojizas, que me recuerdan a las de las entradas de las iglesias. El veterano me mira, pero ¿cómo si no tiene… ojos?–. La voluntad, por favor, para este viejo desgraciado en una noche fría y lluviosa.

Los mendigos suelen inspirarme piedad. No sé por qué, pero eso me pasa. Cuando tengo, les doy dinero o les compro un bocadillo y agua. No soy como esas personas que pasan de largo, que convierten a los vagabundos en criaturas invisibles, excepto en fechas como la Navidad, cuando se quiere ser más bueno por interés, para dormir sus pútridas conciencias… Pero ahora no tengo dinero… para este extraño invidente.

Niego con la cabeza, esperando llegar a la tienda y hacerme con el pegamento.

—Lo… lo siento… pero no tengo– dijo, nervioso, negando con la cabeza, deseoso de llegar a la tienda y volver a casa–. Yo no… Si le veo en otro momento le daré el… Lo siento– digo tartamudeando como un estúpido, ¿por qué debo si quiera contestarles? Le ofrezco mi ayuda, ellos aceptan. Punto, si no lo deseo no pasa nada. Así son las cosas.

Sigo hacia delante, esquivando al ciego. Al fin, veo la vieja tienda. Su cártel de neón brilla sensualmente sobre un escaparate en el que veo diferentes artículos entre ellos… una torre de pegamentos. La suerte me sonríe.

Me dirijo corriendo hacia ellos, esperando no caerme. Ya no pienso en ninguna otra cosa. Cruzo por el paso de cebra. Además, si es cierto lo que el vidente ciego me ha dicho, no moriré hasta dentro de nueve años así que, ¡genial! Tengo suerte…

—Sí, sin duda, volveremos a vernos en algún otro momento– gruñó el ciego, susurrante, amenazador, adornando con sus palabras el golpeteo de la lluvia.

Llegar a la tienda es lo único que me preocupa. Mis labios no retienen una sonrisa. Lo voy a conseguir. ¡Estoy emocionado!

 

Escucho de pronto un sonido estridente que hace desaparecer mis ensoñaciones. Miro hacia un lado, sin saber qué pasa. Tardo unos segundos en deducirlo. Es un chirrido fuerte al que le sigue un golpe tremendo hasta… cesar. Luego, escucho gritos. No sé muy bien lo que está pasando. Sólo sé que he escuchado una especie de frenazo y después un golpe y… Mis ojos ven la luz del escaparate, los encargados saliendo preocupados de la tienda, el pegamento en una perfecta torre esperando ser comprado… esas imágenes se funden en el extraño vagabundo escondiéndose tras unos trozos de madera que me recuerdan a una barcaza, siendo fulminado por la mirada de una chica vestida de negro. Entonces una luz roja, la del paso de peatones, me ciega. Un coche no ha conseguido frenar por la lluvia antes de arrollar a un idiota que cruzaba con el semáforo en rojo.



Oh, mierda… No puede ser.

Yo soy ese idiota, evidentemente.

Soy consciente del dolor. Me sumo en la negrura… pero despertaré. Lo sé. Si sigo vivo es por algo, esta negrura no puede ser la muerte, este dolor no puede ser eterno. De un momento a otro, despertaré en un hospital y espero estar mejor lo antes posible para volver a la facultad. Seguro que el golpe no ha sido tan grave. Además, por ser ingenuamente optimista, viviré hasta dentro de nueve años y antes construiré grandes obras que me darán fama tras la vida. Conseguiré mis sueños. Eso es lo más importante.

La oscuridad es frenética.

Después, el dolor que me iba a destrozar se calma.

Siento que estoy a punto de dormir, pero no llegó a hacerlo.

Pasa el tiempo.

No puedo moverme ni hablar… Ni siquiera llorar.

Es asqueroso, pero, bueno, ya será menos. Despertaré.

Estoy solo en la oscuridad.

Olvido quien soy.

Tengo miedo.

Lentamente, pierdo la esperanza.

Me angustio.

¿Por qué no despierto? ¿Por qué?

Esto debe ser una pesadilla.

Ya no espero nada.

Espera…

¿Esto es un túnel?

¿Eso es luz?

¿Una luz azul?

Se acerca a mí. Me engulle. Vago por ella. No sé qué pasa, pero estoy cansado de estar sumido en este vacío. Hay muchas cosas que me esperan. Debo seguir.

Camino rápidamente, vuelvo a sentirme con vida, lejos de estar aturdido. Tardo en ver de verdad, en caminar de verdad…

De pronto, veo una chica esperándome, sentada, en un banco que flota en medio de un océano de luz azul, jugueteando con un paraguas negro y una chapa con una sonrisa. Es la misma que fulminase con la mirada al anciano que me dijo cuándo moriría. Ella es delgada y alta, aparenta, aparte de ser frágil, tener un par de años menos que yo, aunque viste completamente de negro, como si estuviese de luto. El viento mece su larguísima cabellera oscura, oculta en parte por un sombrero de copa de otro tiempo. Dirige hacia mí su rostro afilado, de rasgos hermosamente normales y piel muy pálida (tanto como para dejar ver unas venas tan azules como la luz que lo rodea). Es curioso como una persona con una cara que refleja tal tristeza es capaz de sonreír, sinceramente, pensé que no podría. Reconozco que lo que me paraliza es su mirada, sus grandes ojos de color azul cristalino, casi blanco.



— ¡Hola!– dice inesperadamente, con una voz clara, feliz, saludándome con una de sus manos–. ¿Qué tal?– y hace una breve pausa–. Llevo un tiempo esperándote, ¿sabes?

— ¿Quién… eres?– pregunto nervioso, temblando. ¿Qué ocurre?

—Evidente– replica alegremente-, ¡soy Muerte!

—¿Qué?– pregunto. Sus palabras enfrían mi cuerpo–. Eh… No… No puede ser… Esto debe ser un sueño…– me niego a creer lo que pasa, debo despertar–. No puedo morir– ella sigue sonriendo, gritó–:¡El anciano dijo que viviría nueve años más!– una excusa patética. ¿Cuál no lo es ante Muerte?–. ¡Sé cuándo voy a morir y no es ahora!

—No es ahora porque ya ha sido. Ese anciano era Caronte. No entiendo por qué, siempre que le dan un día libre, se dedica a ir por ahí de adivino, pidiendo dos monedas a cambio de decirte cuándo morirá. Se ha ganado muchas broncas de los superiores. Tiene millones de monedas, de cada muerto que ha transportado, aunque es un viejo conservador. Le encantaba que a los muertos les pusieran esas monedas en los ojos, pero… En fin, no todos pueden tomarse un día libre cada cien años y pasarlo tan bien como yo.

—Vale, vale…– reconozco, pero no me dejaré vencer–. Pero me dijo: ¡2019!

—Querido, has pasado en coma nueve años. Supongo que no te habrás dado cuenta. Hoy es seis de abril de 2009– dice con una completa tranquilidad.



—Oh, no, maldita sea– es lo único que escupe mi boca. Me echo a llorar como un niño pequeño, me derrumbo ante… Muerte, que se acerca a mí y, sin conocerme, me da un abrazo. Me habla al oído con su voz dulce.

—Hey, pero ¿por qué lloras?– me preguntó de la manera más sincera posible.

—Porque– dije mirando sus claros ojos–, no he hecho nada por lo que ser recordado.

—Si te sirve de consuelo, muchas personas de tu calle recuerdan a un tipo que cruzó corriendo con el semáforo en rojo y fue atropellado, quedando en coma.

—Oh, gracias…– digo sarcástico, llegando a pensar en sonreír entre las lágrimas.

—De nada– responde ella–. Si te sirve de consuelo, también debes saber que allá a donde vas, cada uno crea su mundo. A ti te gusta crear. Allí podrás concebir obras por las que muchos pueden recordarte: edificios sobre nubes infinitas, cielos estrellados que son puentes entre la tierra y vete a saber el qué… Y disfrutarás eternamente de que te recuerden los mortales que lo vean. ¿Qué te parece?– pregunta sonriente.

—Eh…– digo y acepto la verdad. No puedo hacer otra cosa–. No… No está mal…

—Claro que no, vamos allá. No es que me haya cansado de esperar, estoy en muchas partes, tengo todo el tiempo del mundo, pero creo que tú tienes ganas de terminar una crepidoma– me respondió sonriendo de oreja a oreja, cogiéndome de la mano–. No te preocupes. Todo marchará bien… Para siempre.



Nunca me había gustado pensar demasiado en la muerte, pero tras conocerla, he de decir que ha sido una de mis mejores musas a la hora de concebir teatros de niebla, lagos rojizos, bosques azulados y otras cosas que, seguramente, verás en tu mundo y te resultarán hermosas. Muerte lo es, además de sincera.


Lo primero que vi surgir de una noche de primavera, en un mundo teñido de olas de un inmenso azul con espuma de oro y plata, fueron unas nubes verdosas y esponjosas que rompieron en una lluvia de piedra con el sonido de una risa y que construyó una pequeña crepidoma sobre la que, girando venida de la nada, se alzaba un teatro con detalles del neogótico y algunos propios que realzarían su esplendor. Brillaba como el sol, no, mejor, como la perfección de un cielo nocturno y estrellado.

Un esplendor como el mundo no había visto y jamás vería, ¿o quizás no? Tal vez, allá abajo viesen un grupo de nubes y estrellas y lo admirasen. Me sentí orgulloso y feliz, no había hecho más que empezar porque la muerte no es más que el fin de la vida y el comienzo de... otra cosa. El mundo no podía ser tan cruel para no dejar que se disfrutase de algo tan bello. No podía y no lo era.

Tenía tazón.

Todo marcha bien… para siempre.

“Largo tiempo a flote en los océanos sin barcos

Hice lo mejor que pude para sonreír
Hasta que tus ojos y dedos cantantes
Me atrajeron a tus encantadores ojos.
Y tú cantaste:
“Navega hacia mí,
navega hacia mí,
déjame abrazarte”.
Aquí estoy
Aquí estoy esperando para abrazarte.
¿Soñé que soñaste conmigo?
¿Fuiste liebre cuando fui zorro?
Ahora mi ridículo bote se está inclinando
Amor no correspondido destrozado en tus rocas
Cantaste para ti:
“No me toques,
no me toques,
vuelve mañana”
Oh mi corazón
Oh mi corazón se dobla de dolor
Estoy tan desconcertado como un niño recién nacido
Estoy tan agitado como la marea.
¿Debería quedarme entre las grandes olas?
¿O debería yacer con la muerte, mi novia?
Escúchame cantar:
“Nada hacia mí,
nada hacia mí,
déjame abrazarte”
Aquí estoy
Aquí estoy esperando para abrazarte".

4 comentarios:

  1. Buenos días señorito!

    Ya me he leído su relato y me ha fascinado! Me encantó, está genial. Me gustó mucho el ambiente que le diste al barrio del chico, ya sabes como siempre, me gustan ese tipo de ambientes, como en un sueño que tuve... xD

    Odio decirlo, pero bueno, si yo hubiese estado haciendo la maqueta y currandomelo un monton hubiera salido a las tantas de la mñn a buscar pegamento, auque no lo hubiera hecho si supiera que me voy a encontrar con Caronte y que me dice que voy a morir en 10 años, y bueno, aun asi me lo tomaría a broma, hay muchos locos por las calles, aunque tambien puede pasar que esos locos sean los unicos cuerdos que halla...

    En ese momento, no sé, solo le importaba el pegamento, pero debería haberse fijado en semaforo, aunque a esas horas lo mas probable es que no hubieses coches por la calle esa noche tuvo que aparecer uno...
    El chico tenía familia?
    A mi la verdad no me gustaria, pasar 10 años en coma para luego morir, preferiria morir y ya...

    Es mejor, para todos, no?

    Me encanta la muerte de Gaiman! xD Aunque aun no he visto como muere una chica...xD

    Bueno, me gustó eso del mar y el banco y Muerte con el paraguas, las imagenes estan geniales. Me tienes que dejar el 2 de Muerte!

    El chico todos triste porque al final no consiguio lo que quería, que le recordase, y me gusto como Muerte intento consolarle! Jeje.

    La verdad es que este relato ha estado genial, realmente me ha encantado! Consigues escribir cosas maravillosas! Muchisimas gracias por ello!

    Siga escribiendo tan genialmente bien y siga siendo como es! Le adoro! Cuídese mucho! Muchisimos besos! Espero que nos veamos pronto, hasta entonces, sea feliz!

    Elsbeth Silsby...-..-

    ResponderEliminar
  2. Hey!!!

    Hurm… Pues gracias, a mí también me ha gustado. Supongo que es grato saber que eres capaz de describir sueños de personas sin saber que estas lo han tenido.

    Quizás, Sandman esté de por medio en esto y vaya a pedirme derechos de autor.

    Supongo que las obsesiones nos conducen por caminos que, sensatamente, nunca tomaríamos. ¿Para bien? ¿Para mal? No lo sé. Supongo que cada persona lo elige y no creo que nadie sepa cuál será el final… Bueno, tal vez sí el protagonista de este relato que, por cierto, ni siquiera sabemos de él su nombre. Curioso. Sabemos mucho de algunas personas sin, ni siquiera, llegar a saber su nombre. ¿Qué le parece?

    Por eso, creo que es bueno que cada uno lo imagine, por eso no tiene descripción o sabemos de su familia, cada uno le pone lo que quiere cuando lo lee a través de la imaginación.

    De todas maneras, en cuanto al destino se forja con ironías y con trabas que muchas veces ignoramos y, si estamos envueltos en primera persona en un hecho fatal, dudo de que seamos capaces de verlo, cegados por la ignorancia, la obsesión o por cualquier tontería.

    Sobre pasar la vida en coma o morir directamente, son temas que atañen al destino. ¿Prefieres morir si estas en estado vegetativo y no vas a volver nunca? Dilo y quizás tengas una mano amiga.

    No sé si esto es mejor para todos, supongo que siendo tantos, para alguien será.

    En cuanto a Gaiman sí, es muy buen escritor y ha creado un personaje francamente fascinante, el de Muerte, la persona más optimista que puedes conocer y conocerás sí o sí, y de la que ya llevo dos pequeños guiños-homenajes lo que sea. Me parece un grandísimo personaje, a ver si ahorro dinero para conocer al resto de su Familia. Sobre “Muerte: lo mejor de tu vida” pues sí, deberé dejárselo.

    Gracias por su comentario.
    ¡Hasta pronto! =)
    -..-Yo-..-

    ResponderEliminar
  3. Wawawawawawawa!!!

    Hola! pues creo que coincido con la señorita Elsbeth Silsby, a mi me encantó el relato.
    Me ha gustado mucho la forma en que está escrito, no puedo decir el porqué exactamente, pero me ha gustado, y es más, creo que aunque no se den detalles minuciosos como podría ser el color de los calcetines que llevaba el protagonista has conseguido (por lo menos en mi) que pueda imaginar una imagen completa de este. Por otro lado, la imagen de Muerte es mucho más detallada (en el plano físico, pues podemos ver como es el color de sus ojos y su sonrisa, la cual nos indica que debe ser una persona feliz y que sabe cual es su "trabajo")

    Muchos se obsesionan con cosas tan "curiosas" como puede ser la idea de que te recuerden en un futuro (cosa que a mi por ejemplo, pues me daría un poco igual, entiendame, tras haber visto Hércules en New York y pensar en Hércules...no sé que pensaría este si se viene así de patético)otros son más simples y tienen la obsesión de llevar unos bonitos zapatos el sábado por la noche...encambios otros la tienen con la comida, por poder llevarse un alimento a la boca el día a día. Como usted dice (no sé por qué voy a habalr de esto)la gente pasa por al lado de aquello que piden en las calles y en navidad se dedican a hacer una obra "caritativa" y no viniendo mucho con esto me estoy acordando de un grupo de vagabundos que el otro día (el centro de sevilla hay varios) me dijeron:sinceridad ante todo bonita y les di algo (eran 5tios con carteles que ponían para cerveza,whisky,tinto)

    Bueno, creo que me estoy extendiendo demasiado cuando yo solo quería decir que me encató este relato. Usted piense que a lo mejor algún día lo conocen por su escritura cuando esté criando malvas (esperemos que eso sea dentro de muchos años)

    Siga como es usted, con su sonrisa y su escritura. Besos de la Señora Anónima Mortal.

    ResponderEliminar
  4. Hey! (gritando de una forma molona a la par que extraña hasta el punto de decir: “Realmente ha dicho “hey!”? Porque no lo parece”:

    Me alegra que coincida con la señorita Elsbeth Silsby y le haya encantado, me temía que al ser otro relato de Muerte, y usted no ser partidaria de una “continuación” (que realmente no lo es), no fuera muy partidaria, pero me alegro de ello. Muchas gracias.

    Sobre la forma en la que lo escribí, pues… ni idea. Supongo que intente ser más sútil y al serlo, pues la gente que lo leyese podía imaginar con una mayor intensidad estas cosas… En fin, realmente, yo tampoco lo comprendo aunque siento que también lo podía ver con máxima claridad mientras lo escribía.

    Me alegra que le haya gustado el aspecto de Muerte, ¿por qué debe ser un esqueleto encapuchado? Creo que es una de las grandes cosas del personaje de Neil Gaiman que le tomó prestado para hacer algunos relatos.

    Supongo que va más allá de mi visión de la Muerte de “¿Yo?, la Muerte”.

    En cuanto a la descripción, en el relato anterior supongo que era más detallado, aunque aquí, con la claridad de los otros puntos de la trama, entre otras cosillas, como las fotos, creo que he conseguido “dibujarla mejor”. Me alegro de que lo haya conseguido al menos con Elsbeth y con usted, Señora Anónima Mortal.

    Sé que la obsesión nos conduce por caminos extraños y peligrosos, una de ellas es ser recordado, cosa que, por ejemplo, se ve en algún que otro faraón, emperador, Jigsaw de “Saw” o famosillo del tres al cuarto.
    Me ha gustado su historia sobre los mendigos con los que se encontró y creo que se la robaré en algún momento para hacer una historia sobre ellos.

    Creo que hay que escribir sobre todo y me ha gustado su historia. Supongo que Caronte también era sincero.

    Muchísimas gracias por su cometario y sus halagos y creo que llevo criando de esas cosas desde hace tiempo, debería ver mi Cripta.
    En fin, hasta pronto =)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...