miércoles, 28 de septiembre de 2016

Crítica del cómic: A.I.D.P., ¿por quién doblan las campanas?

Logo de A.I.D.P., la organización formada por los compañeros de Hellboy en los cómics. Fuente.


"En la ausencia de la luz, prevalece la oscuridad"- Lema de A.I.D.P. en las películas de Hellboy


Hace ya veinte años que el dibujante y guionista Mike Mignola empezó a contarnos las historias de un demonio con buen corazón destinado a hacer grandes cosas: Hellboy. En esas aventuras era capaz de mezclar misterio, aventuras, fantasía, terror e incluso humor a partir de un arte impregnado de oscuridad y una falsa simpleza (que resulta más que compleja en realidad). Un aficionado de los buenos cómics no podía hacer otra cosa que alegrarse ante la aparición de estos extraños personajes que refrescaban el panorama de los tebeos en ese momento, convirtiendo a Dark Horse en una editorial puntera y forjandouna manera de hacer cómics que se extendería por otros como Atomic Robo de Brian Clevinger y Scott Wegener y The Umbrella Academy de Gerard Way y Gabriel Bá. La fama no tardaría en llegar a la serie haciendo que Guillermo del Toro la llevase a la gran pantalla. El director mexicano ya había dejado caer un guiño a A.I.D.P. en Blade 2 (Scud lleva una camiseta con su símbolo), pero sería con Hellboy (2004) y Hellboy: El ejército dorado (Hellboy: The Golden Army, 2008) donde los antihéroes de Dark Horse cruzarían la gran pantalla, trayendo más fama y reconocimiento aún a la ahora franquicia. El director jugaría con diversos elementos de los cómics, cambiando algunas cosas, combinando otras, inventando elementos... Sea como sea, la huella de Guillermo del Toro hizo que Dark Horse pudiera impulsar aún más el universo del demonio. 

martes, 27 de septiembre de 2016

El hombre que fue jueves, dejando en jaque desde 1908

El hombre que fue jueves supone una obra digna de reconocimiento,
un clásico capaz de descolocar a cualquier lector.
Hoy, hablo de él. Fuente.


Decía Edgar Allan Poe que todas las obras de arte debían empezar por el final y, cuando uno lee El hombre que fue jueves de Gilbert Keith Chesterton, evoca estas palabras con cierta sonrisa. Hablar de esta novela debería ser fácil para el más avispado, pero incluso así, esta obra, que aún se lee con gran avidez, descoloca con una habilidad que muy pocas consiguen. 

Recuerdo cuando leí Estudio en escarlata, con ese Sherlock que señalaba al culpable sin, aparentemente, venir a cuento y, de pronto, la novela se rompía y nos íbamos al oeste, con otros personajes y con piezas que debíamos ver cómo encajaban. Arthur Conan Doyle lo conseguía y un servidor no le quedaba otra que aplaudirle. En el caso de El hombre que fue jueves, me quito el sombrero ante Chesterton. Debe ser difícil escribir una novela que al principio sea de misterio y, en realidad, desde el principio, fuese una historia no solo sobre filosofía sino sobre religión (y más cuando el autor es un escritor converso al catolicismo tras años de no creer en Dios). Muy agudo, señor Chesterton. No me lo esperaba. 

lunes, 26 de septiembre de 2016

Diez años de The Black Parade: Living with ghosts

Logo y portada del Living with ghosts con motivo del décimo aniversario de la publicación del disco The Black ParadeFuente.

Siempre hay un disco en tu vida (o espero que lo haya) que acaba siendo como un descubrimiento que te cambia y que te ayuda a conocer a otra multitud de grupos. Es como crear una especie de balanza. Te gusta ese grupo y ese disco, ¿otro que escuches llegará a la altura? ¿Es igual de bueno? ¿Es peor? ¿Es diferente? Mi primer gran disco que me sirvió como punto de referencia fue The Black Parade de My Chemical Romance.

Me topé con My Chemical Romance con la edad suficiente, los amigos y un estado de mi vida que favorecieron que me colase perfectamente en aquel mundo de rock oscuro que proponía la banda de Nueva Jersey. Sí, ya sé que mucha gente ha huido lejos de ellos con los años, pero no es mi caso. Me gustan lo suficiente como para negarlo por el qué dirán (me da igual lo que digan, es así de simple). Y aunque Gerard Way pregonase en sus conciertos al final del tour que The Black Parade is dead!, parece que ha resucitado. Los fantasmas... nunca nos abandonan.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Crítica de cine: Warcraft, ¿la maldición del videojuego en el celuloide?

Póster con varios de los personajes principales de Warcraft, la adaptación cinematográfica del célebre videojuego. Fuente.
Warcraft ha sido una de las películas recientes más criticadas (para mal), pero a un servidor no le ha disgustado (o no del todo). Vaya, que mis expectativas eran tan bajas que, en el fondo, ha habido algunos momentos interesantes en la adaptación del famoso videojuego, la cual ha sido dirigida y coescrita por Duncan Jones.

Warcraft nos sumerge en las tierras de Azeroth, que está siendo invadido por una horda de orcos. En ese mundo, tanto humanos como orcos deben decidir si la guerra es el único paso que les queda mientras la magia se vuelve cada vez más peligrosa. Y, al menos, aunque la premisa no parezca nada del otro mundo, los personajes, sin ser la octava maravilla, resultan interesantes en la propuesta.

El guion y el metraje incluyen muchos conceptos del género fantástico en pocos minutos, los cuales deben ser del agrado de los fans, pero que a algunos espectadores puede descolocar (venga, un poco de esfuerzo nunca viene mal). Y es que se nota el recorte de ciertas tramas o escenas en pos de colocar un grandísimo puzle en dos horas donde debemos aprender cómo funciona la magia de los orcos, los diferentes reinos, la separación entre las principales razas, el pasado de gran parte de los personajes… Y Duncan Jones hace lo que puede para que todo esto encaje, aunque chirríe en algunas partes o no entretenga en otras.

sábado, 24 de septiembre de 2016

El Reto del Juntaletras: ¿qué te llevó a escribir por primera vez?

¿Qué te llevó a imaginar por primera vez y por qué es importante tenerlo en cuenta?
Fuente.

¿Qué te llevó a escribir o contar una historia por primera vez? Pienso que cada uno de nosotros tenemos una respuesta para esa pregunta y, sea la que sea, es legítima.

-Un cuento que nos mandó una profesora.
-Una forma de entretenernos.
-Un modo alternativo de terminar la novela de otro autor o un cuento que nos contaban.
-El deseo de protagonizar nuestras propias historias imposibles.
-El anhelo de cautivar como nos cautivaban a nosotros.
-Enamorar a alguien.
-Producir miedo en otros…

Cualquier respuesta, considero que puede llegar a ser comprensible, por retorcida que sea (escribir para hacer el profeta del dios de la sala boloñesa. ¿Por qué no?). Y no hay una contestación total o definitiva, puede que haya muchas. Uno no da un paso por un solo motivo, puede darlo por muchos más.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Yuma no quería ser un soldado: Brian K. Vaughan y el fin en Saga

“Lo último que Yuma quería era ser una soldado. Siempre pensó que era demasiado fácil convencer a los jóvenes para que echasen a perder su vida con tal de hacerse los héroes. Después de la muerte en combate de su amor de toda la vida, Yuma, afligida, acabó por declararse una “sensualista”. En una galaxia llena de sufrimiento, la artista consagró su vida a perseguir el placer, evitar el dolor y ayudar a los demás a hacer lo propio. Sí, no siempre le salió bien… pero ¿a quién coño le sale todo bien? Brindemos por otra víctima de esta dichosa guerra, una mujer que al menos logró morir exactamente igual que había vivido: con un colocón de puta madre”.
HAZEL, 
escrito por BRIAN K. VAUGHAN, 
dibujado por FIONA STAPLES.

Personaje de Saga Yuma Brian K. Fiona Staples
Yuma. Fuente.
Y por este tipo de cosas es por las que no puedo dejar de estar enamorado de la serie de Saga, escrita por ese genio que es Brian K. Vaughan y dibujada por la magistral Fiona Staples. No me paso todo el día hablando de este cómic, pero que sepáis que merece condenadamente la pena. Si alguna vez, habéis querido leer un cómic de space opera realmente humano, pero que sea más cosas, aquí tenéis las aventuras y desventuras de esta extraña familia.

Además, a veces, mediante la imaginación y el uso de sus variopintos personajes, Vaughan es capaz de reflexionar sobre la contraposición entre el bien y el mal, entre los héroes y los villanos, entre la paz y la guerra, moviéndonos hacia espacios que nadie podía esperar y eso es lo que hace de Saga uno de los tebeos actuales que más vale la pena descubrir, como os he comentado en otras ocasiones

Mezclando la vida de una familia con un alegato contra la guerra, Saga se transforma rápidamente en un mosaico temático. Al final, siempre se impone la humanidad en este cómic y nos recuerda que, ya sea hablando de seres imposibles o guerras galácticas, realmente se habla sobre cada uno de nosotros y nuestro deber para con el mundo y los que nos rodean. Solo nosotros elegimos cómo queremos pasar del mundo cuando todo se acabe.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...